EL Muy Rvd°. PADRE AGOSTINO GEMELLI, O.F.M. CATOLICO MONARQUICO FASCISTA, Y EL FENOMENO DEL CLERO CATOLICO ITALIANO FASCISTA, SIENDO ASÍ QUE CASI TODO ESE CLERO CONDIVIDÍA LA DOCTRINA ESENCIAL DEL FASCISMO, AL MISMO TIEMPO QUE SE OPONÍA A CUALQUIER CONTAMINACION POR PARTE DE LOS FUNCIONARIOS E IDEOLOGOS ANTICLERICALES, ANTICATOLICOS Y ANTIECLESIÁSTICOS DEL APARATO GOBERNADOR POLITICO FASCISTA, COMO HECHO HISTORICO, REFIRIENDONOS SOLO A LOS INDIVIDUOS QUE ABUSABAN DEL PODER POLITICO NO EN COHERENCIA, SINO CONTRA LOS PRINCIPIOS ESENCIALES DEL FASCISMO TEORICO OFICIAL Y CONTRA LA INMENSA MAYORÍA DE SUS ADEPTOS, QUE ERAN CATOLICOS, APOSTOLICOS, ROMANOS DE LA UNA Y UNICA IGLESIA DE CRISTO, LA CUAL, DESDE FINALES DE LA EPOCA DE PIO XII / PACELLI / BEA, SE IDENTIFICA CADA VEZ MENOS CON LA EN SU GRUPO PROTESTANTIZADO Y JUDEORREVOLUCIONARIO IMPOSTORA, DENOMINADA “IGLESIA OFICIAL” MODERNA DE LA (FRAUDULENTA) MAL LLAMADA “NUEVA EVANGELIZACION”. Versión de 20 de Enero de 2020..

 

El_enigma_del_Padre_Agostino_Gemelli

Fue un genio, magnífico investigador, sabio polifacético, racista, eugenista, antidarwinista, tradicionalista, católico de una Iglesia nuy celosa de la genuinidad de su Fe, conservadora de hábitos nobles, de Arte aristocrático clasicista y plenamente inserto en el Renacimiento Católico de la Escolástica y el apogeo de los siglos XVI-XVIII. El progreso de las Ciencias era un bien estimadísimo por la Iglesia y el Fascismo, y tanto la Una, como el otro abogaban por privilegiar a las estirpes de piel blanca, y por una eugenesia que ayudase a procurar abundante prole de compatriotas sanos, inteligentes y fuertes.

El caso es que a los movimientos fascistas europeos pertenecían también hombres que se habían convertido en fascistas, dejando simultáneamente el socialismo marxista, como el propio Mussolini, y hasta el Rvdo. P. Gemelli, sólo que éste último se convirtió al Catolicismo tradicionalista, cuando el genio era joven. Y tuvo la suerte de vivir también en Roma, donde fundó la romana Universidad Católica del Sagrado Corazón, pudiendo asistir, en la Urbe, a grandiosos pontificales papales y otras ceremonias Pontificia en la Basílica de San Pedro y otras basílicas mayores de la Ciudad eterna. Mussolini, al parecer, abrazó el Catolicismo, pero poco antes de su atroz asesinato a manos de la chusma criminal partisana marxista leninista “italiana”.

