Carta progresiva a los jefes de la ADL (Antidifamation Leage), Liga judía extremista sionista revolucionaria sectaria liberticida persecutoria de libres científicos y pensadores. Revisión el 17-10-2018

A Johnathan Greenblatt y a la ADL:

Teóricamente es legítima la labor, sea de un individuo, sea de una asociación que se dediqie a eso, refutar los errores y las calumnias vertidos contra alguno o algunos seres humanos. Un grupo puede constituirse para salvaguardar la honra de una persona, una sociedad, un pueblo, un Reyno, un Estado, … o de gente de una determinada pertenencia a lo que opinablemente se considere un “pueblo”. Como esta última palabra es muy imprecisa, sobre todo aplicada a la judería, incluida la no judaista, concedo aquí que existe un pueblo al que muchos denominan “el pueblo judío”.

Es pues, un acto virtuoso defender a cualquier víctima de difamación, combatiendo la injusta deshonra, y en esto apruebo el fin que se propone la liga.

Ahora bien, no todos los medios que puedan enplearse a tal fin son honestos, ni todos convienen a los judíos, entendidos como los integrantes del susodicho “pueblo”. En efecto, en cuanto a los juicios colectivos, de culpabilización y responsabilización de un pueblo, hay que rechazarlos todos, pues, en estricta justicia conmutativa, o distributiva, la responsabilidad moral y jurídica de Derecho Natural y de Gentes es cosa del sujeto estricto del acto moral, y tal dujeto es siempre un individuo, aunque actúe dentro de un grupo de coautores y/o cooperadores en la realización del acto ético. “El que la hace la paga”, y “a cada uno lo suyo” (“uniquique suum”, “Jedem das Seine”). El pueblo, el grupo, no es sujeto físico moral, cada uno de sus agrupados o integrantes sí, cada cuál según lo que haya hecho y cómo haya intervenido (con sus circunstancias de ese individuo, quizás atenuantes, tal vez agravantes, quizá eximentes). En tal sentido las responsabilidad de indemnizaciones de guerra impuestas en 1919 al pueblo germano en el “Tratado [Diktat] de Versalles”, y las echadas encima del mismo pueblo para resarcir a las llamadas “Víctimas del Holocáusto” [sólo las judías del por los autoinstituidos acreedores (con la “cooperación necesaria” de los jerifaltes de la  proAliada y fundamentalmente judía y sionista BDR) dogmática y “políticoinquisitorialmente” afirmado “Holocáusto judío”, como si para ser víctima, y tener derecho a indemnización, fuera menester ser judío]  son natural y absolutamente injustas, máxime si, como es el caso, el Estado de israel es quien las ha recibido y recibe y no las da íntegramente  a las víctimas, primero porque se considera “pueblo víctima” “pueblo acreedor” [falsefad, porque el Estado mal nominado de “Israel”   (que significa “Pueblo de Dios”) no es “el” pueblo de Dios] y los pueblos no son responsables, sino los individuos que hacen  algo deliberadamente; segundo porque sostiene que su nación es la víctima, cuando la población nacionalizada de ese país no es toda la sociedad de judíos (término y título ideológico); tercero porque piensa que le conviene defraudar a las verdaderas “víctimas” que son individuales, y quedarse con el dinero que, en principio,  en justicia pertenece a ellas.

Si bien, como he dicho, es ético defender a una sociedad, o pueblo, como lo es querellarse con tal motivo, dentro de una legislación que lo estableza o permita, tal permisividad “positivolegal”, donde la haya, es antitradicional, se opone a toda nuestra Civilización y tradición jurídica de Derecho Constante desde tiempo inmemorial, y además es contraproducente. No conviene a los judíos, ni a los no judíos. Desde hace miles de años se ha permitido opinar sobre pueblos, en cualquier sentido. Se ha podido criticar a “culturas”, costumbres populares, conducta general de un pueblo ageno, etc., como se ha permitido los juicios anticolectivistas que aquí expongo, y han expuesto unánimemente los Obispos y Presbíteros católicos y sus laicos instruidos, porque es Moral Católica y ética natural incluida. El Beato Cardenal Clemens August Marqués de Galen, Obispo Residencial de la Diócesis de Münster, se opuso oficial y públicamente a la responsabilización Aliada del Pueblo Alemán, al que se exigía responsabilidad moral, jurídica (y pecuniaria consecuente) de los que los Jefes Aliados declaraban crímenes de la guerra. Igualmente me opongo a la responsabilización ética y criminalización del llamado “Pueblo Judío”, pues éste incluiría a todos los individuos con título estatutario de “miembros” de dicha entidad “ente de razón”, y no se puede juzgar a todos por igual. Y aunqie hay acciones coordinadas de individuos actuando en grupo, distingo entre individuo e individuo, entre judío y judío, como lo demuestra mi reprobación de los malosmy que he denfendido, con hechos acreditados y argumentos, a destacados judíos sionistas, ultranzistas a favor del Estado de “israel”, como Strauss-Kahn, víctima de una asquerosa conspiración política y confabulación sectaria mediática injustamente contrarias a la inocencia, finalmente demostrada en definitiva sentencia judicial firme.

