ARTE DEL DESNUDO HUMANO, ARTE EROTICO Y PORNOGRAFIA ; la falsa y la verdadera. LA PORNOGRAFIA COMO ELEMENTO DENTRO DEL PLAN SISTEMATICO JUDEOMASONICO DE EXTERMINIO DEMOGRAFICO DE LA POBLACION BLANCA, ESPECIALMENTE DE ETNIAS GERMANICA Y MEDITERRANEA. Borrador en curso, estado en fecha 29-VII- 2016.: .

Este es un borrador confuso, apuntes, un “menstruo” de ideas para un libro, textos de materia para un opu’sculo.

 

ADVERTENCIA PRELIMINAR:

EL PRESENTE ARTICULO ESTA RESERVADO A UN PUBLICO POCO SUSCEPTIBLE DE SER INFLUIDO POR IMAGENES QUE PUDIERAN RESULTAR TURBADORAS, SEGUN EL GRADO DE SENSUALIDAD ACTUAL DEL CONTEMPLADOR. CONTIENE IMAGENES DE DESNUDOS HUMANOS, QUE EL AUTOR DEL ARTICULO CREE DE BUENA FE QUE NO SON PROVOCATIVAS DE EROTISMO EN UN OBSERVADOR EQUILIBRADO. LA PERSONA QUE SE SEPA PROCLIVE A EXCITARSE A LA VISTA DE UN DESNUDO HUMANO, O A SUFRIR TENTACION Y PONERSE EN PELIGRO DE QUE SU ANIMO SE ENCUENTRE  INDESEABLEMENTE ESTIMULADO A  DESHONESTIDAD, ABSTENGASE DE VER LAS FOTOGRAFIAS QUE AQUI SE INSERTAN CON LA SOLA VOLUNTAD DE QUE SIRVAN DE PROBANZAS PARA LAS SENTENCIAS PSICOLOGICAS Y FILOSOFICAS INCLUIDAS EN ESTE OPUSCULO .

SIGUIENDO LA TRADICION VATICANA, QUE PRIVILEGIA LA FIGURA VIRIL DESVESTIDA EN ESTATUAS Y CUADROS, SE PREFIERE EL DESNUDO MASCULINO SOBRE TODO EN LAS FOTOGRAFIAS ARTISTICAS, DADO ADEMAS QUE LAS FEMINAS SON MAS CAPACES DE CONTEMPLAR ESE TIPO DE IMAGINES SIN SOBRESALTO NI TURBACION, Y A LOS VARONES NORMALES (que somos la inmensa mayoría) NOS DEJA CARNALMENTE INDIFERENTES.

EL TEXTO Y LAS IMAGENES ILUSTRATIVAS TIENEN SOLO PROPOSITO DOCENTE.

 

INTRODUCCION:

El siguiente estudio, a través de los pertinentes razonamientos, concluye que la pornografía es perversa, inmoral, inclusive la inveción del vocablo pornografía y sus derivados, y el uso ambigüo, o equívoco, que del concepto expresado por dicha palabra hace la mente y propaganda revolucionarias, anticlasicas y anticristianas.

Dada la difusión del vocablo “pornografía” y de los usos heterodoxos del mísmo, será usado el término hasta que se demuestre, en este opúsculo, que es procedente su cancelación y substitución por la terminología tradicional y el neologismo “obscenotipia”.

d3017043831a537b89b9e78e7cbbf038

 

d9016fbdcd73903cd50172ae102ededd

                                     CAP. I.

Arno Breker, "Amor und Psyche".

Arno Breker, “Amor und Psyche”.

Definiciones:

Hay dos clases de denominada “pornografía”: la falsa y la auténtica, o sea, la impropia y la propia: la puramente material (ambivalente ante la mente del contemplador que permite, o no, la propia complacencia carnal en una imagen estética de objeto materialmente y virtualmente erótico), y la material y formal, o esencialmente completa, perfecta y manifiesta, constituida por imágenes de obscenidades. La primera no es esencialmente pornografía , sino sólo “secundum quid”, en cuanto materia especial virtualmente susceptible de ser utilizada con finalidad subjetiva erógena.

La impropia no es pornografía, no es propiamente tal, sino “Arte Erótico”, que subsiste, fuera de la peste semítica y jázara anticristianas, en la verdadera Civilización, a través de maravillosas obras de arte, cargadas de erotismo; p.ej.: “El beso”, de Rodin, Rodin, el bso  y un sin fin, sin fin de obras de excelso Arte, y del que no es civilizado escandalizarse como si fuera antinatural ver un cuerpo como Dios lo hizo y mantiene, aún si está alegre y sensual, cuando precísamente lo menos natural es lo contrario, afirmación ésta perfectamente adecuada a la naturalidad de cuanto expresa, pero escandalosa para los mojigatos apuritanados asquerosos sarcófobos, infectos de una ceguera diabólica, antinatural, pusilánime, menospreciativa, intolerante respecto de quienes tienen ojos, pueden ver tranquilos, y VEN! . Los puritanos y apuritanados son “Como el perro del hortelano, que ni come, ni deja comer al amo”, o peor, cuando, con la mayor hipocresía, son como un zorro, menos desnaturalizado pero más brutal y taimado que el can del hortelano: el vulpejo que sí coma, se guarde en secreto la comida, y no deje comer al amo, al que, si el pobre hombre logra atrapar alimento, el cánido egoista morderá enfadado, “indignado”, por la tanta “osadía” del dueño, en hacer lo mismo que se permite el chucho, especialmente a escondidas, cuando no lo ven, ¡Oh secta infrahumanizante mahometana de jadeantes, polígamos, hipócritas, de embrutecidos del desierto, do nunca os hartais de carnalidades que rigurosa y ostentosamente ocultais a los ojos ajenos, presumiendo vosotros de castos y calificando de degenerados y libertinos a los arios clásicos, mientras pretendeis justificar vuestra barbarie carnal con dogmas artificiales, y sacralizar vuestros vicios con licencias antinaturales con las que negais la indignidad e inmoralidad de los mísmos y así los encubrís para aparentar ser vosotros muy humanos, nada animales, muy serenos y castos, y fieles a la que torpemente pretendeis es la Ley de Dios preceptiva en este asunto; poligamistas, divorcistas, licenciosos, que permitís la práctica, predicación, fomento y pseudolegalidad humanoide de la mutilación genital de las niñas, mutilación abominable, movida por un ultrpuritanismo egoista e hipócrita de un machismo egocéntrico, degenerado, antinatural, vitalicida, misógino de la integridad natural del ánimo femenino, de su integridad creatural y capacidad y estructura natural corporal dispuesta por Dios para goce bueno como tesoro natural para felicidad de varones y hembras. [ VER APENDICE, al final de este escrito] .¡Monstruos de iniquidad e hipocresía, sepulcros blanqueados, de blanco de “chillaba” por fuera, llena de podre por dentro, como el aburrido tropel del puritanismo judío para goim, y su séquito de calvinistas, sus Cronwellianos y correligionarios, enemigos obtusos del arquetipo de Venus y de la naturaleza sensual universal, libre, íntegra, altruista, recta, criada por Dios; esos son los asesinos sanguinarios de la Revolución regicida pre-Revolución-francesa, y la zurrapa restante que pulula en Judeoyankilandia!.

 

Hermoso animal, cuyo organismo es el más semejante al del ser humano, como el de los primates. Su inocencia, incapacidad para el sectarismo de una religión sucia y diabólica lo hacen superior al judío farisáico y al mahometano, en rectitud, equilibrio y utilidad para la Civilización

Hermoso animal, cuyo organismo es el más semejante al del ser humano, como el de los primates. Su inocencia, incapacidad para el sectarismo de una religión sucia y diabólica lo hacen superior al judío farisáico y al mahometano, en rectitud, equilibrio y utilidad para la Civilización.


Bryant Wood, con una amiga muy cariñosa. Piensen mal los "cerdos" racionales. Mejor hablar con una puerca, que pretenderlo con quien "no se puede hablar", o te mata si dices que Mahoma no era profeta y su Alá un ídolo antiDios, o sea, si dices LA Verdad.

Bryant Wood, con una amiga muy cariñosa. Piensen mal los “cerdos” racionales. Mejor hablar con una puerca, que pretenderlo con quien “no se puede hablar”, o te mata si dices que Mahoma no era profeta y su Alá un ídolo antiDios, o sea, si dices LA Verdad.

 

Wriant Wood, con un amigo, lejos de sus enemigos islamistas y de puritanos farisáicos judíos. Un animal amigo es preferible a un ser humano enemigo, al menos como apacible compañía.

Wriant Wood, con un amigo, lejos de sus enemigos islamistas y de puritanos farisáicos judíos. Un animal amigo es preferible a un ser humano enemigo, al menos como apacible compañía.

 

ADN-Zentralbild / Archiv Die neue Reichskanzlei in Berlin UBz: einen Blick in den Ehrenhof mit der Plastik "Partei" von Prof. Arno Breker. Aufnahme 1942, 36481-42

ADN-Zentralbild / Archiv. Die neue Reichskanzlei in Berlin.UBz: einen Blick in den Ehrenhof mit der Plastik “Partei” von Prof. Arno Breker.Aufnahme 1942, 36481-42

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

38e2ce248e9903b62ef2337d920025c5

Para que una imágen sea Arte erótico no es necesario que sea erógeno.

También una misma imagen puede actuar simultáneamente  como pornográfica y como arte erótico (accidentalmente erógeno), pues que se excite, o nó, el expectador, depende de éste fundamentalmente, como causa eficiente, mientras que la imagen en cuestión es causa instrumental, usable, por su expectador, ora para contemplación puramente (sin ánimo lujurioso) estética por parte del mísmo, ora para su propia erotización, o para su “delectación morosa”,  y, a la vez, para la visión y deleite estéticos  del perceptor.

Ganymedes raptado por Zeus. Copia romana antigua de original griego, Palacio Grimani, Roma.

Ganymedes raptado por Zeus. Copia romana antigua de original griego, Palacio Grimani, Roma.

El instrumento no actúa por propia iniciativa, la iniciativa voluntaria la toma el contemplador, o quien decide contemplar, o seguir viendo, u oyendo (si se trata de música, por ejemplo, o canto, bellas y sensuales voces, en cuyo caso se está ante “pornofonía”). Como el efecto depende  esencial, primordialmente de la mente y voluntad del observador, una imagen hecha con intención pornográfica, por parte de su autor, o una imagen con forma idónea para representar actitudes eróticas, o para suscitar eros (erógena), puede ser contemplada con fin puramente estético, si el sujeto agente así lo logra, abstrayendo tanto de cualesquiera fealdades de aberraciones concomitantes, o concurrentes, que haya en la imagen percibida, cuanto ignorando libremente el aspecto o actitud eróticos del objeto contemplado, o simplemente inhibiendo de manera voluntaria cualquier apetito carnal propio. Esta inhibición es más facil de realizar por la mente arionórdica, menos excitable por parte de agentes o estímulos materiales sin concurso de la decisión voluntaria del sujeto, la cuál determine su erotización, o alguna su acción erótica. El hombre más típico nórdico no es facilmente excitable en su apetito carnal, o no es excitable simplemente, si no ha decidido con antelación ser excitado en tal sentido. Lo prototípico de ese tipo de hombre (varón, o hembra) es que, si no consiente, no quiere, un acto propio de líbido o carnal, ninguna cosa, ni fenómeno, externos a él, ni una manipulación de su cuerpo, logren suscitar su eros, ni, en consecuencia frecuente, tampoco erecciones pectorales, o fálicas. Más aún, todo intento externo de vencer la decisión voluntaria de permanecer fisiológicamente fuera de tales excitaciones resulta repugnante al de tal manera típico Nórdico, provoca un anticarnal disgusto completo (espiritual y anímico), normalmente también un enfado, que bloquean al cuerpo, indisponiéndolo a excitaciones eróticas, impidiéndolas. Esta actitud suele ser ignorada e incomprendida por gente de raza mediterránea, y, sobre todo, por sujetos de razas negras y de las marrones, fácilmente estimulables por vía material, y material-formal, aun en contra de la voluntad firme que el sujeto tuviese, de inhibir su líbido, o no ser erotizado. Su excitación, incluso corporal, suele ser efectiva por vía de adecuada manipulación de su cuerpo (con determinadas caricias), que engendrará estimulación no consentida. Normalmente le es inevitable ser erotizado por su mera contemplación de imágenes virtualmente erógenas. Como se trata de dos psicologías distintas, juzgar al nórdico, como si éste fuera un negro, o un sudeño nada nórdico, induce a error. Al primero le es facil y lícito ver pornografía, sin carnalidad alguna por parte del observador; al segundo no, o mucho más dificilmente cuando menos.

 

Kreugas; Bildhauer Antonio Canova, Vatikanmuseum, Rom.

Antonio Canova, “Kreugas”, Museos Vaticanos, Roma.

