La ideología “Gay” es intrínsecamente contraria a la mente, idiosincrasia fundamental y homoerotismo, de la Antigüedad clásica de los pueblos arios, al Derecho Natural, a la libertad de la Iglesia y de los católicos a manifestar nuestra Moral Cristiana, a la libertad de los Tradicionalistas inspirados por el clasicismo grecolatino, o por el Cristianismo, incluido el Nacionalsocialismo cristiano, al fascismo italiano y a la ética socialista de Engels. Artículo en elaboración (Estado al 20-VIII-16).



Gaytwin

Harmodio y Aristogetón. Museo del Louvre.

Harmodio y Aristogetón. Museo del Louvre.

Clasicismo ario de la Antigüedad índica y las griega y latina

 

El Gaycismo se opone a la mente de la Antigüedad aria.

La sacralidad de la práctica carnal imperada por una doctrina y ascésis espirituales es característica de la Tradición Aria índica y, aunque se ocupa casi exclusivamente de la relación entre hombre y mujer, a veces complementada con intervenciones de terceros usadas para acrecentar el placer en la pareja actora, se contempla la vía de la práctica y disfrute homoeróticos. https://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_e_hinduismo

PDF : Kamasutra_en_español.

Texto original en sánscrito: काम-सूत्र,

https://sa.wikibooks.org/w/index.php?title=%E0%A4%95%E0%A4%BE%E0%A4%AE%E0%A4%B8%E0%A5%82%E0%A4%A4%E0%A5%8D%E0%A4%B0

con (pseudo-) traductor google : https://translate.google.es/translate?hl=es&sl=hi&tl=es&u=https%3A%2F%2Fsa.wikibooks.org%2Fw%2Findex.php%3Ftitle%3D%E0%A4%95%E0%A4%BE%E0%A4%AE%E0%A4%B8%E0%A5%82%E0%A4%A4%E0%A5%8D%E0%A4%B0&anno=2

khajuraho-lakshmana_temple_erotic_detal4-1000x500

En el taoísmo arcaico prechino el amor erótico brindaba la posibilidad de un amplexo espiritual e integral (espiritualanimicocorporal). Los coprincipios del Tao, Yang Ying, se asemejan a los aristotélicos Acto y Potencia.  Una de las diferencias con la espiritualidad occidental integralista, absoluta, en que la eyaculación es parte del todo perfecto erótico supremo, es la ley o regla de la contención para evitar la eyaculación, en favor de un deleite espiritual extraordinario. el-tao-y-el-amor-erotico    http://www.continenciasexual.com/tao.php

Templo ario de Khajurao, India, S. X, Detalle de conjunto escultórico de escena orgiástica considerada sagrada, esculturas sagradas representando felaciones y apareamiento trasero, o bien Cópula fálicoanalheteroerótica.

Templo ario de Khajurao, India, S. X, Detalle de conjunto escultórico de escena orgiástica considerada sagrada, esculturas sagradas representando felaciones y apareamiento trasero, o bien Cópula fálicoanalheteroerótica.

Templo ario de Khajurao, India, S. X, esculturas sagradas representando Cópula fálicoanalhomoerrótica. La ausencia de tetas del sujeto pasivo y los rasgos suaves de éste,, de recurso artístico expresivo del tipo adolescente, o sea, una menor estatura, poca musculación, rasgos suaves, piernas más pequeñas y delgadas, indican que se trata de un efebo.

Templo ario de Khajurao, India, S. X, esculturas sagradas representando (dudosamente) una cópula fálicoanalhomoerótica. La ausencia de tetas del sujeto pasivo y los rasgos suaves de éste, son recurso artístico expresivo del tipo: adolescente:  o sea, una menor estatura, poca musculación, rasgos suaves, piernas más pequeñas y delgadas, indican, al parecer, que se trata de un efebo.

60195559_dsc_62121

5

3

Imagen inequívoca de felación homoerótica o de libación posiblemente mágica.

Imagen inequívoca de felación homoerótica o de libación posiblemente mágica.

Khajuraho, Escena de bestialismo. Si éste era considerado ascéticomísticamente bondadoso, "a fortiori" había de estarlo cualquier cópula entre humanos, no lesiva de la integridad anatómica de sus sujetos.

Khajuraho, Escena de bestialismo. Si éste era considerado ascéticomísticamente bondadoso, “a fortiori” había de estarlo cualquier cópula entre humanos, no lesiva de la integridad anatómica de sus sujetos.

Khahuraho

Khahuraho

Templo de Pashupatinath, Kathmandu (Sharon and Peter Komidar) en "Sharon and Peter Komidar (flickr)". Escena de incentivación del placer carnal, a través de prácticas normalmente dolorosas pero que no sólo no provocan durante el orgasmo sensación dolorosa placentera (masoquismo), sino también intensifican "simpliciter" la sensación orgásmica. En la preorgásmica los golpes son dolorosos.

Templo de Pashupatinath, Kathmandu (Sharon and Peter Komidar) en “Sharon and Peter Komidar (flickr)”. Escena de incentivación del placer carnal, a través de prácticas normalmente dolorosas pero que no sólo no provocan durante el orgasmo sensación dolorosa placentera (masoquismo), sino también intensifican “simpliciter” la sensación orgásmica. En la preorgásmica los golpes son dolorosos.

dsc01021

El mismo templo visto desde la rivera.

El mismo templo visto desde la rivera.

Khajuraho.

Khajuraho.

Khajuraho. Ejemplo de pederastia extrema entre varón adulto, y un adolescente pasivo muy joven.

Khajuraho. Ejemplo de pederastia extrema entre varón adulto, y un adolescente pasivo muy joven.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Ganímedes, con el aro y el gallo regalos de Zeus.

Ganímedes, con el aro y el gallo regalos de Zeus.

ceramica-atica-siglo-iv-a-c-museo-ashmolean-oxford

http://almacendeclasicas.blogspot.com.es/2013/03/la-homosexualidad-en-el-arte-clasico.html

En la Grecia clásica la relación consuetudinaria homoerótica tenía por ideal la entre varones jurídicamente libres (por contraposición al estado jurídico de esclavo) y del mismo o similar  rango social, normalmente entre adulto y efebo de entre 12 y veinte o veintitantos años de edad. En cambio en la cultura romana clásica el partícipe pasivo (“Pathicus”) legalmente había de ser un esclavo. Sinembargo en ambas culturas era deshonroso que el ciudadano adulto libre adoptase una función pasiva, la de ser penetrado por vía natural rectal, pues esta actitud era considerada ora humillante, espiritualmente estéril, mágicamente inane, contraria a la pedagogía integral, en Grecia; ora servil, propia del esclavo, y también del prostiuido, en Roma. El honor de la virilidad de alguien, según la mente romana, no disminuía por realizar actos homoeróticos carnales con esclavos, o con prostituidos, sino por adoptar una función pasiva, de rectalmente penetrado. Tal honor radicaba en lo que se consideraba una realidad misteriosa e incorpórea : la “virtus” que conformaba esencialmente al “Vir” (Varón).  Si bien en Roma el sujeto pasivo sólo adoptaba una función de servicio y sometimiento, y sólo ganaba el mérito de la obediencia o sumisión a la autoridad y orden del sujeto pasivo y jurídicamente superior, en la antigua Grecia existía la creencia de que una mística “areté” (virtud)  del varón estaba en su semen, y podía ser transmitida mágicamente a través de éste por medio de una asimilación del alumno o discípulo. Esa virtud inmaterial y mágica se corresponde con predisposiciones y disposiciones anímicas (estado de ánimo, líbido “in actu”, euforia, orgasmo y placenteras sensaciones preliminares y subsiguientes) de compenetración y recíproco beneficio, así como tiene por correlato la eyección, transmisión y recepción, o asimilación (ingesta, absorción rectal) de una substancia química con propiedades estimulantes, instrumento natural primario de lo que en nuestros días ha sido científicamente más concretado y definido como fenómeno estimulante químico y fisiológico, no sólo psíquico :

<< El descubrimiento de que el semen actúa como un antidepresivo natural se debe al Dr. Gordon Gallup y a la Dra. Rebecca Burch  de la Universidad Estatal de Nueva York. Gallup se topó en los años ’90 con el intrigante dato de que a diferencia de las mujeres heterosexuales sexualmente activas viviendo juntas, lesbianas sexualmente involucradas no exhibían el famoso “efecto McClintok”, en el que se sincronizan los ciclos menstruales de mujeres que cohabitan el mismo espacio (al igual que hembras de otras especies), ya que se sabe que las señales olfatorias o feromonas median la sincronía menstrual.
Ante este fenómeno, Gallup y su colega se preguntaron: “Ya que se espera que las lesbianas estén en una relación más cercana e íntima cotidianamente que otras mujeres que viven juntas, ¿qué es lo que ocurre en las mujeres heterosexuales que promueve la sincronía menstrual o qué es lo que ocurre en las lesbianas que impide la sincronía menstrual? Se nos ocurrió que una característica que distingue a las mujeres heterosexuales de las lesbianas es la presencia de semen en las vías reproductivas femeninas. Las lesbianas tienen sexo libre de semen”.
Gallup y Burch dedujeron entonces que ciertos químicos en el semen humano afectan la biología femenina a través de la absorción vaginal, de forma tal que las mujeres que tienen sexo sin condón literalmente huelen diferente que las mujeres que no tienen sexo sin condón, o al menos sus cuerpos emiten feromonas que empalman los ciclos menstruales de mujeres cohabitantes.
Como apunta Jesse Bering en el sitio de la revista Scientific America, los médicos saben desde hace mucho que la vagina es una ruta ideal para la administración de drogas. Esto debido a que la vagina está rodeada de una red vascular: arterias, vasos sanguíneos, vasos linfáticos y, a diferencia de otras rutas de administración de drogas o medicamentos, los químicos que se absorben vía vaginal tienen una línea casi directa con el sistema circulatorio periférico.
Ya que el semen contiene más de 50 sustancias químicas, hace sentido que al ser insertado en la vagina haga efecto en la biología femenina. El complicado perfil químico del semen incluye una serie de hormonas, neurotransmisores, endorfinas e inmunosupresores, cada uno con una función específica y ocurriendo en diferentes concentraciones dentro del plasma seminal. Dentro del cóctel químico (o alquímico, según se vea) del semen se encuentran varios compuestos que afectan el estado de ánimo, incluyendo, cortisol (incrementa el afecto), estrona (eleva el estado de ánimo), prolactina (funciona como un antidepresivo natural),  oxitocina (eleva el estado de ánimo y genera un sentimiento de apego; se le conoce como “la hormona del amor”), hormona liberadora de tirotropina (también un antidepresivo natural), melatonina (hormona que  regula el sueño), y hasta serotonina (el neurotransmisor antidepresivo más conocido).
Para probar su hipótesis de que el semen funciona como un antidepresivo, Gallup y Burch hicieron un estudio con 293 mujeres en el campus de la Universidad Estatal de Nueva York. Las participantes del estudio contestaron un cuestionario sobre su comportamiento sexual reciente, incluyendo su uso de condones. Cada participante también completó el Beck Depression Inventory, una prueba usada comúnmente para determinar la presencia de síntomas depresivos.
Los resultados mostraron que las mujeres que tenían relaciones sexuales y “nunca” usaban condones mostraron significativamente menos síntomas depresivos que aquellas que los usaban “a veces” o “siempre”. Estas mujeres que no usaban condón también evidenciaron menos síntomas depresivos que las mujeres que no tenían relaciones sexuales. Significativamente, las mujeres que usaban condón y tenían una vida sexual activa manifestaron síntomas depresivos en la misma medida que las mujeres que se abstenían de tener sexo. Lo que sugiere que no es sólo el sexo lo que hace más felices a las mujeres, sino el flujo seminal pulsando en sus venas.
El mismo estudio mostró que sólo 4.5% de las mujeres que “nunca” usaban condón consideraban la posibilidad de suicidarse, mientras que 28.9% de la que lo usaban dijeron considerar “a veces” el suicido, mientras que 13.2% de las que “siempre” usaban condón consideraba el suicidio como una opción.
… Jesse Bering en Scientific America escribe que dentro de uno de los estudios del Dr. Gallup encontró que “las mujeres expuestas al semen se desempeñan mejor en pruebas cognitivas y de aprendizaje”, lo que parece sugerir que el semen no sólo hace felices a las mujeres, también mejora sus aptitudes intelectuales.
Y parece que el semen no sólo tiene efectos sobre la psique de las mujeres, también en los hombres que tienen relaciones homoeróticas sin condón. En un estudio realizado por los investigadores canadienses Dave Holmes y Dan Warner, en el que entrevistaron a hombres gay sobre las razones por las cuales preferían el sexo anal sin condón, una respuesta común fue que el intercambio de semen les suministraba una sensación de “conexión”, que sólo se daba con la eyaculación interna. Aunque esto podría ser una transferencia emocional lacaniana, está también el caso de la tribu Sambia en Papua Nueva Guinea, en la que los niños son sometidos a rituales de ingesta de semen como parte de su paso a la adolescencia. A los 11 y 12 años muchos de estos jóvenes buscan activamente realizar felaciones para obtener el semen y masculinizar sus cuerpos.  Aunque esto es parte de un contexto de significación cultural, también es posible que la testosterona del plasma seminal entre a la mucosa oral proveyendo a estos jóvenes de su buscada “masculinidad” y no sólo sea un hecho simbólico.
La química del semen también parece ofrecer otra ventaja…  además de su psicodinámica. A diferencia de otras especies, los hombres no cuentan con señales externas para descubrir sus posibilidades de embarazar a una mujer (al menos de que tenga el más refinado olfato, difícilmente podrán percibir que una mujer está en su período de fertilidad). Convenientemente el semen produce dos hormonas femeninas, la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante. Como contradefensa a la ovulación oculta de las mujeres, estas hormonas ayudan a los óvulos femeninos prematuros a madurar. La hormona luteinizante detona la ovulación y la hormona foliculoestimulante precipita su maduración. Esto hace que la cópula pueda en ocasiones producir ovulación en puntos del ciclo menstrual donde esto no ocurriría. Como todas las drogas, el semen también produce un síndrome de abstinencia. Gallup encontró que las mujeres que tenían sexo sin condón experimentan una depresión más profunda al cortar una relación de pareja que las mujeres que no estaban expuestas al semen de su ex. Estas mujeres expuestas al semen buscan más rápido parejas sexuales presumiblemente para recibir su dosis de semen y medicar su depresión.
“El plasma seminal evolucionó para controlar y manipular el sistema reproductivo femenino para que trabaje en el mejor interés de su donador, el hombre”, dice Gallup. “Si empiezas a pensar sobre el semen en estos términos, el hecho de que el semen pueda ser un antidepresivo se vuelve mucho más interesante ya que puede promover la vinculación entre una mujer y su pareja sexual”.
Gallup actualmente se encuentra estudiando el efecto del estado mental de un hombre al momento de eyacular por la composición de su semen. Es posible que ciertas muestras de semen puedan ser potenciadas por el estado mental del sujeto que las produce. Algunos hombres tal vez sean capaces de producir una especie de elixir (El mago Aleister Crowley usaba el semen para preparar sus llamados Pasteles de Luz, una especie de ostia cósmica para comunicarse con el mundo astral) mientras que otros solamente producen una versión poco concentrada de esta droga psicoactiva que se encuentra en sus testículos.
… Por último, sería interesante descubrir si la mucosa vaginal tiene algún efecto en la psicobiología del hombre, aunque el pene evidentemente no sea una vía de ingestión tan efectiva como la vagina. No debe ser raro que esta sustancia (los químicos producidos por la mujer durante el acto sexual) tenga alguna ventaja …  en el hombre.>>“EL SEMEN ES UN ANTIDEPRESIVO NATURAL (Y OTRAS VIRTUDES EVOLUTIVAS DE LA SEMILLA HUMANA)”,  ALEJANDRO MARTINEZ GALLARDO – 05/12/2011, “ESTUDIOS CIENTÍFICOS MUESTRAN QUE EL SEMEN ACTÚA COMO UNA DROGA PSICOACTIVA EN EL CUERPO DE LAS MUJERES, MEJORANDO SU ESTADO DE ÁNIMO Y SUS HABILIDADES COGNITIVAS; LAS BONDADES DEL SEMEN PARECEN ESTAR RELACIONADAS CON VENTAJAS EVOLUTIVAS”, http://pijamasurf.com/2011/05/el-semen-es-un-antidepresivo-natural-y-otras-virtudes-psicoevolutivas-de-la-semilla-del-hombre/               

https://ricardodepereablog.files.wordpress.com/2017/03/semen.docx

 

sobre-las-propiedades-del-semen-humano

 

Niño romano, con su bula al cuello. La "bulla" era un amuleto que el niño llevaba hasta los 16 años en que hacíase ciudadano romano. Tenía por objeto conjurar las influencias malignas y mostrar un signo de que el portador de la bula era religiosa y legalmente inutilizable como `sexualmente penetrable por vía rectal.

Niño romano, con su bula al cuello. La “bulla” era un amuleto que el niño llevaba hasta los 16 años en que hacíase ciudadano romano. Tenía por objeto conjurar las influencias malignas y mostrar un signo de que el portador de la bula era religiosa y legalmente protegido copntra los agravios, quedando así excluida la baja condición de sexualmente penetrable por vía rectal.

Para Roma, a diferencia de para Grecia, el adolescente de buena familia no tenía derecho natural a adoptar una función pasiva en la relación de cópula fálicorectal, perdía la honorabilidad de trato de la “virtus” y se humillaba execrablemente. En Grecia dicha función pasiva era la propia del adolescente, del alumno, del discípulo, del esclavo y de asimilados en baja condición social (prostituidos, etc.).