No es bueno que se prohiba, castigue, y, en su caso, impida coactiva, o coertitivamente la controversia antropológica, filosófica ( esp. ética y filosofía política), de historia y política sobre pueblos, partidos, e instituciones semejantes. Para el progreso del conocimiento es útil que se conozcan las objeciones a nuestro pensamiento en esta materia, lo que posibilita la controversia, más útil aún, en que se halle nuestra reflexión, argumentación y conclusiones que ilustren nuestras tesis y las hagan mejor conocidas en sus relaciones con los elementos usados en las objeciones mencionadas. Los individuos no potentados, entre los que no te cuentas, no tienen a su disposición tantos medios para defender su honra, como los pueblos. Estos siempre contarán con suficientes apologetas voluntarios, que podrán eficientemente confutar los asertos deshonrosos contra el pueblo en cuestión.  La crítica es útil, yo mísmo prefiero las críticas, a los elogios, y las busco, sea que hablen contra el pueblo español, sea que lo hagan contra mi. Las críticas a la Cristiandad o a la sociedad que constituye la Iglesia Católica viadora me sirven para hacer progresar mi análisis, síntesis y cabilaciones apologéticas. Lo contrario no cancela la crítica, la enquista, la llena de resabio y frecuentemente odio, y la relega a una clandestinidad que tiene su propia fascinación, “pues el pan prohibido y comido a escondidas, con riesgos, sabe mejor” y posee su propio atractivo y consecuente impulso a la expansión, creándose un submundo, de suyo propenso al alzamiento o sublevación. Creo que la duda sobre la existencia del llamado Holocáusto judío ha crecido exponencialmente desde y merced a la prohibición del denominado negacionismo, y desde que las noticias mediáticas de la persecución y punición de los negacionistas de talla intelectual y científica notabilísima ha hecho a estas víctimas mucho más famosas, ello junto a las críticas que achacan crímenes y crueldad a los gobernantes del Estado de”israel”. Precísamente el judío ateista … ha reprobado que la Liga asevere antisemitas las críticas a dicho Estado, con las cuáles, reprimidas o nó, la imagen pública del “pueblo judío” queda reiterada y crecientemente muy en entredicho, por lo que al clamor de justicia contra la judería de vuestra política masónica sionista reprobable le sigue consecuentemente que se le desean desdichas, se ansíe su muerte o exterminio, y hasta se apruebe el Holocáusto, de haber existido. Ha surgido, en ese proceso ascendente el nuevo fenómeno de gente que sin embages propugna el exterminio de todos los judíos, como un inmenso acto de bondad hacia el resto de seres humanos. Estos resultados de vuestra política, dictados por la experiencia, son malos, indeseables para ti, la Liga, la Logia judía, los nacionalsocialistas honestos y para mí y nosotros los Carlistas, todos los católicos consecuentes y cuantos hombres bondadosos hay. Así que para nuestro común objetivo, y visto el fracaso de vuestra nefanda estrategia, te ruego transmitas a tu Superior y Gran Maestro de tu Logia, que ordene la libre (sin coacciones, ni coerción) y pacífica (=sin represalias contra ella) crítica contra cualesquiera pueblos y similares, incluido el tuyo, y que intente imponerse para que sus siervos gobernantes de países supriman la persecución penal contra el susodicho negacionismo. Que sea coehrente con la doctrina liberal del fundador Jones, y que aprenda de la labor intelectual del fundador del sionismo moderno. Perseguir, hostigar, punir os deshonra, daña vuestra imagen de benignos filántropos, os hace odiosos, aumenta y expande ese dio, se opone a vuestro deseo más profundo y meta institucional, aumenta y extiende un antisemitismo radical, lo hace más de carácter resabiado y vengativo, lo empuja a ser leta, aumenta el peligro de revancha cruentísima en un futuro en que el devenir cíclico de la Historia ponga en el Poder Político a vuestras víctimas.

