EL ASESINATO DEL ALMIRANTE Y PRESIDENTE DEL GIBIERNO EXMO. SR.D. LUIS CARRERO BLANCO. LOGRO DE SU ENEMIGA LA JUDEOMASONERÍA DEL JUDIO SIONISTA PÉRFIDO KISSINGER, Y SU JUDEOYANKILANDESA C.I.A, EN COOPERACION CON LA MARXISTA LENINISTA ANTICARLISTA, ANTIESPAÑOLA Y ANTIVASCA “E.T.A.”. [ si lo español no es lo más vasco, lo vasco es lo mas español que hay, lo demostramos Unamuno, Maeztu, Azorín, Pradera y un servidor, de apellido alavés, de Beotegui (Amurrio).Versión comentada de 14-Agosto-2019.

http://hispanismo.org/politica-y-sociedad/25439-carrero-blanco-cronica-de-un-asesinato-anunciado-y-consentido.htm

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2019/08/12/la-gran-estafa-de-la-democracia-y-el-almirante-carrero-blanco-con-una-biografia-del-procer-y-un-estudio-del-atentado-asesino/

https://www.google.com/amp/s/adversariometapolitico.wordpress.com/2015/12/20/el-otro-20-d-informe-sobre-el-asesinato-de-carrero-blanco/amp/

http://www.alertadigital.com/2019/07/09/toda-la-verdad-sobre-el-magnicidio-de-carrero-blanco-al-descubierto-los-prolegomenos-del-atentado-3-de-7/

http://www.alertadigital.com/2019/07/19/toda-la-verdad-sobre-el-magnicidio-de-carrero-blanco-los-detalles-del-asesinato-4-de-7/

http://www.alertadigital.com/2019/08/02/la-verdad-sobre-el-magnicidio-de-carrero-blanco-al-descubierto-peculiaridades-posteriores-al-atentado-5-de-7/

https://www.google.com/amp/s/deverdaddigital.com/el-asesinato-de-carrero-blanco/amp/

 

 

<< La idea de Walters y Nixon era la creación de una Ley de Asociaciones Políticas, ley que estaba bloqueada por Carrero Blanco. El almirante ya se había enfrentado al ejecutivo norteamericano cuando no permitió que las bases conjuntas hispano-norteamericanas en suelo español se usaran en apoyo a Israel en la Guerra del Yom Kippur. Carrero también se opone a que España firme el Tratado de Proliferación Nuclear (TPN), que según numerosos datos y tras obtener plutonio de la bomba caída en Palomares (Almería), le fue exigido por el Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, en su viaje a España, el 19 de diciembre, un día antes del atentado.>>

 

[Salvo una foto de Don Javier, en su siguiente artículo, las demás han sido insertadas por el Canín de Santo Domingo de Guzmán]

Carrero Blanco: el último obstáculo

Sis Excias. Don Francisco Franco y el Slmirante Carrero Blanco, 1950.

Carrero Blanco Cortes 1956

El Excelentisimo Señor Almirante Carrero Blanco, en su discirso ante las Cortes Españolas, 1957, año de mi nacimiento.

En 1973, Carrero Blanco era nombrado primer ministro. Ante la resquebrajada salud de Franco, el marino se había erigido como el verdadero hombre fuerte del Régimen. Juan Carlos no dejaba de ser para muchos de los miembros del “búnker” un mero objeto decorativo. Muchos adictos confiaban en que Carrero prolongaría el franquismo si sabía controlar correctamente a Juan Carlos. Pero todo quedó truncado cuando el 20 de diciembre de 1973 su coche saltaba por los aires en la calle Claudio Coello de Madrid. ETA daba un golpe de gracia al Régimen, según unos: es la llamada “operación Ogro”. Otros siempre sospecharon de que se trataba de una operación de mucho mayor calado, orquestada con la connivencia de los servicios secretos norteamericanos, cuyo fin último era facilitar la Transición. Lo paradójico es que siendo Carrero uno de los que primero apostó por promocionar a Juan Carlos, ahora su trágica desaparición aceleraba una Transición política que el Almirante nunca hubiera soñado ni deseado. Como se han escrito millones de páginas para aclarar en balde un misterio sobre el que cada uno piensa lo que quiere, nosotros someramente añadiremos unas dudas más con la intención de incrementar el misterio.

El asesino formal de Carrero fue el etarra José Miguel Beñarán Ordeñana,alias Argala.

Después de abandonar Yeu, por la persecición policial en Guernica, él y su compañero etarra Asín Arana alquilaron una casa en Anglet, en el terrotorio vasco Francés. Murió el 21 de diciembre de 1978 por una bomba colocada por el Batallón Vasco Español (BVE) en los bajos de su coche, en ese mismo municipio vasco-francés. Así fue vengado el azesinato del Almirante. ¡Urra, Urrra, Urra! .

El 14 de septiembre de 1972 se encontraría con un desconocido (nunca identificado) de gabardina blanca en el hotel Mindanao de Madrid. Allí se le entregó un sobre con todas las instrucciones para asesinar al que en breve sería nombrado presidente de Gobierno de España. El informe detallaba que Carrero iba todos los días de diario a misa de nueve de la mañana en la iglesia de los jesuitas de la calle Serrano. Después seguía siempre el mismo camino para ir al trabajo y prácticamente sin escolta. La versión de esta “operación Ogro” cuenta con un libro digamos que oficial, firmado por Julen Aguirre (en realidad, un pseudónimo de Eva Fortest) titulado Operación Ogro: cómo y por qué ejecutamos a Carrero Blanco y publicado en 1974 en Hendaya.