“… la sexualidad romana fue muy diferente de la griega, a pesar de que en demasiadas ocasiones se hayan querido analizar los dos en conjunto. De hecho, hablar de sexualidad griega resulta también una generalización, ya que cada ciudad estado tenía sus propias costumbres, y la manera de entender el sexo fue muy diferente en ciudades como, por ejemplo, Atenas o Esparta. Por supuesto, las influencias que Roma recibió del mundo griego fueron amplias y profundas, y el tema de la sexualidad no fue una excepción. Sin embargo, los romanos más conservadores siempre vieron la sexualidad griega con desagrado, como en general veían todo lo llegado desde Oriente.

En Roma, existieron unas normas sociales que marcaron qué prácticas sexuales eran lícitas y cuáles no, o qué pareja se podía elegir y cuál no. En ocasiones, como veremos, estas normas se convirtieron en leyes, que persiguieron determinadas prácticas y sancionaron a los infractores.

El varón romano, ciudadano libre que gozaba de todos los derechos jurídicos, tenía una amplia gama de prácticas sexuales a su disposición, pero contaba con una clara limitación: sus prácticas debían limitarse a ejercer como penetrador, nunca como penetrado. Para un romano, ser la parte pasiva de la relación, ya fuera en el sexo oral o anal, era motivo de oprobio, vergüenza e incluso condena jurídica. Es muy curioso constatar en las fuentes cómo una práctica que en nuestro mundo moderno no sería considerada pasiva sí lo era para los antiguos romanos. Éste es el caso del sexo oral practicado por un hombre a una mujer, una práctica que los romanos siempre consideraron denigrante para aquel que la llevaba a cabo. En Roma, tan deplorable era hacer una felación a un hombre como practicar sexo oral a una mujer.

Nunca jamás en la Roma clásica un hombre habría recibido la reprobación de sus semejantes por el hecho de practicar sexo con otro varón, siempre y cuando fuera él la parte activa. El hombre romano es, por definición, penetrador, con independencia de cuál fuera el objeto de sus deseos. De hecho, era una práctica habitual en la guerra que los legionarios violaran analmente a los soldados derrotados, tanto para demostrar su hombría y desfogarse en medio de la vorágine de la batalla como para humillar a los vencidos.

¿Quién podía entonces tomar la parte pasiva en la relación homosexual entre dos hombres? Ya que a los ciudadanos libres no les estaba permitido asumir este rol, eran los esclavos o los extranjeros quienes podían ejercer este papel. Los esclavos no eran considerados seres humanos completos, sino simple mercancía, una propiedad mueble que estaba sujeta a la voluntad del amo. Que un señor romano mantuviera relaciones sexuales, siendo él siempre la parte activa, con sus esclavos varones era algo totalmente normalizado y que en absoluto estaba mal visto. Del mismo modo, de los extranjeros, especialmente si eran orientales, ya se presuponía una moral relajada, por lo que a nadie sorprendía que se entregaran a prácticas sexuales no aprobadas por la Roma más conservadora.

El castigo para aquellos ciudadanos romanos libres que fueran sorprendidos tomando la parte pasiva en una relación con otro hombre varió a lo largo de los siglos. En todo momento fue objeto de la reprobación social, el insulto y la vergüenza, pero en ocasiones las leyes también persiguieron estas prácticas. Se conoce una lex Iulia, aprobada durante el corto periodo de poder casi absoluto de Julio César, tras la guerra civil, que condenaba a la pérdida de los derechos de ciudadanía a todos aquellos de los que se demostraran que se habían entregado sexualmente a otro hombre. Por desgracia, no sabemos mucho más acerca de estas leyes, ya que Augusto aprobó una ley, Lex Iulia de Adulteriis, que las incluyó a todas en su búsqueda de perseguir todo tipo de adulterios para restaurar la moral familiar tradicional.

En la cuestión de las relaciones homosexuales hay que citar la conocida Lex Scantinia, una ley que en muchas ocasiones ha sido presentada por investigadores poco imparciales como argumento para defender que en Roma se persiguió la homosexualidad. Nada más lejos de la realidad. Como ya hemos apuntado, en Roma se persiguió a aquellos hombres que asumieran la parte pasiva de la relación, pero nunca la homosexualidad en su conjunto. Como es habitual en el caso de las leyes romanas de época republicana, no se conocen los términos exactos de la Lex Scantinia. Sólo sabemos de esta ley por referencias parciales tardías no muy explícitas. Según estas referencias, la Lex Scantinia no sólo condenaba a aquel ciudadano romano que ejerciera la parte pasiva en una relación sexual, sino también a aquel que atentara contra el honor y la dignitas de un ciudadano romano tomando parte activa en una relación con éste. Es decir, el oprobio social y la ley perseguían al homosexual pasivo, pero si el activo elegía como pareja a un ciudadano romano también era susceptible de ser condenado por dañar su honor.”  Luis Manuel López | Artículo “Sexo y homosexualidad en la Roma antigua”| 19/03/2017 – 17:00 .http://portalclasico.com/sexo-y-homosexualidad-en-la-roma-antigua

” …Mientras en el mundo griego era aceptado, e incluso deseado, que los jóvenes buscaran un mentor maduro con el que formaran una pareja sentimental y sexual, en Roma esto habría resultado impensable. Los adolescentes romanos estaban protegidos de la lujuria de otros hombres por leyes como la ya comentada Lex Scantinia. ”  “ Las leyes romanas regulaban la homosexualidad. Tenemos la “Lex Scantinia”, “Lex Iulia” y “Lex Iulia de vi publica” que regulaban la homosexualidad entre hombres libres. Un hombre, que disfrutaba siendo penetrado, era llamado pathicus o catamita. Se le consideraba pasivo y en consecuencia es presentado como hombre débil y femenino, con una fuerte connotación despreciativa.

Estas leyes sobre la homosexualidad no se aplicaban cuando eran los esclavos o los bárbaros quienes la practicaban, pues no eran considerados como seres humanos. Si un romano se dejaba penetrar por cualquiera de ellos, era mirado con desdén. Los esclavos eran definidos como res (cosa) y podían ser usados libremente en cualquier situación sin ser considerado algo ilegal.

El hombre romano era bisexual y la educación que se daba a los hijos, iba encaminada a lograr esa bisexualidad. El hombre era quien dominaba y tenía que mostrar su superioridad en todos los órdenes de la vida, tanto en la familia, como en la sociedad, la política y por supuesto en la guerra.

El hombre romano era el que mandaba en casa y decidía todo. Su bisexualidad era buscada, porque su dominio superaba a la mujer y debía tener una dominación total sobre todas las cosas.

Una de las prácticas, que hacían los romanos, era la sodomización de los enemigos venidos. Además también sodomizaban a los esclavos que vivían en sus casas. “ Edmundo Fayanas Escuer , 08 de Mayo de 2017 (22:16 h )  http://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/la-sexualidad-romana/20170508123607139564.html .

“Podemos resumir, por tanto, que la sexualidad del varón romano sólo tenía dos limitaciones: que no adoptara él mismo la parte pasiva de la relación y que no escogiera como objeto de su pasión penetradora a otro ciudadano romano. Fuera de estos límites, en Roma nunca se dio una visión negativa de las prácticas homosexuales. De hecho, se consideraba que el ciudadano romano que penetraba a otros hombres, ya fuera en la guerra, ya fuera en otro contexto como la prostitución, reforzaba su hombría.

La cultura griega y la grecolatina clásica, sólo reconocía el matrimonio entre varón y fémina, y lo valoraba muy por encima de cualquier otro ayuntamiento entre humanos y de cualquier otra sociedad conyugal, la cuál no recibía institucionalización jurídica alguna. El matrimonio era exclusivamente un contrato de vida conyugal entre hombre y mujer. Ello lleva implícito que el apareamiento heteroerótico era considerado como el más excelente de los amplexos, y el fecundo era estimado como el eminente de entre cualesquiera de ellos. La multiplicación del propio pueblo y su perpetuación en sucesivas generaciones era una de las principales labores y objetivos de la sociedad, de la propia Patria, y la familia por excelencia, o sea, de padre, madre y prole, y su prolongación en clanes y tribus (“Civitates”) constituía de aquella sociedad la principal función natural y el fundamento físico básico, imprescindible, humano bajo imperio divino, del cuerpo orgánico sociológico y jurídico, con fundamento religioso (el culto a Lares, Manes y Penates, especialmente a los Lares). Cualquier substitución arbitraria o “ad libitum” de la vida conyugal matrimonial, por la soltería, o por ayuntamientos homoeróticos, era considerada moralmente despreciable. Los arquetipos de Padre y Madre tutores de sus hijos dominaban en la Religión estatal griega y la romana. En la sociedad Patricia, primera nobleza y aristocracia latina, el Sacerdore doméstico era el Pater Familias, desposado, primogénito de otro patricio Pater Familias. Era el único hábil para ejecutal el culto ritual, dentro de casa, a los propios Lares. La esposa tenía estado jurídico y rango distintos y superiores a los de las concubinas. Aparte de la carnalidad con sus concubinas y propias esclavas, el Pater Familias podía tenerla también con esclavos varones propios, siendo frecuente el efebismo, si bien era considerado indecente o deshonroso que el Señor adoptase una posición pasiva, análoga a la femenina, o afeminada, en actos homofílicos. Los principales actores eran pués hombres casados, que tenían normalmente relación íntima con sus respectivas esposas y con concubinas, y que respetaban la institución matrimonial de la que se beneficiaban. En cuanto a los solteros era deshonra ser afeminados, y no estaba tan bien considerado el estado de soltería prolongado a edad madura, pero no era infamante cualquier otro acto homoerótico de varones que jugasen un papel activo o típicamente masculino.

En la antigua Grecia <<la diferencia entre homosexualidad, heterosexualidad y bisexualidad no estaba definida de manera tajante tal como lo está hoy en día. Un hombre podía tener por amante a un muchacho pero eso no le impedía disfrutar de su esposa o alguna mujer del prostíbulo; mientras que en las fiestas dedicadas a Dioniso la sexualidad se llevaba a cúspide y tenían lugar las orgías,   … Los espartanos institucionalizaron las prácticas sexuales entre hombres como parte formal de la educación de los adolescentes. En Atenas, estas prácticas eran más “discretas”  >>, pero … << hubo leyes que castigaban a los hombres que no contraían matrimonio …   Ambas ciudades pusieron sanciones sociales y financieras a [los] hombres que no se casaban. >> “ Luis Manuel López | Artículo “Sexo y homosexualidad en la Roma antigua”| 19/03/2017 – 17:00 .http://portalclasico.com/sexo-y-homosexualidad-en-la-roma-antigua                                        https://books.google.es/books?id=M7hjbqkOjO0C&pg=PA186&lpg=PA186&dq=Lex+Julia+homosexualidad&source=bl&ots=HiMIRShM3t&sig=Leb5ESJd8DZ2TwepgA5jvyzB3w8&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjT-YfDxObWAhWKOBQKHTvKAWwQ6AEIQTAD#v=onepage&q=Lex%20Julia%20homosexualidad&f=false

 

 

Copa Warren, imperio romano. Se calcula que fabricada hacia el siglo I a.C. .

Copa Warren, imperio romano. Se calcula que fabricada hacia el siglo I a.C. .

 

Jamás la antigua Grecia ni Roma tuvieron siquiera la idea de “matrimonio gay”, nunca excogitaron una figura jurídica, denominada “matrimonio”, a cuyo género lógico perteneciesen los contratos de vida conyugal entre varón y hembra, y contratos de vida íntima y carnal entre personas del mismo sexo. Igual doctrina han profesado todos los pueblos hasta la reciente irrupción de la perversa, anticlásica y anticristiana ideología “Gay” en las legislaciones modernas.

 

matrimonio-gay

58b015_casamiento

El Parlamento de Dinamarca aprobó una ley que permite que los homosexuales se casen en la Iglesia Evangélica Luterana (oficial en el Estado danés

El Parlamento de Dinamarca aprobó una ley que permite que los homosexuales se “casen” (=pseudocasen)  en la Iglesia Evangélica Luterana (oficial en el Estado danés).

Ello no era obstáculo a la libertad cultural y artística de las expresiones homoeróticas, con la consiguiente permisividad jurídica, en el ámbito penal de la Europa clásica, de los actos homoeróticos, sea entre varones, sea entre hembras.

A diferencia del cristianismo común, el paganismo griego y romano no juzgaba que fuesen contra natura los actos homoeróticos, antes bien, mientras no se opusiesen al matrimonio, ni la dedicación a los mismos lo impidiese, eran considerados naturales, no contrarios a la ética natural. La Naturaleza y la natura de los animales, incluidos los hombres, definidos por Aristóteles (preceptor de Alejandro Magno, humanista y supremo guerrero, homoerotista y homoerótico, también bisexual y matrimonialista) como “animales racionales”, admitía tales procederes, al menos no consta testimonio pagano clásico que hubiera defendido lo contrario, antes bien especialmente la efebofilia erótica, de refilón la pederastia (de niños por lo menos próximos a la pubertad), recíprocamente consentida entre sus actores, constituía un pilar de la cultura griega clásica y, consiguientemente, de la romana. No sólo era vista como una variante natural del ejercicio sano de la líbido, y una ocasión natural de placer, sino también como actividad estética, modélica para el Arte supremo, el naturalista, creado por los pueblos arios. https://books.google.at/books?id=UGKlCgAAQBAJ&pg=PP15&lpg=PP15&dq=gustav+Klimt+homosexuell&source=bl&ots=atBRXBnJaa&sig=mMQbmRIlEdAoIlDmJixYJH56JGw&hl=de&sa=X&ved=0ahUKEwi7gfLqpaHQAhVDtRoKHRirCrQQ6AEIOzAF#v=onepage&q=gustav%20Klimt%20homosexuell&f=false

En ambas concepciones, pagana y cristiana, la desviación carnal es perversión, en cuanto contraria y obstaculizante respecto del matrimonio fecundo, siendo la procreacion, crianza y educacion paternomaterna de la prole el principal fundamento o criterio fundamental de la ilicitud ora ética, ora moral, de una práctica homoerótica concreta, en cuanto concretamente impida la realización del matrimonio, la eficacia de la fecundidad, la prolificidad y la sustentación y educación de la prosapia generadora de la Patria viadora.

 

Jim Ferringer (Fotógrafo artístico), "Tim au Louvre" (título de la fotografía).

Jim Ferringer (Fotógrafo artístico), “Tim au Louvre” (título de la fotografía).

 

Moral Cristiana, acción política del Clero Católico y Disciplina de la Iglesia Católica

Moral Cristiana según máximas y opiniones magisteriales de la Iglesia Católica y según las predicaciones pastorales

Recurrente es la denominación de “pecado contra natura” o “contra la Naturaleza” que los textos y predicaciones católicas han dado de hecho exclusivamente a cualquier acto carnal entre personas del mismo sexo, cuando es evidente, natural y católicamente evidente, que ése no es el único pecado, ni mucho menos, que es contra natura o contra la Naturaleza, según el criterio peculiarmente “naturalista” de la teología tradicional católica, como la tomista; lo son también, la gula, la envidia, el suicidio, el asesinato, la masturbación, el uso de preservativo en los actos sexuales entre hombre y mujer fértiles, la blasfemia, la mentira, el robo, etc. . Sobre el concepto de “natura” y de “contra natura” usado por San Pablo y los teólogos en este caso me propongo escribir otro artículo. Por ahora, en cuanto a la base genética de la tendencia homoerótica cf. APENDICE 2 .
No sólo no ha sido jamás canonicamente penado el lesbianismo como tal, sino también se ha dado siempre el hecho curioso de que el Clero de todos los tiempos, así como, en la Predicación, ha arremetido algunas veces contra los maricones y análogas prácticas carnales entre varones, casi nunca o prácticamente nunca ha hablado sino de soslayo (al tratar de la práctica homoerótica genérica) del lesbianismo, como si éste apenas existiera, o no tuviera importancia ni fuese digno de atención, sermones y catequésis.

Si bien tradicionalmente los teólogos católicos han considerado contraria a la ética la práctica homoerótica, no sólo contra la moral confesional y específicamente cristiana, es perfectamente opinable esa tesis común teológica y filosófica, es opinión, no dogma, ni “verdad teológica”; en mi opinión tampoco es demostrada verdad. Aunque habitualmente me convencen las grandes máximas comunes de los doctores católicos, en ésta tengo mis reservas. Entiendo que multitud de desviaciones son naturales, la anatomía de los animales sexuados permite su uso placentero homoerótico, las cópulas analgenitales y bucogenitales son posibles precisamente por la anatomia natural que las viabiliza, y por la versatilidad psicológica animal que, en determinadas condiciones, posibilitan el homoerotismo práctico placentero. Desviaciones de secreciones, como escupir por capricho, son perfectamente naturales, y ayuntamientos homoeróticos, mayoritariamente los eventuales, advienen en el reino animal sin causa ideológica, ni sectaria, alguna. Por tanto, según eso, la interdicción del homoerotismo practico no perneceria a la ética, puramente natural, o no se opondria  simplemente a la Ley Natural, sino a una Moral confesionalmente católica que juzga inmorales y contra la naturaleza los actos en cuestión. En cuanto a la sentencia paulina se me antoja condenatoria de un uso pervertido de la genitalidad, el cuál substituya o impida el ayuntamiento conyugal entre individuos de distinto sexo.