Mi interés en esta misiva no es aprobar difamación alguna, ni a ningún difamador, no es debilitar a los judíos y fortalecer la posición de sus enemigos, entre los que no me hallo, sino la ecuanimidad para criticados y críticos, la libertad de convicción y opinión sobre dicho pueblo, tanto la opinión favorable, cuanto la adversa, en un mundo actual en que la institución de la inquisición judaista y la Santa Inquisición (de inspiración hebrea y cristiana) no son viables. Desde luego es más comprensible la inquisición en tribunales específicos (la tuvieron también los anglicanos), o con sus competencias integradas en tribunales ordinarios, cuando un pueblo con unidad sociológica religiosa como base inspiradora de la propia política nacional e idiosincrasia del propio pueblo, adopta ese método para preservarlas, de modo que esté prohibida cualquier manifestación externa contra la Religión penalmente defendida en una tal sociedad  políticosocial con una determinada población religiosa capaz de instituir y conservar dicha institución, sin que haya una oposición interna suficiente para impedirla. Pero una inquisición política, o sobre materia de Historia, u otras Ciencias (no en lo que nieguen de esencial de una religión inquisitorialmente defendida) es mayor aberración abusiva, es inaudita e intolerable, conculca el derecho a la libertad de investigación y expresión científicas y del Arte (hay quien la considera ciencia) de la Historia, y ataca gravísimamente el derecho natural a opinar y expresar la opinión en dichas materias profanas. “In Fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas”, es axioma de San Agustín, y no soy agustinista en muchas tesis importantes.

No hay libertad civil ni penal para calumniar a una persona, pero es ésta, no otra, ni una liga, quien tiene el derecho (a cuyo ejercicio le es lícito renunciar) a querellarse, según nuestra tradición jurídica española. Lo propio, en ámbito civil, se aplica a la difamación.

