“JAIME BALMES”. Notas bibliofílicas de las primeras y segundas ediciones (definitivas en vida del autor) de: El Criterio, Filosofía Fundamental, Filosofía Elemental, e Historia de la Filosofia, del Reverendísimo Padre Dr. Sr. Don Jaime Balmes y Urpiá, Prebítero, e importantísimas aclaraciones y vindicación, contra las últimas críticas injustas, de mi correligionario y camarada el catedratico Profesor D. Francisco Elías de Tejada, respecto del pensamiento del ilustre Sacerdote católico y clérigo, en ambos títulos confrater mío, pese a quien pese. (Texto nuevamente corregido y aumentado el Sábado Santo de 2019).


Una curiosidad para bibliófilos sobre dichas ediciones es que se hicieron tiradas en distinto papel las unas de las otras, en una misma edición. El grosor del libro es notoriamente mayor, de una tirada a otra. En sucesivas ampliaciones de este articulo seran reportadas fotos demostrativas, con fotos y datos de medidas.

Son especialmente bellos y escasos los ejemplares en rústica, y más si intonsos (paea poquisimos raros coleccionistas). Las hojas de papel amarillo que servian de portadas a los respectivos ejemplares se hallan decoradas con adornos como los de la filigrana, en tinta negra. Pocos son los volúmenes que ya en aquella época incluyen dichas hojas. Casi siempre se desechaban al encuadernar el libro, normalmente en plena piel, muchas menos veces en media piel. No he visto ninguno en holandesa.

A aquellas personas que deseen ofrecerme algún ejemplar, o fotos buenas de ello, en rústica, para ilustrar mejor el presente artículo, en vista de que esperamos aumentarlo con más información y fotos, les ruego lo hagan, por cuanto les quedo de antemano agradecido.

Actualmente el mercado de estos y otros libros está peor que nunca. Una primera edición de “El Criterio”, de 1845, que hace 6 años se cotizaba a 200 €, hoy se venden por debajo de los 50, por lo general. Esto es malo tanto para los comerciantes, cuanto para los que compraron el libro hace tiempo, y hoy día ha perdido más de las tres cuartas partes de su valor comercial; pero es bueno para quien ahora compre, y está al alcance de mas humildes bolsillos.

“El Criterio” es el mejor libro que se ha escrito sobre cómo juzgar prudentemente, librándose de prejuicios el juzgador, y superando los obstáculos mentales que se oponen a la lógica, al sentido común, la prudencia y los mejores métodos de averiguar, indagar, investigar, estudiar y juzgar. No es filosofía práctica (formulación que no corresponde propiamente a nada y es un modo, estilo compadre, de calificar el tipo de trarado que es), sino de filosofia teórica de la práctica que debe, y cómo, ajustarse a dicha teoría que tan sólo viene enunciada, y cuyo desarrollo y profundización se hallan parcialmente no sólo en las obras filosóficas estrictas balmesianas, sino en casi todo el pensamiento expresado por el escritor.  Es un auténtico clásico, pues una obra resulta indudablemente tal cuando, después de un siglo, se sigue editando. Lástima que no se haya hecho, todavía, edición de gran lujo. Laz más bonitas son sobre todo a especial y luego la ordinaria de la colección Crisol, de la editorial Aguilar, con encuadernacion original en plena piel, y formato muy pequeño y gracil, en 16°. La especial es más chica qie la común. Tras las dichas la de Obras Completas publicadas por la antigua BAC es la más bella, especialmente la encuadernada en piel, si bien ya podían los editores haber puesto los lomos con nervios. Las Obras completas originales del M. Rvd*. Padre Casanova, de la Balmesiana, tiene papel estupendo, grueso, consistente, blanco, sin tratar con productos que posibilitan posteriores manchas de oxidación, o, con un poco de humedad,  las infecciones y máculas micóticas; las letras son grandes, nítidas, con óptimas tinta e impresión, los espacios interlineares aparecen amplios, así como los márgenes. Es la edicion de lectura más cómoda y sus ejemplares presentan el texto más limpio y perfecto. No es, propiamente dicha, una Edicion Crítica, sino de versiones últimas o definitivas, e incluye notas bibliofílicas interesantes.  Creo qie riginalmente la de Casanova se editó con tres tipos de encuadernación: rústica, pasta dura (“tela editorial“), y piel, respectivamente; si la ha habido en piel, no la he visto nunca.