El movimiento “Gay” se opone a la ética subsumida en la Moral Católica en materia de uso moralmente lícito de la carnalidad. En la Iglesia tradicional cualquier acto carnal desordenado, dentro, o fuera del Matrimonio, era pecado, y juzgar cada caso concreto competía a la jurisdicción eclesial sobre el foro interno o de conciencia, es decir, al tribunal del Sacramento de la Confesión. Sobre la mayor o menor gravedad de un tipo de actos carnales, respecto de otro de sus tipos había y hay libertad de opinión. Generalmente se consideraba más grave y “pecado que clama al Cielo” venganza inmediata el acto homoerótico, en comparación con el heteroerótico. En mi opinión, contrariamente a lo que defienden algunos Santos Padres de la Iglesia, en materia opinable, es más grave el uso abusivo de la relación sacramentada conyugal, que el abuso no extremo de la sexualidad entre personas consentientes del mismo sexo, pues éstas no ofenden vínculo sacramental alguno, ni matrimonial natural y sobrenatural, dado que ni lo tienen, ni, según el Derecho Natural, el Divino específico y el canónico pueden contraer, entre sí, matrimonio auténtico, y ello con “imposibilidad metafísica”.En la impartición del Sacramento de la Penitencia los Sacerdotes, al menos desde mediados de siglo pasado, solían ser más bien indulgentes, no daban mucha importancia a los actos homoeróticos en general, y casi los equiparaban a la masturbación.

El Derecho Común, pontificio, nunca ha tipificado como delito los actos homoeróticos de seglares, di de varones, ni de féminas. Algunas excepciones de actos carnales fueron tipificadas, desde muy antiguo, por el Derecho Eclesiástico, como delitos, si atribuidas a clérigos, como, por ejemplo, el abuso (agresión) carnal a impúberes; lo demás en esa materia ha pertenecido siempre al ámbito del Sacramento de la Confesión o Penitencia. Desde San Pío V hasta la entrada en vigor del primer Código de Derecho Canónico la “sodomía” estricta de clérigo, o sea, la cópula genitoanal en que interviniese como actor un clérigo, estaba penada, y sólo para el clérigo, con excomunión no reservada a la Santa Sede, censura aplicable “ferendae sententiae”, es decir, no inmediata, sino imponible exclusivamente por cualquier tribunal eclesiástico competente en foro externo, incluidos los de las Iglesias Particulares.

 

adelelea2

“Política” cristiana de la Iglesia Católica

1) Ante la Potestad Civil (contrapuesta a la Autoridad Eclesiástica)

Ante la Potestad Civil, de Reynos, Repúblicas, o Estados, el  Clero abogó por la prohibición penal de la práctica homoerótica masculina (¡Nunca de la femenina!) ¡Y sólo de la sodomía estricta (= “copula genitoanalis inter masculos”)!. todos los demás actos homoeróticos, tanto de varones, cuanto de hembras, quedaban excluidos de la sanción penal severa que la ley penal decía imponer a la práctica sodomítica. En unos lugares y épocas fueron más partidarios de cierta tolerancia o benignidad civil, y menos intolerantes en otros sitios y tiempos. En la España goda fueron relativamente intolerantes en la “letra muerta de la ley”, hasta, inclusive, el XVIº Concilio de Toledo, cuyo rigor reitérase y agrava en el XVIIº, época en que las vehementes declaraciones denunciatorias y reiteradas condenas, con establecimiento puramente legislativo de respectivos castigos severos, hechas en aquellos concilios, indica que, al menos desde el período del Rey Egica, la práctica homoerótica concubitaria masculina era muy habitual y estaba extendida en el Reyno. Otra cuestión es la del cumplimiento efectivo u observancia de las leyes visigodas: era muy deficiente. Dada la presunta gran cantidad de súbditos que incluían entre sus prácticas ora habituales, ora excepcionales, la homoerótica, es de suponer que muchos funcionarios del Reyno fueran “así”, de modo que, en la práctica, por lo general fueran laxos en ese asunto.

En la denominada Edad Media cristiana hispánica, era, a nivel de ley, severamente castigada la sodomía propiamente dicha, no la indicada con el término “sodomía” en sentido impropio o lato que se refiera a cualquier tipo de acto homoerótico. Ningún acto homofílico fue tipificado delito, ni castigado, salvo, en la ley secular, el de la sodomía, en el sentido estricto o propio y técnico del vocablo; todos los demás actos homoeróticos, tanto de varones, cuanto de hembras, quedaban excluidos de la sanción penal severa que la ley penal decía imponer a la práctica sodomítica. En la legislación general quedaban exentos de pena los actores sodomitas menores de 14 años de edad. Ahora bien, como la pena se extendía a todos los actores de sodomía, y, como siempre ha debido ocurrir, no pocos varones pudieron llevar a cabo alguna vez un acto de esa especie, movidos, por ejemplo, por la curiosidad o deseo de experimentar una variante para ellos nueva de carnalidad, aunque no fuesen maricas, debía haber una población relajada, bastante numerosa, activamente empeñada en no aplicar la ley en cuestión, o eludirla, en no sufrir penas capitales, o de castración y torturas, por sus excursiones excepcionales. A ello se añade que los que tal acto practicaban lo hacían en sumo secreto, en lugares íntimos, cerrados, o escondidos, de modo que la prueba externa concluyente del delito resultaba casi siempre prácticamente imposible, máxime si para la condena concretada y la ejecución de la consiguiente pena la prueba había de ser alegada como probanza en un proceso judicial penal, que entonces incluía la presunción de inocencia y valiosas garantías procesales para el reo.

En la baja Edad Media, en la sociedad católica, la tolerancia efectiva o real de los comportamientos homoeróticos era grande, y se extendió a los siglos siguientes, hasta más o menos después del primer cuarto del siglo XIX, cuando se recibe tardíamente un insano influjo puritano en el tratamiento de los temas carnales. En Inglaterra este neopuritanismo coincide con eL período victoriano, mucho menos cruel y riguroso que el sumamente criminal puritanismo inglés, llegado a su apogeo con el regicida calvinista puritano y revolucionario Cronwell, uno de los mayores asesinos de la Historia. En las sociedades protestantes, especialmente las calvinistas y sus sectas puritanas, el rigor, también en la práctica, era extremo. Téngase en cuenta que la inquisición calvinista juzgaba en foro externo todos los pecados denunciados, pecados que llegasen a ser conocidos por los potencialmente denunciantes y bien dispuestos a denunciar.

La Santa Inquisición española tenía competencia para conocer en materia de sodomía (estricta), más bien por si podía formar parte de algún ritual hereje, o ser la manifestación de alguna herejía, aunque desde el auto de 18 de Octubre de 1509, que ordenaba que el Santo Tribunal no emprendiese acciones contra los sodomitas, excepto si implicados en casos de herejía, la Santa Inquisición de Castilla se ajustó a esta norma. Según Kamen la de Aragón continuó considerándose competente para todo delito de sodomía restringida (Cf. Nicolás Pérez Cánovas, obra citada en la bibliografía del presente artículo, pág. 11).

Fuera de la sodomía es falso que la Iglesia haya abogado porque la homosexualidad sea delito, no es verdad lo que sostiene el secularizado y pseudodemocratista moderno secularizado Presbítero Juán José Tamayo cuando dice, criticando a la Iglesia Católica: “la masculinidad hegemónica se presenta como hetero-normativa y construye la homosexualidad: a) desde el punto de vista religioso, como pecado que debe ser condenado; b) desde el punto de vista jurídico como delito que debe ser castigado –y de hecho lo es en numerosos países hasta con la pena de muerte; c) y, desde el punto de vista médico-sanitario, como una enfermedad que hay que curar.” [http://www.atrio.org/2014/12/el-perverso-juego-de-la-pedrastia/]

Por último, hasta después del primer lustro de los años 60 del pasado siglo casi nadie denunciaba ni esos, ni otros delitos que comúnmente son objeto de denuncia, sobre todo desde la decada anterior al inicio del malhadado siglo presente. La gente se ofendía y peleaba, golpeaba, hería, o era agredida ora de.obra, ora verbalmente en disputas y altercados, sin dar parte a la guardia civil, o la fuerza pública, sobre todo en el ámbito rural; y a los maricas, particularmente a los afeminados, se los trataba con menosprecio, si no, y excepcionalmente, con burla, o chanza en los casos manifiestos. La ley penal en ese terreno y para la mayoría, si no la totalidad de los casos, estaba de adorno, y lo se por los testimonios de mi difunta Madre, q.e.p.d. y otras personas de su generación. La mayor parte de la gente de esa época reciente no sabía que la práctica del homoerotismo era delito, ni conocía de algún modo la Ley “de vagos y maleantes” y la subsecuente de “peligrosidad social”, leyes cuasipenales, preventivas y parcialmente correctivas. Entre los jóvenes y adolescentes, también de mi época bajo el benigno régimen franquista, no se tenía noción alguna de que hubiese una prohibición penal en la materia, y la vida transcurría como siempre, aunque se sabía mal visto el comportamiento homoerótico, y los actos íntimos pertinentes se desarrollaban en un ámbito de bastante discreción, o secreto, pero por vergüenza, no por temor a leyes penales.

2) En la Jurisdicción estrictamente canónica

1.- En cuanto a legislación general disciplinar o Ley y Decretos Generales

Respecto de los clérigos, puede afirmarse que la Santa Sede, en su legislación propia canónica de foro externo, fue más bien tolerante hasta, exclusive, San Pío V, y desde la entrada en vigor del Codigo de Der. Can. de 1917, y jamás los Romanos Pontífices y sus respectivas Curias Romanas han sido jurídicamente tan extremos, como lo es el Vaticano actualmente, ni fueron tan despiadados, ni masivamente severos y acriticamente antitradicionales como lo es la hodierna Sede Romana, respecto de los clérigos que toquen, miren con lujuria, o hablen libidinosamente a una persona (de uno u otro sexo) canónicamente Menor de Edad. Rígida, antitradicional y despiadada es la actitud impuesta desde la reforma endurecedora penal del año 2010, hecha por el exnacionalsocialista joseph Ratzinger, ya Bededicto XVI, de las “Normae de gravioribus delictis …” del decreto papal (“Motu proprio”) “Sacramentorum Sanctitatis tutela” de Juan Pablo II.(Cf. Apendice 1º, siguiente al presente artículo, y https://ricardodeperea.wordpress.com/2014/01/21/las-tremendas-innovaciones-vaticanas-contra-los-inmemoriales-derechos-elementales-procesales-de-los-sacerdotes-y-clerigos-catolicos-acusados-justa-o-injustamente-de-crimenes-y-amenazados-de-ser-ca/) .

2.- En cuanto a los hechos históricos, o lo que en realidad, de hecho, en esta materia, hacen ora de manera privada, ora de forma pública:  judicial, o extrajudicial (de modo canónico, o anticanónico), así como ejecutivamente, obispos, ya en uso, ya en abuso de su potestad de régimen y cargos canónicos de gobierno.

A lo dicho se añade la práctica o realidad de mero hecho, de que, con necesaria “praesumptio juris”  por nuestra parte –  debido a que subscribe o rúbrica decretos moralmente abominables el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, según el trabajo que le dan a firmar monseñores bajo su supervisión, incluida la labor de la Sala IV o de “tercera instancia” de dicha Congregación  –  ésta vulnera programada y gravísimamente el<em> Derecho Divino [del Sacerdote, fraile y monje, a ser tratado como tal, así como a ser Clérigo si no obsta sentencia definitiva firme y ejecutada eclesiástica válida en cuanto concorde con los Derechos Divino, Natural y Canónico fundamental o “ad validitatem”], el Natural, , vulneración premeditada, sistemática, habitual y masiva, alguna vez con ostensible confesión sectaria y política de antifascismo y antinacionalsocialismo “simpliciter” considerados o sin ulterior especificación ni concreción, pero aludidos ¿Cómo? Expresamente, y como al menos una de las causas intencionales que mueve a esos prelados a condenar al “nazi” o “nazifascista” (<em>”sic”</em>), utilizándose o instrumentalizandose de tal modo sectaria, premeditada, degeneradamente el Dicasterio, para la injusta represión políticosectaria contra los clérigos Tradicionalistas católicos en materia de Filosofía Política y de Ciencia y Arte políticos. A diferencia de la<em> Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe</em> [la hodierna no se denomina “Santa”], del <em>Santo Oficio</em>, y de la <em>Santa Romana y Universal Inquisición</em>, sus precedentes dicasterios, actúa en franca canónica incompetencia, al juzgar, o dirimir, casos anteriores a Mayo, o Julio, del 2010, de <em>”actio criminalis”</em> prescrita, usando ilegítima e inválidamente de su prerrogativa, adquirida en 2010, de anular la prescripción de la “actio criminalis” de los delitos cuya comisión haya sido planteada como posterior a la fecha de entrada en vigor de dicha prerrogativa penal, a pesar de que la ley criminal canónica, incluida la del<em> “Motu Proprio” “Sacramentorum Sanctitatis Tutela”</em> y sus <em>”Normae…”</em>, no tiene carácter retroactivo cuando la ley concreta de que se trate no establezca, para ella misma, radioactividad ; aplica, en la peor parte, <em>”contra jus”</em>, sin escrúpulo, y sin justificación, ni <em>fundamentación jurídica</em>, ni <em>”in factum”</em> algunas, la ley penal más severa, no sólo contra el Derecho, sino también contra la <em>Caridad Cristiana</em> y la <em>Seguridad Jurídica</em> de la víctima de tales gravísimos y escandalosos excesos pseudocanónicos; actúa falsamente, diciendo que aplica proedimiento administrativo penal eclesiástico, cuando, en realidad, sólo salva alguna parte o algunas apariencias del auténtico procedimiento administrativo tipificado en el Código de Derecho Canónico y complementado en el susodicho “Motu Proprio”; condena abusivamente, sin someter a proceso judicial propiamente dicho al privadamente denunciado, incluso contra el Derecho Común y para supuestos en que: en el presunto tiempo de comisión del supuesto delito estaba en vigor el Derecho Común, menos severo que el mencionado “Motu Proprio” y sus “Normae…” reformadas en Mayo de 2010, de modo que la aplicación de la ley menos severa es siempre preceptiva, por la cuál en ningún caso pueden ser impuestas, sin proceso judicial, penas expiatorias perpetuas como la dimisión del estado clerical; impone la pena máxima sin proporcionalidad, contra la justicia conmutativa y distributiva, y contra la tradición del Derecho Constante de la Iglesia hasta la irrupción de esta nueva “pastoral”; sana inválidamente los actos antijurídicos y antiprocesales de la 1ª instancia que actúa por delegación de dicho dicasterio, incluidos los despóticos y vejatorios que crean indefensión en el denunciado; pasa deliberadamente por alto que al denunciado de escasos recursos pecuniarios la 1ª instancia no haya facilitado abogado defensor (“Promotor de Justicia”); impide o no posibilita que el denunciado, o encausado, interrogue, o que el abogado que tuviese el denunciado interrogase, a la parte denunciante, o a los testigos de la parte denunciante; deniega tácitamente al denunciado las por él reclamadas lectura de la denuncia y visión de la retenida probanza documental de cargo; usa la <em>calumnia</em> (término, aquí, puramente canónico, respecto de <em>delitos canónicos</em>) y ataques infundados al honor de la persona y el Sacerdote, como medios para dañar al súbdito y adversario político contrario a los principios de la <em>Revolución Francesa</em> y sus emanaciones pseudodemocratistas. Estos advenidos, en desventura actual de la Iglesia de Cristo, pretenden, con ello, que la víctima no pueda ejercer como Ministro Público de la Iglesia, ni predicar como Clérigo católico, ni desempeñar papel directivo, o relevante, alguno, representando a la Iglesia Católica, representación que quieren restringir a los clérigos secuaces del pseudodemocratismo moderno inspirado en los principios de la Revolución Francesa y la Masonería. Su deseo de expulsar y apartar del Clero Católico a los Tradicionalistas llevó a su secta encubierta, pseudocatólica, infiltrada y dominante en el aparato externos eclesiástico, en los años de Pablo VI y los Juánes Pablos, o época de los Secretarios de Estado Billot y Casaroli, a promover a los modernos, al Episopado y a cargos de gobierno. Libraban y libran una lucha constante, terrorífica, despiadada, hipócrita y sectaria para impedir o dificultar inmensamente, a los católicos clasicistas o no afectos a la modernidad, el acceso a las Sagradas Órdenes, imponiendo impíamente una inconfesada intolerancia extrema y anticristiana de veto, persecución y hostigamiento a los celebrantes en Rito Tridentino, a los que, por el mismo motivo de absolutismo de modernidad en y respecto del Clero, se ha mantenido hasta Benedicto XVI la excomunión para los insumisos: Viendo que aquellos ataques no bastaban a neutralizar a los Tradicionalistas, los malvados modernos infiltrados han recurrido a las medidas malignas máximas: la calumnia, la admisión prevaricadora de denuncias falsas, los procedimientos pseudocanónicos, aparentemente canónicos, pero puras farsas; y la fulminación masiva, antitradicional, desproporcionada, indiscriminada de la máxima pena expiatoria perpetua canónica de dimisión del estado clerical) a los Sacerdotes tradicionales. No sería justo si no admitiera que también buena parte de las víctimas de la tiranía la constituyen Clérigos no Tradicionalistas. Unos y otros constituyen una masa de millares de atacados, y cientos de víctimas anuales desde hace unos 6 años, demagógicamente ofrecida como “maravilloso ejemplo de justicia y limpieza de la Iglesia”, como si los sacrílegos que hacen funcionar tan macabro sistema anticristiano no fueran espiritualmente lo más sucio que hay, juzgados según el divino criterio del Evangelio, por muy “puros” que se presenten y por mucha imagen externa de honestisimos castos,.puritanos, o apuritanados que adopten. Los pésimos autores de tan monstruoso sacrílego sistema piensan que no escandalizan al pueblo llano, a los rústicos y a los bisoños en la Milicia Cristiana; esta masa de pueblo ignorante, servil, temerosa, y, sobre todo, la de los enemigos de la Iglesia que la acusan de permitir, encubrir y practicar clericalmente la pederastia, es la única que a los modernos y su plana mayor vaticana, de la Congregación aludida, interesa no escandalizar; y, en efecto, no la escandalizan, porque los protervos de la conspiración anticatólica so capa de aparente antipederastia [no sería tal, si la combatiera toda, y acusase y divulgase a los pederastas protestantes, o judíos] no son ya escandalizables, y los necios de la masa son incapaces de conocer y entender esta masiva persecución y represión anticatólica y sacrílega, porque no entienden ni de Derecho Natural, ni del Divino, ni del Canónico, ni de la espiritualidad humana y cristiana inmensa que estos Derechos aseguran con la finalidad de proteger al inocente, al calumniado, al falsamente acusado, al Cristiano, así como a la persona del encausado, reo, condenado, o penado, de manera que sea tratado caritativa y cristianamente, para que el pecador y cualquier persona criminal no muera, sino que se convierta y viva (no se doble hasta romperla, la caña encorvada). ¿A quiénes escandalizan estos “populistas”, lacayos de la prensa internacional dominante anticristiana y sus jefes ocultos? A los católicos instruidos, a los versados en Derecho y en el valor espiritual de éste, a católicos cultos, a los que saben cómo la conculcación del Derecho, en materia grave, constituye una maldad contraria a la Voluntad Divina y a toda verdadera Civilización. Escandaliza sobremanera a jueces eclesiásticos, Promotores de Justicia, canonistas, teólogos (especialmente de Teología Moral), biblistas y todo católico sensato cultivado en las Ciencias Eclesiásticas, o sea, nosotros, pocos hombres, que, precisamente por ser pocos, merecemos poco la pena, para una ideología y política cuantitativistas, hipócritamente plebeyistas ; sabemos que desde el susodicho Dicasterio, que debería dar ejemplo de virtud, rectitud, observancia de las leyes justas y vigentes, se protagoniza el mayor escándalo anticatólico que haya conocido jamás la Curia Romana, el mayor que haya salido de ese dicasterio, escándalo más grande, si bien menos notorio que el manifiesto del Monseñor maricón, Krzystof Charamsa, profesor en dos Universidades Pontificias (ningún estúpido),  salido de esa <em>Congregación</em> <img class=”size-full wp-image-382 aligncenter” src=”https://ricardodepereablog.files.wordpress.com/2016/04/monsec3b1ora.jpg&#8221; alt=”Monseñora Charamsa” width=”640″ height=”357″ />¿Uno de tántos de los funcionarios de esa parte preeminente de la actual<em> Curia Romana</em> o de cuando el era uno de sus miembros y monseñores?