 

LA INTENCION PROPIA DEL PORNOGRAFO NO ES ELEMENTO INTRINSECO CONSTITUTIVO DE LA PORNOGRAFIA:

Dicho “grosso modo” el Arte erótico usa “estéticamente” lo erótico (con desnudo, o sin él) como medio para la contemplación estética de lo erótico; y la pornografía usa la belleza de los individuos y actos eróticos, para excitar la libídine por medio de la contemplación de dichos individuos y actos venéreos. En lenguaje estricto: La pornografía propiamente dicha, de prácticas típicas de burdel*,

* ” PORNOGRAPHIE (por-no-gra-fie) s. f.1. Traité sur la prostitution.
Description des prostituées par rapport à l’hygiène publique.2. Peinture obscène. ”       (Emil Litré, “Dictionaire de la langue française, 1872-77)

se distingue del “Arte Erótico”, por estar constituida por imágenes de prácticas sórdidas, carentes de la belleza de la actitud moral (ausente) que se manifiesta en los actos de ejercicio armónico, respetuoso de la integridad espiritual, anímica y corporal de sus sujetos, y que, a pesar de no ser estéticas, usan alguna belleza o estética, como medio idóneo PARA excitar la concupiscencia; mientras que el “Arte Erótico” presenta imágenes bellas en situaciones ora actual, ora virtualmente cupídicas, o insinuadamente afrodíticas, en las que destaca la belleza de las formas, de modo que los elementos materiales estéticos presentes en los actos venusianos o cupídicos representados sirvan indispensablemente para la contemplación estética de dichas formas, y no necesariamente para excitar impulsos concupiscentes.

La pornografía hedonista, y la comercial, es imagen elaborada con la virtualidad intrínseca (parcial: “ex parte objecti”) e intención subjetiva extrínseca (“ex parte subjecti artificis operae obscenae”),  pero efectiva, de excitar la libídine del expectador; en cambio, la virtualidad intrínseca, por lo menos principal, e intención subjetiva (“ex parte sujecti”), al menos primordial, del “Arte Erótico” es  la contemplación estética de la imagen elaborada para tal fin.

 

PERMISIBILIDAD LEGAL, O BIEN PROHIBICION, DE LA PORNOGRAFIA:

La pornografía propiamente dicha, esencial, material y formal, la dionisíaca o “pornografía manifiesta”, la no disimulada, ha estado libremente circulando ante todas las Clases Sociales de la Roma y Grecia clásicas, así como después, desde que los dibujos y grabados lograron realismo artístico suficiente; por ende tiene su “renacimiento” en el siglo XVIII, y ha estado presente en palacios de nobles y hacendados (católicos, o nó), de razas blancas, eso sí: procurándose siempre mantener las imágenes fuera de la vista “del otro extremo”:  la sarcófoba solterona vestida de negro, tapada hasta los tobillos inclusive, y aquejada de síndrome de espanto ante cualquier inglita destapada.

No es lo mismo no prohibir por parte del Estado y no penar (en “Derecho Positivo”)cierta pornografía de adultos de una raza, dispuesta para adultos de la mísma, no es igual permitir, en jurisdicción estatal, que un impulsivo carnal se sacie no con asaltos carnales, sino con delectación privada merced a la contemplación de imágenes venéreas de otras personas actoras, de su misma raza, o semejante, …      que ir mucho más allá de esa permisión, la cuál no es, en absoluto, revolucionaria, ni “judía” (más bien “antijudía”, “antipuritana”).

La prohibición de la pornografía y el Arte Erótico (fácilmente confundible con la primera, por parte de los estúpidos, de que está lleno el mundo) trajo consigo una libídine exacerbada generalizada especialmente en el pueblo llano y rudo. Mientras “menos se veía” y “más se tapaba”, mayor era la concupiscencia; los varones ansiaban vehementemente poder ver aunque sólo fuese el tobillo de alguna encantadora jóven. Nunca ha habido tanta ansia carnal, tanto ardor por ver cupídicamente desnudos que en tiempos de mayor tapamiento, cuando las féminas iban cubiertas de cuello para abajo, salvo las manos desde las muñecas, épocas en que la pornografía estaba prohibida y el Arte Erótico se restringía a las clases sociales cultas, con escepción de esculturas y pinturas, visibles en los templos católicos y conventos, si bien para la pornografía insinuada y la mediocre carnalidad de chanza, especialmente en el decadente cine español de las postrimerías del Régimen del Generalísimo Franco, ya minadas por las intrigas judeomasónicas, la censura fue muy blanda, demasiado tolerante con la porquería de cine chavacano, erótico mal disimulado e inconfeso, preparatorio del “nuevo régimen” judeomasónico, presidido por el rey-constitucional Juán Carlos,

CAP. II. 

PORNOGRAFIA JUDIA PARA NO JUDIOS, O JUDEOMASONICA.

Empieza en España, masivamente, con el rey-constitucional Juán Carlos, cuya fama en esta materia es bien conocida, y bajo cuyos auspicios fue despenalizada una pornografía promiscuista, interracialista, instrumento para contribuir a la mentalidad hedonista de la utilización hedónica irresponsable, de correlato abortista asesino; una obscenidad antipatriótica (mentalmente esterilizante), apátrida (interracial extrema, disolutoria de la base biológica del pueblo, su idiosincrasia y cultura, obscenidad característica de lo que los nacionalsocialistas llamaban “Rassenschande”), antimatrimonialista, igualitarista de usos carnales y formalrrelativista de la vida sexual; utilización, en suma, planificada, premeditada y deliberadamente desvinculada de la finalidad procreativa y multiplicativa de los blancos, biológica y culturalmente europeos, y de la responsabilidad de la tenencia y buena crianza de la propia prole. La especificidad de la pornografía judeomasonica la determina su glosa doctrinaria francmasona. La peor pornografía no es la de meramente las fotos, e imágenes cinematográficas de o”vídeo”, SINO ÉSTAS CON SUS GLOSAS o textos de acompañamiento, en que se recomienda la conducta sexual disoluta, amoral, irresponsable, promiscua, interracial, de mestizaje libertino, etc.. Su mensaje es que lo mejor es usar del eros para el mero placer sensual, y que a éste ha de contribuir la inclusión de negros, marrones, amarillos, grises, de todos los colores, toda complexión, todo tipo antropológico; 

Esta es la cópula del mestizagismo extremo, de la política licenciosa y promocionadora del libertinaje inmundo y además FEO, tan feo que esta imágen de asquerosa pornografía, habiendo tanta calidad estética divulgada, estoy convencido que no puede tentar a nadie, pues es lo contrario a una imagen hermosa, lo opuesto a una escena seductora, razón por la cuál la adjunto sin temor a excederme, ni a ofender, o turbar al lector. La vergonzosa foto se titula: "Nikita Belluci disfrutando de una gangbang interracial".

Esta es la cópula del mestizagismo extremo, de la política licenciosa y promocionadora del libertinaje inmundo y además FEO, tan feo que esta imágen de asquerosa pornografía, habiendo tanta calidad estética divulgada, estoy convencido que no puede tentar a nadie, pues es lo contrario a una imagen hermosa, lo opuesto a una escena seductora, razón por la cuál la adjunto sin temor a excederme, ni a ofender, o turbar al lector. La vergonzosa foto se titula: “Nikita Belluci disfrutando de una gangbang interracial”.

la carne para el puro placer inmediato venéreo, como fin principal, o de suyo independiente, suboordinando a ese fin el fruto eventual, ora indiferente, ora indeseado e indeseable, de la fecundidad, de modo que, de haber hijo, se lo aborte “gratuitamente”, y, para evitar eso que estos hipócritas malsanos dicen que también para ellos es un trauma, una desgracia (el quedarse embarazada sin haberlo querido, y “tener”(!)  que abortar), se use anticonceptivos, o potingues abortistas.

 

7690a13546ab75bb96a9f30006b1d684

 

b987c4dc45a0c294e6d534e1bcb38169

 

La pornografía utilizada como instrumento contra “goyim” y sus prohombres, o sea, contra pueblos eminentes: Germánicos, Eslavos, Mediterráneos puros, en cuanto no judíos.

 

Gustav Heinrich Eberlein, "Dornauszieher", 1866, hoy en un museo de Berlín. Escultura perfecta en todos los sentidos y en todos los aspectos.

Gustav Heinrich Eberlein, “Dornauszieher”, 1866, hoy día en un museo de Berlín. Una estatua así no se atrevería a ponerla ningún obispo, o clérigo, en su palacio, so pena de ser asquerosamente acusado de pederastia criminal, política que debemos a un aliento hediondo, a uno simiesco encumbrado prosionista, venerador de Theodor Hertlz

HERR GUSTAV EBERLEIN.

HERR GUSTAV EBERLEIN. DIVINO ANTIPURITANO.

La protocolosiana sionicidad de una pornografía no es nota esencial del concepto de pornografía, ni es parte de la esencia de ésta, ni es cualidad propia de la mísma, sino que es la posición que accidentalmente tenga dicha pornografía cual instrumento de un organigrama y complejo doctrinal y disciplinar y de una voluntad y dirección maquiavélicas cuya finalidad es la del Sionismo protocolosiano. Tampoco es un todo orgánico completo que como tal sea parte de la conspiración judía protocolosiana contra no judíos; es sólo un elemento, al que el conspirador asigna un USO, una extensión, una facilidad de acceso, una diversificación “criminal”*, (*pornografía de adolescentes lesiva de la indemnidad moral del infante; imágenes de actos carnales de gente blanca con negra, promoviendo el mestizaje, el ataque sistemático alevoso contra la raza como elemento cohesionador de la Patria, y la confusión del pueblo blanco, para la difuminación de las razas europeas, etc.)  y una inserción en un conjunto protocolosiano de elementos *

(* Principalmente:  la pseudoeducación “sexual” de la infancia y adolescencia, la promoción y elevación del homoerotismo hasta integrarlo en el complejo ideológico revolucionario intolerante “gay”, el elogio del divorcio, el otorgamiento de título jurídico civil matrimonial al arrejuntamiento “gay”, el ensalzamiento y procura del auge del aborto quirúrgico deliberado, la pildora anticonceptiva, la abortiva; la reprobación, el vilipendio, la proscripción, “criminalización” artificial, penalización, hostigamiento, persecución y castigos graves contra los destacados condenadores de los “venenos” que estos nuevos tiranos dogmáticamente afirman, imponen, y violenta, cruelmente defienden ¡Contra los demás!.) 

que la convierten en una pieza de un “órgano”* (*concretamente: el sistema particular de Liberalismo carnalista libertino y FEMINISTA de “Ideología de Género” no en su vertiente puritana, sino la de tipo licencioso, de pensamiento y dominio político totalitario en materia de sexualidad pura), pieza esa, que, cual  ruedecilla en un mecanismo de trituradora, sirve para que dicho “órgano” (conjunto lógicamente cohesionado de doctrina y disciplina en materia de política sexual) , o sea el género “sensu aristotelico logico” concreto (= la política legislativa, gubernativa, judicial, pseudoeducativa [en sus fases, o vías: la invasiva en la Patria Potestad y la familia, la escolar, la universitaria, la académica, la periodística de “Pensamiento Único” tirano] a que pertenece como especie (en términos de Lógica aristotélica), funcione. Tal “órgano” es parte funcional del cuerpo revolucionario, o subversivo, o institucionalizado, es parte lógicamente unitaria de dicha  “gran máquina”, para que ésta funcione y sirva a su dueño, le sea útil al conspirador que la ha ideado, construye y utiliza, usándola ordenada, sistemática, adecuadamente, insertando en el gran “cuerpo” cuantas piezas sean útiles a los órganos de la misma máquina destructiva, o cuantas cosas sirvan a tal efecto, cuantas encajen en todas las secciones, partes, o ramas, de la conspiración total (doctrinal y disciplinar, con su consecuente aparato propagandístico y propagatorio político, académico, escolar, industrial, comercial, pseudocultural y pseudoartístico)  a que se dedica.  El plan de degeneración carnalista judío protocolosiano, y de no judíos pero del mismo espíritu infeccioso, es integrar no la simple pornografía de erotismo más bien tradicional o clásico gentil, sino la pornografía disolucionista (contra la pureza tipológica biológica, hegemonía interna y endogamia perfecta del ser humano y pueblo múltiple Ario) e interracial, como pieza en el “órgano carnalista moderno de dicha máquina”, compuesto de piezas relacionadas u ordenadas entre sí en su conjunto organizado unitario subalterno e intrínseco al cuerpo total funcionante, a su vez compuesto de órganos internos. La pornografía interracial es parte de la sección u “órgano” ideológico licencioso, carnalista, compuesto de: 1º) Igualación de la cópula perfecta, con otros usos genitales; de proclamada legitimidad moral de todas las modalidades de uso venéreo;  2º) Minusvaloración de las prácticas morales sexuales matrimoniales (de suyo decentes), igualación (cuando menos) y postergación moral de éstas, respecto de otras prácticas canales y otras uniones distintas, o sea de: dedicación, pseudoobligación y hábito conyugales, o de emparejamiento, u otros ayuntamientos estables de ejercicio de carnalidad extramatrimonial; 3º) Recomendación de las prácticas cuya fertilidad, de haberla, conducen al mestizaje más indefinido, o libertino.  Con ese “órgano” se conjuntan los demás “órganos” del mismo “cuerpo”, a saber: las doctrinas y políticas anexas “no sexuales” (como la actual “feminista revolucionaria institucionalizada” de custodia exclusivamente femenina de la prole, en situaciones de divorcio, o separación), y no homoeróticas (como la adopción de Menores de Edad, por parte de parejas conyugales de maricones, o lesbianas, asunto que no afecta al ejercicio homoerótico, a que alguien “intime” como guste, o a que dos invertidos se junten en sociedad conyugal), pero que sirven externamente a la implantación, promoción, protección e imposición (a los discrepantes) de la idea de que los actos consistentes en asociarse contractualmente formando sociedades conyugales no genuinamente matrimoniales son Matrimonios específicos, propiamente dichos, e iguales  – en esencia genérica, entidad, perfección y dignidad jurídica política y moral –  al  Matrimonio o unión contractual instituyente de la sociedad conyugal modélica entre hombre y mujer, de modo que, por dicha igualdad, e infravaloración aberrante de la unicidad típica absoluta y exclusiva del Matrimonio hombre-hembra, se promocione (de hecho mayoritarioeficazmente para la población blanca) las uniones estériles, se las presente como una opción tan legítima como la matrimonial verdadera, que es esencialexclusivamente heterosexual, se facilite así su proliferación, y los divorciados, cualesquiera ayuntados, y los invertidos tengan el mismo derecho a adoptar, con adopciones que, criminalizado, debilitado, reprimido todo sano orgullo étnico blanco, consisten en el acogimiento masivo tutelar de Menores de Edad de razas ajenas a los pueblos blancos, por parte de “cabezas de familia” de mente descastada. *