Otros siempre sospecharon de que se trataba de una operación de mucho mayor calado, orquestada con la connivencia de los servicios secretos norteamericanos, cuyo fin último era facilitar la Transición.

Aunque nada queramos demostrar en estas páginas, es más que sabido que el nacionalismo vasco siempre tuvo buenas relaciones con la CIA (incluso algunos eran llamados los ciáticos, en tono jocoso). Era evidente que en 1973 ETA era una organización todavía inexperta como para perpetrar un magnicidio de esas características y a pocos metros de la embajada de Estados Unidos. La banda terrorista había nacido, según Letamendía, el 31 de julio de 1959, cuando el grupo separatista Eguin decidió separarse del PNV y cambiar su nombre por el de Euskadi Ta Askatasuna, pero su primer asesinato no llegó hasta nueve años después, en 1968. Entre agosto de 1968 y el 20 de diciembre de 1973, fecha del atentado contra Carrero Blanco, ETA sumaba únicamente (y no quiero rebajar un ápice la atrocidad que ello supone) seis atentados. Entre 1974 y 1975 el terrorismo etarra creció hasta los 16 y 18 asesinatos, cifras aún muy menores a las que se alcanzarían en los momentos álgidos de la banda criminal.

Como datos objetivos podemos aportar que en octubre de 1973, durante la guerra del Yom Kipur, Carrero Blanco no autorizó que los aviones de Estados Unidos usaran las bases que tenían en España. Carrero quería renegociar (como después haría Juan Carlos) el tratado bilateral de defensa mutua con rango superior al existente. Teóricamente este fue el motivo que hizo que Henry Kissinger le visitara la víspera del atentado, el 19 de diciembre. El día anterior el político norteamericano había tenido una entrevista con Franco y otra con Juan Carlos. Uno de los acompañantes del viaje de Kissinger fue William Nelson, responsable y jefe de Operaciones Encubiertas de la CIA, que estuvo detrás de los golpes de Estado apoyados por la Agencia en la década de los setenta en Hispanoamérica. De él no sabemos qué hizo esos dos días.

En octubre de 1973, durante la guerra del Yom Kipur, Carrero Blanco no autorizó que los aviones de Estados Unidos usaran las bases que tenían en España

La entrevista entre Carrero y Kissinger fue mucho más intensa de lo que se creía en un principio. La declaración de intenciones del representante norteamericano fue clara: el Senado de Estados Unidos no admitiría una relación de mayor nivel con España; tampoco le permitiría que España construyese la bomba atómica (de hecho, Carrero le entregó un informe de la Junta de Energía Nuclear en el que se afirmaba que España disponía de yacimientos de uranio y tecnología francesa para conseguirla); por último Kissinger instó a Carrero Blanco a que le dibujara el futuro de España y si ésta se iba a convertir en una democracia bajo los estándares europeos. Evidentemente la respuesta fue negativa. Esa misma tarde Kissinger abandonó España rumbo a París, aunque no tenía ningún acto programado allí. Al día siguiente Carrero moría asesinado. El periodista Francisco Medina, en su libro 23 F. La verdad, dice que “La cercanía entre esta entrevista y la muerte del sucesor de Franco pudo ser una casualidad, aunque desde entonces se ha especulado sobre la frustración que sintió el norteamericano al comprobar en persona lo que decían los informes de la embajada: que Carrero era más inmovilista que el propio dictador. También pudo ser una casualidad que Carrero muriera a tan sólo unas decenas de metros de la enorme embajada americana en la calle Serrano, y que los servicios de seguridad de la delegación diplomática no hubieran detectado que durante semanas se había estado cavando un túnel allí al lado. Es cierto que se exagera siempre la longitud de la mano de Washington, pero no lo es menos que la muerte de Carrero resultaba conveniente a los intereses norteamericanos en España, que, según los documentos de la época, para asegurar una salida pacífica al franquismo apostaban por una apertura política controlada, sin Partido Comunista y que acabara con España integrada en la OTAN”.

La longitud de la mano de Washington también preocupaba a Franco. Paul Preston, en su biografía sobre Franco, cita que el 13 de marzo de 1967, el General le confesó a su primo Pacón (Franco Salgado) que opinaba que “todas las actividades que se han llevado a cabo contra nosotros han sido llevadas a cabo por organismos que recibían fondos de la CIA, pero más que nada, con el propósito de implantar en España un sistema político al estilo americano el día en que yo falte”.

Por último Kissinger instó a Carrero Blanco a que le dibujara el futuro de España y si ésta se iba a convertir en una democracia bajo los estándares europeos. Evidentemente la respuesta fue negativa.

Nadie sabe si es casualidad pero algo parecido le sucedió al malogrado Aldo Moro, asesinado en 1978. Tras hablar con Kissinger –y así lo contaba la mujer de Moro- éste le había amenazado: “O abandonas tu línea política o lo pagarás con tu vida”. No queremos alargarnos en más detalles significativos como que el explosivo utilizado fue C4 (que en aquella época sólo lo poseía el ejército norteamericano) o que nunca se activó la alerta antiterrorista y no se blindaron las salidas de Madrid, así como un largo etcétera de datos impensables. Beñará Ordeñana, de todos modos, salió libre poco tiempo después, gracias a la amnistía que en 1977 dictó el Gobierno de la UCD.