Es moral también que se legisle para que persona o asociación distintas de la víctima pueda emprender acciones legales contra los injustos detractores, pero (salvo en caso de hijos de padres fallecidos y luego ofendidos) ni es tradicional, ni resulta coveniente, menos aún cuando una sociedad se irroga el derecho de defender la fama de un pueblo, aunque sea el suyo, y entiende esa defensa (contra ideas y juicios privados) no exclusivamente con el empleo de argumentos, sino también con el uso de medidas coactivas, coercitivas, substractivas de bienes, punitivas, de eliminación administrativa, o judicial, o empresarial mediática (google, twiter, youtoube, etc.), de las manifestaciones intelectuales y sentimentales adversas al pueblo judío y a las que dicen son fechorías de ese pueblo en su conjunto, o de miembros y sociedades de ese pueblo. “Las ideas se combate con ideas”, dice vuestra víctima favorita española y Señora Madre Alemana, el católico Señor Don pedro Varela y Geiss, al que se le han confiscado varias veces muchos miles de libros contrarios al Sionisno pervertido y a la falsificación de la historia que “El pensamiento único” sectario del Sionismo moderno masónico nos quiere imponer a la fuerzayycon latrocinios encubiertos en penas, nultas y absurdas indemnizaciones y como si tal imposición fuera posible hacerla sobre personas inteligentes. Las ideas se combate con ideas, los argumentos con argumentos contrarios o con refutaciones argumentadas y concluyentes de la argumentación; con razones se confuta los asertos con los que no se está de acuerdo. Las ideas se las combate con ideas, no”a palos”. A los conceptos falsos en materia doctrinal y de enseñanza moral, se les opone conceptos verdaderos, al error la verdad, a la calumnia y la difamación: la verdad demostrada no con dogmas “a priori”, que no condivida el adversario,  sino con conclusiones puramente racionales, de suyo “a posteriori”; basta también la evidenciación intelectual de que lo afirmado por la calumnia, o difamación, carece de fundamento que justifique una afirmación veraz, y, cuando el ofensor, requerido autorizadamente a ello, no revela un tal fundamento, ha de presumirse a favor del defensor. Otra cosa es que para pertenecer a una institución concreta haya de profesarse una ideología, perdida  la cuál, se desvincula, de uno u otro modo el disidente, y pienso en el ejemplo de la excomunión eclesiástica. Cuando a uno no le bastan las ideas y argumentos, y recurre a la violencia (directamente, o através del poderío de uno o varios Estados, de la ONU, y de institiciones públicas de OTROS pueblos, ciertamente verdaderos pueblos), quien actúa así demuestra su inseguridad en su intelecto e ideario, su desconfianza en la supremacía y suficiencia de la razón, o bien se sabe debil defendiendo la mentira, o el error, o una opinión, no una verdad cierta; se siente inseguro, debil, ora porque sabe que la verdad es más fuerte que la mentira y la equivocación, y las puede vencer y a menudo vence tarde o temprano, ora porque sabe que la opinión no basta para engendrar axiomas, dogmas, mitos, creencias firmes, sumisas a una oligarquía demagógica  cuyo interés doctrinal y disciplinar no es la verdad y la libertad de los demás, sino la sumisión mental, política y económic dedéstos. Si en un certámen escolástico universitario antiguo, uno, de los dos que mantienen una controversia académica, deja de argumentar y pretende ganar la lid bajando de su estrado y atacando física, corporal y violentamente al contrincante, para reducirlo y hacerle callar, y, cuando lo ha postrado y vencido callándolo a la fuerza, se proclama vencedor del certamen, ése no puede ser considerado jamás como triunfador de la disputa académica. Ni puede vencer alegando odio en el adversario. A la controversia es absolutamente indiferente que se discuta con odio o sin él; lo único que importa es lo que cada uno dice y si demuestra o no que lo que dice es verdad y lo que sostiene su contrincante nó.