*Al maricón nacionalsocialista (en mucho de esencial y profundo) MICHAEL ALOYSIUS ALFONS KÜHNEN ,  militante a título de marica y de  Hitleriano, los “medios de comunicación” del régimen sionista sectario intransigente liberticida alemán le hicieron una campaña “mediática” formidable, no porque defendiera la mente y práctica de Röhm y sus principales, y parte de tropa, de las S.A. (amén de la mayoría de los próceres del Partido y Régimen nacionasocialistas alemanes en su época de hasta Mayo de 1945  [cf. artículo de Lothar Machtan en “El Mundo”, en  https://ricardodeperea.wordpress.com/2015/08/19/homoerotismus-in-der-nsdap-und-hitlerswollust-ausschlieslich-nach-mannlichkeit-und-mannergesthalt-aufsatz-von-herrn-w-gerhard-xii-xii-mm-in-neue-einheit-fruher-kpdml-neue-einh/ ] sino por su actitud ante las uniones conyugales homoeróticas y su apología de la adopción de Menores de Edad, por parte de parejas sesualmente invertidas. A pesar de lo cuál sigue habiendo vídeos y escritos de Kühnen, prohibidos por la judía Merkel y su régimen invasor de ocupación del Reich actual, que lo es sólo de derecho, y su territorio, el de Alemania. En la patria goda y germánica NO EXISTE LA LIBERTAD DE HABLAR, NI LA DE OIR O ESCUCHAR, NI LA DE VER. No sólo no hay libertad de expresión, sino tampoco libertad de leer lo que otros expresan, escuchar lo que otros dicen, o ver lo que otros muestran o desean mostrar; esos “otros” son los alemanes disidentes del pensamiento y represión totalitarios del régimen de ocupacion BDR, y somos todos nosotros, si nos hallásemos en esa sagrada tierra vilmente ocupada, que una vez fue del Sacro Imperio Romano Germánico. Eso sí: toda clase de obscenotipia (pornografía en sentido amplio, y estricto), menos la que llaman infantil, está permitida, al igual que toda obscenidad y promiscuidad entre Menores de Edad; más aún: la castidad es denostada por maestros de escuela y organismos estatales de [des-] educación de la juventud germana, se promueve estatalmente la licenciosidad carnal de niños y adolescentes (prohibida la participación de Mayores de Edad), se incita a la promiscuidad infantil, a la sexualización precoz, se recomienda el aborto deliberado especialmente para adolescentes, se les recomienda que se corten la verga y los testículos y agranden hormonalmente los pezones, si quieren “construirse” como remedos fisionómicos del sexo opuesto; no les están prohibidas ni las orgías, ni la pornografía, PERO… PERO… eso sí : ¡El hipócrita Estado judío BRD [Bundesrepublik Deutschlands] prohibe a los adultos proporcionar pornografía a los menores, la mísma que el mismo hipócrita Estado judío les permite si se la encuentran, por ejemplo, en la basura, o si de algun otro modo se la procuran los menores, uno de otro!.

 

                                                                                    CAP. III.

Eros ardiente besa a Psyché. Antonio Canova, Museo del Louvre.

Eros ardiente besa a Psyché. Antonio Canova, Museo del Louvre.

LOS DOS FRENTES QUE COARTAN AL ARTE EROTICO CLASICO ARIO, ESPECIALMENTE GRIEGO Y LATINO ANTIGUOS Y DESDE EL RENACIMIENTO EN SU APOGEO ( Ss.XV-XVI), PASANDO POR EL BARROCO PERVIVIENTE ,  HASTA EL “ESTILO IMPERIO NAPOLEONICO”, y “NEOIMPERIO” Austríaco (segunda mitad DEL SIGLO XIX) !, con sus supervivencias clasicistas constantes (Antonio Cánova, Ferri, etc.), a saber:

1º) El frente de la pornografía e industria pornográfica judía protocolosiana, y, 2º) El del puritanismo de matriz judía, maníaco sexual negativo (obsesionado con lo lubrico, pensando en eso constantemente, negando bondad no sólo a lo sórdido, sino también a lo natural, y dando excesiva y enfermiza importancia a la carnalidad y los aspectos físicos y externos del fenómeno afrodítico.                                                                                                                                       El primero secuestra, en su depósito pornográfico, al Arte Erótico, haciendolo pasar por pornografía, y confiriéndole una cualidad (la de pornográfica) que no corresponde a su identidad. El segundo, conforme con ese “secuestro”, excluye del ámbito de las cosas decentes al mismo Arte Venusiano. Ambos frentes judíos falseadores están de acuerdo en que el Arte Erótico sea considerado pornográfico .

Lo mismo acaece con el Arte del desnudo no erótico, ni, por tánto, necesariamente erógeno. Los colectivos de ambos frentes, el pornográfico burdo y el puritano, o apuritanado, ambos de inspiración judía, estań conformes en calificar de eróticos, potencial y probablemente erógenos, y pornográficos a no pocos desnudos perfectamente serenos, apolíneos, de modelos humanos desvestidos pero sin intención propia venérea, ni actividad carnal manifiesta.

CAP. IV.

I.- NO TODA PORNOGRAFIA ES EROTICA

 

Una imágen artíficial artística puede ser pornográfica, por exponer excena propia de burdel, pero en la que el sujeto o sujeto del acto pornográfico expuesto no actúe perceptiblemente por impulso erótico, de modo que habría pornografía material, pero no formal, habría manifestación de acto corporal pornográfico, pero no también de acto anímico erótico.

II.- NO TODA PORNOGRAFIA EROTICA ES EROGENA

Una imágen erótica de deficiente calidad representativa, o de apariencia infrahumana o con características alejadas de las cualidades corporales humanas que hagan carnalmente apetecible al sujeto representado, no es esencialmente erógena.

 

 

Escultura erótica y pornográfica, de aspecto metálico deshumanizador de la imágen artística ofrecida, por cuanto no es erógena, no excita; es indecente pero verla no es necesariamente indecente: es como ver una escultura que represente un asesinato; ni la estatua, ni el asesinato, excitan al contemplador a hacer lo que represetan. De hecho se ve como los viandantes pasean indiferentes a la obra de Arte orgiástica y, a mi entender, de no mucha calidad.

Escultura erótica y pornográfica, de aspecto metálico no humano deshumanizador de la imágen artística ofrecida, por cuanto no es erógena, no excita; es indecente, pero verla no es necesariamente indecente: es como ver una escultura que represente un asesinato; ni la estatua, ni la forma del fingido asesinato, excitan al contemplador a hacer lo que represetan. De hecho se ve como los viandantes pasean indiferentes a la obra de Arte orgiástica y, a mi entender, de no mucha calidad.

 

084b4d5890923f2646eb7dc6c5241a1b

 

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

CAP. V.

EL ARTE DEL DESNUDO HUMANO NO EROTICO

I.- Confusiones frecuentes:

1ª) Todo desnudo humano es erótico. El Arte del desnudo humano es “simpliciter” Arte Erótico;

2ª) Todo Arte erótico es pornografía; luego : todo Arte del desnudo es pornografía.

3ª) El desnudo humano es pornográfico; luego: el denominado Arte del desnudo es pornografía.

II.- Crítica:

CONTINUARÁ

CAP. VI.

LA INVENCION Y USO MALINTENCIONADO DEL VOCABLO PORNOGRAFIA Y SUS DERIVADOS. NUESTRA VUELTA A LOS VOCABLOS CLASICOS, TRADICIONALES Y TAMBIEN CRISTIANOS.

El neologismo “pornografía” , escrito, es usado por primera vez hacia el año 1800 por un tal  Boiste, en su obra «Traité sur la prostitution» , según afirma sin cita exhaustiva de fuente, el “Tresor de la langue française” . La definición del concepto de la mísma se halla en dicho diccionario : ” Représentation (sous forme d’écrits, de dessins, de peintures, de photos, de spectacles, etc.) de choses obscènes, sans préoccupation artistique et avec l’intention délibérée de provoquer l’excitation sexuelle du public auquel elles sont destinées. Pornographie littéraire. Il vendait, sous le manteau des pornographies aux élèves, en si grande quantité que les pupitres débordaient de gravures et d’oeuvres obscènes (Zola, Fortune Rougon,1871, p.263) “. En 1832, según el “Trésor…” citado, un tal Raymond usa el término “pornografique”.  En cambio Lapouge afirma que “… Restif de La Bretonne le forge, sous la forme adjectivale, en 1769, et il faudra attendre 1842 pour qu’il apparaisse comme substantif. L’apparition d’un mot nouveau n’étant jamais fortuite, on remarquera que celui-là fait son entrée au siècle des Lumières, qui est aussi celui de la curiosité, de la science et de la contestation philosophique, aux abords de la Révolution française.”  Gilles LAPOUGE, « PORNOGRAPHIE  », Encyclopædia Universalis [en ligne], consulté le 28 septembre 2015. URL : http://www.universalis.fr/encyclopedie/pornographie/ .  

CONTINUARÁ

CAP. VII

MORALINAS : EL “simpliciter” DESNUDO, CALIFICADO DE PORNOGRAFICO POR LOS PURITANOS Y APURITANADOS, entre ellos judíos y sarracenos; EL ESTETISMO Y ARTISTISMO AFECTO DE APURITANAMIENTO JUZGA PORNOGRAFICOS LOS DESNUDOS QUE MUESTRAN GENITALES; LA NORMALIDAD MOJIGATA CENSURA EL SIMPLE DESNUDO ERÓTICO AUNQUE NO SEA NOTORIOVIRTUALMENTE EROGENO, Y TODO DESNUDO QUE MUESTRE PECHOS FEMENINOS O FALO TURGENTES. 

CAP. VIII

TOLERANCIA HACIA PINTURA Y ESCULTURA DE DESNUDOS, ESPECIALMENTE SIN EXHIBICION GENITAL. INTOLERANCIA RESPECTO DE LA FOTO ARTISTICA DE DESNUDO HUMANO, SOBRE TODO EL EROTICO Y EL INTEGRAL PÚBICO. COMO CONTRASTAN ESTAS ACTITUDES Y COMO SE EXPLICAN.

 

Bei den jüdisch Geprägten das linke Bild "kann" Kunst sein, das rechte ist aber "Pornographie".

Tanto para pornógrafos sin escrúpulos, cuanto para los apuritanados antinaturales, o buena parte de los que se estiman muy mucho “gente decente” y “superior”: la imágen de la izquierda es Arte; la de la derecha es pornografía ¡Seguro que sí!. [Bei den jüdisch Geprägten das linke Bild “kann” Kunst sein, das rechte ist aber “Pornographie”.]

[ "Dornauszieher", Gustav Heinrich Eberlein, 1866. Berlin. Unter der gegenwärtigen verückten Psychose der ungeheuerlichen Verfolgungsart gegen erdachte Pederastien, innerhalb des katholischen Klerus, eine solche Sculptur zu erschaffen und sie in einem bischöflichen Hof zu stellen wäre undenkbar gewesen. Die üblichen schmuzigen Verfolger, "Termiten des Untergangs", verwenden die unmenschlichsten und teuflichsten Methoden gegen bloß angeklagte aber unschuldige katholische Priester des Klassischen Christentums einer im Geiste der Sixtinischen Kapelle traditionstreuen Kirche . ( Bei http;//wehearit.com/entry/47174422/via/CureWolf ist eine bessere Aufnahme dieses hervorrragenden Kunstwerkes befindlich).]

:”Dornauszieher”, Gustav Heinrich Eberlein, 1866. Berlin.

Arte a la derecha, y "pornografía" a la izquierda, según la sucia mente del judaismo en su "ética para goim". La pseudoética judaista farisea para judíos es mucho peor: afirma obscenas, inmorales, diabólicas, ambas imágenes; por eso no ha habido nunca, ni hay, ni habrá escultores judíos de importancia, su esterididad y nulidad en esto es proverbial.

Arte a la derecha, y “pornografía” a la izquierda, según la sucia mente del judaismo en su “ética para goim“. La pseudoética judaista farisea para judíos es mucho peor: afirma obscenas, inmorales, diabólicas, ambas imágenes; por eso no ha habido nunca, ni hay, ni habrá escultores judíos de importancia, su esterididad y nulidad en esto es proverbial.