Javier Barracoya

FONS:

https://www.google.com/amp/s/barraycoa.com/2016/12/20/carrero-blanco-el-ultimo-obstaculo/amp/

INSTRUCTIVISIMO COMPLEMENTO : https://wordpress.com/read/blogs/14671706/posts/14841

Comentario de El Canín de Santo Domingo:

Muis Carrero Blanco, jóven oficial y profesor

<< En julio de 1936 vivía en Madrid, destinado como profesor en la Escuela de Guerra Naval y, ante la incertidumbre de esos primeros días que siguieron a la sublevación militar, alegó enfermedad para no acudir a su destino y se refugió en la embajada de Méjico, y después en la de Francia, antes de pasar al bando franquista. En un informe fechado el 5 de mayo de 1947 le explicó a Franco, sin embargo, que “en aquellos trágicos momentos”, con su hermano José fusilado y su familia expuesta a todos los peligros, “me hice a mí mismo el voto de dedicar el resto de mi vida al servicio de España, sin pensar para nada ni en mi porvenir ni en mis conveniencias particulares”.>>

 

El Almirante seguía escribiendo, tras los años 40, en posición antiviraje, claramente considerando a Judeoyankilandia con su régimen y gobierno judeomasón, uno de los dos principales enemigos de España y del mundo.

En 1956 publicaba la primera edición de su libro “Las Modernas Torres de Babel”, y l año siguiente la segunda, con la misma portada sobrecubierta.

El Duque, Capital General de la Real Armada Española era el hombre, el católico, el Tradicionalista monárquico de FET (con ese nombre o sin él), el pilítico y el Presidebte del Gobierno más antivirajista, con influencia poderosa sobre el Consejo de Ministros, el Estado y el propio Caudillo, que cada vez le hacía más caso. Era el más convencido y ooddroso Tradicionalista católico, anribudaista, antimasónico, antijudeoyanki, antidemolibefal, antirrevolucionario integral y de una determinación absoluta a defenddr al régimen contra sus enenigis externos e internos, y cin todis los mefios orecisos, por muy drásticos, cruentos, y militares que hubiesen de ser. En realidad estaba resuelto a defender las vidas de los españoles cabakes y los inocentes, de las diabólicas alimañas que amenazaban a la España sana, viva, católica, soberana e independiente. Y ello desde el remedio ideológico integral fundamental tradicionalista. Le faltaron dos cosas: seguir las máximas políticas prácticas del Excm^, e Ilm^. Señor Usía el Coronel Vallebo Nágera, incluida una cierta militarización de la Sociedad, la continuidad y reforzamiento de la Academia de Mandos José Antonio Primo de Rivera, secciones nutridas y ultradisciplinadas, con racional disciolina, coml las SS Allgemeine y SS Verfügungstruppe.

SS Allgemeine

¡Esto! Uno solo de ellos puede con muchos de”los otros”.

Pero su núcleo fue sienore antiviraje, a pesar de la política de tener a EEUU como no enemigo oficial y teber que hacerle concediones, pocas, como el estsblecimiento de bases militares en Espsla, tres: Torrejón de Ardoz, Morón y Rota, con condiciones de uso y permisis exolícitis necesarios, del Gobierno espsñol, para cada una de las midiones  u operaciones bélicas internacionales. En los primeros tres años de la década de los 70 el Presidente ya notaba la necesidad del empleo de medios drásticis y “manu mimitari” para combatir la subversión. Pero resultó tarde para disponer de una dociedad militarizada leal al régimen y unidades esoeciales como.las citadas, si bien el ejército oodía bastarse y sobrsrse tal vez, para aniquilar la nueva masa subversiva, cuyo triunfo en sus adalides, nos ha llevado al genocidio abortista, la autoextinción progrediva, la onvadión exógena y snticstólica, la destrucción de lsa unidad nacional.político religiosa, la refucción masiva de la clase media, en duma: la ruina vital, la miseria espiritual y material de una nación en mucho destruida, disgregada, saqueada y esclavizada.

casa_0076-230x_1993_num_29_3_2674ert8.lauralara (1)

 

Pero que, como Presidente del Gobierno, el Almirante hubiese sido un obstáculo directo a la labor juancarlista no es cierto : << Luis Carrero-Blanco Pichot tiene muy claro lo que habría sucedido (eterna pregunta) si ETA no hubiera asesinado a Carrero Blanco. Y su versión es opuesta a la que han esbozado algunos periodistas e historiadores: «Una vez que ya había sido nombrado presidente del Gobierno, habría seguido todo el tiempo que Franco hubiera vivido, pero no más. Él mismo me lo dijo: “Cuando el generalísimo muera, yo tengo ya mi idea: le presento mi dimisión al Príncipe, y la va a aceptar”. Y hablaba con conocimiento de causa, porque él y el Príncipe tuvieron un trato intenso: eran distinas edades y diferentes formas de ser, pero Don Juan Carlos siempre fue muy leal con él, y viceversa. Mi padre le decía todo siempre tal y como era, con claridad. Por eso no doy crédito a los libros en los que las cosas no aparecen así. Por ejemplo, en el de Pilar Urbano sobre la Reina dice la autora que le dijo a Doña Sofía: “Señora, y si Franco hubiera muerto antes que Carrero, ¿qué habría pasado?”. Y supuestamente la Reina contesta algo así como que “nosotros no estaríamos ahora aquí en España”. En mi opinión, no puede ser verdad que dijera eso». «Entre otras cosas —aduce— existe una prueba física que conserva la viuda de mi hermano Guillermo y que es una pluma que, después de morir mi padre, el entonces Príncipe entregó a mi madre. Era la que él había usado cuando firmó su aceptación al Trono. Cuando se la dio, le dijo: “Nadie mejor que tú puede tener esta pluma porque si yo estoy en España es porque fue tu marido el que me convenció de que debía hacerlo”. Mi padre se mantuvo siempre al lado del Príncipe. Y cuando estábamos velando su cadáver, Don Juan Carlos nos acompañó y nos dijo, delante de muchos testigos: “¿Pero cómo no voy a estar yo aquí, si estoy en España gracias a vuestro padre?”». Así que juntos, el Generalísimo y el Almirante cayeron de lleno en el engaño del luego perjuro y traidor a la Patria española, pero si el Almirante no hubiese apoyado la candidatira a rey, del taimado príncipe, Franco no lo hubiera elegido y propuesto para futuro rey de España. Lástima, “Hay errores que son peores que crímenes” daba a entender el Jefe de la primera policía que ha habido en el mundo, a Napoleón, a propósito del asesinato de Estado del monarquista católico tradicionalista Duque de Enguien, en el exilio.