El odio no se combate con el edio, sino con el amor y la Razón. Y quienes han excogitado e instituido el novísimo tipo penal de “crimen de odio”, tipo legal aberrante, tiránico, también instrumento judicial arbitrario de dominio político y de menoscabo del cuerpo y la paz anímica del adversario, ODIAN, odian a los que odian lo que “los amos” aman. Al que odia grave, profunda, fírmemente, no se le reduce su odio, aplicándole castigos, antes bien ello aumenta la animadversión del represaliado. O se lo mata, o, si sigue vivo, mientras más penas y calamidades se le deparen por su aversión manifiesta, más se acrecentará ésta en su interior y en el silencio (de cara al público) a que se le constriña por medio de los males vengativos que se le infieran. Si no se los mata, se los hace mayores odiadores, mayores enemigos con nueva y más fuerte sed de venganza, pues ya tienen algo o algo más de que vengarse. Vuestro método de encubierto odio contra odio y de criminalizar y penar el odio y su expresión verbal o semejante, no disminuye odio alguno, antes bien lo afianza y acrecienta, tanto en vuestras víctimas, cuanto en vosotros. ¿No los matais? ¿No haceis que se los ejecute o se los asesine, o se mueran de un trato injusto y atroz? No difamemos a la Liga, su Estado de israel (a favor de cuya índole estatal y soberana curiosamente he argumentado en algunos de mis artículos) y a los yankis siervos. Te formulo preguntas ¿La farsa de Nüremberg fue incruenta? ¿Quienes asesinaron al héroe nobilísimo SS Herr Joseph Piepper, extremadamente cortés con los militares yankis jueces en el consejo de guerra al que se vió forzado, y en que alegó trato vejatorio y torturante por parte del judío sionista yanki que mandaba en los deliberadamente asquerosos calabozos en que previamente se encerró a aquella nobleza de caballeros de las waffen SS? , Nobleza que no te reconozco (¿Te difamo por ello, “señor” antidifamación, antidifamación sólo contra judíos “claro, porque soys filántropos”), nobleza que afirmo absolutamente de todos los leales que son eternamente mis camaradas “Waffenbrüder“. ¿Qué se hizo y quién, a Piérre Laval, a Charles Maurras, a gran poeta Ezra Pond y a tántos como él? ¿Cuántas decenas de miles de prisioneros, ACABADA la segunda parte (o la tercera, si  se cuenta la Cruzada española,36-39) de la Guerra Mundial murieron “por casualidad” con el plan judío Morgenthau, en los campos de concentración yankis y qué hicieron los aliados soviéticos en sus campos de concentración y trabajos inhumanos forzosos? ¿No sois filantrópicos? Entonces ¿No son hombres los alemanes derrotados y despachados como alimañas a mataderos con sádicos verdugos? ¿O es que las alimañas eran los Aliados y sus inspiradores? “Claro que no ¿Verdad?”. ¿Cuántos han muerto, o se han suicidado, con el estímulo previsible que a la muerte conducía y conduce el trato rastrero, vil, hipócrita, injusto, anticientífico, cruel, sádico, desigual, encubierto, o silenciado por vuestros medios de comunicación, infligido a los que no soportan vuestro diabólico yugo ideológico pesadísimo, de hierro negro, pintado de alegres colores de vuestra “Alicia en el país de las maravillas democráticas”? Con el tiempo habeis aprendido a perfeccionar la una estrategia y técnicas de preservar vuestra imagen oficial y pública de bondadosísimos, pacificísimos filántropos, inocuos, y preferíis que, si alguno de los vuestros mata o empuja a la muerte por desesperación, a favor de vuestra política, parezca que la víctima se muera por causas naturales, o porque libremente acongojado debido a que las cosas le hayan resultado mal, por su culpa, no por la vuestra. Para el asesino: tan importante a veces es matar, como que no se sepa que ha habido asesinato, o quién sea el criminal ejecutor, o sinplemente que ha habido ejecución y quién ha sido el ejecutor, como en el caso de grandioso Mariscal Rommel. Se puede engañar mucho, mucho tiempo y a muchos, pero no eternamente.

