La imágen oficialista de Yanguas Sanz, individuo que ocupa la sede episcopal de la Diócesis de Cuenca.

Prólogo:

Reporto este artículo de Infovaticana. En un futuro artículo mío de réplica refutaré uno por uno los asertos valorativos que en materia de Fe y Moral son referidos a Yanguas Sanz.

Descubriré cómo los elogios, tanto los expresos, cuanto los tácitamente presupuestos, a favor de Yanguas, no le corresponden con la autenticidad, entereza y absolutez con que el Vaticano los muestra, y revelaré todo contraste que con toda evidencia me conste, a través de la manifestación de mi experiencia, de la realidad de Yanguas que ha proyectado contra Cristo, Dios y Padre nuestro, así como contra la Santa Iglesia Católica, su doctrina, su disciplina, mi persona, mi Sacerdocio católico, mi Estado Clerical, mi condición de súbdito del Obispo Diocesano de Cuenca, mi dignidad humana, mi honor y mi honra como ser humano, cristiano, Sacerdote, Clérigo de la Santa Igesia de nuestro Dios y Señor Jesucristo, y  súbdito eclesiástico del Pastor Episcopal conquense.

Ricardo de Perea y González, Sacerdote de Jesucristo, Cabeza de su Una y Única Iglesia, Santa e Inmaculada; Presbítero de la Iglesia Católica, súbdito de Su Santidad el Papa, por encima de cuantos le están por debajo; Clérigo conquense, por incardinación en la Diócesis de Cuenca, desde la recepción del Diaconado, el 20 de Marzo de 1982.

FONS: http://infovaticana.com/2013/09/23/quien-esjose-maria-yanguas-sanz/

Obispo de Cuenca. Miembro del Opus Dei.

Nació el 26 de octubre de 1947 en Alberite (La Rioja), diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. En 1971 terminó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Calahorra.

Fue ordenado sacerdote el 19 de junio de 1971 para la diócesis de Calahorra.

Comenzó su ministerio sacerdotal como colaborador en varias parroquias de Logroño, entre 1971 y 1972. Desde ese último año y hasta 1989 se dedicó a la docencia en la Universidad de Navarra, por la que es doctor en Teología (1978) y en Filosofía y Letras (1991).

231205-13

Fue profesor de Teología para los universitarios de las Facultades Civiles, de 1972 a 1976; profesor adjunto de Teología Dogmática, de 1976 a 1981; profesor adjunto de Teología Moral, de 1981 a 1989; y miembro de la “Dirección de Investigación” de la Facultad de Teología, de 1988 a 1989.

En su estancia como profesor de la Universidad de Navarra escribió varios libros, como:

  • Pneumatología de San Basilio : La Divinidad del Espíritu Santo y su consustancialidad con el Padre y el Hijo
  • La intención fundamental: el pensamiento de Dietrich von Hildebrand, contribución al estudio de un concepto moral clave
  • La conciencia : norma subjetiva suprema de la actividad moral (traducción y presentación);
  • Ética: cuestiones fundamentales (versión española y prólogo)
  • La fe como camino: contribución al “ethos” cristiano en el momento actual (Cardenal Joseph Ratzinger; traducción de José María Yanguas).

Ha publicado además numerosos artículos en las revistas Scripta Teologica y Annales Teologici; en las “Actas de Congresos y Simposios de Teología”, Pamplona, 1985, y Roma, Cittá Nuova Editrice, 1986, 1988.

obispo-cuenca-4Esta labor docente la compaginó con la colaboración pastoral en la parroquia S. Nicolás en Pamplona durante el año académico y en varias parroquias de Logroño durante las vacaciones de verano.

D. Santiago Cañardo, actual párroco de San Nicolás, que coincidió en diversas ocasiones con Mons. Yanguas en Navarra, comenta de él que “tenía gran cariño por los sacerdotes, en especial por los mayores, y se preocupaba por ellos en lo humano y en lo espiritual. También lo traté en Roma en mis dos últimos años de estudio. Es un hombre muy cariñoso, afectivo y de gran calidad espiritual”.

Desde el año 1989 Mons. Yanguas Sanz estuvo al servicio de la Santa Sede primero como agregado y luego, desde 2001, como jefe de oficina de la Congregación para los Obispos.cuenca-papa-francisco-evangelizadora-latinoamerica_tinima20130314_0819_5

El 20 de abril de 2001 fue nombrado Prelado de Honor de Su Santidad y Jefe de Oficina de la Congregación para los Obispos, en donde permaneció hasta 2006.