 

<< Que el Gobierno francés había ofrecido al embajador en París la entrega de los etarras y se hizo caso omiso está incluso recogido en un libro. Como si hubiera existido un interés en que esto no se tocara, o en que no se cogiera a los asesinos. Y duele mucho que después, pasados unos pocos años, prácticamente con las mismas personas que que estaban en el sistema en el que mi padre fue presidente del Gobierno, se les concediera la amnistía a estos terroristas. Admito el indulto, en función de que por un cambio de la estructura nacional se decidiera indultarlos [Lo siento pero la ética arionórdica tradicional desprecia como deshonra esa admisión, e indultar a los autores o coautores, complices y cooperadores de un magnicidio también contra el Djército español, su Marina Real y toda la patria y nación cabal es una gravísima felonía]. Ahora bien, amnistiarlos como si fueran puros como niños de Primera Comunión… [es injusto, indignante e ignominioso, pensó este hijo, sin palabras, ciertamente]». En suma, opina, «hay muchas cosas que no sabremos nunca [Sí las sabemos y sabremos más y todo, pues no hay cosa relevante, en un gran episodio histórico, que no salga algún díaa la luz, como recientemente en el caso del asesinato del msón General Prim, tras exhumar y analizar cómo se puso y aderezó el cadáver]. ¿Cómo se puede hacer una obra con ruido, excavando, cuando iba a venir Kissinger a España y sabiendo cómo son los americanos, que cuando salen al extranjero lo barren absolutamente todo? Y aquí no se inmutó nadie…»*. [Pues sencillamente con cooperación o connivencia con la preoadación del atentado y con el asesinato resultante].

(* Declaraciones hechas oor el hijo del Almirante a Blanca Torquemada, que las recoge en un artículo de ABC digital de   4-1-2011, cf. https://www.abc.es/espana/abci-carrero-blanco-201101020000_noticia.html#disqus_thread

Ahora bien, los conspiradores o no sabían de squella intención de dimitir, o no.podían estar deguros de ella. ”

<< Lo cierto – escribe un demoliberal en un artículo de El País* – es que en sus tres decenios largos de vida junto a Franco, desde la exclusión de Serrano Súñer [ “Alma Mater” de “El Viraje”, la exclusión de Carlistas y Falngistas y el fin de FET, con su substitición por supuestos burócrtas neutros, aliables con el nuevo amo demoliberal extranjero, vencedor sobre el EJE] que consigue a pulso en 1942 [¡Urr, Urr, Urra!], Carrero nunca se postuló a sí mismo para un cargo, pero se las arregló para obtener de su jefe la marginación uno a uno de sus competidores. Un mínimo conocimiento de la psicología de Franco nos informa de que ésa era la justa vía para el ascenso: evitar toda sospecha de ser un ambicioso. Peldaño a peldaño, Carrero pasó de subsecretario de Presidencia en 1942 a ministro en 1951, a vicepresidente en 1967 y a presidente del Gobierno en 1973. Pudo haberlo sido antes, sin duda, pero es significativo que sólo aceptara el puesto cuando la decrepitud de Franco anunciaba el fin de su vida, y a favor de una normativa que daba cinco años de duración al cargo, resultaba asegurada su presidencia efectiva más allá de la muerte del dictador [Csudillo, no dictdor]. Con ella garantizaba la continuidad del régimen franquista.

No hay prueba alguna de que a la muerte de Franco, quien fuera su mano derecha tuviese pensado apartarse ante don Juan Carlos. [FALSO, Sí la hsy, el trstimonko de su hijo, testogo directo fe la revelación de su padre, hecha cara a cara].En cambio, todo indica  [ para estos réorobos y pada los conspirafores que azedinaron al Duque] que durante ese quinquenio cualquier cambio hacia la democracia iba a resultar bloqueado. Llegado el caso, mediante la entrada en juego del Consejo del Reino, dispuesto ante una dimisión de Carrero a devolver la terna para presidente a don Juan Carlos con tres franquistas en lugar de uno. Si esta circunstancia casi se da al forzar el Rey la dimisión de Arias Navarro, según relata el libro de los Fernández-Miranda, resulta fácil prever el callejón sin salida con Carrero en el timón. No en vano, Franco confiaba en el Consejo del Reino para bloquear cualquier veleidad de liberalismo en su sucesor. Y en el marco inevitable de una represión creciente, pues la oposición no estaría dispuesta a tolerar un franquismo sin Franco, el Rey hubiera tenido que quemarse políticamente como mascarón de una política neofranquista, intentar un imposible golpe o abdicar. La democracia tal vez resultaba a la larga inevitable, pero… no estaríamos aquí. [Vosotros, indeseables monstruos de miserabilización espiritual y material].