En el traramiento académico, en el popular y en el político de las convicciones metafísicas,  morales y artisticas sucede como con el trato al odio político y a los “odiantes”  “fascistas” (Requetés incluidos). “La letra con sangre entra” decía el refrán español referido a los antiguos maestros de escuelas parvulares y a la enseñanza del catón. Pero una cosa es la letra en un parvulario, aprender a escribir a base de impuesto sacrificio, y otra muy distinta es la educación, la catequesis, la transmisión de doctrina metafísica (religiosa, filosófica, mítica, cultural, artística).  “El médico a palos”, como se traducía al español, nada literalmente el título de la comedia jocosa de Moliére “Le medecin malgrais soi“, es para reirse, no para la vida real. Hostigar y punir gravemente a los disidentes de vuestra protervo sistema, sin matarlos, es afianzarlos en sus convicciones, demostrarles, en sus carnes, que efectívamente sois malísimos con ellos, por ello mereceis castigo máximo, y se radicalizarán en su ideario antichusmista, antijudío, antisemita, antisionista, antimasónico, anticriminal, antiliberticida, antidiabólico, antidisolutorio de la propia Patria. ¿Cómo creeis posible convertir a vuestras sectas a vuestros  opositores? ¿Con acoso morboso  y represalias extremas, menos la muerte? No, de algunos os sirve la muerte, en cuanto a los demás sólo os mueve un necio deseo de venganza e hincamiento sádico de puniciones o tormentos expiatorios, puramente expiatorios, nada de medicinales, no pensais en remedios que regeneren a los castigados y saqueados, o que concilien a éstos con vosotros, o los convenzan de vuestra fementida bondad. Para vosotros vuestro nefasto método de lucha promueve indefectiblemente la multiplicación  del grupo de los resabiados y su expansión en el inmenso ámbito clandestino, o de la comunicación primitiva, personal, de boca a boca. Se provoca, y por tánto promueve así una sociedad cada vez más oculta, cada vez más reprimida, cada vez más malquista y más numerosa de enemigos hechos, a pesar suyo, implacables. Y lo peor para la Logia B’Nai B’rith y su Liga no es eso, pues un enemigo carente de razones válidas es como un criminal atracador, violador, o ladrón asesino de transeuntes. Está descartado de todo beneplácito de la gente sencilla, de la sociedad vulgar y de la gente de bien, víctima potencial del criminal, y cuya mente y conducta la hace vivir en un mundo sociológico a parte. Lo peor para vosotros es que los mismos instigadores de las penalidades y amordazamiento que consiguiis por la colaboración servil de los Estados del imperio yanki, dan razones irrefutables a los penalizados, y les dan el derecho de llamaros “hipócritas”, porque la Logia fue fundada contra el dogmatismo hasta de la propia religión judáica, y a favor de los llamados “Derechos Humanos”, entre ellos el de la libertad de opinión y convicción personal, el de expresión y comunicación intelectual. El dogmatisno no se combate con el dogmatismo, sino con la Razón y su uso individual. Igualmente la filantropía es de por sí universalista y ha de aplicarse universalmente, es decir, a todos los hombres, no sólo a los amigos y adeptos, sino también a los adversarios, cosa que vosotros no habeis hecho nunca. Por ello Jesucristo os supera con creces, porque su filantropía es auténtica, verdadera, universalista y universal, y predica y reconoce tener un dogma, como vosotros lo teneis: el dogma del antidogma intolerante y estúpido. Si sois filantrópicos y creeis en la monserga del igualitarismo, hasta en derechos civiles de los no connaturales, y en el truco llamado Derechos Humanos de vuestra invención en la formulación e interpretación del contenido de vuestra lista de los mísmos ¿Por qué privilegiais a lo que llamais pueblo judío? ¿Por qué no beneficiais a todos los pueblos por igual? Porque los demás pueblos (salvo negros y otras ninorías étnicas, para poneros “de una más, a respetar igualitariamente) no os interesa sino como siervos, y en esto no habeis mejorado respecto al judaismo talmúdico, que sostiene que hay un pueblo judío, superior en dignidad a los demás, por haber sido y ser elegido por Dios, y que consecientemente ha de estar en todo por encima de los demás y éstos tienen la función providencial necesaria de servirles como inferiores y subordinados EN TODO, ESPECIALMENTE EN LO MENTAL, POLITICO, SOCIAL, MILITAR E INTERNACIONALISTA MUNDIALISTA DEL IMPERIO MUMUNDIALABSOLUTO JUDIO CON SU MESIAS JUDIO ANTICRISTIANO. Tampoco prescindíis del mito sionista de la “raza judía”, porque: Si fuera verdad que sois un pueblo distinto al del país donde esteis ¿Con qué autoridad podeis exigir que a ese pueblo ageno (extrangero), el país donde esté le deba dar los mismos derechos civiles que a sus indígenas?. Con el mito de la raza, en las sociedades donde hay varias, o mezcla, podeis presentaros como una étnia más, que como tal merece no ser discriminada civilmente. Y donde no hay esa variedad, politicais para que tengan bastante inmigración, gente “alienigena”(en latín), y se llegue a la pluralidad racial qie os permita ser una del montón y exigir los mismos derechos que los miembros de cada una de las demás. Un país monoracial y con conciencia de patria libre y soberana es puro veneno para vuestro sistema de colonización del mundo, es un obstáculo al completamiento de vuestro siniestro imperio único mundial y a vuestros planes de realizarlo.