El texto de “El Criterio” está disponible gratis en internet.el_criterio ElCriterio, así como otros textos capitales del joven genio talentoso y eridito.

Todas sis obras digitalizadas y descargables en nuchos formatos hállanse en : https://archive.org/search.php?query=Jaime%20Balmes&sin=TXT

Se dice que la tercera edición de “El Criterio” es póstuma, una reimpresion de la segunda, en 1851, pero no es verdad que esa sea la tercera, pues hubo al menos una que  –  con el calificativo de “Nueva edición”, reimpresión de aquella segunda  –  fue publicada, por la imprenta Brusi, en 1848.

El propio autor aseveraba que su mejor obra es El Protestantismo comparado con el Catolicismo en materia de Religión, y se le hace caso unánimemente. Permítaseme que acabe con dicha unanimidad, porque los juicios más profundos y originales del pensador se hallan en su Filosofía Fundamental, con cuestiones geniales como la de “Si todos los juicios se reducen a la percepción de la identidad”. La crítica a Kant es estupenda, y la lección que le da con las “propositiones per se notae”. Kant, en metafísica u ontología es no un “filosofo filósofo”, o filósofo puro, favorable a la Filosofía y defensor de la mísma al igual que de la Razón Pura cual instrumento potente en alcanzar sus clasicos objetivos ontológicos o metafísicos; El repulsivo obscuro prusiano y pésimo estilista de la lengua alemana “Neuhochdeutsch”  –  lo escribe fatal  – es ” filósofo de la Filosofía y de la Razón”, pero en sus conclusiones acientíficas, pretendídamente científicas, es INDUDABLE Y CLARAMENTE un gran y profundo  antifilóso, pues se empeña en un escepticismo argumentado que pretende que a través de la “Razón Pura” ni se puede demostrar la existencia  de Dios, ni de tantas otras cosas, objetos propios de la metafísica. Kant es intencional,  final, fundamental y principalmente, como Hum, Compte, etc., un ANTIFILÓSOFO.

Dos fotos. Se aportarán mejores. Tomos I (con graves erratas) y Tomo III de la primera edición de la Filosofía Fundamental.

La idea general o fundamental que lios estudiosos de Balmes han tenido de la fornacion académica e investigadora, con el trabajo añadodo de reflexiones geniales propias de Balmes, no puede ser más dispar. Los hay qie lo proclaman tomista, otros tomista y suareziano (Elias de Tejada), otros ecléctico, otros un no escolástico; el Profesor, Tradicionalista  Carlista, Francisco Elías de Tejada con su hiriente e insultante temeridad pone a Balmes de intelectual mediocre o inferior a sus émulos que ganaron las cátedras para las que se postuló sin lograr finalmente obtenerlas. ¿Quién recuerda a dichos émulos? ¿Cuánto valen en su legado científico y político, comparados con Balmes? De esa época sigue siendo el más famoso e influyente pensador de estirpe autóctona catalana, y el.más genial de la España de todo el siglo XIX, indeoendientemente de que éstas, o algunas de éstas puedan ser consideradas, por alguien, no acertadas. Apenas Torrás y Bagués y Magín Ferrer se escapan del olvido de los hombres cultos.  Igualmente temerario es el juicio de elias de Tejada, calificando muy categóricamente a Balmes, de absoluto ignorante de.la tradiccion politica y de filosofía pilitica carlista catalana, y afirma, con un par de apuntes biográficos que coge como si fueran oráculos, que Balmes sólo estudió a Santo Tomas de Aquino, Francisco Suárez algún escolástico de segunda fila, y Dios sabe qué autorcillos franceses.. (En AAVV., “EL Otro Balmes”, Sevilla, 1974, pgs. 302 y ss., “Balmes en la Tradición Política de Cataluña”, artículo  de ese año o así, confutando su propio mejor estudio que presentó en 1948, al Congreso Internacional de Filosofía”, celebrado entonces en  Barcelona:

Bal49

 

http://www.larramendi.es/poligrafos_y_autores/es/consulta/resultados_busqueda_restringida.do?tipoResultados=BIB&id=357613&forma=ficha&posicion=2). Cf. http://www.larramendi.es/poligrafos_y_autores/es/consulta/resultados_busqueda_restringida.do?tipoResultados=BIB&id=357613&forma=ficha&posicion=2

http://www.larramendi.es/poligrafos_y_autores/es/consulta/resultados_busqueda_restringida.do?tipoResultados=BIB&id=357613&forma=ficha&posicion=2)

[PDF del libro: El otro Balmes ]

Don Francisco era frecuentemente un necio, paradógicamente erudito; era, más que atrevido, temerario, precipitado; demasiado simplificador y simplicista, chocante, injustificadamente presuntuoso, estúpidamebte categórico y facilmente refutable en las críticas al Rvdo. P. Dr. Balmes, admirado coSacerdote mío y al Barón de Evola, a quien elogió como muy útil, pero ddl que no entendió, en abdoluto, el gibelinismo particular claramente expresado por el Barón,  sobre cuyo pensamiento general metafísico aportó utiles comparaciones y estupenda bibliografía, en citas eruditas, en la revista Graal, wue publicó sólo su número 1. Digo, en el caso contra Balmes, que el catedrático es facil de refutar, por ejemplo simplemente  por la lectura de la obra que critica exageradamente,  o  por la realidad contra la que choca su censura dogmática; su vulgar osadía o precipitacion en el juicio está en proporción inversa a su erudicion, utilísima como bibliogafía con brevisimas glosas. Basta leer la “Historia de la Filosofia” balmesiana, para darse cuenta de que Balmes leyó lo que quiso y más de lo que nadie podía constatar o ver que el filósofo leyese. Elías de Tejada cae en el ingénuo estúpido tópico de amigotes y compañeros que cren que conocen toda la vida del amigo, porque lo pillan siempre o casi siempre en pocas o muchas, nunca bastantes, ocasiones, o leyendo al Aquinate y al célebre jesuita híbrido de español y alemana Rvdo. P. Don Francisco Suárez S.J., o o otros cualesquiera. El no obstante justa y merecidamente célebre Don Francisco Elías de Tejada atribuye a Balmes absoluta ignorancia de determinados autores carlistas muy anteriores al Presbítero, atribución que justifica por el mero hecho de que el clérigo español, español como identidad superior a la suya catalana, no citó en apropiadas ocasiones, ni mencionó, ni hizo referencia o crítica algunas a dichos autores;  sinembargo el propio Elías de Tejada no se atreve a afirmar que Balmes ignorase la existencia y pensamiento de eminentes escritores Carlistas de Filosofía política y Política contemporáneos al sublime vichense, a los cuáles tampoco mencionó, ni enjuició directamente sus escritos personales, algunos dirigidos contra él, opuestos a varios de sus elogios a las reformas de la política interna de los Estados Pontificios, llevadas a cabo por SS. Pio IX, en el primer período de pontificado de ese Papa, al que se achaca contemporizar con el Liberalismo, en dicho prlazo.  Este último comportamiento de Balmes, del que no es verosimil que no conociera a los más eminentes escritores carlistas coetáneos suyos, demuestra que no aludir a algo, o a alguien, sobre todo si se es también un político, no es prueba de que quien no lo menciona, no lo conozca. Además, como decía el premio Nobel Jacinto Benavente: “LA SABIDURÍA [o el conocimiento] NO SE MIDE POR LO QUE NO SE SABE, SINO POR LO QUE SE SABE”. Habló así, respondiendo a un periodista qie le hizo preguntas, presuntamente sobre asuntos literarios faciles y comunes, contestando el literato; ” No lo sé”, y replicando el periodista,  al escritor, dando a entender que un sabio como se consideraba a Benavente no podía ignorar aquello que el periodista juzgaba esencial o necesario de la sabiduría en cuestión.