 

Anton Sergei Svetlakov (Russian, b 1961), Karavaev

Anton Sergei Svetlakov (Dibujante Ruso, 1961), “Karavaev”. Según la “bienpensante” y “biensintiente” masa de ineptos enjudeizados de la “corriente dominante”,
esta imagen no es pornográfica, por tratarse de un dibujo; si hubiera sido foto, o la foto que hubiera dado lugar al dibujo retrato, entonces trataríase de pornografía. Véase a continuación cómo, reducida la imágen y concentrado el detalle, no se distingue facilmente de un retrato fotográfico directo:

 

 

Anton Sergei Svetlakov (Russian, b 1961), Karavaev

Anton Sergei Svetlakov (Artista ruso, 1961), dibujo del deportista Karavaev.

 

ARTE CLASICO CLASIFICADO COMO GRAVISIMO CRIMEN Y PROHIBIDO EN SU EJECUCION, EXHIBICION, O APOLOGIA. ¿Quién prohibe? ¿Dios? No, unos antiDiós y antidioses : unos pepistas más papistas que el Papa (el actual, novador severo con los clérigos, no con los laicos). "He ahí - exclama el orador pepista "snovista" - al depravadísimo Apolo, perpetrando el más horrendo crímen : abrazando a un efebo y toqueteando a otro. ¡Mirad, oh votantes del PP, al monstruo apolíneo ABUSANDO de los aterrorizados, traumatizados de por vida, niños inocentes, corrompidos, pervertidos, atormentados por el gran criminal laureado. Cárcel, indemnización y suma einfamia a él; terapia psicológica a las obviamente víctimas del horror carnal; y amenaza severa, coercitiva, contra los "puercos" que pintan fealdades degeneradas como ese óleo repugnante y sádico!. " Luego, el pepista abortista genocida se va a joder a "la pareja" ( = "la querida" = "la ramerilla tapada"), una de apenas 18, fresca, lícita según la ley pepista. ¡ Viva la Pepa, el Rock and Rol y el Poder Político de la hipócrita caterva farisaica de las "Novedades para goim".

ARTE CLASICO PORQUE SE TRATA DE UNA PINTURA Y FOTO DE UNA PINTURA, NO UNA FOTO DEL NATURAL, de lo contrario el fotógrafo y el adulto fotografiado ya habrían sido acusados, condenados (con o sin proceso judicial), expoliados por el fisco judicial y encarcelados para largos y desventurados años. IMAGEN CLASIFICADA, POR INCONSCIENTES ENJUDIADOS: GRAVISIMO CRIMEN. PROHIBIDA (si foto directamente “del natural”) SU EJECUCION, EXHIBICION, O APOLOGIA. ¿Quién prohibe? ¿Dios? No, unos antiDiós y antidioses : unos sionistas pepistas más papistas que el Papa. “He ahí – exclama el orador pepista “snovista” – al depravadísimo Apolo, perpetrando el más horrendo crímen : abrazando a un efebo y toqueteando a otro. ¡Mirad, oh votantes del PP, al monstruo apolíneo ABUSANDO de los aterrorizados, traumatizados de por vida, niños inocentes, corrompidos, pervertidos, atormentados por el gran criminal laureado. Cárcel, indemnización y suma einfamia a él; terapia psicológica a las obviamente víctimas del horror carnal; y amenaza severa, coercitiva, contra los “puercos” que pintan fealdades degeneradas como ese óleo repugnante y sádico!. ” Luego, el pepista abortista genocida se va a joder a “la pareja” ( = “la querida” = “la ramerilla tapada”), una de apenas 18, fresca, lícita según la ley pepista. ¡ Viva la Pepa, el Rock and Rol y el Poder Político de la hipócrita caterva farisaica de las “Novedades para goim”.

Afresco romano.

Esta imagen fotográfica está reputada cual pornográfica tanto por los pornógrafos que utilizan a este modelo (que también lo es de Artistas fotógrafos y fotografía artística), para su industria comercial pornográfica, cuanto por destacadas exitosas páginas (Webs) de fotos digitales sobre fotografía, arte (escultura, pintura, arquitectura, fotografía, etc.) pasatiempos, moda, retratos, ... . El filtro que páginas de criterio apuritanado ponen impide técnicamente la inserción de dicha imagen, de modo que sale el cartelito que te advierte que no se puede publicar por ser "de contenido pornográfico" ("sic") ¡ Un adulto que se muestra, en parte, desnudo, normal, sin lubricidad ni actividad venérea perceptible alguna!. Si fuera un dibujo, o un cuadro al óleo, o una acuarela, entonces sí, no hay restricción, ni calificación de pornografía; así que permiten todas las imágenes eróticas y con desnudos "ilimitados" de, por ej., Roberto Ferri. ¡Estúpidos!.

Esta imagen fotográfica está reputada cual pornográfica tanto por los pornógrafos que utilizan a este modelo (que también lo es de Artistas fotógrafos y fotografía artística), para su industria comercial pornográfica, cuanto por destacadas exitosas páginas (Webs) de fotos digitales sobre fotografía, arte (escultura, pintura, arquitectura, fotografía, etc.) pasatiempos, moda, retratos, … . El filtro que páginas de criterio apuritanado ponen impide técnicamente la inserción de dicha imagen, de modo que sale el cartelito que te advierte que no se puede publicar por ser “de contenido pornográfico” (“sic”) ¡ Un adulto que se muestra, en parte, desnudo, normal, sin lubricidad ni actividad venérea perceptible alguna!. Si fuera un dibujo, o un cuadro al óleo, o una acuarela, entonces sí, no hay restricción, ni calificación de pornografía; así que permiten todas las imágenes eróticas y con desnudos “ilimitados” de, por ej., Roberto Ferri. ¡Estúpidos!.

 

Diese Aufnahme ist von Google und von den grössten Internetsmedienfirmen verboten, als pornographisch oder unkeusch verdammt und ständigt eingegrifen. So dumm, so frech blöd, so übermächtig und hartnäckig gegen jede natürliche, klassische Naturliebende Haltung und gerechte vollkommene Freiheit unserer aus dem naher zusammen mit Rom alten Griechland!.

Esta imágen fotográfica corre la misma suerte que la del inofensivo desnudo del joven eslavo de raza nórdica éstica, reportado, pedagógicamente, más arriba. Por muy ridículo que parezca al no enjudiado, esa foto es calificada de pornografía por parte de la morralla censora moralínica en internet.

&&&&&&&&&&&

https://ricardodeperea.wordpress.com/2015/09/30/presentacion-del-autor/

Nota crítica: No estoy de acuerdo en considerar pornografía a lo que el autor del siguiente texto denomina “audiopornografía”. La “grafía” es imágen (pintura, dibujo, en cierto modo escultura, foto, etc.), no sonido.  En vez de “pornografía” podría decir “pornofonía”. La clasificación que hace de la pornografía usa, como criterio de tipificación, uno material, es decir, basado en diferencias de la expresión material pornográfica, sin diferenciarla de la imaginería meramente erótica, ni de la del desnudo no erótico.

Pornografía

El término pornografía procede del griego πορνογραφíα (porne es “prostituta” y grafía, “descripción”, es decir, “descripción de una prostituta. Por tanto, en sentido estricto designa la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su trabajo. Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición muy reciente, pues en la Antigua Grecia nunca se usó la palabra “pornografía”. Modernamente se entiende por pornografía todos aquellos materiales, imágenes o reproducciones que representan actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor. Desde la década de 1970, las películas y fotografías con dicho contenido sexual explícito recibían la clasificación X, para diferenciarlas de las de erotismo más suave (S).
La Real Academia Española define a la pornografía como “el carácter obsceno de las obras literarias o artísticas”1 Es decir, todo lo que ofenda al pudor y que se represente artísticamente. En el Segundo Simposio Nacional Multidisciplinario de Sexualidad Humana, en Argentina, se ha considerado que la actual pornografía desvirtúa la sexualidad humana, expresándola en formas violentas, ya sea explícitas o implícitas, y siempre en una relación de poder y servidumbre de la mujer hacia el hombre o, en ocasiones, inversamente.2

Espectáculo pornográfico anunciado a la entrada de una sex shop.
La pornografía se manifiesta a través de multitud de disciplinas, como cine, escultura, fotografía, historieta, literatura o pintura, y ha logrado un gran auge en medios como las revistas pornográficas e inclusive el audio (teléfono erótico), y últimamente Internet.

Tipos de pornografía

Aunque pueden realizarse varias clasificaciones según los participantes, la temática o las posturas, una forma muy extendida de agrupar los géneros pornográficos es de menos a más explícito (ya sean las posturas de pose o las acciones representadas). De esta manera estarían:
Softcore
Artículo principal: Porno softcore
Es el género pornográfico en el que las escenas de sexo no se muestran de forma explícita. En el cine y la televisión, en particular, no incluye primeros planos de genitales (masculinos ni femeninos) y tampoco muestra en detalle penetraciones y felaciones. Los actores o modelos suelen tapar una parte de sus cuerpos. Este género lo han practicado y practican muchas mujeres y hombres más o menos famosos, como Demi Moore en la película Striptease. También se emplea en la publicidad, aunque este uso ha sido criticado por organizaciones feministas.
Mediumcore o pornografía convencional
Es aquella donde los modelos enseñan la totalidad del cuerpo en posturas más o menos provocativas.
Las famosas revistas Playboy o Penthouse son quizá los ejemplos más conocidos de este tipo de pornografía. Pese a existir clasificaciones que las colocan en el apartado anterior.
Hardcore
Artículo principal: Porno hardcore
Es el género pornográfico más extremo, pues muestra explícitamente el acto sexual, ya sea vaginal, anal u oral, o con aparatos o cualquier otro tipo de utensilios.
Este tipo de pornografía se subdivide según la orientación sexual: heterosexual, homosexual (masculino o femenino) y bisexual. Las primeras películas pornográficas y la gran mayoría de las películas actuales son heterosexuales; las películas gays son las segundas más vendidas y producidas. Existe también la variante del género transexual (hombres transformados en mujeres por medio del consumo de hormonas y uso de vestimenta) y la zoofilia (actos sexuales con animales).

OTROS:

El primer tipo de pornografía son las revistas para adultos. Estas están dirigidas principalmente, pero no exclusivamente, a un público masculino adulto. Las revistas de mayor difusión (por ejemplo, Playboy, Penthouse) no violan la norma Miller de obscenidad y, por lo tanto, pueden ser distribuidas legalmente. Pero otras revistas que sí violan estas normas están fácilmente disponibles en muchas librerías para adultos.

El segundo tipo de pornografía son los cassettes de vídeos. Estos se alquilan o venden en librerías para adultos y se han convertido en una industria en crecimiento para la pornografía. Hay personas que jamás entrarían a una librería o un teatro para adultos para ver una película pornográfica pero consiguen estos vídeos a través de librerías o por correo para verlos en la intimidad de sus hogares. En general, estos vídeos exhiben un alto grado de pornografía dura y actos ilegales.

El tercer tipo de pornografía son las películas. Las normas de calificación se han ido flexibilizando, y hay muchas películas pornográficas que se exhiben y distribuyen con una calificación de R y NC-17. Muchas de estas películas con una calificación de “R duro” hubieran sido consideradas obscenas sólo una década atrás.

Un cuarto tipo de pornografía es la televisión. Como ocurre en las películas, las normas para la televisión comercial han ido bajando continuamente. Pero la televisión por cable presenta una amenaza aún mayor. Hay personas que jamás irían a una librería para adultos que ahora pueden ver el mismo material sexualmente explícito en la intimidad de sus hogares, lo cual convierte a la televisión por cable en el “el mejor envoltorio de papel común.”

Un quinto tipo de pornografía es la “ciberpornografía”. Imágenes y películas de pornografía dura, chats en línea, y aun actos sexuales en vivo pueden ser bajados y vistos por prácticamente cualquier persona a través de Internet. Se pueden encontrar imágenes sexualmente explícitas en páginas Web y en grupos de noticias que son demasiado fáciles de ver para personas de cualquier edad. Lo que sólo estaba disponible para una pequeña cantidad de personas dispuestas a ir al sector malo de la ciudad, ahora puede ser visto en cualquier momento en la intimidad del propio hogar.

Un tipo final de pornografía es la “audiopornografía”. Esto incluye las “pornollamadas,” que son el segundo mercado de mayor crecimiento de la pornografía. Si bien la mayoría de los mensajes están dentro de la definición de obscenidad de Miller, estos negocios siguen floreciendo y a menudo son usados en gran parte por niños.

Según Henry Boatwright (Presidente de la Junta Asesora de Problemas Sociales de Estados Unidos), aproximadamente el 70 por ciento de las revistas pornográficas que se venden terminan en manos de menores. Mujeres Contra la Pornografía estima que alrededor de 1,2 millones de niños son explotados anualmente en el sexo comercial (pornografía y prostitución infantil).

NOTAS APENDICES:

1ª:

El matrimonio por tiempo determinado (Mut‘ah).