Desde muy pronto, la perennidad del régimen constituye uno de los objetivos principales del marino convertido en consejero. En septiembre de 1945, conforme reseña J. Tusell, en su excelente libro, destaca ya como única preocupación “que éste [Franco] no es eterno y que Dios puede disponer un día de su vida, y esto aconseja el pensar y marchar hacia la instauración de la Monarquía tradicional”. Franco era mortal, pero el franquismo debía superar ese obstáculo. Un régimen monárquico en que no cupieran la masonería ni la democracia sería el medio más seguro para garantizar tal supervivencia. Don Juan servía entonces de baza a jugar, si aceptaba el régimen y contribuía a su estabilidad, como luego don Juan Carlos. La monarquía era el medio y no el fin, y otro tanto ocurre con el respeto a la línea de sucesión dinástica. Cualquier otra opción sucesoria traía consigo una mayor carga de inseguridad.  …

La obra de Carrero suma buen número de páginas, entre artículos, informes y el frondoso libro Las modernas torres de Babel, de 1956. Sus ideas, en cambio, son muy sumarias y proporcionan una guía muy clara de su acción política. Es un reaccionario del siglo XIX, seguidor de un maniqueísmo lejanamente inspirado en Donoso Cortés, por lo cual se siente próximo a los fascismos, hasta el punto de escribir que fue Rusia quien atacó a Alemania en 1941. No comparte, sin embargo, su vertiente de movilización y de futurismo. La modernidad se limita a proporcionar los recursos técnicos para la gestión, lo cual explica el enlace con el Opus Dei, y para una eficaz represión permanente. Lo propio de Carrero es la contrarrevolución, el anticomunismo a ultranza, la satanización de la masonería, de acuerdo con una visión conspirativa de la historia en que las fuerzas infernales tratan de imponerse hasta la aparición de una cruzada salvadora como la encabezada por Franco: “El diablo inspiró al hombre las torres de Babel del liberalismo y del socialismo, con sus secuelas marxismo y comunismo”, y la masonería a modo de instrumento para su penetración. “Éste es precisamente el problema español”, insiste. “España quiere implantar el bien, y las fuerzas del mal, desatadas por el mundo, tratan de impedírselo”.

Como … otros políticos de raigambre integrista … deja un …  cierto pragmatismo, en la medida que la finalidad esencial de toda decisión consiste en la pervivencia del régimen. …

En … un escrito de 1961, dirigido al ministro Castiella … hay, a juicio de Carrero, tres internacionales “que cada una por su cuenta y con sus fines propios, pretenden dominar al mundo y ejercer un totalitarismo universal”: la comunista, la socialista y la masónica. Los mefios de comunicación y l ,[pseido-]democracia son sus cáuces …’ …

En la gestión interior y en la elaboración de leyes y medidas políticas, atiende a ese mismo propósito la colaboración del Opus Dei, personificada en Laureano López Rodó. A diferencia de Franco, Carrero no desdeñaba desatar por sí mismo puntualmente la represión, fuera el caso de la representación teatral de El círculo de tiza caucasiano, de Brecht, o de la persecución de un profesor de Universidad por un artículo en Triunfo. No obstante, su tarea preferida consistía en influir sobre las decisiones de Franco mediante informes cuya concisión y aparente rigor compensaban la indolencia de un dictador cuya parsimonia era proverbial. “¡Qué lento es en parir!”, comentaba una y otra vez Carrero a ese colaborador indispensable que resultó ser López Rodó. Lento, pero seguro. Con el paso de los años, la influencia de Carrero fue decisiva en momentos cruciales. El más relevante, la crisis ministerial de 1969, donde la mancha que sobre el Opus Dei supuso el caso Matesa se saldó con la salida del Gobierno de sus adversarios y con el fin de toda expectativa de reforma. “La ley de prensa le ha estallado entre las manos”, dirá López Rodó, eco de Carrero, para explicar el cese de Fraga, como si éste hubiera sido un liberal desaforado.

A partir de 1969, a la espera de subir al último escalón del poder, Carrero Blanco regresó a sus orígenes, poniendo en primer plano la lucha contra la subversión, esto es, contra toda movilización democrática, obrera o nacionalista, con especial dedicación a la Universidad. El blanco es una juventud “cada vez más perdida para el régimen y más perdida para España, que es todavía peor”. Son palabras del coronel San Martín, organizador a sus órdenes de los servicios de información (SECED) y fiel más tarde a la inspiración política del almirante al intervenir en el golpe del 23-F. La purga emprendida en la Universidad por el Gobierno presidido por Carrero en 1973 fue el signo más evidente de ese enroque final, en cumplimiento de unas ideas cuya tosquedad nunca se alteró. Vale la pena citar su último informe, escrito horas antes del atentado: “Se trata de formar hombres, no maricas”, advierte. Y para ello hace falta “máxima propaganda de nuestra ideología y prohibición absoluta de toda propaganda de las ideologías contrarias”. Mal podía un hombre así dejar el paso libre a una monarquía democrática. ,>>

(* Artículo de Antonio Elorza,  en el periódico sectario psoista El País, edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2003.)