Contrariamente a lo que en la susodicha edición de 1974 afirma Elías de Tejada, Balmes ni fue un liberal, ni un enemigo del Carlismo. No era carlista, pero tampoco anticarlista y, menos aún antitradicionalista. Era tradicionalista, como lo era Doboso Cortes, tampoco Carlista. La llamada Dictadura, postulada por Donoso como la más efocaz forma de gobierno contra el liberalismo y Docialismo, o sea contra la Revolucion y los revolucionarios, es tan antigua y traficional como lo qie más. La figura de dictador y el título efectivo de Dictador perpetuo ya la tenían los antiguos Romanoz, y Roma es tradición devenida también nuestra. Como “estado de excepción” es admitido por el carlismo y el propio Liberalismo, y créaseme, contra la Revolución y su mesnada diabólica habríamos menester muchos años de “estado de excepción”, hasta el punto de no haber y “sine sine die”, o al menos durante muchísimo tiempo, diferencia alguna capital entre el régimen donosiano y el Carlismo, en el tipo y práctica del régimen politico instaurado para vencer establemente a los revolucionarios e instsurar un orden social decente. ¿Que Balmes y Donoso no impulsarían la reinstauracion de los Fueros? Cierto. Pero, si se reinstauraban, no iban a ser enemigos del régimen reistaurador, se conformarían con la existencia de un orden pilítico jerárquico  no liberal, no parlamentario, no relvolucionario, no nufeomasónico, no del tipo condenado por Su Santidad Gregorio XVI (y sus sucesores hasta Pío XI). CF  http://hispanismo.org/politica-y-sociedad/22622-el-mito-del-balmes-componedor-o-concordante-con-el-revolucionarismo.html

En una cosa tiene razón el agitado catedrático: Balmes era vaticanista.                                Algo que parece no quererse ver: estaba en la tradición española y europea, mucho más que en la catalana; era como un Domingo Báñez, Domingo de Soto, o Francisco Suárez, uno como los antiguos pensadores de la Universidad de Salamanca del Siglo de Oro español. A nadie se le ocurre la monserga de hasta qué punto Vitoria, Soto, Báñez, Cano, etc. estaban en la tradición cultural, filisófica, teológica, o política de sus respectivas regiones, o de los pensadores precedentes o coetáneos de los metafísicos esoañoles enjuiciados. Es como preguntarse por la tradición andaluza de Benito Arias Montano, amantísimo de Sevilla y sus sierras, donde habitó y falleció. Está sepulto en el panteón de sevillanos ilustres de la cripta de la hoy Facultad universitaria hispalense de Bellas Artes. O cual preguntarse por mi tradición andaluza, o mi inserción en ella. Me gustan los fandangos de Huelva, hablo a veces con pronunciación andaluza, pero habitualmente uso la oficial sancionada por la Real Academia de La Lengua Española, institución que, tras renegar de la ché como letra de un fonema español, no me sirve de guía a mi propio lenguaje.

En la gran y variada confusión palurda, simplona, precipitada, irreflexiva, de tópicos fáciles, esterotipamientos, a la española, de rapidas pinceladas, a este embrollo se apuntan alegremente hasta personalidades en Humanidades, pero no en Balmes, para el que no es suficiente prepararse sólo para dar alguna conferencia sobre él, sino que hay que estudiarlo muy a fondo y ser un filósofo como él [Ni Elías de Tejada, ni Magín Ferrer, ni tantos otros fueron filósofos de Ontología, Gnoseología, Ética, etc., sino, a lo más, filósofos del Derecho, de la Política e Historia] , atento y sumiso al misterio de la relidad, ante la que reconoce la impotencia de la filodofía: Balmes es más que un  filosofo común, es filósofo de la Filolofia y un descubridor y afirmador del misterio natural cual algo por encima del objeto alcanzable por la filosofía, o por otra ciencia, o religión. El filòsofo que no tope con el misterio y no lo acepte ni respete no puede ser sabio. Hay en el susodicho libro titulado “El otro Balmes” uno que afirma que el genio de Vick no admitía la distinción entre substancia y accidentes, pero se equivoca, la admite, la entiende, pero no la comprende, porque es incomprensible, advierte su misterio, lo acepta y así lo respeta.