FONS: https://www.al-islam.org/es/cuestiones-sobre-las-ramas-del-islam-el-hadiz-el-iytihad-y-el-fiqh-aiatullah-yafar-subhani/el-0
l fiqh shiíta, siguiendo el Libro Sagrado y la Tradi­ción, considera correcto dos tipos de matrimonio: el ma­trimonio permanente, el cual no necesita explicación, y el matri­monio por tiempo determinado o mut‘ah, cuya forma es como si­gue:Le es permitido al hombre y a la mujer establecer una relación matrimonial por un tiempo de­terminado a condición de que no exista impedimento jurídico para que ambos se casen (como un vínculo familiar o por ama­man­tamiento), y ello luego de haber determinado una cantidad de bie­nes como dote. Luego ellos, al terminar el periodo, se separan sin tener que recurrir a la fórmula de divorcio. Si de este matrimonio (tempo­ral) surge un niño, se considerará hijo legítimo de ambos y les hereda.Luego de concluido el pe­riodo, la mujer debe esperar el periodo de ‘iddah legal, y si se encontrara embarazada, su pe­riodo de ‘iddah será hasta con­cluido el embarazo, sin tener la opción de casarse nuevamente con otro hombre mientras se en­cuentre vinculada al primero. Lo mismo sucede cuando se en­cuentra en el pe­riodo de ‘iddah.El matrimonio temporal es igual al matrimonio permanente en cuanto a su esencia y realidad, y la mayoría de las normas estables para el matrimonio perma­nente también lo son para el en­lace temporal; la diferencia im­portante que existe entre ambos tipos de matrimonio la confor­man dos asuntos:1. La fijación del periodo de tiempo en el matrimonio temporal.2. No hay obligatoriedad ini­cial de sustentar a la esposa en este segundo tipo de matrimonio.Si pasamos de esos dos te­mas más exponentes, las demás dife­rencias son minúsculas y no pro­vocan gran contraste entre los dos tipos de enlace. Debido a que el Islam es el se­llo de las religiones y la ley divina íntegra, ha permitido esta forma de matrimonio para solucionar el problema sexual. Si consideramos el estado del joven que estudia o trabaja fuera de su país, y no posee la capaci­dad para establecer un matrimo­nio permanente, entonces, ¿qué puede hacer ante esa situa­ción? ¿Cuál es su obligación en tal caso? Ese joven tendrá tres op­ciones:A. Reprimir el deseo sexual y abstenerse del disfrute sexual.B. Establecer una relación sexual ilícita con mujeres corruptas o enfermas.C. Valerse del matrimonio temporal y casarse con una mujer casta dentro de unas condiciones especiales, sin tener la obligación de sustentarla, tal como sucedería con un matrimonio permanente.Es obvio que no hay una cuarta opción para tal joven, y si bien esto no significa que el ma­trimo­nio temporal se circunscriba a una persona en estas condicio­nes, al mismo tiempo se puede conside­rar tal caso para descubrir la ra­zón de la legitimación de este tipo de casamiento.Hay que tener en cuenta que los fuqahâ’ del Islam han avalado un tipo de “casamiento perma­nente” el cual en su reali­dad es un matrimonio temporal, puesto que en el mismo el hom­bre y la mujer se casan “en forma perma­nente” pero ambos, o por lo menos uno de ellos, saben que en un tiempo se separarán mediante el divorcio. Haber legitimado tal tipo de casamiento se asemeja completa­mente a la legitimación del ma­trimonio temporal, puesto que son similares en su esencia aun­que se diferencien en el nombre.El Libro Sagrado y la Tradi­ción profética nos refieren la legitimi­dad del matrimonio tempo­ral o mut‘ah. Es así que el Sagrado Co­rán expresa:﴿ فما اسْتَمْتَعْتُم بِهِ مِنهُنَّ فآتُوهُنَّ أُجورَهُنَّ فَرِيضةً ﴾
«En cuanto a aquellas con las cuales hayáis realizado mut‘ah (istamta‘tum), dadles sus dotes como un precepto».1
La contundente mayoría de los exegetas considera que esta aleya se refiere al matrimonio temporal. Básicamente no hay lugar para la vacilación en cuanto a que el mut‘ah fue legislado en el Islam, sino que la controversia está en si este tipo de matrimonio fue abro­gado o no, esto es, si continúa siendo lícito.Las narraciones de las dos ten­dencias del Islam señalan que esta norma no fue abrogada, sino que se prohibió actuar en base a esta norma en la época del se­gundo Califa. Es de mencionar que hay unas palabras del mismo Califa a este respecto que ponen de mani­fiesto que este tipo de matrimo­nio era lícito y habitual durante la época del Gran Profeta (BP), e infieren que tal prohibición sólo se originó a partir de una opinión personal y nada más, puesto que dijo: “¡Oh gente! Había tres cosas durante la época del Mensajero de Dios las cuales yo prohíbo y con­sidero ilícitas y por las que casti­garé, y son: el mut‘ah de las muje­res2 (el matrimonio temporal), el mut‘ah del haÿÿ3 y la frase (del llamado a la oración que reza) “haîia ‘alâ jair-il ‘amal” (Venid a la mejor acción)”.4Lo sorprendente es que la pri­mera y la última de estas tres cosas permanecen prohibidas hasta hoy, pero en relación a la mut‘ah del haÿÿ permaneció lí­cita, actuando los musulmanes en base a ello y en oposición a la opinión del segundo Califa (puesto que cuando el peregrino culmina la ‘umrah o peregrina­ción menor sale de su estado de ihrâm o con­sagración ritual y se le vuelve lícito lo que es prohibido durante el mismo, siendo que ‘Umar había prohibido salir del estado de ihrâm y permanecer en el mismo hasta llegar el momento del haÿÿ o peregrinación mayor).La prueba evidente de que el Profeta (BP) no prohibió el mut‘ah es lo narrado por Al-Bujârî de ‘Umrân Ibn Husain que dijo: “Fue revelada la aleya del mut‘ah en el Libro de Dios y ac­tuamos en base a la misma junto al Mensajero de Dios y no fue revelado lo que lo prohibiera, y él no prohibió ello hasta que murió; luego un hombre expresó según su propia opinión lo que quiso (y aquí se refiere a la prohibición del mut‘ah por parte del segundo Califa).51. An-Nisâ’; 4: 24.
2. El matrimonio temporal.
3. La permisión de la intimidad matrimonial durante el lapso entre la peregrinación menor y la peregrinación mayor.
4. Sharh At-Taÿrîd de Al-Qushÿî, tema del Imamato, p.464.
5. Sahîh Al-Bujârî, t.6, p.37, sección del tafsîr, al referirse a la exégesis de la aleya 196 de la Sûra Al-Baqarah.

La mujer en la doctrina islámica: un breve resumen:

FONS: http://martinito.blogspot.com.es/2006/08/la-mujer-en-la-doctrina-islmica-un.html

Meses atrás señalamos esta compilación de textos sobre el islam en español. Ahora queremos destacar el titulado “Estatuto jurídico y condición de la mujer en el Islam”, que en su primera parte ofrece la justificación textual de los principales componentes de la visión islámica de la mujer y sus derechos mediante citas literales del Corán, los hadices y otras fuentes autorizadas. Ese anclaje en los textos ortodoxos le concede un gran valor, por lo que recomendamos encarecidamente su lectura íntegra, aquí. Al mismo tiempo, para comodidad de nuestros lectores y a efectos de comparación con lo que pronto publicaremos sobre la situación actual de las mujeres en el Irán y otros países musulmanes, hemos creído conveniente reproducir los enunciados de ese resumen -redactados por J. M. S.-, sin las citas que acompañan a casi todos ellos. De este modo el lector podrá hacerse fácilmente una primera idea de las cuestiones básicas.

Lo añadido entre corchetes es nuestro.
Estatuto jurídico y condición social de la mujer en la cultura islámica
por J. M. S. (texto abreviado)

Introducción

El fundamento de la condición jurídica y social de la mujer musulmana es el Corán y el hadiz. Sobre estas bases fue edificado el derecho islámico por el consenso de la umma, la comunidad musulmana, consenso que no es a la postre sino el de los letrados: “La práctica se basaba en la doctrina unánime de los estudiosos de la religión” (Schacht). La Muwatta de Malik ibn Anas, por ejemplo, constituye la autoridad exegética de los seguidores de la escuela maliquí sobre los textos canónicos. Uno de los más importantes letrados que llevaron a cabo la tarea interpretativa fue Ghazzali (Algacel, 1058-1111), con el cual se clausura la puerta de la interpretación o ijtihad. No es aquí objeto de consideración la cuestión de la verdad del hadiz, a la que [se] han consagrado páginas destacadas: Bukhari descartó como ficticios la mayoría de los que circulaban en su tiempo, admitiendo en su Sahih sólo una pequeña proporción como auténticos. Hurgronje y Schacht afirmaron que todas las tradiciones, incluidas las que Bukhari consideró auténticas, habían sido creadas mucho después de la época a la que hacían referencia. El hadiz tiene como una de sus misiones primarias explicar y comentar el Corán; sirve también para autorizar la ley a la que afecta, así como también en general las costumbres admitidas por la comunidad; merece por tanto ser tomado en suma consideración. […]

La condición de inferioridad de la mujer

El hombre y la mujer no son iguales. Su desigualdad procede de la disposición creadora de Alá y es esencial, ontológica: el hombre es superior a la mujer. De ahí deriva la diferencia de derechos y obligaciones para unos y otros.

La mujer ha sido creada para el hombre: es uno de los milagros de Alá.

Sin embargo, el Corán “afirma la igualdad de trabajos de los sexos y la unidad de origen de ambos sexos” (Rafiqul-Haqq y Newton).

El hombre tiene autoridad sobre la mujer, por la preferencia que Alá le ha concedido y por los bienes que gasta a favor de sus mujeres. Éstas han de obedecer al jefe de la familia, su padre o abuelo paterno, o a su marido, si están casadas.

La autoridad del marido es omnímoda, mientras no vaya en contra del islam: la mujer no puede salir de casa ni admitir en ella a ningún hombre, buscar trabajo, realizar oraciones o ayunos extraordinarios o dar limosna, sin su consentimiento.

El matrimonio musulmán

La mujer se convierte por el matrimonio en una “especie de” esclava en manos de su marido. No tiene la condición del esclavo, no puede ser vendida y tiene derechos de los que éste carece, pero sí comparte cierto grado del sometimiento a la autoridad de su amo.

La mujer, o más bien su cuerpo, es una propiedad del marido, como un campo labrado del que éste dispone para la siembra.

Cuando la muchacha es púber y virgen, su matrimonio es concertado por su padre (o abuelo paterno).

Hay que deliberar con la mujer que ya ha estado casada antes de darla de nuevo en matrimonio. En cuanto a la mujer que es virgen, consiente el matrimonio con su silencio: se puede decir en este caso que quien calla, otorga.

El matrimonio es un contrato, que tiene ventajas e inconvenientes.

El contrato matrimonial es realizado por el novio y el tutor matrimonial de la novia, sin que la presencia de ésta sea necesaria.

La dote desempeña un papel relevante: el marido compra mediante ella el derecho a disponer de las partes íntimas de su mujer. “El objeto del contrato es, para el marido, el derecho a la mujer; para la mujer, el derecho a recibir el mahr o sadaq, dote nupcial estipulada… Es nulo el matrimonio sin el pago del mahr. Si después de formalizado el contrato, éste se rescinde antes de que se haya consumado el matrimonio, la mujer tiene derecho a percibir la mitad del mahr, Corán 2:237” (Islamología, II, p. 567).

Si la novia pretendía ser virgen antes de casarse, pero el marido descubriera que está embarazada, el hijo que nazca será el esclavo del marido y la mujer será tratada como fornicadora.

Es recomendable que el marido dé a la novia una dote moderada. Que la mujer exija una dote elevada es un acto reprobable.

La poligamia

Al hombre le está permitida la poligamia (poligamia poliginia), con la condición de tratar a sus esposas equitativamente. El hadiz la recomienda: los mejores musulmanes son los que tienen mayor número de esposas.

La mujer también tiene sus derechos: su marido debe respetar sus bienes, proveer a sus necesidades y tratarla equitativamente; pero no se encuentra entre ellos el de casarse con varios hombres (poliandria).

El marido debe tratar equitativamente a sus esposas, si las tuviera: la igualdad se refiere únicamente a los gastos y a los regalos que el marido les da, y a las noches que pasa con ellas; el amor y las relaciones íntimas no dependen de su voluntad, amarlas por igual no es posible (Algacel).

El número de esposas con que un musulmán puede estar casado al mismo tiempo es de cuatro.

Mahoma no tuvo esta limitación, y poseyó al menos diez esposas legítimas simultáneamente, sin contar las concubinas.

[Inciso: Conviene conocer la “revelación” por la que Mahoma se declara a sí mismo excepcionalmente eximido de la norma: “¡Profeta! Hemos declarado lícitas para ti a tus esposas, a las que has dado dote, a las esclavas que Alá te ha dado como botín de guerra, a las hijas de tu tío y tías paternos y de tu tío y tías maternos que han emigrado contigo y a toda mujer creyente, si se ofrece al Profeta y el Profeta quiere casarse con ella. Es un privilegio tuyo, no de los otros creyentes – ya sabemos lo que hemos impuesto a estos últimos con respecto a sus esposas y esclavas, para que no tengas reparo. Alá es indulgente, misericordioso.” (Corán 33:50, traducción de J. Cortés)]

El musulmán puede casarse con musulmanas o con mujeres dhimmíes [esto es, judías o cristianas]. Le está prohibido casarse con mujeres infieles o asociadoras [esto es, “politeístas”].

La mujer musulmana sólo puede contraer matrimonio con varones musulmanes. No puede casarse con un hombre de otra fe a menos que éste se convierta antes al islam.

Deberes de la mujer casada

La mujer debe atender solícitamente los requerimientos de su marido.

La mujer musulmana debe vestirse y actuar recatadamente ocultando sus encantos naturales.

Después de los primeros tiempos del islam, se extendió la reclusión y el velo en las ciudades-fortaleza instaladas en los territorios conquistados.