[ GLOSA A LA FOTO: El Müller, Prefecto de la Congr. para la Doctr. de la Fe, "il capo" ("caput") responsable de la mayor barbarie contra la Ley Divina, la Caridad cristiana, la paternidad del episcopado y la Santa Sede, el Derecho Divino, el Natural, el Canónico, etc. del Sacerdote católico y clasicista, todo derecho, que ha conocido jamás el más alto Dicasterio vaticano. Furibundo "antinazi" y condenador (incompetente y abusivo) de cuanto retenga "nazifascista", según su idea antihistórica de Nacionalsocialismo o Fascismo Alemán, y con actitud desleal a su Patria Alemana y Sangre Germánica, a Jesucristo, a su Santa Iglesia y al Romano Pontífice como tal o como Pastor Supremo de la Iglesia y máxima autoridad responsable de la veracidad y observancia de las leyes, tanto las eclesiales de Espìritualidad Fundamental católica, cuanto de las meramente eclesiásticas. Soy, yo españolito, más fiel a Alemania, que no es mi patria natural, que ese alemán de nacionalidad, lengua y anticultura antifascista y antinacionalsocialista. Es ignominioso, "en sí y de por sí", ponerse del lado de los enemigos (liberales, socialdemócratas, con los aliados estalinistas), y contra el espíritu, el ideario humanista excelentista germánico y espléndida, genuinamente alemán del pueblo antirrevolucionario y antisectariojudío de la gran ALEMANIA entre los años 1933 y mediados de 1945 que tan heróicamente luchó contra la hydra subversiva judeomasónica sionista (de Liberales y Bolcheviques, aliados entre sí), principal instrumento de Satanás para la esclavización del mundo, el advenimiento y triunfo del judeomesías o Anticristo, y la máxima ruina espiritual y general de la Tierra. ]

[ GLOSA A LA FOTO: El Müller, Prefecto de la Congr. para la Doctr. de la Fe, “il capo” (“caput”) responsable de la mayor barbarie contra la Ley Divina, la Caridad cristiana, la paternidad del episcopado y la Santa Sede, el Derecho Divino, el Natural, el Canónico, etc. del Sacerdote católico y clasicista, todo derecho, que ha conocido jamás el más alto Dicasterio vaticano. Furibundo “antinazi” y condenador (incompetente y abusivo) de cuanto retenga “nazifascista”, según su idea antihistórica de Nacionalsocialismo o Fascismo Alemán, y con actitud desleal a su Patria Alemana y Sangre Germánica, a Jesucristo, a su Santa Iglesia y al Romano Pontífice como tal o como Pastor Supremo de la Iglesia y máxima autoridad responsable de la veracidad y observancia de las leyes, tanto las eclesiales de Espìritualidad Fundamental católica, cuanto de las meramente eclesiásticas. Soy, yo españolito, más fiel a Alemania, que no es mi patria natural, que ese alemán de nacionalidad, lengua y anticultura antifascista y antinacionalsocialista. Es ignominioso, “en sí y de por sí”, ponerse del lado de los enemigos (liberales, socialdemócratas, con los aliados estalinistas), y contra el espíritu, el ideario humanista excelentista germánico y espléndida, genuinamente alemán del pueblo antirrevolucionario y antisectariojudío de la gran ALEMANIA entre los años 1933 y mediados de 1945 que tan heróicamente luchó contra la hydra subversiva judeomasónica sionista (de Liberales y Bolcheviques, aliados entre sí), principal instrumento de Satanás para la esclavización del mundo, el advenimiento y triunfo del judeomesías o Anticristo, y la máxima ruina espiritual y general de la Tierra. ]

Doctor en Sagrada Teología ("Summa cum Laude", en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma) Monseñora Kristof Charamsa, profersor en la Pontificia Universidad Gregoriana, Capellán de Sus Santidades los Papas Bededicto XVI y Francisco I, Oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Doctor en Sagrada Teología (“Summa cum Laude”, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma) Monseñora Kristof Charamsa, profersor en la Pontificia Universidad Gregoriana, Capellán de Sus Santidades los Papas Bededicto XVI y Francisco I, Oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe. (NOTA 1ª).

<< … puedo hablar sólo de mi experiencia – afirma Monseñor Charamsa, en una entrevista a José Manuel Vidal – [ Aviso: En la traducción de la fuente periodística española http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2015/10/23/en-el-clero-catolico-hay-muchos-homosexuales-que-reprimidos-por-su-propia-orientacion-odian-a-los-que-son-gays-como-ellos.shtml , utilizada.se usa la palabra “gay” como sinónimo perfecto de “homosexual”, no en el sentido técnico de gaycista, usado en éste mi artículo, por cuanto substituyo el término “gay”, por el de “homosexual”, en la traducción siguiente.] . No tenemos estudios sobre la presencia de personas homosexuales en el clero, porque es un tabú, un tema del que no debe hablarse. En la Curia hay muchos homosexuales. Muchos de ellos son buenos curas, si no son homófobos, si no piensan solo en su carrera, si no se preocupan solo del dinero y del poder. El problema aparece cuando los homosexuales son homófobos interiorizados. En el clero católico hay muchos homosexuales que, reprimidos por su propia orientación, odian a los que son homosexuales como ellos”. ” … la Congregación para la Doctrina de la Fe es el corazón de una homofobia paranoica e irracional. En ella no hay posibilidad de conocimiento ni de diálogo. Funciona por estereotipos. Yo tenía la impresión de que nosotros en la Congregación no promovemos la fe en Dios, no nos ocupamos de cristología o mariología, solo luchamos contra los homosexuales y demás minorías sexuales. Es una obsesión. Esta es nuestra verdadera fe: la paranoia anti-homosexual. Nada más. Es nuestro tema preferido. Hay reuniones en las que de cada tres casos que tratamos, dos son contra homosexuales. Nos hemos inventado un enemigo imaginario y luchamos con todas nuestras fuerzas contra él. … Ese es el nivel de paranoia que reina en la Congregación. El cardenal Müller ha promovido toda esta ignorancia, este extremismo, esta obsesión entre los oficiales, sin ningún tipo de razonamiento.  … ” . “… La homofobia y la misoginia (la verdadera feminofobia, un complejo u odio hacia la mujer) obsesivas son un drama para esta Congregación, cuyos miembros no todos son heterosexuales. Como en todas partes, hay homosexuales. La realidad es que la Congregación odia a los homosexuales, aun habiendo dentro personas de las cuales se sabe que son homosexuales.” >>

Al parecer, fortísimo parecer, ni el Doctor Charamsa, ni aquellos a los que acusa de obsesos homófobos, incorporan a su discurso la distinción entre “homoerótico” (comúnmente llamado “homosexual”) y “gay”. No hacen una remarcada distinción entre la persona homoerótica (homoerotista, o no) y el “gay” (un homoerotista absolutista y tiránico contra los heteroerotistas que defiendan al menos la preeminencia del heteroerotismo). Si es o fuera cierto que el Cardenal Müller, mi extremo ofensor, tiene una fijación contra los homoeróticos (habituales, u ocasionales), o contra los homoerotistas que sólo defienden libertad civil y penal estatales para los actos homoeróticos entre púberes, o entre Mayores de Edad, se equivoca, y hace mal teniéndolos por enemigos políticos radicales. En cambio, si está sumamente preocupado contra los “gays” (en el sentido técnico del término), hace bien, pues los gays no toleran tolerancia alguna respecto de los que califican, la práctica homoerótica, de inmoral, contraria a la ética, desviada y axiológicamente muy inferior a la heteroerótica. Hace bien en retener a los gays (“stricto sensu”) una amenaza y un mal persecutorio contra la Religión Cristiana, la Iglesia Católica, la educación honesta de los infantes y adolescentes, la propaganda decente de buenas costumbres, el derecho profundo de todos y cada uno de los niños, a, si quedan huérfanos, ser adoptados por matrimonios auténticos naturales rectos; a la libertad ideológica y de expresión de los católicos, y contra quienes, en consecuencia, descalifiquen y así “discriminen” al gaycismo, a los gays, al homoerotismo clauso, etc. .

Como puede constatarse aquí, no aplico a Su Emciª. Rvmª. el Cardenal Müller el método nefando que su persona (“humana, demasiado humana”) me aplica, es decir, no me creo, sin más, lo que sus “familiares” (así llamados antiguamente los empleados estrechos del Santo Oficio), sus Oficiales de la Congregación que tan escandalosamente dirige, digan contra él, como lo hace Monseñor Charamsa, harto de su jefe con quien ha trabajado íntimamente como encargado y colaborador del que es razonable suponer que conoce a su prefecto. Si yo hiciera lo mísmo que Müller ha hecho conmigo, lo declararía obseso sexual, obsesionado con los maricas, probablemente porque él mísmo es marica encubierto, que se desprecia por su condición que no ha podido vencer, o no ha vencido; y me creería todas las indecencias que el Sacerdote y Doctor Charamsa tiene, según dice, previstas publicar sobre dicho Prefecto. Según la ley bíblica y judía de “El Talión”, “Ojo por ojo y diente por diente”, no tendría yo derecho a hacer eso con la gente, pero sí con Müller y con su monseñor José Mar, pues a éstos sí tendría yo derecho a tratarlos justamente con venganza, por cómo y cuánto me han tratado injustamente. Si Müler tuviera derecho, como implícitamente sostiene, a creer al “familiar” mío que hable contra mí, y a no creer a los familiares también míos y del mismo rango, que hablen a favor de mí, entonces tendría yo el mismo derecho a creer a los “familiares” suyos u oficiales que presunta y razonablemente lo conocen y hablan mal de él, y tendría el mismo derecho que Müller a no creer a cuantos oficiales suyos y paniaguados de su Congregacion y Curia hablen bien de él, lo adulen, o hablen en su descargo. Dios castiga sin piedra ni palo, dice un refrán español, y quien a hierro mata, a hierro muere, dice el proverbio. La flecha impía que disparas sobre el indefenso y desamparado se vuelve contra tí como en Roncesvalles las de los sarracenos entre los que cuéntase se hallaba, unido a ellos, el traidor Arzobispo de Sevilla Opas, hermano de del Rey visigodo Witiza. Mucha gente creerá de buena fe al Sacerdote Doctor Charamsa, como vos  habeis admitido de mala fe invectivas de mis enemigos, que lo son de la Ley de Jesucristo y su Santa Iglesia de Caridad, Justicia y “Jus”. Muchos, contra vos, seguirán vuestra máxima oculta, inconfesada, operante, que dice: “Cuando gentuza, de probada o sospechable mala vida, acuse a un Sacerdote (Obispo, Presbítero o Diácono), o a qualquier otro Clérigo, créase oficialmente (aunque no sea internamente) a la gentuza y no al Sacerdote, ni a los testigos que acrediten o puedan acreditar la inocencia de éste,  déjesele ignorante de toda probanza, desamparándolo en grande indefensión ilegal e injusta, prefiriéndose siempre la palabra y testimonio de la gentuza, al del Sacerdote denunciado por ésta, y tras esta farsa condénese contínua y finalmente al Sacerdote”. Por el contrario, al Cardenal Prefecto no le doy a beber sus propios venenos, no haré lo que hace; conservo mi imparcialidad y ecuanimidad; defiendo, defenderé siempre el Derecho de Defensión Jurídica; desprecio y despreciaré siempre la pésima barbarie moderna, escandalosa y antijurídica injustísima, inhumana, de la llamada “Nueva Evangelización” o pseudoevangelización, delapidadora del Derecho que hipócritamente dice respetar.

 

Su Excelencia Reverendisima el Arzobispo y Nuncio de Su Santidad, Mons. Joseph Wesolowski

Su Excelencia Reverendisima el Arzobispo y Nuncio de Su Santidad, Mons. Joseph Wesolowski

Del anterior Nuncio de su Santidad en la República Dominicana el Doctor Monseñor Charamsa atestigua: << A finales del verano pasado en la prisión del Vaticano murió el nuncio polaco, el arzobispo Wesolowski, juzgado por la Congregación como pedófilo. Este hombre tuvo un entierro que duró diez días, entre el Vaticano y Polonia. 10 días de entierro de un prisionero que ya fue juzgado por un tribunal eclesiástico por abusos pedófilos. Este entierro empezó con una misa celebrada por los más cercanos colaboradores de Papa y terminó al cabo de diez días en Polonia con una lectura de una carta donde se decía que las acusaciones de su pedofilia eran solo invenciones de la mafia de la República Dominicana.>> ¿Invenciones de la Mafia dominicana? ¿Y no obstante fue rápidamente penado, creo que sin proceso judicial penal canónico (quizás, como habitual y abusivamente, con simple procedimiento administrativo penal), o sea, fue dimitido del Estado Clerical y encarcelado en una prisión vaticana, como no se había vuelto a hacer desde la desaparición garibaldina de los Estados Pontificios?. ¿Cuántos clérigos defendimos públicamente su inocencia, o la presunción de la mísma, estando en vida el Nuncio? Creo que yo solo https://ricardodeperea.wordpress.com/2014/06/28/su-excia-rvma-mons-wesolowski-clerigo-de-la-iglesia-catolica-en-cuanto-apele-la-sentencia-de-la-inquisicion-romana-actual-falsedad-de-que-el-papa-mismo-ha-sido-quien-ha-dimitido-de-su-estado-cler/ https://ricardodeperea.wordpress.com/2014/07/06/abusos-de-menores-en-la-licenciosa-republica-dominicana-segunda-carta-al-cardenal-presidente-de-la-conferencia-episcopal-dominicana/ .  Ni siquiera Monseñor Charamsa, que dice defender a los maricones, acepta la rehabilitación de la fama “juris” del Arzobispo Wesolowski, pues afirma que en lugar de dicha rehabilitación “post mortem”, el Vaticano  debería “pensar en cómo indemnizar inmediatamente a las víctimas de ese obispo pederasta”. ¿Obispo pederasta, habiendo habido la mencionada rehabilitación, dentro de los sermones de perspicuos predicadores vaticanos, dentro de los funerales del obispo vilipendiado? La duda favorece siempre al reo (“in dubio pro reo”), es deber de justicia y Caridad. No sólo, contrariamente a lo sostenido por Charamsa, el Vaticano no ha defendido, ni defiende a los pederastas, sino también. 1º) Ha conculcado, como nunca antes, los derechos fundamentales, también canónicos, de los clérigos denunciados, condenándolos con toda precipitación e injusticia, ofreciéndoselos así en “holocáusto” a los conspiradores contra el Clero Católico y a los “medios de comunicación” ejecutores de la campaña organizada del sionismo protocolosiano de Occidente; 2º) Ha contemporizado con el movimiento Gay, procurando “respetar la vida privada” de los militantes de éste, guardando silencio connivente, y afirmando que el Romano Pontífice no es quién para juzgarlos; 3º) Ha utilizado la Ley y la conculcación sistemática, profunda y vasta de la Ley Natural y de la canónica, para desembarazarse vilmente de los clérigos del verdadero e íntegro Catolicismo y de los tradicionalistas, apenas se vieran denunciados por alguna materia reservada a la Congregación. Los ha tratado con un ninguneo y abandono y con una falta de ética y decencia jurídica inauditos, convirtiéndose el aparato de la Congregación en máximo instrumento de ataque injusto y despiadado contra el Sacerdocio Católico y las personas de éstos, los cuáles tenían derecho a ser tratados como personas humanas, Cristianos hermanos en Cristo, Sacerdotes y Clérigos Católicos, así que esas dignidades fundamentales no han sido siquiera mínimamente respetadas, en los casos interesados de Abuso de Poder y Abuso del Cargo. [ NOTA 2ª, a pié de página].