El fascismo triunfó en Italia y los fascismos en Europa, porque fueron capaces de captar para su causa patriótica nacionalista y para un Estado y Régimen fundamentalmente de la Gran Derecha* [*En sentido filosófico tradicionalista no contrario al Cristianismo verdadero; no en el sentido ni liberal, ni socialista del vocablo; pues la Izquierda son ellos y los anarquistas], a la inmensa mayor parte de sus respectivos pueblos. Sólo ellos, integrados en suficiente medida, los monárquicos de ideario Monarquía hereditaria, pudieron vencer en Occidente europeo al Comunismo que se iba enseñoreando de Europa y se había hecho fuerte, contra la propia Santa Madre Rusia, en la Unión Soviética leninista  judeo sionista inicial perversa, y luego sionista particularmente “ad extra” (con stalinista  confinamiento encubierto, de judíos, a Siberia, creándoles y dándoles una república en tierra valdía, en la que los parásitos que hubiese, sin un huésped no judío, se depauperaban, y facilitando más tarde su emigración masiva a la Palestina ocupada por los judíos sionistas perversos) .                                Los partidos nonárquicos católicos tradicionales no habían funcionado como requerían las circunstancias, o sea, con espíriru espartano, o de nuestros Tercios del Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba, de gloriosísima memoria, o del Capitán general Marqués de Spínola; estaban divididos, y el Integrismo fue perdiendo el rigor del Manifiesto de la Prensa Tradicionalista presentado a S. M. Carlos VII por los carlistas y publicistas, seguidores de D. Ramón Nocedal y Romea, documento expresamente admitido como certero por Su Majestad. Ya el propio Rey tenía contínuos quebraderos de cabeza por la jaula de grillos en que se había convertido la masa carlista. Carecían además de la disciplina prusiana y la paragonable a ella, la bábara, menos conocida como rigurosa y tempestuosa, sin nada que envidiar a la prusiana; no por casualidad fue Munich y no Berlín la capital del Movimiento Nacionaldocialista, con el título merecido de “Hauptstadt der Bewegung”. Por otro lado la confesionalidad católica de dochos partidos no logró adoptar la estrategia de atraer a no católicos, y hasta anticatólicos, que fueran no obstante necesarios para el triunfo de la Derecha, formando con ella una camaradería común, un frente común, en un solo partido, con una sola estructura estatal, y el objetivo coyuntural urgente de la derrota de la Revolución masónica (Washington, Jefferson y basura afin), jacobina (de los Estados todavía dominados por el Liberalismo), judeo bolchevique, y anarquista (en España) . Para las devenidas “masas” obreras la imagen de los carlistas y monarquistas tradicionalistas europeos era la de una minoría desavenida, anticuada, obsoleta, de metas ilusorias y al servicio de una aristocracia o Nobleza histórica nada de unánime y unitariamente carlista y desdeñosa de los mercaderes y bancos, Nobleza en muchos aburguesada, que los propagandistas de la Revolución presentaban como el gran amasijo de los tiranos maridados con la Iglesia, despreciadores, opresores y explotadores del pueblo llano al que hubiesen abandonado y relegado a la miseria. A pesar de lo cuál el Carlismo aportó grandes contingentes de milicias a la Cruzada Española, primera parte de la Europea contra el bolchevismo, liberalismo y anarquismo. Aquél mismo prejuicio absurdo de la Derecha como despreciadora y opresora del pueblo llano, está hoy día más afincado que nunca, y, con la intención de remediarlo, los “Carlistas y falangistas” modernos, del viraje desde 1945, cometen el error de ofrecer una imagen acomodaticia a la modernidad,  bonachona, democratista, antirracista, no albisupremacista, refractaria al Arianismo y Aristocraticismo, y a los avances tradicionalistas drásticos de Nacionalsocialismo y Fascismos; antiSantaInquisició, projudía, influida por la pseudoiglesia protestantizada; imagen antidictatorial a y en todo trance, alejada del espíritu e instituciones de nuestro siglo de Oro, yankizada, y plebeyista. La Derecha para los jacobinos fue el sector monárquico de ” l’encien Regime”, pero para los marxistas y anarquistas de los años 20 y 30 del diglo pasado, y hasta hoy, la Derecha, en los medios de comunicación y propaganda política general, mentideros, son los demoliberales, por ejemplo CDU y CSU en Alemania, Partido Popular y Vox en España, Partido Popular Europeo, el Partido Conservador británico, etc. . Tanto esa falsa derecha, cuanto los socialistas de mayor o menor inspiración comunista, retienen a la verdadera Derecha, cual “Extrema Derecha”, en sentido de facción de exagerado rigor y cruel, a la que denominan hipócritamente “autoritaria”. “Extrema Derecha” es la Derecha si disciplinada al máximo; sin duda somos extremos y de ideal extremo, el bien extremo en lo posible, Derecha Bondad, de extrema virtud, “Extrema Derecha” que, cual denominación usual, fue, es y será siempre, no obstante expresión típica y peyorativa corriente en boca de la Izquierda, desde su Ala liberal, hasta la chusmista. Y “extrema derecha” llaman s los fascismos, sobre todo al nscionaldocialismo como si fuera uno y no hubieran existido ni los Strasser, ni los integralistas amantes del pueblo todo y del obrero, y su Raza, como Gottfried Feder y el propio Hitler auténtico. Por supuesto los revolucionarios encaramados al Poder Político retendrían “extrema derecha” al Carlismo y monárquicos tradicinalistas, si los del viraje, traidores y tergiversadores de la Monarquía Tradicional de inspiración católica no hubiesen logrado su siniestro propósito de propagandar con éxito una imagen falsa de los aguerridos, aristocráticos grandes idearios monárquicos católicos, y los leales a esto, a la vez amantísimos del pueblo todo y su Raza, o Razas.