Y cuando la Iglesia (Clero y Laicado con Poder Político)  quiere usar el método inquisitorial, lo hace ostensiblemente, no haciéndolo y proclamándose antiinquisitorial, antidogmática, liberal y democratista. Al enemigo se lo trata humanamente, como a hombre y como reo, y se lo procesa por delitos contra una Religión y sus sacralidades, no por delitos artificiososos, de inspiración y propósitos sectarios, delitos políticos contra una política de dominio mundialista no de un régimen estatal de un país, reino o república soberanos, sino de un sistema oligárquico de supremacía masónica judía, con hegemonía plutocrática, bancaria, financiera y absoluta sobre el entero mundo, en qie los Estados sean títeres POLITICOS de una minoría organizada con una propia religión inconfesa, que se quiere hacer pasar por filosofía o mero humanitarismo evidente. La Iglesia quiere a los Estados no políticamente sumisos, sino observantes del Derecho Natural implícito en el ideario cristiano. Vuestra inquisición está disimulada en cuanto integrada en los organismos legislativos, ejecutivos y de tribunales ordinarios, no con especificidad y nombre de inquisitoriales. Vuestra Inquisición no reconoce que se guía por una propia dogmática, ni que pretende imponerla a la fuerza, coercitivamente y con el silenciamiento violento del crítico adversario, o con la eliminación de sus manifestaciones y el impedimento impuesto contra la comunicación de las mísmas, para que éstas no se conozcan, y estén como si no existieran, con lo cuál engañais a la gente, dándoles a entender que no existen las doctrinas que existen en su complejidad y extensión. Eliminadas de amplios terrenos, no más amplios que el que haceis clandestino, os imponeis cono nuestros Maestros ¿Cómo? Dais la noticia de que hay malas doctrinas que ya conoceis, en su tenor original y auténtico, sólo vosotros que las detectais y denunciais, y vuestros jerifaltes y jueces “lacayos” que las suprimen de internet, librerías, etc.. Nos impedíis conocerlas directamente, nos haceis un resumen de las mísmas, o nos dais vuestra versión mediocre y sectaria, y luego nos decìs cómo hemos de juzgarlas, que las debenos condenar, y qué es lo contrario, según vosotros “lo bueno”, que tenenos que creer, creeros a vosotros, sobre algo que nos ocultais. Pésimos son los maestros que esconden a los alumnos la materia de estudio sobre la que ellos enjuician, son anticientíficos, dogmatistas, taimados, y nos toman por inmaduros e incapaces de juzgar rectamente conociendo las fuentes, la materia original sobre la que ha de versar nuestro propio juicio. Nosotros, los hombres libres, elegimos a nuestros preceptores, excogenos a nuestros maestros, y optamos por quienes no nos dictan y consiguen ocultarnos el objeto directo de nuestro estudio y conclusiones. ¿Por qué hemos de creeros a vosotros antes que a nosotros mísmos? Porque os reteneis mejores, los poderosos, los que han de mandar y mandan, los únicos maestros, superiores a nosotros, que nos quereis vuestros discípulos. Os pensais capaces de lo que nosotros, según vosotros, somos incapaces. No quereis, e impedíis cuanto podeis, que juzguenos nosotros lo que conozcanos (veamos, leamos, oigamos de lo a estudiar y juzgar), sino que haceis lo que podeis para que seais vosotros solos los que conozcais y juzgueis, y luego nos transmitais  vuestro juicio como si fuera el único válido y como el que debemos aceptar y hacer nuestro, so pena de ser tachados de tan criminales como dogmatizais que son vuestros  indagados, juzgados, condenados y penados. Si eso lo hiciera la Iglesia, no sería del todo malo hoy día, porque la Iglesia de verdad tiene una doctrina infinitamente superior a la vuestra, y reconozco que me fundamento en dogma, no como vosotros antidogmáticos pero dogmáticos. Sinembargo, cuando se trata de una Logia judía sionista de la peor política internacional, y su oficina de persecución, intriga y represión inducida contra discrepantes en Historia, filosofía, política y patriótismo de verdaderas razas y naciones blancas jurídicamente soberanas (con fraudulentas cesiones solapadas de soberanía hacia vuestra tiranía), no hay punto de comparación. Además yo comparo una Iglesia tradicional y antimodernista hasta, con largueza, Pío XI (nos quedaríamos mejor con San pío X) y lo que ulteriormente concuerde con ella.