 

El complejo revolucionario y su movimiento ideológico “gay” o “Gaycismo”, de suyo intolerante, totalitario malo, opuesto a la tolerancia aria clásica, al homoerotismo clásico libertario, a las éticas idiosincrásicas de nuestros Padres clásicos gentiles, y al Kristianismo

La mente gay es hostil al clasicismo ario antiguo griego y latino y a la Etica integrada en la Moral Católica.

No es mi objeto aquí tratar de la psicología y ánimo interno de los homoeróticos propios o clausos, si bien me parece útil sencillamente notar que el pseudomatrimonio gay no es favorable a la placidez de los seres humanos homoeróticos. Por motivos sentimentales fácilmente colegibles, es muy infrecuente el emparejamiento homoerótico duradero. Considero también antivenéreo a ese estado externamente contractual y conyugal [ Cf. https://ricardodeperea.wordpress.com/2013/10/17/pseudomatrimonio-gay-virtualmente-destructivo-y-antivenereo-comentarios-a-un-articulo-de-prensa-ricardo-de-perea-bajo-pseudonimo-de-cesar-borgia/].

El Gaycismo ataca la doctrina de la unicidad específica del matrimonio natural (entre varón y mujer), exige la permisión y reconocimiento igualitarista e igualitario de las adopciones de hijos putativos por parte de parejas de maricones, o de lesbianas, y reclama altaneramente que se prohiba, criminalice, persiga y castigue toda condena moral de prácticas homoeróticas (todas, o algunas) y cualquier negación de dignidad de los mal llamados “matrimonios gay”, de modo que, por ejemplo, se considere delito y haya de castigarse severamente pensar y predicar que sólo hay un matrimonio naturalmente lícito que es el de hombre/mujer; otro ejemplo : que se juzgue crímen afirmar que es maligno, inmoral, contrario a la Voluntad de Dios que un hombre que decide ejercer su capacidad venérea rechace casarse con mujer, por optar por la práctica homoerótica, ejerciendo ésta en substitución de aquélla, o la segunda como impedimento para la primera; otro ejemplo: que se criminalice y pene la afirmación de que la homoerótica es enfermedad, desviación, o práctica de rango ético inferior al heteroerotismo. El plan mundialista judío protocolosiano aprovecha de los fenómenos naturales homoeróticos y de la opinable, pero lícita reivindicación de no penalización de la carnalidad consentida por sus actores púberes; y mete al homoerotismo dentro de un ideario sistemático intelectual, y dentro de su sistema antropocéntrico pervertidor de la naturaleza, con el consecuente aparato de medidas jurídicas y sociológicas y docentes [de “Enseñanza” o pseudoeducación “sexual” impuesta también a los hijos (incluso impúberes) de quienes no están de acuerdo con esas doctrina y disciplina estatales sobre el pueblo]. El plan protocolosiano, orgullosamente “antinazi”, encaja en dicho organismo ideológico (filosófico, jurídicopositivo, “cultural”, didáctico, propagandístico, innovador de idiosincrrasia, y metido en la “Nueva pseudoevangelización”) el homoerotismo*, sus diversas prácticas, y los heteroerotismos extramatrimoniales* (*que no impliquen asesinato, violación, coerción, coacción, o violencia) dentro de un cuerpo ideológico coherente, organizado de errónea afirmación (ora a priori, ora conclusiva) de la naturaleza sexual y su ejercicio, incluido, por algunos, el practicado en la prostitución, atribuyendo a dichas doctrinas y prácticas legitimidad moral e igualdad de dignidad ética entre estos comportamientos extraordinarios y los conyugales matrimoniales genuinos honestos. Introduce estas actitudes y posiciones inferiores como parte dentro de un organigrama completo de “Pensamiento Único” o “polícamente correcto” y de legislación y normativa práctica, o disciplina, queriendo IMPONER coercitivamente ese sistema de pensamiento y acción sectarios e intolerantes, al inocente discrepante y al a ello no cooperante. Por tánto no es verdad que el movimiento “gay” defienda “la” libertad moral y civil individual en materia de actos carnales entre púberes, sino que defienden “su” libertad, contra la libertad de los demás a pensar y manifestar lo contrario de lo que sostiene el gaycismo, éste defiende su libertad, la de los suyos, a juzgar como juzgan, a pensar y expresar lo que piensan y expresan, a hacer lo que hacen y a exigir la prohibición de la doctrina y manifestación ideológica contraria; defiende una libertad particular, sectaria, con todo lo que añade a las tésis tradicionales de licitudes (clásica gentiles) del homoerotismo, y a la tolerancia civil y penal sostenida por la mayoría de los cristianos actuales. ¿Qué añadidos? La perversión del concepto de matrimonio, tomándolo como un género lógico en que entren los contratos [en realidad nulos “ipso jure naturali”] homofílicos de enlace conyugal; atribución oficial de consideración de matrimonio a ese tipo contractual homofílico, adopciones de niños por parte de parejas gaycistas y similares , cambio quirúrgico de sexo, etc., que son moralmente ilícitos. Pero no sólo piden y defienden ideológicamente, para sí mísmos, esas medidas, la permisión de las mismas por parte de las autoridades civiles (y, en su caso, incluso las religiosas), y subvenciones pecuniarias a la realización de sus proyectos, sino también exigen mucho más que permisión y subvención estatal, reclaman vehementemente, militando, politiqueando, protestando, avasallando, insultando, intimidando, manifestándose provocativa, impúdica, frívola, asquerosoafeminada, bajuna y groseramente en las calles y plazas públicas: 1º) “reconocimiento” ideológico (en la expresión de ideas, convicciones y opiniones) pleno ¡Por parte de todos (“homos, heteros, bis, y gente frígida)! de que es bueno, moralmente lícito, saludable, de igual dignidad que lo heterofílico, e igualmente respetable lo que piden y lo que hacen en este asunto, y que se reconozca o respete universalmente que dichos sujetos tienen derecho fundamental a tener su peculiar opción, a la práctica correspondiente, al nuevo concepto civil de “matrimonio”, al contrato conyugal homofílico, a la adopción de Menores, y a que se les asista en lo necesario para conservar tales prerrogativas; 2º) Que las autoridades y cualesquiera personas de la Sociedad afirmen la mencionada pretendida bondad de sus posiciones, si tratan del tema, y que los “gay” y homoerotistas tienen y deben tener dichos derechos civiles; 3º) Que todo el que piense y manifieste lo contrario deba ser retenido como atentador contra los derechos fundamentales de la persona, y, en lo posible, sea considerado delincuente, en cuanto se tipifique penalmente tal comportamiento opuesto a la ideología y conductas gaycistas; 4º) que, por consiguiente, todo partido político o movimiento políticos que se oponga a las pretensiones gaycistas de “nuevos derechos civiles gays” sea conceptuado y tratado como enemigo de los Derechos Humanos, o derechos fundamentales de las personas homoeróticas, entre los que cuentan el orgullo que tengan de ser gays, la libre y pública manifestación y divulgación de su ideología y orgullo, y la institución de dichas opciones cual “derechos civiles”; 5º) Que se prohiba, civil o penalmente, todo partido, o movimiento, político que coarte dichas opciones de hecho, mal llamadas “libertades”; 6º) Que se impida policialmente, o con la fuerza pública, si es preciso, todo obstáculo y la eficacia de toda oposición al reconocimiento y libre ejercicio de la acción gay en la Sociedad, incluso en el caso de que, por ejemplo, los opositores sean los padres y tutores de los Menores de Edad a los que la legislación gaycista ordene que reciban una enseñanza escolar inclusiva de la ideología gay como doctrina “educacional”, de valores, contra los que los maestros de escuela no toleren contradicción, ni insurrección. Tiene, pués razón el Sr. Varela Geiss cuando afirma que ese movimiento pretende imponernos, a todos, su ideología y su disciplina pedagógica, escolar, popular y estatal aberrantes; quiere imponérnoslas y que el Estado pene severamente a quienes las contradigan, o impidan su aplicación y pertinente enseñanza perversa a niños y adolescentes, incluso en el caso de que, para sus propios hijos Menores de Edad, sean los respectivos padres quienes obstaculicen semejante adoctrinamiento o perversión.
Es evidente que el régimen político, judicial, etc., en suma, estatal, gaycizado atenta contra la libertad de la Iglesia para manifestar su Moral y para conservar la inviolabilidad de la educación moral de la Sociedad, de los padres y tutores rectos y de sus hijos. [Cf. APENDICE 3º] El Cura Párroco gay (“stricto sensu”), de Valverde del Camino (Huelva) [ pueblo en que nació mi Madre, q.e.p.d., que hizo algo semejante a lo hecho por Mons. Charamsa, afirmaba que había que considerar criminales las manifestaciones que los Sacerdotes Católicos hacían de que el mariconeo era perversión o desviación. Para que prosperen las denuncias en ese sentido, ya la Constitución y los Estatutos de Autonomía (o estatutos regionales), como el andalúz, han puesto las bases jurídicas, cuando establecen que está prohibida toda discriminación por razón de “orientación sexual”. Luego, tal “discriminación” puede ser considerada como crímen o delito de “vejación“, etc., y, por último, dependerá de cada juez de turno, juzgar si tal o cual descalificación de un maricón, o una lesbiana, por razón de su homoerotismo cerrado al uso natural heterocarnal del sexo, es delito, o no. Los predicadores católicos, los católicos, y los clasicistas, están bajo la espada de damócles, y su libertad religiosa y de pensamiento, convicción, opinión y expresión, es objeto de la tiranía del gaycismo.

Jesús Mantero, Cura Párroco de Valverde del Camino, año 2002.

Jesús Mantero, Cura Párroco maricón y gay de Valverde del Camino, año 2002.

El complejo “gay” es, pués, parte de un universo organizado, sistemático, al que pertenecen más “arietes” contra la promoción y reconocimiento suficiente de la dignidad de la familia natural verdadera, a saber : la llamada “ideología de género” [ cf.  ], y las apologías de: el uso hedonista de preservativos, la promiscuidad con anticonceptivos, o con potingues abortivos, el divorcio, el divorcio exprés, la protección jurídica e incentivación de las uniones conyugales de hecho, carga fiscal contra los casados mayor que sobre los ayuntados, el aborto deliberado “libre” (o casi) y “gratuito” (aunque gratuito no hay nada, lo cargan al erario público, o sea, a todos nosotros), la con ello consecuente pseudoeducación estatal “sexual” preceptiva de niños y adolescentes (incluso contra la oposición de los padres, a los que en Alemania se encarcela por impedir la llamada “Educación sexual previa”, intoxicada e intoxicante), la correlativa instrucción propagandística, periodística e institucional política sobre los adultos, para que éstos se encuentren constreñidos a tener tolerancia y aceptación de ese sistema teórico y práctico;  en suma: un organismo de medidas jurídicas, sociológicas demagógicas, pedagógicas, y prácticas, consecuentes con una ideología cada vez más lógicamentre estructurada de aprobación moral del libertinaje carnal, de un uso carnal arbitrario, caprichoso, desvinculado de todo orden divino o instituido como preceptivo por un Dios y Señor del mundo natural, un orden que a su vez es negado por muchos fautores de ese ideario, al igual que resulta negado ese Dios, o, al menos, un Dios que instituya un ordenamiento ético natural, preceptivo. Se trata de un sistema ideológico para impedir la libertad de los católicos a manifestar su Moral, sus juicios de moralidad, su ética natural, y para mantener para sus hijos una educación cristiana, y es un sistema anticlásico, anticlasicista, opuesto hasta a la postura de Friedrich Nietsche, de acuerdo con la actitud grecorromana antigua.
No prohibir estatalmente no implica, ni supone, aprobar en sede de Filosofía ética, o de Moral religiosa. Nosotros no prohibimos que cada cual toque la flauta, o el tambor, según le plazca, y que defienda, en este asunto, la opinión que sinceramente juzgue verdadera. Pero ha de estar prohibido el gaycismo político militante y su acceso al poder político y judicial estatal, porque su filosofía y política sectaria y degenerada es, de suyo, totalitaria, absolutista, tiránica, anticlásica, anticristiana, y su triunfo político, su hegemonía estatal, es, progresivamente impediente de la libertad de la Iglesia y de los gentiles clasicistas. La peste gay encubre una persecución y represión contra la Iglesia Católica y contra los clasicistas que optan libremente por amar, cultivar, encomiar y respetar la jerarquía natural, pudiendo, por ejemplo defender que es mejor y más honroso el matrimonio, que cualquier otro contrato, y que es nulo e insanable el denominado  contrato matrimonial gay.

Lo peor de la política activa de estos neorrevolucionarios, de su avance y triunfo político, legislativo, jurídico, y “mediático” aberrante es la negación del Derecho Natural particular del Menor de Edad a ser adoptado por buenos padres, por un matrimonio verdadero, compuesto de padre varón y madre mujer o hembra.

Por su venenosa tiranicidad la red gay ha de ser prohibida como partido o grupo organizado y subversivo, o grupo pseudocultural y luchador por los pseudoderechos humanos de maricones y lesbianas, y gravísimo conculcador de los derechos fundamentales del niño y de los seres humanos a la exclusividad de la legitimidad del genuino Matrimonio. Son grupo no rival, sino enemigo, por ello ha de estar proscrito él y el sistema judeomasónico a que pertenece y que lleva a la ruina total a los pueblos y las patrias; es un mal, evitable, censurable, combatible, y virtuosamente abatible, y sus propagandistas son malignos, como maligna es su idea, su proyecto y su acción. Nuestra tesis proscriptiva no implica la libertad de investigación y la libertad de discusión académica, ni que estemos contra la gente que, por un motivo u otro, en una u otra circunstancia, consume actos homoeróticos, ora habitual, ora excepcionalmente. No vamos espiándolas, no nos metemos en sus respectivas alcobas, a ver lo que hacen bajo las sábanas, no murmuranos, no los perseguimos, no abogo por criminalizarlos estatalmente; pero no adoptamos esa tolerancia renunciando a la defensa y garantía política  del derecho de los niños a tener padre varón y madre hembra, o  –  si huérfanos  –  a ser adoptados por matrimonios válidos de hombre y mujer, y a recibir una educación moral y cultural en la que el verdadero matrimonio sea el único reconocido como ético, ni nos es lícito renunciar, sobre todo en injusto perjuicio de terceros, a que igualmente sea respetado desde las Autoridades y libremente enseñado el Derecho Natural inamisible del niño, y del adolescente, o Menores de Edad, huérfanos, a tener padres putativos de padre varón y madre hembra; sobre nosotros y nuestro Ideario Fundamental como hegemónico, no podemos tolerar acceso al Poder Político, ni estatal, ni Social, a los hegemonistas gays (en sentido técnico que doy al  término), en cuanto éstos pretenden (y lo consiguen) imponerse depravadamente al Derecho Natural de los niños, y a nuestro Derecho Natural a hacer prevalecer ese mismo Derecho. En cuanto nos atacan y estatalmente nos someten y oprimen, impidiendo la supremacía del sagrado Derecho Natural,  debemos defendernos derrotando al beligerante modernucho hegemonismo homoerotista, o gaycismo militante, que nos condena por nuestro natural y buenas ideas, dispone cuanto puede para amordazarnos, perseguirnos, penarnos y oprimirnos a nosotros y a nuestros hijos a quienes también imponen, aún contra los rectos padres, la docencia del sectarismo aberrante gaycista, y el igualitarismo sexual antijerárquico, antiaristocrático y antipueblosano.

Tim Ferringer (Fotógrafo artístico),

Tim Ferringer (Fotógrafo artístico), “Face à face”.

Contra el montón de mórbidos feminuchos y machorras, anticlasicistas y anticristianos, contra los mucho más que meros homoeróticos y homoerotistas, contra los dogmatistas del gaycismo, parte del sistema de LA REVOLUCION y sus intrínsecas  prolongaciones de gays, feministas, democratistas, antirracistas antiblancos, apatridistas, multiculturalistas, sionistas protocolosianos, y demás malvados buenistas podemos estar aliados todos los hombres y grupos políticos contra los que combate esa caterva de gente intolerante y pervertida, formamos frente común clasicistas gentiles y católicos clasicistas iluminados por Sus Santidades Alejandro VI, Julio II, León X y cuantos han logrado la incorporación de lo mejor de Platón y Aristóteles (la Escolástica Católica, Siglos XIII- XX), el resurgimiento y triunfo del clasicismo grecolatino artístico y el maravilloso barroco.