El marido musulmán tiene derecho a corregir a su mujer.

El marido tiene derecho a golpear a su mujer: nadie le preguntará por qué razón. La exhortación de pegar a la esposa desobediente no es una aberración, curiosidad, concepto aberrante, o elemento aislado, en la consideración islámica de las mujeres[;] más bien, el mandato de golpear a las esposas desobedientes está fundado sobre la condición subordinada de la mujer en el islam.

En su versión del Corán, Yusuf Ali añade a la traducción literal, poniéndolo entre paréntesis: “A aquellas mujeres que temes que sean desobedientes, amonéstalas (primero), (a continuación), niégate a compartir sus lechos; (y en último término) golpéalas (ligeramente)”. Estas adiciones no se encuentran en otras traducciones, y sin duda Yusuf Ali está pensando en suavizar su versión para el lector occidental.

El marido debe efectuar la corrección de la mujer ciñéndose a ciertos procedimientos y normas, no todo le está permitido, como dejarse llevar por la violencia del arrebato pasional. La obra de corrección ha de tener el marchamo de la racionalidad. El juicio y la decisión de corregirla dependen absolutamente del marido.

Cuando el marido teme la desobediencia de su mujer, el Corán le recomienda el uso de la violencia y el abandono sexual. Pero cuando una mujer teme la desobediencia de su marido, recomienda a ésta la diplomacia.

[Inciso: Las palabras “desobediencia de su marido” parecen un desliz del autor, a la vista de la cita coránica inserta en este punto: “Y si una mujer teme malos tratos o aversión por parte de su marido, no hay inconveniente en que se reconcilien, pues es mejor la reconciliación”. (Corán 4:128)]

El hadiz, por otra parte, encarece a los hombres el tratar bien a las mujeres que dependen de ellos.

El repudio

“Talaq, repudio, tiene en árabe la significación radical de verse libre de atadura. Por el talaq renuncia el marido en forma definitiva e inmediata a cuantos derechos le competen sobre la mujer por razón de su matrimonio. Los juristas defienden esta resolución citando el Corán, 2:237, que pone el vínculo en manos del marido, y recuerdan que el matrimonio se asimila a una venta, y el comprador puede renunciar en cualquier momento a los derechos sobre lo adquirido.” (Islamología, II, p.568)

El marido tiene la facultad de repudiar a su mujer. Puede repudiar a sus cuatro mujeres a la vez y tomar otras cuatro. El divorcio es lícito, pero no es un acto recomendado.

También se recomienda al marido, en caso de aversión por su mujer, que la soporte con paciencia.

El marido debe tener en cuenta la opinión de su padre: si éste tiene aversión por su nuera, debe divorciarse.

El marido tiene derecho de repudio sin tener que justificar ante el juez su decisión.

La repudiada debe esperar un periodo prescrito (‘idda) para comprobar que no está embarazada.

El marido puede volver a tomar a su mujer durante el periodo de espera.

Durante la ‘idda una esposa divorciada recibe su pensión y tiene derecho a alojamiento, con tal que el divorcio no sea irrevocable.

No hay pensión de manutención ni alojamiento para la esposa que ha recibido el divorcio irrevocable.

La mujer no puede repudiar a su marido. En ciertas circunstancias, el divorcio es obligatorio para ella, por ejemplo, cuando su marido apostata, o cuando ella se convierte al islam siendo su marido no musulmán, o cuando el marido es dado oficialmente por desaparecido.

El marido musulmán puede conceder a la esposa la opción de continuar con el matrimonio o disolverlo.

La mujer no debe pedir a su marido que se divorcie de ella. Podría solicitar el divorcio, pero éste se convierte en motivo de reprobación para ella y la pone en una situación sociológica muy frágil (Samir K. Samir).

Si, de todas formas, la mujer solicita el divorcio, debe compensar a su marido.

Cuando el marido pronuncia por tres veces (sucesiva o simultáneamente) la fórmula de repudio: “Queda repudiada”, el divorcio es definitivo. Después del divorcio definitivo, para volver con la esposa tres veces repudiada es necesario que ésta se case con otro hombre y consume el matrimonio, incluso aunque ella esté deseosa de volver con su verdadero marido. El hombre que realiza la tarea de volver a hacer legítima a la mujer con su marido se denomina el muhalil, “el que legitima” de nuevo el matrimonio con el primer esposo.

Derechos de las coesposas y concubinas

Las coesposas tienen teóricamente derechos iguales. En la práctica, ante la amenaza de repudio, una esposa puede preferir renunciar a estos derechos a favor de las otras, para que el marido la mantenga en su harén. ¿Qué protección tiene la mujer repudiada que queda sin familia? De esta cuestión no se trata en la jurisprudencia islámica.

Swada, una de las esposas más antiguas de Mahoma, después de Khadija, renunció a sus derechos a favor de la esposa preferida, ‘Aicha.

El marido debe pasar un número igual de noches en el apartamento de cada coesposa, con la excepción de cada nuevo matrimonio, para el que se le concede una prórroga de tres o siete noches.

El concubinato ilimitado está permitido al marido. Las concubinas pueden ser esclavas o prisioneras de guerra. La esclava concubina que da a luz un hijo a su amo (umm walad) adquiere el derecho de que no puede ser vendidad, y a la muerte del amo obtiene la libertad. Pero no puede ascender a la categoría de esposa legítima.

En teoría, el concubinato fue una alternativa a la poligamia. En la realidad histórica, se produjo poligamia más concubinato.

Matrimonio temporal

El matrimonio temporal o de placer, muta’h, fue autorizado por Mahoma en los primeros tiempos del islam y prohibido poco después. Todavía está vigente entre los chiítas.

Derechos de la mujer

A la mujer le corresponde una parte de la herencia menor a la del varón (del mismo grado). Y el islam reconoce como herederos a los parientes cognados (por parte de la esposa).

En la experiencia histórica, se ve que no siempre se ha respetado o se respeta el derecho de la mujer a la herencia. Las esposas dhimmíes de un varón musulmán no tienen derecho a heredar de éste si no se convierten al islam.

Las penas por delitos cometidos contra la mujer reciben la mitad del castigo que [por] los cometidos contra el varón. La diya o precio de sangre por homicidio de una mujer constituye la mitad que la del varón.

La mujer recibe un castigo igual que el hombre por la misma falta.

O puede recibir un castigo mayor que el varón, como ocurre en el caso de faltas contra la castidad (homosexualidad).

En caso de apostasía, la mujer es encarcelada hasta que vuelva al islam, mientras que el varón apóstata es ejecutado. La apostasía de la mujer es castigada menos duramente que la del hombre: quizá por ser un delito que pone de manifiesto una deficiencia intelectual –que el islam presume en la mujer–.

No obstante hay tradiciones que afirman que es lícito matar a la mujer que ha apostatado.

Según la escuela maliquí, el derecho de custodia (hadana) pertenece a la madre, después del repudio, y dura hasta que el muchacho tenga poluciones nocturnas (la pubertad), y, para la muchacha, hasta que se case y entre en la morada del marido (al-Qayrawani, La Risala, p. 199). Los hijos han de ser educados como musulmanes obligatoriamente, aunque la madre sea cristiana o judía.

Los deberes del marido para con la esposa consisten en proveer a las necesidades de ésta y en velar por que cumpla con sus obligaciones religiosas; los deberes convenientes para la mujer son el gobierno del hogar, el cuidado de los hijos y atender a los requerimientos del marido.

El hijo de un musulmán y una mujer dhimmí es necesariamente musulmán. Si la madre muere con el niño en su seno, no puede ser enterrada en un cementerio cristiano o judío.

El testimonio de la mujer en juicios por delitos castigados con penas hadd (pl. hudud) no es admitido. Las penas hadd están establecidas en el Corán: amputación, latigazos, crucifixión, lapidación para delitos graves: robo, fornicación, embriaguez, apostasía, adulterio… En delitos menores, su testimonio vale la mitad que el del varón, a causa de su deficiencia de inteligencia y falta de memoria.

La mujer alcanza la mayoría de edad antes que el varón: requisito para que pueda contraer matrimonio.

La mujer no puede desempeñar el oficio de cadí ni ejercer como imán ni predicador en la oración ritual.

La mujer musulmana no puede hacer sola un viaje de un día y una noche de distancia sin compañía del mahram protector, el pariente “con quien no es lícito el matrimonio”.

La circuncisión femenina no es obligatoria; tampoco la masculina. La mutilación genital es una práctica extendida en países islámicos.

Cualidades y defectos de la mujer

La mejor esposa es la más prolífica.

La mujer estéril es un deshonor para su marido: se recomienda que se divorcie de ella.

Mahoma aconsejó no casarse con mujeres estériles.

Las vírgenes fueron, en general, recomendadas. Pero en ciertos casos era preferible elegir a una mujer con experiencia.

La mujer no puede acrecentar el honor de la familia, salvo dando a luz a un hijo varón, pero puede hacer que el honor familiar disminuya o se pierda.

La mujer es deficiente en inteligencia. ¿Por qué es [sic] así? Porque su testimonio vale la mitad que el del varón y porque no puede rezar durante la menstruación.

No se está describiendo la deficiencia de la mujer en los primeros tiempos del islam, sino la condición de la mujer en toda época, vinculada al Corán y válida hasta el día de la Resurrección. De hecho, “la expresión ‘naqisatan ‘aqlan wa dinan’ (deficiente en inteligencia y religión) es uno de los lemas y axiomas de la vida de las masas en los países árabes” (Rafiqul-Haqq y Newton).

La menstruación es un mal. Es un defecto de las mujeres[,] que no pueden rezar ni ayunar durante sus periodos.

“Las reglas de la pureza prevén que yo no pueda saludar a una mujer, porque podría tener la menstruación que la hace impura y, al tocarla, también yo quedaría impuro” (Samir Khalil Samir).

La presencia de la mujer es funesta para el hombre; puede invalidar la oración ritual. La mujer es aciaga, como la casa, los caballos, los camellos, etc. La azalá puede ser anulada por la aparición de una mujer frente al orante.

La mujer es imperfecta, pero el marido tiene que tomarla tal como es para obtener beneficio de ella.

Nada es más perjudicial al hombre que la mujer.

Las mujeres despojan a los sabios de su sabiduría.

Entre las criaturas inferiores, la mujer goza de la capacidad de dominar a los hombres a causa de la excitación sexual.

El marido no debe dejar la autoridad familiar en manos de su mujer: más bien está obligado a educarla mediante la contradicción. El islam supone que la mujer no sabe controlarse, y el marido, que como hombre es capaz de hacerlo, tiene el cometido de educarla.

Los pueblos gobernados por mujeres nunca tendrán éxito.

Sólo los hombres recibieron la revelación. Alá sólo ha enviado a hombres como mensajeros, no a mujeres.

Según el islam, sólo tres mujeres han llegado a la perfección, mientras que son muchos los hombres que han alcanzado dicho rango.

Las mujeres no suelen ser nombradas en el Corán por sus nombres propios, sino por apelativos: “madre de”, “hija de”, “esposa de”.

El hombre goza de un elevado rango junto a Alá, en comparación con la mujer. Si Alá permitiera la prosternación a otro que a Él, la mujer debería hacerlo ante su marido, por el “particular derecho” sobre ellas.

Sólo el varón tiene obligación de orar en la mezquita. Para la mujer es un mérito rezar en la casa.

La mujer está exenta de participar en la guerra santa: su yihad es la peregrinación.

Alá ha ordenado a los hombres el matrimonio. El matrimonio es un gran bien, aconsejado a las mujeres por Mahoma, como un camino eficaz para obtener la salvación.

Todos los profetas están casados: “En cuanto a Jesús (la paz sea con él), se casará cuando descienda a la tierra y tendrá hijos” (Algacel). El matrimonio forma parte de la tradición musulmana. Si no puede casarse, el musulmán deberá ayunar.

Si el marido está satisfecho de su mujer, ésta va al paraíso.

Pero la mayoría de los habitantes del infierno son mujeres: sus maridos posiblemente no estén satisfechos de ellas.

La ingratitud hacia sus maridos ha conducido a muchas mujeres al fuego.
En la página original se hallarán referencias bibliográficas y otras informaciones.

Es interesante observar a los actuales propagandistas del islam en sus esfuerzos por hacer tragar la amarga píldora de la desigualdad femenina, a la que de ningún modo parecen dispuestos a renunciar. Entre infinitos ejemplos citaremos aquí un par de muestras de lo que sostiene el sitio Inforislam (La mujer en el islam: islam vs. judeocristianismo), tras un comienzo no demasiado prometedor:

La situación de la mujer en el Islam no plantea problema alguno. La actitud del Corán y de los primeros musulmanes testimonia el hecho de que la mujer es, por lo menos, tan vital para la vida como el hombre y que no es inferior a él, ni pertenece a una de las especies inferiores.

O sea, que el islam reconoce que la mujer es necesaria para la vida, y que no es un mono ni un cerdo (como los antepasados de los judíos). Respiramos aliviados.