El Papa Benedicto XVI lo nombró obispo de Cuenca el 23 de Diciembre de 2005, en sustitución deRamón del Hoyo.

“Durante sus años en Roma también mantuvo una intensa y constante actividad pastoral, caracterizada por una especial dedicación por la gente joven y los sacerdotes“, comentó al conocer la noticia de su nombramiento episcopal César Izquierdo, profesor de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra.

Seis años después resumía su experiencia como obispo con estas palabras: “entrega, trabajo, ilusión y esperanza.”

pb110007

Para Yanguas, el momento más feliz de cada año son las ordenaciones sacerdotales, aunque el seminario sólo cuenta con 8 candidatos al sacerdocio, y es algo que alerta a don José:

La relación entre población y número de sacerdotes nos permiten contemplar el futuro inmediato sin angustia pero sí con una cierta preocupación. Quien más sufrirá la disminución de sacerdotes serán las parroquias que cuentan apenas unas pocas decenas de habitantes. Hasta ahora, se ha podido celebrar durante el fin de semana la Santa Misa en todas las parroquias de la diócesis.”

Defensor de una concepción del ecumenismo, no dudó en ceder una iglesia de la diócesis para que los ortodoxos de Tarancón, la comunidad más numerosa, celebrara su sagrada liturgia.

visita-obispo-cuenca-rEn la CEE es miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (desde 2005) y de la de Seminarios y Universidades desde 2008.

Se refería al aborto con estas palabras: “La Iglesia está a favor de la vida y al lado de las personas que sufren. Su juicio de sobre el aborto es de sobra conocido. El Concilio Vaticano II califica dicho acto como” crimen abominable”, y nadie puede esperar que el juicio de la Iglesia cambie, ya que es la misma ley de Dios la que está en juego: ¡No matarás! De ahí que se entienda bien que los cristianos y cualquier persona que entienda el valor absoluto de la vida de un ser inocente deban empeñarse con todas sus fuerzas en eliminar toda ley que trata al prójimo, también al no nacido, con gravísima injusticia. Si aquí y ahora no puede eliminarla, tratará al menos de limitar su alcance, dejando claro que considera todo aborto directo y voluntario una injusticia y una gravísima ofensa a Dios . Ningún hombre o mujer es dueño de la vida de un inocente.”

fichero_35378_20121107

También se ha pronunciado abiertamente sobre la educación para la ciudadanía, y la conveniencia de su eliminación:

“Formar a los niños, adolescentes y jóvenes para ser buenos ciudadanos es tarea ineludible de una buena educación. Dicho esto, pienso que la eliminación de la actual asignatura de Educación para la Ciudadanía, tal como está pensada y tal como se contempla en no pocos libros de texto, era algo debido. Por sus carencias y por algunos graves errores en la concepción del hombre y de la sociedad que contribuyen a deformar las conciencias de los más jóvenes.”

No quiere irse de Cuenca porque, dice, aun le quedan muchos frentes abiertos:  “En el campo de la educación, en la promoción de las vocaciones, en el desarrollo de la pastoral juvenil, en la atención a la familia y en el cuidado de la preparación al matrimonio, en la pastoral de la cultura y del mundo universitario, en la instrumentación de espacios de diálogo fe-cultura, en una mejor formación del laicado, en la creación de una casa diocesana de espiritualidad…”

En una entrevista para Zenit consideraba que los pilares de la formación espiritual en el seminario deben ser las virtudes, humanas y cristianas, comunes a todo discípulo de Jesús.

“Un candidato al sacerdocio debe procurar adquirir virtudes como la sinceridad y la sencillez, con un rechazo instintivo a la doble vida, de todo lo que es falso, inauténtico, postizo; el espíritu de trabajo; el sentido de la amistad, sincera y abierta, sacrificada y generosa, fundamental para vivir el sacerdocio dentro de un presbiterio y en el seno de una comunidad; el espíritu de servicio, necesario para quien ha de darse incansablemente a todos; la reciedumbre de ánimo y la capacidad de sufrimiento, el “aguante”, podríamos decir, para no doblarse ante las dificultades y los obstáculos, para saber trabajar a largo plazo sin esperar fáciles éxitos inmediatos y no desanimarme ante posibles fracasos.

casas-de-guijarro-visita-del-obispo-junio-2012-160_7527105976_o

Además, es claro que el candidato al sacerdocio debe tener la necesaria formación teológica y moral, canónica, litúrgica y pastoral; poseer experiencia viva del Dios que se nos revela en Cristo y que se cultiva en el diálogo vital de la oración personal, pública o privada; sentido sobrenatural que lleve a enjuiciarlo todo a la luz de Dios; afabilidad y sentido de paternidad que moverá a tratar a todos con sincera y madura cordialidad; optimismo sobrenatural que infunda en los fieles alegría y confianza.

obispo_yanguas

También, sentido de responsabilidad, creatividad y espíritu de leadership de quien se empeña, de mil maneras, en servir la Palabra de Dios a sus hermanos, en acercarles a las fuentes de la gracia que son los sacramento, en guiarlos por los caminos de una vida auténticamente cristiana.”