 

LA COSMOVISION GAY ES ESENCIALMENTE CONTRARIA AL FASCISMO

 

"Stadio dei Marmi", EUR, Roma. Esculturas de varones de cuerpo atlético y ejemplar, en su edad de apogeo de vigor físico. "

“Stadio dei Marmi”, EUR, Roma. Esculturas de varones de cuerpo atlético y ejemplar, en su edad de apogeo de vigor físico. “

Si bien la tolerancia del Régimen Fascista italiano durante casi toda su existencia fue clara y total. La hostilidad penal específicamente contra los homoeróticamente actuantes resultó excepcional y duró, como legislación de factura fascista, desde la entrada en vigor del código penal italiano de 1927 (Art. 528) hasta el nuevo código penal fascista de 1931. Cosa distinta era la visión moral y jurídica sobre la pederastia, contra la que se destacó el “Questore” de Catania, desde 1939. En su “Relazione” a propósito, dijo:

“La piaga della pederastia in questo capoluogo tende ad aggravarsi e generalizzarsi perché giovani finora insospettati ora risultano presi da tale forma di degenerazione sia passiva che attiva, che molto spesso provoca anche mali venerei.
In passato molto raramente si notava che un pederasta frequentasse caffè e sale da ballo o andasse in giro per le vie più affollate; più raro ancora che lo accompagnassero pubblicamente giovani amanti od avventori. ll pederasta ed il suo ammiratore preferivano allora le vie solitarie per sottrarsi ai frizzi ed ai commenti salaci; erano in ogni caso generalmente disprezzati, non solo dai più timidi, ma anche da quelli che passavano per audaci o senza scrupoli, ma che in fondo erano di sana moralità. Oggi si nota che anche molte spontanee e naturali repugnanze sono superate e si deve constatare che vari caffè, sale da ballo, ritrovi (balneari e di montagna, secondo le epoche) accolgono molti di tali ammalati, e che giovani di tutte le classi sociali ricercano pubblicamente la loro compagnia e preferiscono i loro amori snervandosi ed abbrutendosi.
Questo dilagare di degenerazione in questa città ha richiamato l’attenzione della locale Questura che è intervenuta per stroncare o, per lo meno, arginare tale grave aberrazione sessuale che offende la morale e che è esiziale alla sanità ed al miglioramento della razza, ma purtroppo i mezzi adoperati si sono dimostrati insufficienti.
I fermi per misure, le visite sanitarie, la maggiore sorveglianza esercitata negli esercizi pubblici e nelle pubbliche vie, non rispondono più alla bisogna. Perché infatti i pederasti fatti più cauti per eludere la vigilanza della Pubblica Sicurezza ricorrono ad una infinità di ripieghi.
I più abbienti mettono su quartieri mobiliati con gusto civettuolo ed invitante, i più poveri per spirito di emulazione e per non essere da meno, ricorrono ai più disparati espedienti, non escluso il furto, per procurarsi i mezzi e mettere anch’essi su una casa ospitale. Tutti poi, per vanità, per piccole gelosie, menano vanto delle conquiste fatte, che tendono a mantenere a prezzo di qualsiasi sacrificio.
I giovani per altro – quando non espressamente invitati – sono sospinti in quelle case, alcuni dalla curiosità, altri dall’insidioso desiderio di fumarvi gratuitamente una sigaretta, e tutti, dopo avere visto, hanno voluto poi provare, sicché vi sono sempre ritornati. E tale presa di contatto, anche quando non sfugge alla polizia, non può in ogni caso essere impedita, pur prevedendosene gli sviluppi e le ultime conseguenze.
Ritengo, pertanto, indispensabile nell’interesse del buon costume e della sanità della razza, intervenire – con provvedimenti più energici – perché il male venga aggredito e cauterizzato nei suoi focolai.
A ciò soccorre, nel silenzio della legge, il provvedimento del Confino di Polizia, da adottarsi nei confronti dei più ostinati, fra cui segnalo… ”.

webok-13-brescia-il-bigio-immagine-041

La comisión Appiani, encargada de fundamentar el nuevo código penal fascista resolvió lo siguiente : “La Commissione ne propose ad unanimità e senza alcuna esitazione la soppressione per questi due fondamentali riflessi. La previsione di questo reato non è affatto necessaria perché per fortuna e orgoglio dell’Italia il vizio abominevole che ne darebbe vita non è così diffuso tra noi da giustificare l’intervento del legislatore, nei congrui casi può ricorrere l’applicazione delle più severe sanzioni relative ai diritti di violenza carnale, corruzione di minorenni o offesa al pudore, ma è noto che per gli abituali e i professionisti del vizio, per verità assai rari, e di impostazione assolutamente straniera, la Polizia provvede fin d’ora, con assai maggior efficacia, mediante l’applicazione immediata delle sue misure di sicurezza e detentive”.

Lo scultore Arturo Dazzi, a Brescia, insieme alla sua statua d' uomo nudo.

Lo scultore Arturo Dazzi, a Brescia, insieme alla sua statua d’ uomo nudo.

El propio Alfredo Rocco, entonces Ministro de Justicia, hablando sobre la no inclusión, en el nuevo código penal, de la figura jurídica penal de actos homoeróticos, alegó:

“fu oggetto di quasi generale ostilità. Venne principalmente opposto che il turpe vizio, che si sarebbe voluto colpire, non è così diffuso in Italia da richiedere l’intervento della legge penale.
Questa deve uniformarsi a criteri di assoluta necessità nelle sue incriminazioni: e perciò nuove configurazioni di reato non possono trovare giustificazione, se il legislatore non si trovi in cospetto di forme di immoralità che si presentino nella convivenza sociale in forma allarmante. E ciò, per fortuna, non è, in Italia, per il vizio suddetto.

Queste ragioni, contrarie all’incriminazione dell’omosessualità, mi hanno convinto, e, nel testo definitivo, ho soppresso la relativa disposizione”.  “Relazione ministeriale sul progetto di Codice Penale”, II, 314. Citado en V. Manzini, “Trattato di diritto penale italiano”, Torino 1936, parte 2, p. 218.

 

 In mostra fino al 29 settembre, alla Galleria della Vecchia Pescheria, 40 nudi maschili e femminili realizzati dal 1932 al 1944 dal fotografo amato dal Duce. di Grazia Lissi - Il Sole 24 Ore - leggi su http://24o.it/km50t

“In mostra fino al 29 settembre 2013, alla Galleria della Vecchia Pescheria, 40 nudi maschili e femminili realizzati dal 1932 al 1944 dal fotografo amato dal Duce.”
di Grazia Lissi – Il Sole 24 Ore – leggi su http://24o.it/km50t

 

El 18 de Junio de 1931 fue romulgado el “regio decreto” núm. 773 que autorizaba “misure di pulizia” contra quienes cometían actos indecentes que pussieran el peligro la moral y las buenas costumbres, pero sin hacer específicamente mención del homoerotismo. Quedaba pués, al discernimiento y arbitrio racional de la policía el trato de las conductas homoeróticas, aunque no explícitamente incluidas, por la autoridad, entre las actividades perseguibles por la razón aludida.  Cf. homosessualitafascismo   http://www.akra.it/amis/schede.asp?id=8&idsch=18

Fotografía artística del fotógrafo David Vance, el más meritorio repristinador, en el Arte fotográfico, de lo mejor de la estética gentil grecolatina.

Fotografía artística del fotógrafo David Vance, el más meritorio repristinador, en el Arte fotográfico, de lo mejor de la estética gentil grecolatina.

 

LA COSMOVISION GAY ES ESENCIALMENTE CONTRARIA AL NACIONALSOCIALISMO ALEMAN HISTORICO Y AL ACTUAL

 

Grosse Deutsche Kunstausstellung, München, 1937."Sieger“, Standbild von Ottmar Obermeier. Sh. www.gdk-research.de .

Grosse Deutsche Kunstausstellung, München, 1937.”Sieger“, Standbild von Ottmar Obermeier. Sh. www.gdk-research.de .

Una cosa era la liberalidad del Partido y Régimen nacionalsocialistas históricos hacia la posición tipificada en el S.A.Füher Ernst Roehm, y otra muy distinta el igualitarismo falsario e injusto del complejo “gay”, con su defensa de: 1º) Géneros de vida hedonista deliberadamente excluyentes de toda voluntad de cópula virtualmente fecundante; 2º) El pseudomatrimonio entre individuos del mismo sexo, inclusive de la lealtad exclusiva recíproca entre los cónyuges homoeróticos; 3º) La adopción mariconal, o lésbica, de personas a título jurídico externo de “hijos putativos”; 4º) La igualdad ética entre actos homoeróticos y los actos eteroeróticos encaminados a la cópula virtualmente fertilizante; ; 5º) La prescripción “laicorreligiosa”, dogmática, sectaria, política y estatal [[ legislativa, judicial, policial, carcelaria y confiscatoria [de manera administrativa (multas, embargos, en un futuro posiblemente sanciones de trabajo forzado) ]]  coactiva y coercitiva impuesta a los progenitores y tutores de infantes y adolescentes; 6º) La “criminalización”, persecución, penalización y sanción administrativa de quienes se opusieren vervalmente, o con obras, al dogma gay y a la transsexualización de inspiración gay; 7º) La enseñanza estatalmente obligatoria, y estatalcoercitivamente protegida, en los lugares de docencia social (escuelas, Universidades, academias, y similares), de la doctrina y práctica relacionadas en esta lista; 8º) La exhibición, propaganda e incitación, frente al público, de ayuntamientos homoeróticos y de mente y conducta gays.

Buchbinder, 1938. Knabe des Volksadels. http://pressbengel.blogspot.com.es/search/label/Library .

Buchbinder, 1938. Knabe des Volksadels. http://pressbengel.blogspot.com.es/search/label/Library .

La primera actitud tiene un pase en una determinada ortodoxia mínima del Nacionalsocialismo, la segunda no, pues se dirige objetivamente a fomentar la esterilización humana pasiva, y consecuentemente a la facilitación y promoción (sistemáticas premeditadas) de hábitos humanos de esterilidad y esterilización, al menos parcial, del propio pueblo, con la consiguiente merma de la capacidad activa (que resulta cuando menos artificialmente suspendida) de la multiplicación de compatriotas genética y moralmente aptos para la procreación. La ideología que considera, por ejemplo, ser legítimo un tipo contractual conyugal distinto al básico natural de familia de Padre y Madre y prosapia de ambos, no puede ser clasicista europea, ni católica, ni carlista, ni sociedalista, ni fascista, ni nacionalsocialista, cuya tolerancia era notoria hacia los propios homoeróticos puros ( = homofílicos no bisexuales), a pesar de la aprobación, en 1935, de una ampliación y endurecimiento penales que contra las prácticas homoeróticas había elaborado y proyectado el anterior Gobierno, de cierto componente burgués, oportunistamente apuritanado, taimado enemigo sobre todo de las ya decapitadas S.A. y sus jefes (muy “de izquierdas” o popularistas y anticapitalistas, adversos al mercantilismo y talante de los masones y liberales). De 1933 a 1935, período también nacionalsocialista, la tolerancia hacia el homoerotismo práctico o en foro externo fue mayor. Sólo era considerado delito la sodomia (“Beischlaf unter Männern”). La tolerancia del Canciller Adolf Hitler hacia Röhm, manifiestamente homoerótico puro, y hacia los comportamientos homofílicos carnales de éste y de otros como el valioso Jefe de las SA, es indudable, hasta la “Noche de los Largos Cuchillos”. Y no se agotó entonces la transigencia o permisividad de “vista gorda”, de los jerarcas del Régimen, hacia según qué personas incursas en el hábito en cuestión.

Se me objetará, sin duda, que no cabe en el Nacionalsocialismo, desde su Código Penal de 1935, y  a pesar de la exaltación nacionalsocialista típica del hombre varonil y del joven viril, homoerotismo alguno, ni su permisión penal y civil. A ello respondo diciendo que en multiples solemnes declaraciones del propio Hitler y de los más altos jerarcas del Régimen, creer en Dios, Uno, Personal, Providente, y Juez Justo remunerador y casitgador, era esencial en todo Nacionalsocialista; para ser miembro de las SS había de creer en ese Dios. En cambio ni más ni menos que el, según los judíos, judío Alfred Rosemberg, oriundo judío, Ministro de Educación, ni más ni menos, Director del “Völkischer Beobachter”, periódico oficial del NSDAP, y Jefe de la mayor institución estatal nacionalsocialista para la “Rassenkunde” o política racial nacionalsocialista del Régimen, era ¡ATEO!, y los nietschanos eran muy apreciados; el Führer regaló al Duce las Obras Completas de Friedrich Nietsche, el segundo filósofo favorito de mi antiguo profesor dominico De Vos (el primero era Santo Tomás de Aquino). Si eso es posible, “todo es posible” bueno, todo no, “un poquito” menos).  Véase mis compilación y comentarios sobre el fenómeno en el III Reich:

Ottmar Obermayer. Standbild, "Meister im Wurf", GKA, 1940. http://www.germanartgallery.eu/m/Webshop/0/product/info/Ottmar_Obermaier,_Der_Sieger&id=175 .

Ottmar Obermaier. Standbild, “Meister im Wurf”, GKA, 1940. http://www.germanartgallery.eu/m/Webshop/0/product/info/Ottmar_Obermaier,_Der_Sieger&id=175 .

“Gleichgeschlechtigkeit in der NSDAP und Hitlerswollust ausschließlich nach Männlichkeit und Männergesthalt”.

Prometeus, von Arno Breker. Das Standbild wurde am 1996 im Deutschen Historischen Museum in Berlin zu sehen.

Prometeus, von Arno Breker. Das Standbild wurde am 1996 im Deutschen Historischen Museum in Berlin zu sehen.

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2016/10/26/gleichgeschlechtigkeit-in-der-nsdap-und-hitlerswollust-ausschlieslich-nach-mannlichkeit-und-mannergesthalt-i-teil/

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2015/11/21/gleichgeschlechtigkeit-in-der-nsdap-und-hitlerswollust-ausschlieslich-nach-mannlichkeit-und-mannergesthalt-ii-teil-aufsatz-von-herrn-w-gerhard-xii-xii-mm-in-neue-einheit-fruhe/

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2016/10/26/gleichgeschlechtigkeit-in-der-nsdap-und-hitlerswollust-ausschlieslich-nach-mannlichkeit-und-mannergesthalt-iii-teil/

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2016/03/21/gleichgeschlechtigkeit-heute-in-der-nsdap/

 Fritz Klimsch, "Brunnenjunge", 1940.

Fritz Klimsch, “Brunnenjunge”, 1940.

 

Igual sucedía con el “feminismo” revolucionarioigualitarista, cuando se refiere al ser humano de sexo femenino. El feminismo no es el “hembrismo” o exaltación de la hembra, al que me apunto. Una cosa es defender los derechos naturales de la mujer, y otra es embaucarla con una igualdad degenerativa (que suele dar paso a una desigualdad de sectaria preeminencia de la mujer sobre el hombre, el matriarcado sobre el patriarcado, y otras basuras venenosas semejantes), una pseudoigualdad perjudicial para la mujer, despojándola del reconocimiento de su esencia natural diferenciada femenina biológicamente determinada y, por su determinación biológica y biolóficopsíquica, sujeto natural inalienable de privilegiados deberes preferentes maternales y de prevalencia en algunas posiciones familiares y sociales. Es un veneno antinatural, antihumano, degenerativo, antifemenino, impuesto propagandística y políticamente para hacer de la hembra un monstruo desfeminizado, minusvalorador, si no despreciador, de la fecundidad femenina, la maternidad de parir, amamantar y cuidar a sus hijos con preeminencia natural sobre las cualidades y predisposiciones naturales del varón y padre.  Encima colabora con el Liberalismo, el Capitalismo y su sistema esclavista inconfeso y encubierto, el cuál, como el feminismo extremista, pretende hacer de la mujer un “trabajador” más asalariado que, con su marido, (o “cochina” pareja) tenga que trabajar también, a destajo, y por sueldos miserables, en el culmen del sistema judeoegemonista perverso, …  tenga que ser “un proletario” más, porque el sueldo de su esposo los malvados conspiradores inspiradores y colegas del feminismo han hecho que no sea suficiente para poder llevar una vida mínimamente digna de gente no pobre vergonzante.

20080616162450

 

En cuanto al sistema ideológico particular de más o menos nacionalsocialistas influidos por una tradición fundamentalmente judía obsoleta e infiltrada en la mente también de cristianos que pretenden que todo el Derecho Natural penal exija una legislación positiva puramente humana penal que lo sancione, y que entienden parte esencial del Cristianismo la criminalización estatal de cualesquiera comportamientos homoeróticos, véase en   http://es.metapedia.org/wiki/Homosexualidad http://de.metapedia.org/wiki/Gleichgeschlechtlichkeit el correspondiente artículo rigorista favorable a la penalización estatal de todo comportamiento homoerótico. Cf. también http://de.metapedia.org/wiki/%C2%A7_175_StGB . El homoerotismo puro o como actitud de “mutilación mental” no es una enfermedad, sino un defecto, no de salud, sino de capacidades.

NUEVAS CUESTIONES : TRANSEXUALISMO COMO IDEOLOGIA EROTICOIGUIALITARISTA, SEXUALIGUALITARISTA, MENOSCABADORA DE LA NATURALEZA, Y MILITANTE A FAVOR DE LA TRANSEXUALIDAD Y EN CONTRA DE TODA TERAPIA REVERSIVA

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2016/08/10/988/

 

Ricardo de Perea y González, hispalense, Sacerdote de nuestro Dios y Señor Jesucristo y de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Pbrº. conquense.