Que el testimonio de una mujer valga la mitad que el de un hombre se justifica así:

En algunos casos de atestiguación de determinados contratos civiles, se requieren dos hombres, o bien un hombre y dos mujeres. Tampoco esto indica que la mujer sea inferior al hombre. Es una medida para asegurar los derechos de las partes contratantes, porque la mujer, por regla general, no está experimentada en la vida práctica como el hombre. Esta falta de experiencia puede perjudicar a cualquiera de las partes en un contrato dado. Por eso, la ley requiere que por lo menos testifiquen dos mujeres con un hombre. Si una olvida algo, la otra se lo recordará. O si comete un error, dada la falta de experiencia, la otra le ayudará a corregirlo. Se trata de una medida de precaución para garantizar las acciones honradas y tratos adecuados entre los individuos. En cualquier caso, la falta de experiencia en la vida civil no significa necesariamente que la condición femenina sea inferior a la masculina. Todo ser humano carece de algo, pero ello no debe suscitar dudas respecto a su condición humana.

Y así se justifica el que las mujeres deban situarse detrás de los hombres en la oración (si quieren ir, se entiende, y no se lo prohíbe el estado de impureza de la menstruación):

Que la mujer esté situada detrás del hombre en la oración no indica en absoluto que sea inferior a él. Como ya se ha mencionado, la mujer está exentade asistir a las plegarias comunitarias que son obligatorias del hombre. Pero si participa en ellas, se mantiene en filas aparte formadas exclusivamente por mujeres. Lo mismo que los menores se agrupan en filas separadas detrás de los adultos. Es una norma de disciplina en la oración, y no una clasificación por importancia. En las hileras de hombres, el jefe de estado reza, hombro con hombro, con el pobre. los hombres a las categorías sociales más elevadas están al lado de otros hombres de las categorias más bajas. El orden de las filas en la oración persigue ayudar a todos a concentrarse en la meditación. Es muy importante, porque los rezos musulmanes no son simplementes cantados ni soniquetes. Implica acciones, movimientos, estar de pie, hacer reverencias, postrarse, etc., si los hombres se mezclaran con las mujeres en las mismas filas sería posible que algo les molestara o distrajera su atención. La mente estaría ocupada por algo ajeno a la oración y se apartaría de la abstracción meditativa. El resultado turbaría los propósitos de la plegaria y constituiría un pecado de adulterio cometido por los ojos, porque los ojos -al mirar las cosas prohibidas- puede ser culpable de adulterio, tanto como el corazón. Además, no está permitido que ningún musulmán, hombre o mujer, tocar el cuerpo de otra persona del sexo opuesto durante la oración. Si los hombres y las mujeres están mezclados no se puede evitar tocarse. Más aún, si una mujer está rezando delante de un hombre o al lado suyo, es muy posible que quede al descubierto alguna parte de su cuerpo vestido, después de un determinado movimiento de reverencia o postración. Los ojos del hombre pueden estar mirando la parte descubierta lo que perturbará a la mujer y expondrá al hombre a distracción o a malos pensamientos. Por ello, para evitar la turbación y la distracción, para ayudar a concentrarse en la meditación y en los pensamientos puros, para mantener armonía y el orden entre los orantes, para cumplir los verdaderos propósitos de la oración, el Islam ha ordenado la organización en hileras con los hombres ocupando las primeras líneas, los niños detrás de ellos y las mujeres a continuación de los niños. Cualquiera que tenga algún conocimiento de la naturaleza y los fines de la oración musulmana entenderá rápidamente la sensatez de formar las filas de orantes de esta manera.

Meses atrás señalamos esta compilación de textos sobre el islam en español. Ahora queremos destacar el titulado “Estatuto jurídico y condición de la mujer en el Islam”, que en su primera parte ofrece la justificación textual de los principales componentes de la visión islámica de la mujer y sus derechos mediante citas literales del Corán, los hadices y otras fuentes autorizadas. Ese anclaje en los textos ortodoxos le concede un gran valor, por lo que recomendamos encarecidamente su lectura íntegra, aquí. Al mismo tiempo, para comodidad de nuestros lectores y a efectos de comparación con lo que pronto publicaremos sobre la situación actual de las mujeres en el Irán y otros países musulmanes, hemos creído conveniente reproducir los enunciados de ese resumen -redactados por J. M. S.-, sin las citas que acompañan a casi todos ellos. De este modo el lector podrá hacerse fácilmente una primera idea de las cuestiones básicas.

Lo añadido entre corchetes es nuestro.
Estatuto jurídico y condición social de la mujer en la cultura islámica
por J. M. S. (texto abreviado)

Introducción

El fundamento de la condición jurídica y social de la mujer musulmana es el Corán y el hadiz. Sobre estas bases fue edificado el derecho islámico por el consenso de la umma, la comunidad musulmana, consenso que no es a la postre sino el de los letrados: “La práctica se basaba en la doctrina unánime de los estudiosos de la religión” (Schacht). La Muwatta de Malik ibn Anas, por ejemplo, constituye la autoridad exegética de los seguidores de la escuela maliquí sobre los textos canónicos. Uno de los más importantes letrados que llevaron a cabo la tarea interpretativa fue Ghazzali (Algacel, 1058-1111), con el cual se clausura la puerta de la interpretación o ijtihad. No es aquí objeto de consideración la cuestión de la verdad del hadiz, a la que [se] han consagrado páginas destacadas: Bukhari descartó como ficticios la mayoría de los que circulaban en su tiempo, admitiendo en su Sahih sólo una pequeña proporción como auténticos. Hurgronje y Schacht afirmaron que todas las tradiciones, incluidas las que Bukhari consideró auténticas, habían sido creadas mucho después de la época a la que hacían referencia. El hadiz tiene como una de sus misiones primarias explicar y comentar el Corán; sirve también para autorizar la ley a la que afecta, así como también en general las costumbres admitidas por la comunidad; merece por tanto ser tomado en suma consideración. […]

La condición de inferioridad de la mujer

El hombre y la mujer no son iguales. Su desigualdad procede de la disposición creadora de Alá y es esencial, ontológica: el hombre es superior a la mujer. De ahí deriva la diferencia de derechos y obligaciones para unos y otros.

La mujer ha sido creada para el hombre: es uno de los milagros de Alá.

Sin embargo, el Corán “afirma la igualdad de trabajos de los sexos y la unidad de origen de ambos sexos” (Rafiqul-Haqq y Newton).

El hombre tiene autoridad sobre la mujer, por la preferencia que Alá le ha concedido y por los bienes que gasta a favor de sus mujeres. Éstas han de obedecer al jefe de la familia, su padre o abuelo paterno, o a su marido, si están casadas.

La autoridad del marido es omnímoda, mientras no vaya en contra del islam: la mujer no puede salir de casa ni admitir en ella a ningún hombre, buscar trabajo, realizar oraciones o ayunos extraordinarios o dar limosna, sin su consentimiento.

El matrimonio musulmán:

La mujer se convierte por el matrimonio en una “especie de” esclava en manos de su marido. No tiene la condición del esclavo, no puede ser vendida y tiene derechos de los que éste carece, pero sí comparte cierto grado del sometimiento a la autoridad de su amo.

La mujer, o más bien su cuerpo, es una propiedad del marido, como un campo labrado del que éste dispone para la siembra.

Cuando la muchacha es púber y virgen, su matrimonio es concertado por su padre (o abuelo paterno).

Hay que deliberar con la mujer que ya ha estado casada antes de darla de nuevo en matrimonio. En cuanto a la mujer que es virgen, consiente el matrimonio con su silencio: se puede decir en este caso que quien calla, otorga.

El matrimonio es un contrato, que tiene ventajas e inconvenientes.

El contrato matrimonial es realizado por el novio y el tutor matrimonial de la novia, sin que la presencia de ésta sea necesaria.

La dote desempeña un papel relevante: el marido compra mediante ella el derecho a disponer de las partes íntimas de su mujer. “El objeto del contrato es, para el marido, el derecho a la mujer; para la mujer, el derecho a recibir el mahr o sadaq, dote nupcial estipulada… Es nulo el matrimonio sin el pago del mahr. Si después de formalizado el contrato, éste se rescinde antes de que se haya consumado el matrimonio, la mujer tiene derecho a percibir la mitad del mahr, Corán 2:237” (Islamología, II, p. 567).

Si la novia pretendía ser virgen antes de casarse, pero el marido descubriera que está embarazada, el hijo que nazca será el esclavo del marido y la mujer será tratada como fornicadora.

Es recomendable que el marido dé a la novia una dote moderada. Que la mujer exija una dote elevada es un acto reprobable.

La poligamia:

Al hombre le está permitida la poligamia (poligamia poliginia), con la condición de tratar a sus esposas equitativamente. El hadiz la recomienda: los mejores musulmanes son los que tienen mayor número de esposas.

La mujer también tiene sus derechos: su marido debe respetar sus bienes, proveer a sus necesidades y tratarla equitativamente; pero no se encuentra entre ellos el de casarse con varios hombres (poliandria).

El marido debe tratar equitativamente a sus esposas, si las tuviera: la igualdad se refiere únicamente a los gastos y a los regalos que el marido les da, y a las noches que pasa con ellas; el amor y las relaciones íntimas no dependen de su voluntad, amarlas por igual no es posible (Algacel).

El número de esposas con que un musulmán puede estar casado al mismo tiempo es de cuatro.

Mahoma no tuvo esta limitación, y poseyó al menos diez esposas legítimas simultáneamente, sin contar las concubinas.

[Inciso: Conviene conocer la “revelación” por la que Mahoma se declara a sí mismo excepcionalmente eximido de la norma: “¡Profeta! Hemos declarado lícitas para ti a tus esposas, a las que has dado dote, a las esclavas que Alá te ha dado como botín de guerra, a las hijas de tu tío y tías paternos y de tu tío y tías maternos que han emigrado contigo y a toda mujer creyente, si se ofrece al Profeta y el Profeta quiere casarse con ella. Es un privilegio tuyo, no de los otros creyentes – ya sabemos lo que hemos impuesto a estos últimos con respecto a sus esposas y esclavas, para que no tengas reparo. Alá es indulgente, misericordioso.” (Corán 33:50, traducción de J. Cortés)]

El musulmán puede casarse con musulmanas o con mujeres dhimmíes [esto es, judías o cristianas]. Le está prohibido casarse con mujeres infieles o asociadoras [esto es, “politeístas”].

La mujer musulmana sólo puede contraer matrimonio con varones musulmanes. No puede casarse con un hombre de otra fe a menos que éste se convierta antes al islam.

Deberes de la mujer casada:

La mujer debe atender solícitamente los requerimientos de su marido.

La mujer musulmana debe vestirse y actuar recatadamente ocultando sus encantos naturales.

Después de los primeros tiempos del islam, se extendió la reclusión y el velo en las ciudades-fortaleza instaladas en los territorios conquistados.

El marido musulmán tiene derecho a corregir a su mujer.

El marido tiene derecho a golpear a su mujer: nadie le preguntará por qué razón. La exhortación de pegar a la esposa desobediente no es una aberración, curiosidad, concepto aberrante, o elemento aislado, en la consideración islámica de las mujeres[;] más bien, el mandato de golpear a las esposas desobedientes está fundado sobre la condición subordinada de la mujer en el islam.

En su versión del Corán, Yusuf Ali añade a la traducción literal, poniéndolo entre paréntesis: “A aquellas mujeres que temes que sean desobedientes, amonéstalas (primero), (a continuación), niégate a compartir sus lechos; (y en último término) golpéalas (ligeramente)”. Estas adiciones no se encuentran en otras traducciones, y sin duda Yusuf Ali está pensando en suavizar su versión para el lector occidental.

El marido debe efectuar la corrección de la mujer ciñéndose a ciertos procedimientos y normas, no todo le está permitido, como dejarse llevar por la violencia del arrebato pasional. La obra de corrección ha de tener el marchamo de la racionalidad. El juicio y la decisión de corregirla dependen absolutamente del marido.

Cuando el marido teme la desobediencia de su mujer, el Corán le recomienda el uso de la violencia y el abandono sexual. Pero cuando una mujer teme la desobediencia de su marido, recomienda a ésta la diplomacia.

[Inciso: Las palabras “desobediencia de su marido” parecen un desliz del autor, a la vista de la cita coránica inserta en este punto: “Y si una mujer teme malos tratos o aversión por parte de su marido, no hay inconveniente en que se reconcilien, pues es mejor la reconciliación”. (Corán 4:128)]

El hadiz, por otra parte, encarece a los hombres el tratar bien a las mujeres que dependen de ellos.

El repudio:

“Talaq, repudio, tiene en árabe la significación radical de verse libre de atadura. Por el talaq renuncia el marido en forma definitiva e inmediata a cuantos derechos le competen sobre la mujer por razón de su matrimonio. Los juristas defienden esta resolución citando el Corán, 2:237, que pone el vínculo en manos del marido, y recuerdan que el matrimonio se asimila a una venta, y el comprador puede renunciar en cualquier momento a los derechos sobre lo adquirido.” (Islamología, II, p.568)

El marido tiene la facultad de repudiar a su mujer. Puede repudiar a sus cuatro mujeres a la vez y tomar otras cuatro. El divorcio es lícito, pero no es un acto recomendado.

También se recomienda al marido, en caso de aversión por su mujer, que la soporte con paciencia.

El marido debe tener en cuenta la opinión de su padre: si éste tiene aversión por su nuera, debe divorciarse.

El marido tiene derecho de repudio sin tener que justificar ante el juez su decisión.

La repudiada debe esperar un periodo prescrito (‘idda) para comprobar que no está embarazada.

El marido puede volver a tomar a su mujer durante el periodo de espera.

Durante la ‘idda una esposa divorciada recibe su pensión y tiene derecho a alojamiento, con tal que el divorcio no sea irrevocable.

No hay pensión de manutención ni alojamiento para la esposa que ha recibido el divorcio irrevocable.