Supuesta, por nosotros,  la dimisión iun ediatamente siguiente a la muerte del Csudillo, un expresidente del Gobierno, absolutamente convencido de su Tradicionalisno integralista antimasónico y antimarxista, hubiera tenido, con o sin cargo oficial, dentro o fuera de la Armada, una actitid coherente de oposición radical a la liquidación encubierta y embustera del Movimiento Nacional, sus Leyes Fundamentales y sus instituciones políticas esenciales, o sea, la desrrucción de la herencia política doctrinal y regimental del Caudillo a cuya persona e ideario indispensable la persona del Almirante era y habría sido siempre leal. Como persona, católica, Tradicionalista y parte del Movimiento Nacional franquista se habría opuesto intelectual y políticamente al demoliberalismo siervo del judeoyanki (entonces el judío yanki sionista protocolosiano Kissinger) y a la legalización del Partido Comunista, así como al desmantelamiento de las estructuras económicas autárquicas españolas que garantizaban cierta independencia y la soberanía viable y real hasta donde se podía, de la Nación española, así como se habría indignado sumamente con la colosal escalada del paro laboral y el descomunal parasitismo de la nueva clase política, cipaya de la Judeoyankilandia masónica y luego de la satélite U.E., oligarquía al servicio del imperio de “la moderna torre de Babel” masónica yanki, para la desrrucción de la Europa autóctona, sus restos de Tradición cristiana, la soberanía de sus naciones, y hasta millones de sus hijos no nacidos, asesinados en deliberado y programado genocidio con el aborto homicida, con su adivinable o previsible correlato, más el nenos previsible del drástico descenso de la natalidad y la aparición del crecimiento exponencial del envejecimiento de la población, con el falso remedio de la substitución del.pueblo español de naturaleza, por otros extraños y enemigos, traidos o consentidos en invasión llamada inmigración masiva exógena y enemiga del Catolicismo y de la Civilización europea. Cf. Ideario-y-política-monárquica-tradicionalista-y-bibliografía-de-y-sobre-el-Almirante-Carrero-Blanco

Contra quien él y nosotros teníamos no obstante perdida la partida política es contra el poder del rey, la traición de los diputados en Cortes a favor de la liquidación del Movimiento Nacional cual régimen, como no pudimos contra el espaldarazo del rey perjuro y traidor, pero de apariencia respetable y alagúeña, al traidor Jefe del Mobimiento Nacional, Federico Suárez con su UCD. Tampoco vencimos la inmensa propaganda oficial que subdujo a millones de incáitos, abocándolos  un régimen fementidamente democrático, un pueblo aborregado, iluso, rehén inconsciente y víctima propiciatoria de la propaganda masiva antifranquista, que aumenta constante y evolutivamente en el mal intrínseco y el daño que causa, una masa popular además encandilada por un rey embaucador, que ha ido empeorando aceleradamente la situación vital, política, social y económicopopular de España: aconfesionalidad del Estado, destrucción de la unidad religiosa tradicional nacional, despenalización del adulterio, institución del divorcio, legalizaciones del aborto deliberado, ensalzaniento y privilegio al movimiento gsy y sus parásitas asociaciones, legalización antinatural y anticatólica agresiva de transexualismo, adopción de la pestígera absurda “ideología de género”, promoción solapada del separatisno, legalización y funcionarización política de la inconfesa rama pilítica de ETA, nuevo frentepopulismo de leyes nacional y locales de extremadamente izquietdista sectaria y tiránica liberticida antihistórica y destructiva”Menoria Histórica” (= Mentira Histórica), tutela del plurisectarismo religioso igualitarista, avance del laicismo estatal de hecho, cslificación oficial de que el franquusmo fue un régimen asesino, criminal, sectario, genocida y niserabilizador del pueblo español, negación plena de la Verdad Histótica de la “Democracia Orgánica”, agigantamiento de la fiscalidad y del parasitismo clientelista de políticos y sus asesores, cuyo sostenimiento pingúe y privilegiador tiene económicamente arruinado al pais, reduciendo drásticamente a la clase media, privilegiando fiscalmente a los ricos, especuladres y multinacionales y sumiendo en la pobreza a gran parte de la poblsción, en paro laboral forzado, o con sueldos miserables; globalización con explotación de la desdichada gente de los paises más pobres del mundo; pérdida de soberanía política frente a los órganos rectores de la UE, pérdida de soberanía monetaria, esclavización al judío y políticamente autónomo banco central Europeo bandido, pertenencia al sionista FMI, dramática consecuente progresión de la bajada extrea de nuestra natalidad (“Suicidio demográfico” de una sociedad egoista, hedonista y acisada pir el fisco); membresía de la OTSN o NATO belicista y provocadora contra una Rusia amiga y no comunista, partitocracias súbtitas de “El Enemigo” occidental, decadencia de la educación, deseducación oficial contra los valores católicos y los tradicionalistas, institución de los políticamente interesados “delitos” de racisno, odio, y apología de regímenes Tradicionalistas, entre ellos el franquismo y los genuinos Carlismo y Falangismo; destrucción de la libertad de conciencia, convicciones religiosas y metafísicas contrarias al régimen (salvo el islanismo); eliminación de la libertad de opinión, investigación y exoresión en antropología científica e historia, dada la dogmátkca penal del denominado, por aalgunos, “Holocuento”; oersecución penal, imoosición y ejecución de penas de prisión y oecuniarias, y confiscación de libris y bienes de católicis Trsficionalistas como el Señor Don Pedro Varela y Geiss, demolición, o retirada de cruces y minumentos a los Caidos pir Dios y por la Patria, en fin, gigantesca y profunda peversión: la debacle diabica de preparación pervertidora del advenimiento y reinado mundial del Anticristo judío.