Ahora bien, la militancia de sujetos no ya no cristianos, sino abiertamente anticatólicos en los partidos fascistas, y la cierta hetetodoxia de algunos de sus dirigentes tenía que enfrentar a ese Ala izquierda contra el Ala Derecha fascista, en algunos actos, como así fue.  En Alemania, los más acendrados izquierdistas, como los hermanos Strasser, no tanto Roehm (capitán del Ejército alemán, en su día, y educado en la mística y ascética jerarquistas castrenses) fueron despachados por Himmler y Göhring, engañando a Hitler, en cuanto se inventaron un intento de golpe de Estado por parte de la cúpula de las SA. Quedaron empero vehementes anticristianos, tanto en el aparato del Poder Político, cuanto en las Waffen-SS. El propio Himmler no era católico, como no lo eran Martín Borman, y, sobre todo, el oriundo judío Alfred Rosenberg (Anticristo ano), con su segundo y más racional que él : Walter Gross, también oriundo judío, médico protestante suave. Algunos no disimulaban su anticristianismo y anticlericalismo, que veían como variantes judías, y se permitían publicar panfletos denigrantes del Clero Católico, hecho del agrado de exaltados protestantes que repristinaban el viejo estilo de profundo odio antipapal de los grandes heresiarcas Lutero, Zuinglio, Calvino, anabaptistas y asesinos criminales de esa guisa, monstruos de iniquidad. Sigue habiendo dos Alas en todo fascismo, y aun dentro de cada Ala, distintas opiniones. Pero claro, de ese sino no se salvó, incluso desde mucho antes, ni el movimiento monárquico Carlista, a pesar de la mayor homogeneidad de sus militantes, pues todos eran católicos de una Iglesia tridentina y Contrarreformista, unos más, otros menos. Las purgas son indispensables en todo desenlace para el postrer triunfo de un Ala sobre la otra, ajuste de cuentas y purificación que debe ser reiterada, periódica, según se vayan engendrado facciones degeneradas. Si resultan insuficientes, sucede como en el Régimen del Movimiento Nacional, sus funcionarios podridos acaban con él. 

Eso pasa, las grandes divisiones y consecuentes enfrentamientos se cuelan, cuando, para la membresía de una sociedad privada se exige la comunión en pocos y elementales postulados. Mientras menos y más rudimientarios sean éstos, más gente puede enrolarse, pero más profundas y amplias pueden ser las discrepancias entre dichos miembros, que están de acuerdo en lo poco que constituye el ideario esencial del grupo, pero no en lo demás o en otras ideas importantes.

Los Movimientos monárquicos antirrevolucionarios deberían haber hecho lo que hicieron oportunamente los fascismos históricos, pero les faltó energía, radicalidad, estrategia englobadora unitaria y propaganda efectiva de capacidad de redención del obrero. Si Vázquez de Mella hubiera vivido una década y media más, y se hubiese seguido el espíritu intransigente y exterminador del último Principe de Metternich, y la propugnación del Señor Marqués de Valdegamas, Don Juán Donoso Cortés, de una Dictadura oportuna, férrea, aniquiladora del enemigo, tal vez hubiera ganado la pura Derecha. No digo que a todos faltó marcialidad, estrategia y camaradería amplia y excepcionalmente tolerante con los antirrevolucionarios no católicos, pero sí a los suficientes, ni contamos con los suficientes efectivos y lo bastante leales, disciplinados, salvajes e inconformistas como para no desvanecerse el movimiento dentro del Movimiento Nacional, en muchos de cuyos miembros mediocres de su último periodo, lentamente desde el segundo lustro de los 40, pero sobre todo a partir del segundo de los 60, los más numerosos del sistema, influyó profundamente la contemporización con el enemigo, al que se pretendía aplacar, pero, con menos culpa nuestra que la fatídica de los tibios del Régimen, que nunca entendieron que a esa gentuza, como al Diablo, nunca, con concesiones y contemporizaciones, se frena o se aplaca lo bastante. La edilicia empezó una masiva demolición de maravillosos palacios ya desde 1956, proceso verdaderamente demoledor del hábitat tradicional urbano, que ha durado hasta finales del siglo XX y sigue coleteando sin piedad ni vergüenza. Para lograr el bueno la Paz y el desembarazado progreso en el bien, debe ser exterminada sin contemplaciones y erradicada la pseudocultura y propaganda basura venenosa de la Izquierda.  