La mujer no puede repudiar a su marido. En ciertas circunstancias, el divorcio es obligatorio para ella, por ejemplo, cuando su marido apostata, o cuando ella se convierte al islam siendo su marido no musulmán, o cuando el marido es dado oficialmente por desaparecido.

El marido musulmán puede conceder a la esposa la opción de continuar con el matrimonio o disolverlo.

La mujer no debe pedir a su marido que se divorcie de ella. Podría solicitar el divorcio, pero éste se convierte en motivo de reprobación para ella y la pone en una situación sociológica muy frágil (Samir K. Samir).

Si, de todas formas, la mujer solicita el divorcio, debe compensar a su marido.

Cuando el marido pronuncia por tres veces (sucesiva o simultáneamente) la fórmula de repudio: “Queda repudiada”, el divorcio es definitivo. Después del divorcio definitivo, para volver con la esposa tres veces repudiada es necesario que ésta se case con otro hombre y consume el matrimonio, incluso aunque ella esté deseosa de volver con su verdadero marido. El hombre que realiza la tarea de volver a hacer legítima a la mujer con su marido se denomina el muhalil, “el que legitima” de nuevo el matrimonio con el primer esposo.

Derechos de las coesposas y concubinas:

Las coesposas tienen teóricamente derechos iguales. En la práctica, ante la amenaza de repudio, una esposa puede preferir renunciar a estos derechos a favor de las otras, para que el marido la mantenga en su harén. ¿Qué protección tiene la mujer repudiada que queda sin familia? De esta cuestión no se trata en la jurisprudencia islámica.

Swada, una de las esposas más antiguas de Mahoma, después de Khadija, renunció a sus derechos a favor de la esposa preferida, ‘Aicha.

El marido debe pasar un número igual de noches en el apartamento de cada coesposa, con la excepción de cada nuevo matrimonio, para el que se le concede una prórroga de tres o siete noches.

El concubinato ilimitado está permitido al marido. Las concubinas pueden ser esclavas o prisioneras de guerra. La esclava concubina que da a luz un hijo a su amo (umm walad) adquiere el derecho de que no puede ser vendida, y a la muerte del amo obtiene la libertad, pero no puede ascender a la categoría de esposa legítima.

En teoría, el concubinato fue una alternativa a la poligamia. En la realidad histórica, se produjo poligamia y además concubinato.

Matrimonio temporal:

El matrimonio temporal o de placer, muta’h, fue autorizado por Mahoma en los primeros tiempos del islam y prohibido poco después. Todavía está vigente entre los chiítas.

Derechos de la mujer:

A la mujer le corresponde una parte de la herencia menor a la del varón (del mismo grado). Y el islam reconoce como herederos a los parientes cognados (por parte de la esposa).

En la experiencia histórica, se ve que no siempre se ha respetado o se respeta el derecho de la mujer a la herencia. Las esposas dhimmíes de un varón musulmán no tienen derecho a heredar de éste si no se convierten al islam.

Las penas por delitos cometidos contra la mujer reciben la mitad del castigo que [por] los cometidos contra el varón. La diya o precio de sangre por homicidio de una mujer constituye la mitad que la del varón.

La mujer recibe un castigo igual que el hombre por la misma falta.

O puede recibir un castigo mayor que el varón, como ocurre en el caso de faltas contra la castidad (homosexualidad).

En caso de apostasía, la mujer es encarcelada hasta que vuelva al islam, mientras que el varón apóstata es ejecutado. La apostasía de la mujer es castigada menos duramente que la del hombre: quizá por ser un delito que pone de manifiesto una deficiencia intelectual –que el islam presume en la mujer–.

No obstante hay tradiciones que afirman que es lícito matar a la mujer que ha apostatado.

Según la escuela maliquí, el derecho de custodia (hadana) pertenece a la madre, después del repudio, y dura hasta que el muchacho tenga poluciones nocturnas (la pubertad), y, para la muchacha, hasta que se case y entre en la morada del marido (al-Qayrawani, La Risala, p. 199). Los hijos han de ser educados como musulmanes obligatoriamente, aunque la madre sea cristiana o judía.

Los deberes del marido para con la esposa consisten en proveer a las necesidades de ésta y en velar por que cumpla con sus obligaciones religiosas; los deberes convenientes para la mujer son el gobierno del hogar, el cuidado de los hijos y atender a los requerimientos del marido.

El hijo de un musulmán y una mujer dhimmí es necesariamente musulmán. Si la madre muere con el niño en su seno, no puede ser enterrada en un cementerio cristiano o judío.

El testimonio de la mujer en juicios por delitos castigados con penas hadd (pl. hudud) no es admitido. Las penas hadd están establecidas en el Corán: amputación, latigazos, crucifixión, lapidación para delitos graves: robo, fornicación, embriaguez, apostasía, adulterio… En delitos menores, su testimonio vale la mitad que el del varón, a causa de su deficiencia de inteligencia y falta de memoria.

La mujer alcanza la mayoría de edad antes que el varón: requisito para que pueda contraer matrimonio.

La mujer no puede desempeñar el oficio de cadí ni ejercer como imán ni predicador en la oración ritual.

La mujer musulmana no puede hacer sola un viaje de un día y una noche de distancia sin compañía del mahram protector, el pariente “con quien no es lícito el matrimonio”.

La circuncisión femenina no es obligatoria; tampoco la masculina. La mutilación genital es una práctica extendida en países islámicos.

Cualidades y defectos de la mujer:

La mejor esposa es la más prolífica.

La mujer estéril es un deshonor para su marido: se recomienda que se divorcie de ella.

Mahoma aconsejó no casarse con mujeres estériles.

Las vírgenes fueron, en general, recomendadas. Pero en ciertos casos era preferible elegir a una mujer con experiencia.

La mujer no puede acrecentar el honor de la familia, salvo dando a luz a un hijo varón, pero puede hacer que el honor familiar disminuya o se pierda.

La mujer es deficiente en inteligencia. ¿Por qué es [sic] así? Porque su testimonio vale la mitad que el del varón y porque no puede rezar durante la menstruación.

No se está describiendo la deficiencia de la mujer en los primeros tiempos del islam, sino la condición de la mujer en toda época, vinculada al Corán y válida hasta el día de la Resurrección. De hecho, “la expresión ‘naqisatan ‘aqlan wa dinan’ (deficiente en inteligencia y religión) es uno de los lemas y axiomas de la vida de las masas en los países árabes” (Rafiqul-Haqq y Newton).

La menstruación es un mal. Es un defecto de las mujeres[,] que no pueden rezar ni ayunar durante sus periodos.

“Las reglas de la pureza prevén que yo no pueda saludar a una mujer, porque podría tener la menstruación que la hace impura y, al tocarla, también yo quedaría impuro” (Samir Khalil Samir).

La presencia de la mujer es funesta para el hombre; puede invalidar la oración ritual. La mujer es aciaga, como la casa, los caballos, los camellos, etc. La azalá puede ser anulada por la aparición de una mujer frente al orante.

La mujer es imperfecta, pero el marido tiene que tomarla tal como es para obtener beneficio de ella.

Nada es más perjudicial al hombre que la mujer.

Las mujeres despojan a los sabios de su sabiduría.

Entre las criaturas inferiores, la mujer goza de la capacidad de dominar a los hombres a causa de la excitación sexual.

El marido no debe dejar la autoridad familiar en manos de su mujer: más bien está obligado a educarla mediante la contradicción. El islam supone que la mujer no sabe controlarse, y el marido, que como hombre es capaz de hacerlo, tiene el cometido de educarla.

Los pueblos gobernados por mujeres nunca tendrán éxito.

Sólo los hombres recibieron la revelación. Alá sólo ha enviado a hombres como mensajeros, no a mujeres.

Según el islam, sólo tres mujeres han llegado a la perfección, mientras que son muchos los hombres que han alcanzado dicho rango.

Las mujeres no suelen ser nombradas en el Corán por sus nombres propios, sino por apelativos: “madre de”, “hija de”, “esposa de”.

El hombre goza de un elevado rango junto a Alá, en comparación con la mujer. Si Alá permitiera la prosternación a otro que a Él, la mujer debería hacerlo ante su marido, por el “particular derecho” sobre ellas.

Sólo el varón tiene obligación de orar en la mezquita. Para la mujer es un mérito rezar en la casa.

La mujer está exenta de participar en la guerra santa: su yihad es la peregrinación.

Alá ha ordenado a los hombres el matrimonio. El matrimonio es un gran bien, aconsejado a las mujeres por Mahoma, como un camino eficaz para obtener la salvación.

Todos los profetas están casados: “En cuanto a Jesús (la paz sea con él), se casará cuando descienda a la tierra y tendrá hijos” (Algacel). El matrimonio forma parte de la tradición musulmana. Si no puede casarse, el musulmán deberá ayunar.

Si el marido está satisfecho de su mujer, ésta va al paraíso.

Pero la mayoría de los habitantes del infierno son mujeres: sus maridos posiblemente no estén satisfechos de ellas.

La ingratitud hacia sus maridos ha conducido a muchas mujeres al fuego.
En la página original se hallarán referencias bibliográficas y otras informaciones.

Es interesante observar a los actuales propagandistas del islam en sus esfuerzos por hacer tragar la amarga píldora de la desigualdad femenina, a la que de ningún modo parecen dispuestos a renunciar. Entre infinitos ejemplos citaremos aquí un par de muestras de lo que sostiene el sitio Inforislam (La mujer en el islam: islam vs. judeocristianismo), tras un comienzo no demasiado prometedor:

La situación de la mujer en el Islam no plantea problema alguno. La actitud del Corán y de los primeros musulmanes testimonia el hecho de que la mujer es, por lo menos, tan vital para la vida como el hombre y que no es inferior a él, ni pertenece a una de las especies inferiores.

O sea, que el islam reconoce que la mujer es necesaria para la vida, y que no es un mono ni un cerdo (como los antepasados de los judíos). Respiramos aliviados.

Que el testimonio de una mujer valga la mitad que el de un hombre se justifica así:

En algunos casos de atestiguación de determinados contratos civiles, se requieren dos hombres, o bien un hombre y dos mujeres. Tampoco esto indica que la mujer sea inferior al hombre. Es una medida para asegurar los derechos de las partes contratantes, porque la mujer, por regla general, no está experimentada en la vida práctica como el hombre. Esta falta de experiencia puede perjudicar a cualquiera de las partes en un contrato dado. Por eso, la ley requiere que por lo menos testifiquen dos mujeres con un hombre. Si una olvida algo, la otra se lo recordará. O si comete un error, dada la falta de experiencia, la otra le ayudará a corregirlo. Se trata de una medida de precaución para garantizar las acciones honradas y tratos adecuados entre los individuos. En cualquier caso, la falta de experiencia en la vida civil no significa necesariamente que la condición femenina sea inferior a la masculina. Todo ser humano carece de algo, pero ello no debe suscitar dudas respecto a su condición humana.

Y así se justifica el que las mujeres deban situarse detrás de los hombres en la oración (si quieren ir, se entiende, y no se lo prohíbe el estado de impureza de la menstruación):

Que la mujer esté situada detrás del hombre en la oración no indica en absoluto que sea inferior a él. Como ya se ha mencionado, la mujer está exentade asistir a las plegarias comunitarias que son obligatorias del hombre. Pero si participa en ellas, se mantiene en filas aparte formadas exclusivamente por mujeres. Lo mismo que los menores se agrupan en filas separadas detrás de los adultos. Es una norma de disciplina en la oración, y no una clasificación por importancia. En las hileras de hombres, el jefe de estado reza, hombro con hombro, con el pobre. los hombres a las categorías sociales más elevadas están al lado de otros hombres de las categorias más bajas. El orden de las filas en la oración persigue ayudar a todos a concentrarse en la meditación. Es muy importante, porque los rezos musulmanes no son simplementes cantados ni soniquetes. Implica acciones, movimientos, estar de pie, hacer reverencias, postrarse, etc., si los hombres se mezclaran con las mujeres en las mismas filas sería posible que algo les molestara o distrajera su atención. La mente estaría ocupada por algo ajeno a la oración y se apartaría de la abstracción meditativa. El resultado turbaría los propósitos de la plegaria y constituiría un pecado de adulterio cometido por los ojos, porque los ojos -al mirar las cosas prohibidas- puede ser culpable de adulterio, tanto como el corazón. Además, no está permitido que ningún musulmán, hombre o mujer, tocar el cuerpo de otra persona del sexo opuesto durante la oración. Si los hombres y las mujeres están mezclados no se puede evitar tocarse. Más aún, si una mujer está rezando delante de un hombre o al lado suyo, es muy posible que quede al descubierto alguna parte de su cuerpo vestido, después de un determinado movimiento de reverencia o postración. Los ojos del hombre pueden estar mirando la parte descubierta lo que perturbará a la mujer y expondrá al hombre a distracción o a malos pensamientos. Por ello, para evitar la turbación y la distracción, para ayudar a concentrarse en la meditación y en los pensamientos puros, para mantener armonía y el orden entre los orantes, para cumplir los verdaderos propósitos de la oración, el Islam ha ordenado la organización en hileras con los hombres ocupando las primeras líneas, los niños detrás de ellos y las mujeres a continuación de los niños. Cualquiera que tenga algún conocimiento de la naturaleza y los fines de la oración musulmana entenderá rápidamente la sensatez de formar las filas de orantes de esta manera.

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en Filosofía Moral o Ética, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s