………………………………………………………….

NOTA 1ª:

<< Sacerdote lontano dallo standard da parroco bergogliano, è stato chiamato da Ratzinger nell’ex Sant’Uffizio poi fatto cappellano di Sua Santità. Ha scritto moltissimo, pure per la casa editrice dei domenicani di Bologna diretta da padre Carbone divenuto noto per le sue parole su gay e gender.
Un fine intellettuale, un docente universitario autore di numerose pubblicazioni, un teologo e canonista di alto livello, di formazione culturale mittel-europea, conoscitore di diverse lingue. Da un certo punto di vista, un sacerdote lontano dallo standard bergogliano, più avvezzo a frequentare aule universitarie e biblioteche che non parrocchie e fedeli. E’ anche un prete social, attento alle vicende autonomiste della Catalogna e da sempre legato alla sua terra madre, la Polonia. Ecco chi è monsignor Krzysztof Olaf Charamsa, 43 anni, il teologo del Vaticano la cui intervista odierna al Corriere della Sera in cui rivela la propria omossessualità e di avere un compagno, sta scuotendo la Chiesa cattolica a pochi giorni dall’apertura del Sinodo sulla famiglia. Tanto che con un intervento di questa mattina, padre Federico Lombardi, portavoce della Santa Sede, ha annunciato la revoca degli incarichi alla Congregazione per la Dottrina della Fede e nelle Università pontificie.>>

……………………………………………………….

Fonte: http://formiche.net/2015/10/03/monsignor-charamsa-ecco-chi-il-teologo-gay-del-vaticano/  :

LA LUNGA FORMAZIONE DI “CRIS”

Nato il 5 agosto del 1972 a Gdynia, città portuale nel nord della Polonia che si affaccia sul mar Baltico nella baia di Danzica, Krzysztof Olaf Charamsa – per gli amici “Cris” – è stato ordinato sacerdote all’età di 25 anni nella Diocesi di Pelplin dopo il diploma di maturità scientifica e gli studi di filosofia nel seminario maggiore di Pelplin affiliato alla Pontificia Università Lateranense. Gli ultimi 5 anni di formazione prima dell’ordinazione li ha trascorsi alla Facoltà di teologia di Lugano, in Svizzera (con un breve passaggio come borsista all’Institut Catholique de Paris nel 1994), dove ha ottenuto il baccellierato in teologia nel 1996 (summa cun laude) e la licenza in teologia dogmatica con una tesi dal titolo significativo, soprattutto se letto alla luce delle rivelazioni odierne: “Dio soffre? L’insegnamento della Chiesa sull’impassibilità divina in vista di certe critiche moderne della dottrina”.
Nel 1998 l’approdo a Roma, dove ha frequentato fino al 2002 il corso di dottorato della Pontificia Università Gregoriana e si è laureato dottore in teologia discutendo una dissertazione su “L’immutabilità di Dio. L’insegnamento di San Tommaso d’Acquino nei suoi sviluppi presso i Commentatori scolastici”. Lo stesso titolo nel 2004 gli è stato poi riconosciuto dall’Università di Stefan Card. Wyszynski a Varsavia. La sua formazione però non si è certo fermata qui: negli anni successivi sono arrivati anche il diploma in lettere latine alla Pontificia Università Gregoriana, il master in bioetica alla Pontificia Università Regina Apostolorum di Roma fino al corso della Penitenzieria Apostolica.

IL PIENO DI INCARICHI

Esaurita la formazione, per monsignor Charamsa è iniziata la fase dei (tanti) incarichi della sua carriera. Da quelli nella Società italiana per la ricerca teologica (socio straordinario) alle prime mansioni pastorali come vicario parrocchiale nella Diocesi di Lugano e cooperatore della parrocchia Santa Maria della Visitazione a Roma. Quindi nel 2003 il grande salto romano: l’ingresso come ufficiale nella Congregazione per la Dottrina della Fede, quando a guidare l’ex Sant’Uffizio c’era il cardinale Joseph Ratzinger. Il quale, una volta salito al soglio pontificio col nome di Benedetto XVI, lo ha anche nominato cappellano di Sua Santità. Nel 2011 l’ennesimo avanzamento di carriera: monsignor Charamsa diviene componente della Commissione Teologica Internazionale e segretario aggiunto presso la Facoltà di Teologia della Pontificia Università Gregoriana di Roma dove inizia a insegnare, come alla Facoltà di Teologia del Pontificio Ateneo Regina Apostolorum sempre di Roma.

LE PUBBLICAZIONI CON RATZINGER

Nell’intensa attività pubblicistica di monsignor Charamsa torna spesso il nome di Ratzinger così come quelli di altri prelati vaticani, a dimostrazione dei suoi ottimi rapporti con le gerarchie ecclesiastiche romane. Nel 2005, ad esempio, anno in cui il cardinale tedesco è divenuto Papa, viene pubblicato dalla Libreria Editrice Vaticana il primo volume dei “Percorsi di formazione cristiana” con sottotitolo “Perché si generi la forma Christi”, scritto da monsignor Charamsa con il teologo monsignor Gianantonio Borgonovo. Tra gli interventi, ce n’è proprio uno dell’allora cardinale Ratzinger. Il secondo volume di quella pubblicazione (“Eucaristia e libertà”, 2006) ha invece potuto contare sulla prefazione del cardinale José Saraiva-Martins, all’epoca Prefetto della Congregazione per le cause dei santi. Il suo successore in quell’incarico, il cardinale Angelo Amato, è invece l’autore della presentazione al volume “Il Rosario – una scuola di preghiera contemplativa. Riflessioni sulla Lettera apostolica di Giovanni Paolo II Rosarium Virginis Mariae” a cui ha collaborato anche monsignor Charamsa.

QUELL’ARTICOLO EDITO DAI DOMENICANI

Fa un certo effetto scoprire oggi, alla luce del suo coming out, come nel 2003 l’intervento dal titolo “Davvero Dio soffre? La Tradizione e l’insegnamento di San Tommaso” scritto da monsignor Charamsa abbia trovato spazio nei fascicoli monografici “Sacra Doctrina” delle Edizioni Studio Domenicano, ossia la casa editrice bolognese diretta da padre Giorgio Carbone, il religioso le cui parole di contrarietà alla teoria gender e alle coppie omosessuali pronunciate qualche settimana fa al Meeting di Rimini hanno destato uno scandalo tale da indurre gli organizzatori della kermesse ciellina a sospendere quegli incontri pubblici.

IL PRETE SOCIAL CHE BACCHETTA I VESCOVI SPAGNOLI

I social-network a monsignor Charamsa piacciono. Dimostra di apprezzarli con i suoi quattro profili (Facebook, Twitter, Google+ e Linkedin), mentre il 28 agosto scorso ha aperto un blog personale. Prima dell’intervista scoppiettante di oggi sul Corriere, il sacerdote polacco era intervenuto alcune settimane fa su Catalunya Radio criticando duramente la pronuncia della Conferenza episcopale spagnola che si era detta contraria al referendum sull’indipendenza della Catalogna; per monsignor Charamsa quell’intervento è stato “totalmente inammissibile”, convinto cm’è che la dottrina cristiana riconosca l’autodeterminazione dei popoli.

03/10/2015

…………………………………………………………….
NOTA  2ª:

Cf.: https://ricardodepereablog.wordpress.com/2016/04/12/nueva-corona-de-espinas-y-espada-de-fuego-partes-de-guerra-del-rvdo-padre-canin-de-santo-domingo-parte-v-recurso-administrativo-penal-contra-el-decreto-intermedio-de-la-congreg/
De mi artículo ” La antigua Santa Inquisición de las Españas y la actual”, https://ricardodeperea.wordpress.com/2015/03/21/la-antigua-santa-inquisicion-de-las-espanas-httpwww-conocereisdeverdad-orgwebsiteindex-phpid37/ << En los últimos tiempos se le ha quitado el calificativo de “Sagradas” a las Congregaciones Romanas, y, por fin,  a parte de emitir documentos delucidadores de la Fe y censurar doctrinal y argumentadamente enseñanzas defectuosas o contrarias a la Fe, se dedica a decretar administrativopenalmente (¡Casi siempre!), o juzgar judicialmente (¡Casi nunca!), sobre los casos disciplinares a ella reservados, casi todos tipificados como exclusivamente cometibles por clérigos católicos. Rara vez se atreve contra un laico, especialmente si hacendado o rico. Es competente para juzgar de violación (por clérigo) del secreto de Confesión, Sacrilegio (por clérigo) de profanación de Especies Eucarísticas, y  cualquier rocecillo, mirada, acto carnal, o propuesta de carnalidad (aun las ínfimas) por parte de clérigo a menor de edad, aunque éste fuese púber y consintiese, y aun tentase poderosamente al clérigo. Por razón de “conexionis personae” conoce también de todo tipo de delitos de que se acuse al clérigo previamente privadamente denunciado de haber cometido alguno de estos estatuidos crímenes de entre los reservados a dicho dicasterio. Los criterios ocultos que sigue en el procedimiento “de facto” y las condenas contra Sacerdotes católicos son tan diametralmente opuestos al Derecho Natural, al Derecho Divino y al Eclesiástico, y a los métodos y práxis, casi siempre judiciales propiamente dichos, que concienzuda y escrupulosamente observaba la Santa Inquisición, tanto la española, como la Universal Romana, que, salvo por las funciones principales que tiene canónicamente asignadas y que son las de delucidar sobre cuestiones de Fe y dictaminar sobre delito puramente canónico de herejía, puede hablarse, con verdad y justicia, de dos organismos distintos : por un lado la antigua Santa Inquisición y Santo Oficio y Sagrada Congregación, y por otro la congregación para la Fe, como se llama hoy día ese dicasterio. Su persecución de los clérigos católicos denunciados, a veces ( yo diría a menudo) mendaz y malévolamente de carnalidades con menores   –  incentivados los acusadores privados (frecuentemente laicios, de vida licenciosa) por bajas pasiones, u oportunidad fácil de extorsión a Sacerdotes, y por la escandalera anticatólica planificada e hiperbólica de los medios de comunicación sionistas protocolosianos que los apoyan y animan –  es masiva, inmensa, rigorista hasta extremos nunca vistos en la Historia de la Iglesia, y miserable y despiadadamente extremada por mandatados por la congregación, como Yanguas Sanz, obispo diocesano de Cuenca. Cada vez que se divulga un caso, aunque sea tan fatuo como el de Granada, de los Sacerdotes compañeros del Padre Román, a quien reconozco todo el derecho a ser presumido inocente y ser tratado como tal, y cada vez que se pone en la televisión los trozos de manifestaciones del Papa, a propósito de estos casos concretos, interpretadas, por la mayoría de la gente, como aprobaciones de la acusación y refrendo de la culpabilidad de la verdadera víctima sacerdotal, la idea infame de que el Clero católico es, en su mayoría, o en gran número, pederasta y abusador de niños, se extiende y consolida por todas partes.
Se condena a Sacerdotes denegándoles, los Obispos Diocesanos delegados por la moderna congregación para la doctrina de la fe, y los mandatados por ella, un juicio. Les deniegan “sentarlo en el banquillo”, hacerles un proceso judicial, un juicio penal, considerarlos siquiera reos en un procedimiento judicial propiamente dicho. Les imposibilitan tener abogado defensor, escamoteándoles los medios económicos necesarios para ello; ni le nombran abogado de oficio. No les dan a conocer las actas del procedimiento, puramente administrativo (es decir, no judicial), no les enseñan los documentos, testimonios, etc. que los “modernos inquisidores”, y sus delegados, consideren pruebas de cargo contra el “de hecho” reo; no les permiten interrogar a denunciantes o acusadores privados, ni quienes hayan declarado durante las Diligencias Previas en calidad de testigos; no les revelan la identidad de algunas, o muchas, de las que le son atribuidas cual víctimas de los acusados;  se llega incluso a condenar sin dar a conocer al denunciado, no ya la acusación fiscal, sino tampoco alguna denuncia que atribuya al sujeto pasivo la conducta delictiva por la que directamente es condenado. En el caso del Sacerdote Ricardo de Perea, fue condenado por Yanguas, adverso a la figura imponente de S.Exciª. Rvmª. Mons. Dr. Don José Guerra Campos. Yanguas actuó con la máxima precipitación, procurando destruir lo antes posible, aunque fuese a costa de conculcar sacrílegamente las más elementales y fundamentales Leyes Divinas y Eclesiásticas, al Sacerdote a quien, insuflado por el propio Diablo, destestaba visceralmente. Tanto él, cuanto el Card. Müller, Prefecto de la congregación que no se denomina “Sagrada”, y su subalterno Mons. Mar, lejos de satisfacer las demandas denunciadoras de tan gran escándalo, interpuestas por el Sacerdote en su recurso a la 2ª Instancia, romana (la 2ª de las 3), aumentó su crímen canónico usando muchísimo más y más descaradmente el mísmo método descomunalmente ilegítimo, totalmente anticatólico que usó Yanguas en su condena de anticristo. Denigraban, en su nefanda condena, al Sacerdote, atribuyéndole manifestaciones “nazifascistas” (“sic”), concepto y término judeomasónicos y judeoneomarxistas; y, fundados así expresamente, en su posición “antifascista” y “antinazi” (según sus ideas de fascista y nazi : “monstruos de la peor iniquidad”), no han escatimado medios de arrasamiento del Derecho, con tal de privar al Sacerdote, de su condición de clérigo que le permita seguir hablando como Ministro Publico de la Iglesia Católica. En esto se distingue la antigua Santa Inquisición y la nueva congregación que ocupa el lugar, vacío, de aquella sagrada y augusta institución. La primera observaba el Derecho Eclesiástico, especialmente el Procesal, la segunda lo pisotea hasta flagrantes excesos inimaginables. La primera no ponía ni una ínfima penitencia, ni un sambenito, sin someter, al reo, a un proceso judicial penal, propiamente dicho; la segunda condena y fulmina a los clérigos católicos “nazifascistas” (de risa, reir para no llorar), sin darles siquiera la condición oficial de reos, sin hacerles un juicio, un proceso judicial, despachándolos como a ganado, como a una pobre res empujada al matadero. La primera es de Jueces, Magistrados, juzgan, dan la cara en las vistas judiciales, se enfrentan al reo, se confrontan a su dignidad e indignidad; la segunda es simple y llanamente una bárbara arrasadora de la dignidad sacerdotal y humana y de toda legalidad, abusando, para ello, del poder fáctico que le posibilita ser curia romana de Su Santidad. Condenado fue el infrascrito, por ejemplo: por profanación de las sacratísimas Especies Eucarísticas. Se enteró, del cargo, no antes de la condena. No le fue previamente dada a conocer denuncia alguna sobre dicha atribución criminal, ni acusación, ni descripción de la pretendida profanación sacrílega. Se enteró a través del mismo decreto de condena, que le echaron dos vestidos de negro, por debajo de la puerta de su domicilio. Y esto es un ejemplo de decenas de inmensos abusos perpetrados tan sólo en este caso, contrarios a los derechos más elementales de la persona y del clérigo, opuestos a toda Ley, a toda ética y enemigos de toda Civilización católica . ¿Cuántos más ha habido, hay y habrá?. O el Santo Padre corrige enérgica y masivamente a los responsables, ostentosamente antifascistas y antinazis, en realidad anticatólicos y anticlasicistas, campeantes en la Curia Pontificia actual, y arranca de cuajo la gran corrupción que existe dentro del aparato externo de la Iglesia, poniendo especial atención y vigilancia en tener a una verdaderamente sagrada Congregación Romana para la Doctrina de la Fe, o nos hallaremos ante la consolidación y paloxismo de la mayor y más temeraria barbarie anticatólica, antritradicional, anticlasicista, antijurídica, antinatural e inhumana que haya conocido jamás la Historia de la Iglesia, incluso todo el periodo del Santo Oficio hispánico, celosísimo de la Justicia y el Derecho, incluido, muy especialmente, el Derecho Procesal garantizador de las más preciosas libertades humanas y cristianas, y garante de los derechos fundamentales y algunos vitales de las personas humanas clérigos católicos. >>

………………………………………………

BIBLIOGRAFIA:

http://www.schwulencity.de/indextime.html

ARIANIDAD GRIEGA CLASICA Y LA ROMANA:

E. Suárez de la Torre, “Antología de la lírica griega arcáica”, Madrid, 1996 (editorial Cátedra).

HANS LICHT (Pseudonym von Paul Brandt), “Lebenskultur im alten Griechland”, Wien, circa 1925.

E. Cantarella, “L’omosessualità maschile nel diritto ateniese”, en “Éros, et Droit en Grèce classique”, Paris, 1988.

G. Fatás, “La educación pederástica en la antigua Grecia”, Universidad de Zaragoza. PDF (descarga gratuita): Fatás 

Lo  Duca, “Storia del Erotismo”   … trad. española, dos PDFs: LO DUCA – Historia Del Erotismo              loduca

D. Ogden, “Homosexuality and Warfare in ancient Greece”, London, 1996.

E. Peláez Malagón, “La educación del adolescente en la antigüedad clásica: el modelo griego”, PDF:  Educación del adolescente, modelo griego

Thomas K. Hubbard, “Homosexuality in Greece and Rome. A sourcebook of basic documents”, Berkeley, University of California Press, 2003.

ThomasA. J. McGinn, “Sexuality and the law in ancient Rome”, New York, Oxford University Press, 1998.

Ariadne Staples, “From good goddes to Vestal virgins. Sex and category in Roman Religion”, London, Routledge, 1997.