En tales gravísimas circunstancias que en buena parte hsbría llegado a conocwr, de haber proseguido su vida con salud y longevidad natirales, una fidelidad al monstruo de iniquidad política Juán Carlos habría sido, con absoluta certeza nuestra y de cualquier católico verdadero y con un mínimo de inteligencia, decencia y coherencia, PERFECTAMENTE IMPOSIBLE, en recta conciencia y obligado y ferviente patriotismo español: << Todo lo que manda el Rey, que va contra lo que Dios manda, no tiene valor de Ley, ni es Rey quien así demanda>>  (Lope de Vega, en “La Estrella de Sevilla”). Cf. https://ricardodepereablog.wordpress.com/2019/08/12/el-rey-ilegitimo-juan-carlos-de-borbon-y-borbon-fue-excomulgado-con-excomunion-latae-sententiae-mo-declara-solemne-y-oficialmente-su-excelencia-reverendisima-el-doctor-en-sagrada-teologia-por-la-pon/

El Almirnte habría hecho csmpaña contra la propuesta, que se hubiese atrevido a hacer (opino que no se hubieran trevido tn facilmente) de “Ley de Reforma Política”, liquidación del régimen, y, si hubiese de todos modos trijunfado la autoliquidación creo que el Capitán General de l aArmada podría haber encabezado Alianzs Nacionsl, Don Blas Piñar lo habría deseado, y el resultado electoral habría sido distinto.

Conferencia pronunciada en ADES - Asociación de Estudios Sociales en Barcelona, el 3 de octubre de 1995. Colección de Monografías "Historia y Cultura" número 4.

Conferencia pronunciada en ADES – Asociación de Estudios Sociales en Barcelona, el 3 de octubre de 1995.
Colección de Monografías “Historia y Cultura” número 4.

Revista Fuerza Nueva. Número 1.199. 23 Enero 1999. Carrero Blanco. España. 42 páginas.

Revista Fuerza Nueva. Número 1.199. 23 Enero 1999. Carrero Blanco. España. 42 páginas.

 

 

Y hasta el prácticmente posible golpe de Estado militar ue anhelábanos los franquists, com.muchos jefes militsres todsvía no asesinados por la marxista leninista ETA, hsbría resultsdo, sin duda, más posible, o probable. Pefo el principl Enemigo er exterior, interncional y había empezado  minar en gran medida la Nación. Un nuevo islmiento interncional de una España gobernada por golpistas frnquistas se produciría, con dramáticos resultados, aunqie peor que estamos y peor ue vamos a estar, enpeorando, no lo habríanos estado.

APENDICE EXTENSIVO,

extracto de un artículo mío en Ricardodeperea.wordpress.com:

Henry Kissinger conversa con Carrero Blanco un día antes del asesinato del Almirante, a escasos metros de la embajada de EEUU, en la capital de España

Última fotografía oficial del Excmº.Sr. Almirante Don Luis Carrero y Blanco, Presidente del Gobierno de España: con el maligno Henri Kissinger , el 19 de diciembre de 1973. Terminada la reunión, el impresentable cambió su agenda y precipitó su partida y el fin de su visita a España.

… me basta una frasecita de este capítulo, para despachar al judío sionista Henri Kissinger, a quien se atribuye una coercitiva conversación con el Almirante Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco, de egregia memoria, y la inducción, inteligencia e intendencia para la preparación y perpetración del atentado que asesinó al Presidente del Gobierno de España, cuando todavía era España en su conjunto. Magnicidio que desembarazó y allanó decisivamente el camino a la debacle que hoy padecemos en uno de sus más viles estadios, aún por empeorar. Posibilitó la intriga y maniobra de los entonces mendaz y demagógicamente autoproclamados “reformistas” del Régimen del Movimiento Nacional, y que en realidad eran los traidores liquidadores. Una vez liquidado el Régimen, y desalojados de sus puestos de poder político los próceres fieles a su Patria, se quitaron la careta y presumían y vanaglorian de haber sido los artífices de “la Transición” a “la Democracia”. ¿Por qué no le siguen llamando “régimen reformado del Movimiento Nacional”?.

Una … sobre lo que dice ese enemigo de España basta:

“[Kissinger :]…rechaza la anexión rusa de Crimea”.     ¿Cabe acaso esperar otra cosa de un judío pansionista?.

 

Ricardo de Perea y González, Pbr°. .