Para Yanguas el director espiritual debe procurar encaminar al candidato hacia una vida afectiva madura, y una vida afectiva madura exige una visión del hombre que responda a su verdad sin reduccionismos, dualismos o visiones parciales. Requiere el conocimiento del verdadero ordo amoris, de la escala de bienes que merecen ser amados. Pero pide también fuerza, voluntad, capacidad para poder seguir y vivir ese ordo.

Fue uno de los primeros obispos de España que celebró la Eucaristía según la forma extraordinaria, lo que le valió alguna crítica.

Yanguas Sanz, celebrando lo que parece ser una Misa, junto a las tablas que pertenecen al Rito Tridentino y al juanventritesino en que, por la apariencia citada y la de la alzada de la casulla, habida cuenta del oficialismo externo que profesa dicho Yanguas, estaría oficiando éste durante la foto. Enemigo interno profundo del clasicismo tridentino y del espíritu del Concilio de Trento y del respeto esencial y escrupuloso del Derecho Natural como lo concibe la Iglesia Tradicional Católica, el Derecho Constante de la Iglesia Católica, el Derecho Clásico de la Misma, el Derecho Común eclesiástico y el Derecho Canónico especial, sobre todo el del Motu Proprio "Sacramentorum Sanctitatis tutela", dudo que en esa ceremonia tuviese verdadera y gozosa intención de consagrar. En espíritu y carne propia, como representante del clasicismo católico y apologeta practicante del Rito Tridentino, he sufrido de Yanguas los más descomunales e inimaginables ataques y abandonos de deliberada gravísima incuria eclesiástica que haya yo recibido en toda mi vida como Sacerdote de Jesucristo y su Iglesia. Antes de subir las gradas del Altar y celebrar el más santo de los Sacrificios hay que ponerse en paz con el hermano al que has vejado, y, si aún lo embistes con furia y tremendos actos, con protervia, o bien con empecinamiento en esa guerra, más te vale abstenerte de celebrar. Ya atacar gravemente a un Sacerdote y Clérigo católico como lo he sido y lo soy, es sacrilegio. Acercarse, con éste mantenido consciente y libremente, a celebrar el Santísimo Sacramento de la Cruz es añadir otro sacrilegio al que fundamenta el segundo.

Yanguas Sanz, celebrando lo que parece ser una Misa, junto a las tablas que pertenecen al Rito Tridentino y al juanventritesino en que, por la apariencia citada y la de la alzada de la casulla, habida cuenta del oficialismo externo que profesa dicho Yanguas, estaría oficiando éste durante la foto. Enemigo interno profundo del clasicismo tridentino y del espíritu del Concilio de Trento y del respeto esencial y escrupuloso del Derecho Natural como lo concibe la Iglesia Tradicional Católica, el Derecho Constante de la Iglesia Católica, el Derecho Clásico de la Misma, el Derecho Común eclesiástico y el Derecho Canónico especial, sobre todo el del Motu Proprio “Sacramentorum Sanctitatis tutela”, dudo que en esa ceremonia tuviese verdadera y gozosa intención de consagrar. En espíritu y carne propia, como representante del clasicismo católico y apologeta practicante del Rito Tridentino, he sufrido de Yanguas los más descomunales e inimaginables ataques y abandonos de deliberada gravísima incuria eclesiástica que haya yo recibido en toda mi vida como Sacerdote de Jesucristo y su Iglesia.
Antes de subir las gradas del Altar y celebrar el más santo de los Sacrificios hay que ponerse en paz con el hermano al que has vejado, y, si aún lo embistes con furia y tremendos actos, con protervia, o bien con empecinamiento en esa guerra, más te vale abstenerte de celebrar. Ya atacar gravemente a un Sacerdote y Clérigo católico como lo he sido y lo soy, es sacrilegio. Acercarse, con éste mantenido consciente y libremente, a celebrar el Santísimo Sacramento de la Cruz es añadir otro sacrilegio al que fundamenta el segundo.

 

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en Historia, Jus Canonicum / Derecho Canónico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s