Quien consiguió la fórmula fue Charles Maurras, todavía no católico, pero admirador de la Monarquía católica francesa tradicionalista, “L’Action Française”, que es lástima no ocupe el lugar de la patética Lepaine, judaizante contra su propio padre, mucho mejor que ella, pero con la que hay que cooperar cautelosamente como y hasta donde se pueda, en vista de que “a falta de pan buenas son tortas” , mas poniéndonos en disposición de acabar con la existencia de las tortas, y lograr abundancia de pan. A combatir con la fuerza de las armas a este mal ha hecho llamamiento, que pronto será atendido, por la inercia de la necesidad vital de la patria viadora, Su Majestad el Rey de las Españas, el arionórdico Don Sixto I de Borbón y Parma, “Roy malgrais soi”, un nuevo potencial gran Ricardo Corazón de León, valeroso Caudillo Cruzado, de augusta memoria, Don Sixto, soltero de Oro, se sabe por qué quien lo sabe, y no quiero provocar a los apuritanados con alma de vieja frígida, mojigata y asustadiza. En política es útil quien lo es, a pesar de lo que tenga de inútil, y aun de perjudicial. Más necesaria es la balanza en política, que en la administración de justicia. Se dedican empero a inutilizarlo los del viraje, democratistas antidictadura, antifascistas, antinacionalsocialistas, en mucho antitradicionalistas y burdamente antirracista, que desgraciadamente son no pocos en la Comunión Tradicionalista, en la que gracias a Dios, todavía hay inegralistas y bravísimas personas. 

“QUÉ ES Y QUÉ NO ES”. “QUÉ SE ES Y QUE NO SE ES”:

Continuará, Dios mefiante, y veremos qué tiene que ver todo lo dicho, con el grandioso Padre Gemelli. Algo se vislumbra, y es que el padre Gemelli fue simple y llanamente un gran Fascista eugenista europeista católico. 