En todo ese embrollo comunmente se exagera el influjo en Balmes, de la filosofia escocesa, con su doctrina de El Sentido Común. Este “sentido” es un criterio, uno de entre varios, segun Balmes,  de ningún modo el principal, ni muy relevante, se aplica a casos de en cierto modo obvia o inmediaramente aprehensible imposibilidad de ciertos fenómenos. Los criterios gnoseológicos principales son el de evidencia y el de Conciencia psicológica (de concepto distinto al de “conciencia moral“) . Y ya cuando una y otra vez se hace referencia al seny català, como si nositros demás españoles no lo tuviéramos igual, o mayor o igual, o por ahí más o menos, me sacan sacan de quicio, con la matraca de que mi colega piensa  así porque es catalán.  Piensa como piensa porque llevamos nuestra sangre, nuestras razas, nuestra instrucción, nuestra Religión y nuestro germanismo metódico y luminosidad mediterranea, de base biológica caractertística y espiritual de espiritus libres y españoñes patrios (y “matrios”), aunque uno crea que su región es, o sea, la mejor, o más avanzada y próspera. Seguiré aclarando el acervo intelectual fel insigne Presbítero Balmes, en próximas ediciones del presente artículo, si Dios quiere y mis enemigos me dejan, a pesar suyo .

Sobre lo llamado “Historia de la Filosofía” no hay otra más amena que la del joven y bello ser pensador católico y sacerdotal Balmes y Urpiá; el admirable opúsculo está repleto de observaciones originales, y sus juicios críticos sobre la Filosofía/Religión indú son únicos, opuestos a la opinión general sobre el supuesto panteísmo induista, y acertadísimos.

Por culpa de un laico no escolástico, crítico literario y en ocasiones filósofo ensayista, el gran Menendez Pelayo, se ha asentado el tópico por el cuál el eminente clérigo pasa por ser considerado un no escolástico. Nada mas falso tan burdo tópico. Era manifiestamente escolástico, y que escribiese sin rigores técnicos de dialectica tradicional escolástica, no le priva del ser y del título de escolástico genuino, como es el caso del prooio Santo Tomas, que no escribe con el mismo método en las dos Sumas, para aprendizaje de los alumnos en la “Escuela“, y, por otro lado, en las “Questiones Disputatae“, los opúsculos, los Comentarios a las Obras de Aristóteles, la “Catena Aurea*, y el resto de la produccion cientifica del Doctor Angélico. Lo propio acaece con Su Emcia. Rvma. el Cardenal González cuando escribía obras como sus “Estudios sobre la Filosofia de Santo Tomás”. Este gran filósofo, Primado de España, Arzobispo de Toledo y después (desplazado por motivos de salud) Arzobispo Obispo Residencial de Sevilla, usa, en cambio, métodos más explícitamente silogísticos, típicos entre los rigurosos dialécticos, en su Filosofia Elemental, en sus distintas versiones (son dos obras esencialmente distintas) española y latina.

Retrato del Cardenal Dr. González, cuadro de grandes proporciones, al óleo, que se halla sobre el muro de la escalinata del Palacio Arzobispal de Sebilla. No aparece con expresión de su lugar de exposición, en ninguna parte de Goolgle. En realidad es n menospreciado de la chusma oficialmente clerical predominante en general  en el mundo.