Acerca de ricardodeperea

Nacido en la Urbe hispalense, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito del Señor Don Ricardo María de la Salud, José Antonio, Isidoro del Sagrado Corazón de Jesús y de la Santísima Trinidad, de Perea y López, Iglesias, Rodríguez, Roldán, Gómez, Carrasco, de Montes, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán. Se la pagaba Giacomo Lauri Volpi, pero tras tantos años en la guerra y el larguísimo servicio militar tras ella, en el Servicio de Transmisiones del Ejército del Aire en Barcelona, su Madre, mi Abuela, amantidima, no resistía tenerlo más tiempo ausente. Era el menor de tres: con hermano y hermana, ambos solteros), y pintor artístico; e hijo primogénito de la Señora Doña Josefina, también de nombre Armonía, de apellidos González y Valdayo, Pinto, Carrasco, modista y sastre ( para hombre y mujer) completado el aprendizaje del oficio, siendo aún niña, mas principalmente pintora artística de muy temprana (desde su primera adolescencia o a antes) y entusiata vocación. La infortunada mujer dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato de seres humanos, el dibujo y pintura artísticos realistas y clásicos fueron su ardiente pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de su Santo favorito, San Antonio de Padua, pintura de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi amado padre, de la Piedad de Crespi. Habiéndose encomendado diariamente a nuestro Dios y Señor Jesucristo durante meses, con su creada jaculatoria de "¡Ay mi Cristo, no me abandones", y con un Crucifijo al alcance de su vista, colocado, por su voluntad, constantemenre delante de su lecho, fué recogido su espíritu por Nuestro Dios y Señor, en el tiempo litúrgico de San José, su Patrón, al que veneraba muy especialmente. Sabía bailar sevillanas muy bien, de voz potente y sonora, verbo elocuente, simpatía arrebatadora y enérgico temperamento, muy contrario a las bromas. De modista sólo aceptó hacer trajes para la Nobleza. Su amadísimo y amantísimo primogénito, a quien ha dejado en un mar de lágrimas, fue seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Rvmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal, a la sazón Cardenal, Obispo Residencial Arzobispo Hispalense, de porte señorial, pero favorecedor de herejes. Conmigo hizo excepción varios 5 años. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (Summa cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico) (S. cum laude). Ordenado de Menores por el Obispo Diocesano de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, Don José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por este verdaderamente excelentísimo y reverendísimo Prelado, de feliz Memoria, el 20 de Marzo de 1982. Delegado para España, de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., como Superior General de la Obra Pía "Pro Fratribus". Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne Doctor y Obispo católico Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro, hombre rústico y autoritario. Capellán Castrense del Ejército del Aire, por Oposición ganada, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la XVIII° Promoción de Oficiales de Ejército del Aire. Destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid). Luego de un año le fue impuesta la baja del Cuerpo, pero no del Ejército del Aire, como también recibió la misma baja el nº 3 de la promoción, el Rvd°. Padre Don Teófilo, Fraile, baja a causa de nepotismo político y encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 2, hijo de un General farmacéutico del Ejército de Tierra, y primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa Llaurens, hijo de un expresidiario marxista, muerto a tiros, en plena calle, por un falangista, delante de dicho hijo, según contaba el finalmente Coronel del Cuerpo Castrense del Ejército de Tierra, Rvdo.Padre Lic. Blanco Yenes, penado una vez y así postergado por dicho obispo, futuro cardenal con residencia en Roma, muerto a los 93 años de edad, hombre malvado y mezquino, Prefecto, durante un tiempo, de la Congregación para el Clero. Al Padre Blanco, según contó al Padre de Perea, Estepa lo penó achacándole un romance carnal con la esposa del Capitán General de la Segunda Región Militar de España. El Presbítero que esto redacta fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco Personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial, con todas las facultades y jurisdicción de Párroco (substituto temporal del titular, Pfarrer Magobeko) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana, natal del insuperable Beethoven, cuya casa visitó con profundo deleite) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor crítico del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, cultivador ardiente de la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema científico y religioso es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de Aristóteles que es el primer filósofo absoluto y a la vez el más grande científico universal habido en la Humanidad, es el mayor Maestro del Sacerdote en cuestión; Aristóteles, denominado por los Escolásticos, justamente: "El Filósofo", que lo es por antonomasia; siguen Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino (O.P.), San Juán de Santo Tomás, Billuart, más sún los Supremos colosalísimos Teólogos Carmelitas conocidos como "Los Salmanticenses", los dominicos Fray Domingo Báñez, el Ferrariense, Fray Domingo de Soto, Goudin, Vitoria, muy especialmente Fray Norberto del Prado y el inconmensurable Fray Santiago Ramírez, O.P. , los Eminentísimos, sapientísimos y Reverendísimos Cardenales dominicos Tommaso De Vio (de sobrenombre "Cayetano"), Zigliara, y González (Arzobispo de Toledo, Primado de España, y luego Arzobispo de la, entonces más extensa, Archidiócesis hispalense) ; además su profundamente admirado Fray Cornelio Fabro, el M.Rvd°. Padre Doctor Don Jaime Balmes y Urpiá; Fray Magín Ferrer, los Ilustrísimos y distinguidísimos Señores Don Ramón Nocedal y Romea, Don Juán Vázquez de Mella, Don Enrique Gil Robles, Victor Pradera, Aparisi y Guijarro, el Excelentísimo Señor Marqués de Valdegamas Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio, S.J.; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las Waffen SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Waffen SS de la Div. Charlemagne Catedrático Jacques de Mahieu, el Excm°. Señor Catedrático Don Julio Martínez de Santa-Olalla, el Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Catedrático y Académico de numero de la Real Cademia Nacional de Medicina Dr. D. Antonio José Vallejo Nágera y Lobón, los Dres. López Ibor, Sarró y Bañuelos, etc.. También discípulo del Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco, Capitán General de la Real Armada (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, subversivos, de la judeoleninista ETA, y de la CIA del judío sionista perverso Henri Kissinger); S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra y Ciudad, autor de, entre otros libros: "Qué es el Carlismo", y "Curso de Filosofía Elemental", libro de texto para el 6° Curso de Bachillerato, durante el Caudillaje), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola (con reservas) y el Doctor Usía Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, Hans F.K. Günther, Gottfried Feder, Walter Gross, el grandioso y maravillosa fabulosa fuente de grandes y geniales inspiraciones Friedrich Nietsche, entre otros formidables pensadores; etc. . En Derecho Canónico admira especialmente al Consejero de la Suprema de la Santa Inquisición española, el M.R.P. Dr. Don Manuel González Téllez, así como al excelso Fray Juán Escobar del Corro, O.P., Inquisidor de Llerena; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "populista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que le dé la gana, el cuál - sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra la Iglesia Católica y Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista) - ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas honestos, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas, ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial y Cruzada Universal (1914-18 [1936-39 en España] y 1939-46), ora Caídos en combate o a resultas. Se sabe y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista). También acepta el frente común con nietschanos y protestantes tolerantes, del siglo XX y XXI, en cuanto camaradas "de las mismas trincheras de la Gran Guerra", que continuamos sólo con las armas espirituales.
Esta entrada fue publicada en ALMIRANTE CARRERO BLANCO, Historia, Política, SIONISMO PERVERTIDO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s