Acerca de ricardodeperea

Nacido en la Urbe hispalense, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito del Señor Don Ricardo María de la Salud, José Antonio, Isidoro del Sagrado Corazón de Jesús y de la Santísima Trinidad, de Perea y López, Iglesias, Rodríguez, Roldán, Gómez, Carrasco, de Montes, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán. Se la pagaba Giacomo Lauri Volpi, pero tras tantos años en la guerra y el larguísimo servicio militar tras ella, en el Servicio de Transmisiones del Ejército del Aire en Barcelona, su Madre, mi Abuela, amantidima, no resistía tenerlo más tiempo ausente. Era el menor de tres: con hermano y hermana, ambos solteros), y pintor artístico; e hijo primogénito de la Señora Doña Josefina, también de nombre Armonía, de apellidos González y Valdayo, Pinto, Carrasco, modista y sastre ( para hombre y mujer) completado el aprendizaje del oficio, siendo aún niña, mas principalmente pintora artística de muy temprana (desde su primera adolescencia o a antes) y entusiata vocación. La infortunada mujer dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato de seres humanos, el dibujo y pintura artísticos realistas y clásicos fueron su ardiente pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de su Santo favorito, San Antonio de Padua, pintura de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi amado padre, de la Piedad de Crespi. Habiéndose encomendado diariamente a nuestro Dios y Señor Jesucristo durante meses, con su creada jaculatoria de "¡Ay mi Cristo, no me abandones", y con un Crucifijo al alcance de su vista, colocado, por su voluntad, constantemenre delante de su lecho, fué recogido su espíritu por Nuestro Dios y Señor, en el tiempo litúrgico de San José, su Patrón, al que veneraba muy especialmente. Sabía bailar sevillanas muy bien, de voz potente y sonora, verbo elocuente, simpatía arrebatadora y enérgico temperamento, muy contrario a las bromas. De modista sólo aceptó hacer trajes para la Nobleza. Su amadísimo y amantísimo primogénito, a quien ha dejado en un mar de lágrimas, fue seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Rvmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal, a la sazón Cardenal, Obispo Residencial Arzobispo Hispalense, de porte señorial, pero favorecedor de herejes. Conmigo hizo excepción varios 5 años. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (Summa cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico) (S. cum laude). Ordenado de Menores por el Obispo Diocesano de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, Don José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por este verdaderamente excelentísimo y reverendísimo Prelado, de feliz Memoria, el 20 de Marzo de 1982. Delegado para España, de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., como Superior General de la Obra Pía "Pro Fratribus". Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne Doctor y Obispo católico Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro, hombre rústico y autoritario. Capellán Castrense del Ejército del Aire, por Oposición ganada, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la XVIII° Promoción de Oficiales de Ejército del Aire. Destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid). Luego de un año le fue impuesta la baja del Cuerpo, pero no del Ejército del Aire, como también recibió la misma baja el nº 3 de la promoción, el Rvd°. Padre Don Teófilo, Fraile, baja a causa de nepotismo político y encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 2, hijo de un General farmacéutico del Ejército de Tierra, y primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa Llaurens, hijo de un expresidiario marxista, muerto a tiros, en plena calle, por un falangista, delante de dicho hijo, según contaba el finalmente Coronel del Cuerpo Castrense del Ejército de Tierra, Rvdo.Padre Lic. Blanco Yenes, penado una vez y así postergado por dicho obispo, futuro cardenal con residencia en Roma, muerto a los 93 años de edad, hombre malvado y mezquino, Prefecto, durante un tiempo, de la Congregación para el Clero. Al Padre Blanco, según contó al Padre de Perea, Estepa lo penó achacándole un romance carnal con la esposa del Capitán General de la Segunda Región Militar de España. El Presbítero que esto redacta fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco Personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial, con todas las facultades y jurisdicción de Párroco (substituto temporal del titular, Pfarrer Magobeko) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana, natal del insuperable Beethoven, cuya casa visitó con profundo deleite) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor crítico del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, cultivador ardiente de la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema científico y religioso es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de Aristóteles que es el primer filósofo absoluto y a la vez el más grande científico universal habido en la Humanidad, es el mayor Maestro del Sacerdote en cuestión; Aristóteles, denominado por los Escolásticos, justamente: "El Filósofo", que lo es por antonomasia; siguen Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino (O.P.), San Juán de Santo Tomás, Billuart, más sún los Supremos colosalísimos Teólogos Carmelitas conocidos como "Los Salmanticenses", los dominicos Fray Domingo Báñez, el Ferrariense, Fray Domingo de Soto, Goudin, Vitoria, muy especialmente Fray Norberto del Prado y el inconmensurable Fray Santiago Ramírez, O.P. , los Eminentísimos, sapientísimos y Reverendísimos Cardenales dominicos Tommaso De Vio (de sobrenombre "Cayetano"), Zigliara, y González (Arzobispo de Toledo, Primado de España, y luego Arzobispo de la, entonces más extensa, Archidiócesis hispalense) ; además su profundamente admirado Fray Cornelio Fabro, el M.Rvd°. Padre Doctor Don Jaime Balmes y Urpiá; Fray Magín Ferrer, los Ilustrísimos y distinguidísimos Señores Don Ramón Nocedal y Romea, Don Juán Vázquez de Mella, Don Enrique Gil Robles, Victor Pradera, Aparisi y Guijarro, el Excelentísimo Señor Marqués de Valdegamas Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio, S.J.; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las Waffen SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Waffen SS de la Div. Charlemagne Catedrático Jacques de Mahieu, el Excm°. Señor Catedrático Don Julio Martínez de Santa-Olalla, el Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Catedrático y Académico de numero de la Real Cademia Nacional de Medicina Dr. D. Antonio José Vallejo Nágera y Lobón, los Dres. López Ibor, Sarró y Bañuelos, etc.. También discípulo del Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco, Capitán General de la Real Armada (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, subversivos, de la judeoleninista ETA, y de la CIA del judío sionista perverso Henri Kissinger); S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra y Ciudad, autor de, entre otros libros: "Qué es el Carlismo", y "Curso de Filosofía Elemental", libro de texto para el 6° Curso de Bachillerato, durante el Caudillaje), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola (con reservas) y el Doctor Usía Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, Hans F.K. Günther, Gottfried Feder, Walter Gross, el grandioso y maravillosa fabulosa fuente de grandes y geniales inspiraciones Friedrich Nietsche, entre otros formidables pensadores; etc. . En Derecho Canónico admira especialmente al Consejero de la Suprema de la Santa Inquisición española, el M.R.P. Dr. Don Manuel González Téllez, así como al excelso Fray Juán Escobar del Corro, O.P., Inquisidor de Llerena; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "populista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que le dé la gana, el cuál - sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra la Iglesia Católica y Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista) - ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas honestos, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas, ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial y Cruzada Universal (1914-18 [1936-39 en España] y 1939-46), ora Caídos en combate o a resultas. Se sabe y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista). También acepta el frente común con nietschanos y protestantes tolerantes, del siglo XX y XXI, en cuanto camaradas "de las mismas trincheras de la Gran Guerra", que continuamos sólo con las armas espirituales.
Esta entrada fue publicada en Historia, Polémica contra la "derecha degenerada"., RAZA Y ANTROPOLOGIA ETNICISTA, Tradicionalismo Católico, TRADICIONALISMO CRISTIANO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s