Lo mismo ocurre con el Cardenal Zigliara, cuando escribe sobre la unión entre espíritu óntico y cuerpo humanos según doctrina del Concilio vienés, o en sus exposiciones críticas respectivamente doctrinas rosminianas, y comentarios a parte de la Suma de Santo Tomas, mientras que diserta muy diversamente, al confeccionar, con utilísimos modos esquemáticos y estilo bastante silogístico su exactisima y profunda “Summa Philosophica”.

El Cardenal Zogliara, artifice de la primera efición critica de la obra de Santo Tomas de Aquino, bajo León XIII.

Escolásticos, nada de “neo”, son los RRPP Fray Santiago Ramírez y Fray Cornelio Fabro,

M.R.P.Frsy Cornelio Fabro

El grandísimo Cornelio Fabro y Ricardo de Perea y González en el Angelicum, Roma, hacia 1983.

y lo fueron todos mis profesores, frailes dominicos, siendo el belga germánico Padre  De Vos, O.P., el mejor profesor, emérito pero en ejercicio, sobre Aristóteles (esp. del tratado “De Anima”), en Roma, salvo el napolitano Padre Mongillo, de muy bella prosa, poética, pero siendo el simpático, si bien serio, italiano un abusivamente y, en extremo, anticasuísta profesor de Teología Moral “católica” (“más o menos” 🙂 ), y mi profesor francófono del “Tratado de la Santísima Trinidad”, enseñante mediocre, aborrecedor del colosal Ramírez.

El Reverendísimo y supremo Padre Dr. Maesrro en Sagrada Teología, y Maestro absoluto tras Santo. Escolástico progresado al extremo de casi perfección. Aitocrítico y el más docto de todos los tiempos, en la obra, mente y doctrina de Santo Tomás, y del Tomismo de Escuela.

Se pone de relieve, a menudo, la falta de elocuencia o calidad literaria del célebre Presbitero vichense, como si la ausencia de belleza literaria oratoria estricta fuera un defecto en obras eminentemente didácticas, a cuyo objetivo instructivo está subordinada toda literalidad y estilo balmesianos, salvo la de sus poesías hogareñas que no quiso publicar; para el interés didáctico toda otra consideración no estrictamente didacticista, o que propia o principalmente se refiera a una especial calidad literaria, no rs necesaria, no aporta más verdad, ni más enseñanza en cuanto a la que se pretende ejecutar. La enseñanza como tal, de mi admiradísimo y amadísimo confrater, es diáfana y elocuentisima, no ha menester, ni en principio, ni de ningún modo, ni con frecuencia caben, formas de belleza literaria características de la oratoria u otros estilos.

Ricardo de Perea y González, Presbítero.