[Continuará]

El judío que se cree anadísimo de los goim, sonriente, asesor del mulato Obama, y mucho poder en Judeoyanjilandia.

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito del Señor Don Ricardo de Perea y López, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de la Señora Doña Armonía y Josefina González y Valdayo, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de muy temprana (desde niña) y entusiata vocación. Desafortunadamente la infortunada mujer dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato de seres humanos, el dibujo y pintura artísticos realistas y clásicos fueron su ardiente pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de su Santo favorito, San Antonio de Padua, pintura de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi amado padre, de la Piedad de Crespi. Habiéndose encomendado diariamente a nuestro Dios y Señor Jesucristo durante mrses, con su creada jaculatoria de "¡Ay mi Cristo, no me abandones", y con un Cricifijo al slcance de su vista, colocado, oor su voluntad, constantenenre delante de su lecho, fué recogido su espíritu por Nuestro Dios y Señor, en litúrgico de San José, su patrón, al que veneraba muy especialmente. Su amadísimo y amantísimo primogénito, a quien ha dejado en un mar de lágrimas, fue seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Rvmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal, a la sazón Cardenal, Obispo Residencial Arzobispo Hispalense. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico)(S. cum laude). Ordenado de Menores por el Obispo Diocesano de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, Don José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por este verdaderamente excelentísimo y reverendísimo Prelado, de feliz Memoria, el 20 de Marzo de 1982. Delegado para España, de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., como Superior General de la Obra Pía "Pro Fratribus". Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne Doctor y Obispo católico Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, por Oposición ganada, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la XVIII° Promoción de Oficiales de Ejército del Aire. Destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid). Luego de un año le fue impuesta la baja del Cuerpo, pero no del Ejército del Aire, como también recibió la misma baja el nº 2 de la promoción, el Rvd°. Padre Teófilo, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa Llaurens, hijo de un expresidiario marxista, muerto a tiros, en plena calle, por un falangista, delante de dicho hijo, según contaba el finalmente Coronel del Cuerpo Castrense del Ejército de Tierra, Rvdo.Padre Lic. Blanco Yenes, penado una vez y así postergado por dicho obispo, futuro cardenal con residencia en Roma, Prefecto, durante un tiempo, de la Congregación para el Clero. Al Padre Blanco, según contó al Padre de Perea, Estepa lo penó achacándole un romance carnal con la esposa del Capitán General de la Segunda Región Militar de España. El Presbítero que esto redacta fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco Personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana, natal del insuperable Beethoven, cuya casa visitó con profundo deleite) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor crítico del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, cultivador ardiente de la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de Aristóteles; éste es el primer filósofo absoluto y a la vez científico universal habido en la Humanidad, y es el mayor Maestro del Sacerdote en cuestión; Aristóteles, denominado por los Escolásticos, justamente: "El Filósofo", que lo es por antonomasia; siguen Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino (O.P.), San Juán de Ssnto Tomás, Billuart, más sún los Supremos colosalísimos Teólogos Carmelitas conocidos como "Los Salmanticenses", los dominicos Fray Domingo Báñez, el Ferrariense, Fray Domingo de Soto, Goudin, Vitoria, muy especialmente Fray Norberto del Prado y el inconmensurable Fray Santiago Ramírez, O.P. , los Eminentísimos, sapientísimos y Reverendísimos Cardenales dominicos Tommaso De Vio (de sobrenombre "Cayetano"), Zigliara, y González (Arzobispo de Toledo, Primado de España, y luego Arzobispo de la entonces más extensa Archidiócesis hispalense) ; además su profunamente admirado Fray Cornelio Fabro, el M.Rvd°. Padre Doctor Don Jaime Balmes y Urpiá; Fray Magín Ferrer, los Ilustrísimos y distinguidísimos Señores Don Ramón Nocedal y Romea, Don Juán Vázquez de Mella, Don Enrique Gil Robles, Victor Pradera, Aparisi y Guijarro, el Excelentísimo Señor Marqués de Valdegamas Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio, S.J.; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las Waffen SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, subversivos, de la judeoleninista ETA, y de la CIA del judío sionista perverso Henri Kissinger), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad, autor de, entre otros libros: "Qué es el Carlismo", y "Curso de Filosofía Elemental", libro de texto para el 6° Curso de Bachillerato, durante el Caudillaje), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola (con reservas) y el Doctor Usía Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, Hans F.K. Günther, Gottfried Feder, Walter Gross, el grandioso y maravillosa fuente de grandes y geniales inspiraciones Friedrich Nietsche, entre otros formidables pensadores; etc. . En Derecho Canónico admira especialmente al Consejero de la Suprema de la Santa Inquisición española, el M.R.P. Dr. Don Manuel González Téllez, así como al excelso Fray Juán Escobar del Corro, O.P., Inquisidor de Llerena; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "populista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que le dé la gana, el cuál - sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra la Iglesia Católica y Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista) - ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas honestos, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas, ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial y Cruzada Universal (1914-18 [1936-39 en España] y 1939-45), ora Caídos en combate o a resultas. Se sabe y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista). También acepta el frente común con nietschanos y protestantes tolerantes, del siglo XX y XXI, en cuanto camaradas "de las mismas trincheras de la Gran Guerra", que continuamos sólo con las armas espirituales.
Esta entrada fue publicada en Política, SIONISMO PERVERTIDO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s