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito del Señor Don Ricardo de Perea y López, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de la Señora Doña Armonía y Josefina González y Valdayo, modista y sastre ( para hombre y mujer) siendo aún niña, mas principalmente pintora artística de muy temprana (desde su primera adolescencia o a antes) y entusiata vocación. Desafortunadamente la infortunada mujer dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato de seres humanos, el dibujo y pintura artísticos realistas y clásicos fueron su ardiente pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de su Santo favorito, San Antonio de Padua, pintura de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi amado padre, de la Piedad de Crespi. Habiéndose encomendado diariamente a nuestro Dios y Señor Jesucristo durante meses, con su creada jaculatoria de "¡Ay mi Cristo, no me abandones", y con un Crucifijo al alcance de su vista, colocado, por su voluntad, constantemenre delante de su lecho, fué recogido su espíritu por Nuestro Dios y Señor, en el tiempo litúrgico de San José, su Patrón, al que veneraba muy especialmente. Su amadísimo y amantísimo primogénito, a quien ha dejado en un mar de lágrimas, fue seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Rvmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal, a la sazón Cardenal, Obispo Residencial Arzobispo Hispalense. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (Summa cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico) (S. cum laude). Ordenado de Menores por el Obispo Diocesano de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, Don José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por este verdaderamente excelentísimo y reverendísimo Prelado, de feliz Memoria, el 20 de Marzo de 1982. Delegado para España, de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., como Superior General de la Obra Pía "Pro Fratribus". Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne Doctor y Obispo católico Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, por Oposición ganada, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la XVIII° Promoción de Oficiales de Ejército del Aire. Destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid). Luego de un año le fue impuesta la baja del Cuerpo, pero no del Ejército del Aire, como también recibió la misma baja el nº 2 de la promoción, el Rvd°. Padre Teófilo, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa Llaurens, hijo de un expresidiario marxista, muerto a tiros, en plena calle, por un falangista, delante de dicho hijo, según contaba el finalmente Coronel del Cuerpo Castrense del Ejército de Tierra, Rvdo.Padre Lic. Blanco Yenes, penado una vez y así postergado por dicho obispo, futuro cardenal con residencia en Roma, Prefecto, durante un tiempo, de la Congregación para el Clero. Al Padre Blanco, según contó al Padre de Perea, Estepa lo penó achacándole un romance carnal con la esposa del Capitán General de la Segunda Región Militar de España. El Presbítero que esto redacta fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco Personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana, natal del insuperable Beethoven, cuya casa visitó con profundo deleite) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor crítico del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, cultivador ardiente de la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de Aristóteles; éste es el primer filósofo absoluto y a la vez científico universal habido en la Humanidad, y es el mayor Maestro del Sacerdote en cuestión; Aristóteles, denominado por los Escolásticos, justamente: "El Filósofo", que lo es por antonomasia; siguen Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino (O.P.), San Juán de Ssnto Tomás, Billuart, más sún los Supremos colosalísimos Teólogos Carmelitas conocidos como "Los Salmanticenses", los dominicos Fray Domingo Báñez, el Ferrariense, Fray Domingo de Soto, Goudin, Vitoria, muy especialmente Fray Norberto del Prado y el inconmensurable Fray Santiago Ramírez, O.P. , los Eminentísimos, sapientísimos y Reverendísimos Cardenales dominicos Tommaso De Vio (de sobrenombre "Cayetano"), Zigliara, y González (Arzobispo de Toledo, Primado de España, y luego Arzobispo de la entonces más extensa Archidiócesis hispalense) ; además su profunamente admirado Fray Cornelio Fabro, el M.Rvd°. Padre Doctor Don Jaime Balmes y Urpiá; Fray Magín Ferrer, los Ilustrísimos y distinguidísimos Señores Don Ramón Nocedal y Romea, Don Juán Vázquez de Mella, Don Enrique Gil Robles, Victor Pradera, Aparisi y Guijarro, el Excelentísimo Señor Marqués de Valdegamas Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio, S.J.; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las Waffen SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, subversivos, de la judeoleninista ETA, y de la CIA del judío sionista perverso Henri Kissinger), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad, autor de, entre otros libros: "Qué es el Carlismo", y "Curso de Filosofía Elemental", libro de texto para el 6° Curso de Bachillerato, durante el Caudillaje), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola (con reservas) y el Doctor Usía Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, Hans F.K. Günther, Gottfried Feder, Walter Gross, el grandioso y maravillosa fuente de grandes y geniales inspiraciones Friedrich Nietsche, entre otros formidables pensadores; etc. . En Derecho Canónico admira especialmente al Consejero de la Suprema de la Santa Inquisición española, el M.R.P. Dr. Don Manuel González Téllez, así como al excelso Fray Juán Escobar del Corro, O.P., Inquisidor de Llerena; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "populista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que le dé la gana, el cuál - sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra la Iglesia Católica y Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista) - ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas honestos, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas, ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial y Cruzada Universal (1914-18 [1936-39 en España] y 1939-45), ora Caídos en combate o a resultas. Se sabe y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista). También acepta el frente común con nietschanos y protestantes tolerantes, del siglo XX y XXI, en cuanto camaradas "de las mismas trincheras de la Gran Guerra", que continuamos sólo con las armas espirituales.
Esta entrada fue publicada en Filología y linguïstica, Polémica contra la "derecha degenerada".. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s