CRISTIANISMO:

John Boswell, “Christianity, social tolerance and homosexuality”, Chicago, Yale University Press, 1980. Traducción al español: “Cristianismo, tolerancia social y homosexualidad”, Barcelona, 1992.

Giuseppe Perini, C.M., “Sociologia ed etica del comportamento sessuale. IV L’OMOSESSUALITÀ”, Roma, 1974. “ut infra”.

FILOSOFIA Y PSICOLOGIA (+ SOCIOLOGIA) EMPIRICA SOBRE LA FENOMENOLOGIA HOMOEROTICA EN SI MISMA Y EN SUS RELACIONES CON: LA NATURALEZA INDIVIDUAL ESPECIFICAMENTE HUMANA, DIOS, LA SOCIEDAD HUMANA Y LA NATURALEZA GENERAL:

Giuseppe Perini, C.M., “Sociologia ed etica del comportamento sessuale. IV L’OMOSESSUALITÀ”, Roma, 1974. Pontificia Universitas a Sancto Thoma in Urbe, Facultas Philosophiae; ad studentium usum privatum. (Può darsi che ancora si trovi in vendita al “Deposito Libri” presso l’ Università Pontificia di San Tommasso d’Aquino, a Roma. Curriculum del Molto Rvdº. Padre Perini (PDF, libera scarica): Professore M.R.Padre Giuseppe Perini,C.M.,Curriculum

Thibaud Collin, “LE MARIAGE GAY, les enjeux d’une reivindication”, Paris, 2005.

  • “LE LANDEMAMAINS DU MARIAGE GAY, vers la fin du mariage? Quelle place pour les enfents”, … 2012.
  • DU MARIAGE AU BOURDEL, l’offensive idéologique du lobby gay”, …

Dottore Antonio Gandin, “Omosessualità maschile e femminile, MALE, CAUSE, RIMEDI”, Roma, 1961, 4ª edizione riveduta ed acresciuta.

DERECHO

Nicolás Pérez Cánovas (Profesor titular de la cátedra de Derecho Civil en la Universidad de Granada, después catedrático de lo mismo en la de Sevilla), “Homosexuales y uniones homosexuales en el Derecho español”, Granada, 1996

 

TESIS TOTALITARIAS TIRANICAS REVOLUCIONARIAS HODIERNAS, INCLUSIVE GAYS Y FEMINISTAS, PROFUNDAMENTE ANTIHEROICAS, ANTICLASICISTAS, DEGENERADAS, ANTICRISTIANAS:

Ignacio González Labrador,1 Emilia Miyar Pieiga2 y Rosa María González Salvat3, “Mitos y tabúes en la sexualidad humana”, Texto html (archivo gratis): Porquería_revolucionaria_cubana_sobre_Sexualidad_humana

…………………………………………………………….

APENDICE 1º:

Ex fonte: https://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2010/07/15/0461/01050.html   (Cf. http://www.vatican.va/resources/resources_introd-storica_it.html  y ( para versines respectivamente en: alemán, inglés,checo, polaco, portugués,eslovaco): http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/doc_doc_index_it.htm

INTRODUZIONE STORICA ALLE NORME DEL MOTU PROPRIO “SACRAMENTORUM SANCTITATIS TUTELA” (2001), A CURA DELLA CONGREGAZIONE PER LA DOTTRINA DELLA FEDE, 15.07.2010

INTRODUZIONE STORICA ALLE NORME DEL MOTU PROPRIO “SACRAMENTORUM SANCTITATIS TUTELA” (2001), A CURA DELLA CONGREGAZIONE PER LA DOTTRINA DELLA FEDE TESTO IN LINGUA ITALIANA

TRADUZIONE IN LINGUA INGLESE 

TESTO IN LINGUA ITALIANA

Il Codice di Diritto Canonico promulgato dal Papa Benedetto XV nel 1917 riconosceva l’esistenza di un certo numero di reati canonici o “delitti” riservati alla competenza esclusiva della Sacra Congregazione del Sant’Uffizio, che, in quanto tribunale, era governata da una legge propria (cfr. can. 1555 CIC 1917).

Pochi anni dopo la promulgazione del Codice del 1917, il Sant’Uffizio emanò un’Istruzione, la “Crimen Sollicitationis” (1922), che dava istruzioni dettagliate alle singole Diocesi e ai tribunali sulle procedure da adottare quando si dovevano trattare il delitto canonico di sollecitazione. Questo gravissimo delitto riguardava l’abuso della santità e della dignità del Sacramento della Penitenza da parte di un prete cattolico, che sollecitasse il penitente a peccare contro il sesto comandamento, con il confessore o con una terza persona. La normativa del 1922 aveva lo scopo di aggiornare alla luce del nuovo Codice di Diritto Canonico le indicazioni della Costituzione Apostolica “Sacramentorum Poenitentiae” promulgata dal Papa Benedetto XIV nel 1741. Si dovevano considerare diversi elementi che vanno a sottolineare la specificità della fattispecie (con risvolti meno rilevanti dal punto di vista del diritto penale civile): il rispetto della dignità del sacramento, l’inviolabilità del sigillo sacramentale, la dignità del penitente e il fatto che in molti casi il prete accusato non poteva essere interrogato su tutto quello che fosse capitato senza mettere in pericolo il sigillo sacramentale. Questa procedura speciale, perciò si basava su un metodo indiretto di raggiungere la certezza morale necessaria per giungere ad una decisione definitiva sul caso. Questo metodo indiretto includeva di indagare sulla credibilità della persona che accusava il prete e la vita e il comportamento del prete accusato. L’accusa stessa era considerata come una delle accuse più gravi che si potevano muovere contro un prete cattolico. Perciò, la procedura ebbe cura di assicurare che il prete che poteva essere vittima di un’accusa falsa o calunniosa venisse protetto dall’infamia finché non si provasse la sua colpevolezza. Ciò venne garantito dalla stretta riservatezza della procedura stessa, intesa a proteggere da un’indebita pubblicità tutte le persone coinvolte, fino alla decisione definitiva del tribunale ecclesiastico.

L’Istruzione del 1922 includeva una breve sezione dedicata ad un altro delitto canonico: il crimen pessimum, che trattava della condotta omosessuale da parte di un chierico. Questa ulteriore sezione determinava che le procedure speciali per i casi di sollecitazione fossero applicate anche per questa fattispecie, con i necessari adattamenti dovuti alla natura del caso. Le norme che riguardavano il crimen pessimum venivano estese all’odioso crimine dell’abuso sessuale di bambini prepuberi e alla bestialità.

L’Istruzione “crimen sollicitationis” pertanto non ha mai inteso rappresentare l’intera policy della Chiesa cattolica circa condotte sessuali improprie da parte del clero, ma solo istituire una procedura che permettesse di rispondere a quella situazione del tutto singolare e particolarmente delicata che è la confessione, in cui alla completa apertura dell’intimità dell’anima da parte del penitente corrisponde, per legge divina, il dovere di assoluta riservatezza da parte del sacerdote. Solo progressivamente e per analogia essa è stata estesa ad alcuni casi di condotta immorale di sacerdoti. L’idea che sia necessaria una normativa organica sulla condotta sessuale di persone con responsabilità educativa è assai recente, perciò rappresenta un grave anacronismo voler giudicare in questa prospettiva i testi normativi canonici di buona parte del secolo scorso

L’Istruzione del 1922 veniva inviata ai Vescovi che avessero la necessità di trattare casi particolari che riguardavano la sollecitazione, l’omosessualità di un chierico, l’abuso sessuale di bambini e la bestialità. Nel 1962, il Papa Giovanni XXIII autorizzò una ristampa dell’Istruzione del 1922 con una breve aggiunta sulle procedure amministrative nei casi che coinvolgevano chierici religiosi. Le copie della ristampa del 1962 sarebbero dovute essere distribuite ai Vescovi radunati nel Concilio Vaticano II (1962-1965). Alcune copie della ristampa furono consegnate ai Vescovi che, nel frattempo, avevano bisogno di trattare casi riservati al Sant’Uffizio; tuttavia, la maggior parte delle copie non venne mai distribuita. Le riforme proposte dal Concilio Vaticano II comportavano anche una riforma del Codice di Diritto canonico del 1917 e della Curia romana. Il periodo fra il 1965 e il 1983 (l’anno in cui fu pubblicato il nuovo Codice di Diritto Canonico per la Chiesa latina) fu contrassegnato da differenti tendenze fra gli studiosi di diritto canonico in merito ai fini della legge penale canonica e alla necessità di un approccio decentralizzato ai casi, valorizzando l’autorità e il discernimento del Vescovi locali. Venne preferito un “atteggiamento pastorale” nei confronti delle condotte inappropriate; i processi canonici venivano da alcuni ritenuti anacronistici. Spesso prevalse il “modello terapeutico” nel trattamento dei casi di condotte inappropriate dei chierici. Ci si attendeva che il Vescovo fosse in grado di “guarire” più che di “punire”. Un’idea fin troppo ottimista a proposito dei benefici delle terapie psicologiche determinò molte decisioni che riguardavano il personale delle diocesi e degli istituti religiosi, a volte senza considerare adeguatamente le possibilità di una recidiva.

In ogni modo, casi riguardanti la dignità del Sacramento della Penitenza, dopo il Concilio rimasero alla Congregazione per la Dottrina della Fede (già Sant’Uffizio; il nome venne cambiato nel 1965), e l’Istruzione “Crimen sollicitationis” fu ancora usata per questi casi fino alle nuove norme fissate dal motu proprio “Sacramentorum sanctitatis tutela” del 2001.

Nel periodo seguente al Concilio Vaticano II, furono presentati alla Congregazione per la Dottrina della Fede pochi casi riguardanti condotte sessuali inappropriate del clero relative a minori: alcuni di questi casi erano legati all’abuso del Sacramento della Penitenza; alcuni altri possono essere stati inviati tra le richieste di dispensa dagli obblighi dell’ordinazione sacerdotale e dal celibato (prassi talvolta definita “laicizzazione”), che furono trattate dalla Congregazione per la Dottrina della Fede sino al 1989 (dal 1989 al 2005 la competenza per tali dispense è passata alla Congregazione per il Culto Divino e la Disciplina dei Sacramenti; dal 2005 ad oggi, gli stessi casi vengono trattati dalla Congregazione per il Clero).

Il Codice di Diritto Canonico promulgato dal Papa Giovanni Paolo II nel 1983 rinnovò la disciplina in materia al can. 1395, § 2: “Il chierico che abbia commesso altri delitti contro il sesto precetto del Decalogo, se invero il delitto sia stato compiuto con violenza, o minacce, o pubblicamente, o con un minore al di sotto dei 16 anni, sia punito con giuste pene, non esclusa la dimissione dallo stato clericale, se il caso lo comporti”. Secondo il CIC 1983 i processi vengono celebrati nelle Diocesi. Gli appelli dalle sentenze giudiziali possono essere presentati presso la Rota Romana, mentre i ricorsi amministrativi contro i decreti penali vengono proposti presso la Congregazione per il Clero.

Nel 1994, la Santa Sede concesse un indulto per i Vescovi degli Stati Uniti: l’età per definire il delitto canonico di abuso sessuale di un minore fu elevata a 18 anni . Inoltre, il tempo per la prescrizione fu esteso ad un periodo di 10 anni calcolato a partire dal compimento del 18° anno di età della vittima. Venne indicato esplicitamente ai Vescovi di svolgere i processi canonici nelle Diocesi. Gli appelli furono riservati alla Rota Romana, i ricorsi amministrativi alla Congregazione per il Clero. Durante questo periodo (1994-2001) non si fece alcun riferimento all’antica competenza del Sant’Uffizio per questi casi.

L’indulto del 1994 per gli Stati Uniti fu esteso all’Irlanda nel 1996. Nel frattempo, la questione di procedure speciali per casi di abuso sessuale venne discussa nella Curia romana. Alla fine, il Papa Giovanni Paolo II decise di includere l’abuso sessuale di un minore di 18 anni commesso da un chierico nel nuovo elenco di delitti canonici riservati alla Congregazione per la Dottrina della Fede. La prescrizione per questi casi venne fissata in 10 anni a partire dal compimento del 18° anno di età della vittima. La nuova legge, un motu proprio dal titolo “Sacramentorum sanctitatis tutela”, fu promulgata il 30 aprile 2001. Una lettera firmata dal Cardinal Joseph Ratzinger e dall’Arcivescovo Tarcisio Bertone, rispettivamente Prefetto e Segretario della Congregazione per la Dottrina della Fede, fu inviata a tutti i Vescovi cattolici il 18 maggio 2001. La lettera informava i Vescovi della nuova legge e delle nuove procedure che sostituivano l’Istruzione “Crimen Sollicitationis”.

In essa erano innanzitutto indicati quali fossero i delitti più gravi, sia contro la morale sia nella celebrazione dei sacramenti, riservati alla Congregazione; inoltre venivano indicate le speciali norme procedurali da osservarsi nei casi riguardanti tali gravi delitti, comprese le norme riguardanti la determinazione delle sanzioni canoniche e la loro imposizione.

I delicta graviora riservati alla Congregazione per la Dottrina della Fede venivano elencati nel modo seguente:nell’ambito dei delitti contro la santità dell’augustissimo sacramento e sacrificio dell’Eucaristia:

1° l’asportazione o la conservazione a scopo sacrilego, o la profanazione delle specie consacrate (can. 1367 CIC e can. 1442 CCEO);
2° l’attentata azione liturgica del sacrificio eucaristico o la simulazione della medesima (can. 1378 § 2 n. 1 CIC e cann. 1379 CIC e 1443 CCEO);
3° la concelebrazione vietata del sacrificio eucaristico insieme a ministri di comunità ecclesiali, che non hanno la successione apostolica né riconoscono la dignità sacramentale dell’ordinazione sacerdotale (cann. 908 e 1365 CIC; cann. 702 e 1440 CCEO);
4° la consacrazione a scopo sacrilego di una materia senza l’altra nella celebrazione eucaristica, o anche di entrambe al di fuori della celebrazione eucaristica (cf. can. 927 CIC);

nell’ambito dei delitti contro la santità del sacramento della Penitenza:

1° l’assoluzione del complice nel peccato contro il sesto comandamento del Decalogo (can. 1378 § 1 CIC e can. 1457 CCEO);
2° la sollecitazione, nell’atto o in occasione o con il pretesto della confessione, al peccato contro il sesto comandamento del Decalogo, se è finalizzata a peccare con il confessore stesso (can. 1387 CIC e 1458 CCEO);

3° la violazione diretta del sigillo sacramentale (can. 1388 § 1 e 1456 CCEO);

nell’ambito, infine, dei delitti contro la morale:

1° il delitto contro il sesto comandamento del Decalogo commesso da un chierico con un minore al di sotto dei 18 anni di età (cf. can. 1395 § 2 CIC ).

Le norme processuali da seguirsi in questi casi venivano così indicate:

– qualora l’Ordinario o il Gerarca avesse notizia, almeno verosimile, della commissione di un delitto riservato, dopo aver svolto un’indagine preliminare, lo stesso la segnalasse alla Congregazione per la Dottrina della Fede, la quale (tranne l’ipotesi, per particolari circostanze, di avocazione a sé del caso) avrebbe indicato all’Ordinario o al Gerarca come procedere, fermo restando il diritto di appellare la sentenza di primo grado unicamente innanzi il Supremo Tribunale della medesima Congregazione;

– l’azione criminale, nei casi di delitti riservati alla Congregazione per la Dottrina della Fede, si estinguesse per prescrizione in un decennio. Veniva inoltre previsto che la prescrizione decorresse a norma dei cann. 1362 § 2 CIC e 1152 § 3 CCEO, con l’unica eccezione del delitto contra sextum cum minore, nel qual caso venne sancito che la praescriptio decorresse a far data dal giorno in cui il minore avesse compiuto il 18° anno di età;

– nei Tribunali costituiti presso gli Ordinari o i Gerarchi, relativamente a queste cause, potessero ricoprire validamente l’ufficio di giudice, di promotore di giustizia, di notaio e di patrono solamente dei sacerdoti e che, quando l’istanza nel Tribunale fosse in qualsiasi modo conclusa, tutti gli atti della causa fossero trasmessi quanto prima ex officio alla Congregazione per la Dottrina della Fede;

Veniva inoltre stabilito che tutti i Tribunali della Chiesa latina e delle Chiese orientali cattoliche fossero tenuti ad osservare i canoni sui delitti e le pene e sul processo penale, rispettivamente dell’uno e dell’altro Codice, unitamente alle norme speciali, date dalla Congregazione per la Dottrina della Fede.

A distanza di nove anni dalla promulgazione del Motu Proprio «Sacramentorum sanctitatis tutela», la Congregazione per la Dottrina della Fede, nell’intento di migliorare l’applicazione della legge, ha ritenuto necessario introdurre alcuni cambiamenti a queste norme, senza modificare il testo nella sua interezza, ma solo in alcune sue parti.

Dopo un attento e accurato studio dei cambiamenti proposti, i membri della Congregazione per la Dottrina della Fede hanno sottoposto al Romano Pontefice il risultato delle proprie determinazioni che, lo stesso Sommo Pontefice, con decisione del 21 maggio 2010, ha approvato, ordinandone la promulgazione.

La versione delle Norme sui delicta graviora attualmente in vigore è quella approvata dal Santo Padre Benedetto XVI il 21 maggio 2010.

[01050-01.01] [Testo originale: Italiano]

TRADUZIONE IN LINGUA INGLESE

The Code of Canon Law promulgated by Pope Benedict XV in 1917 recognized the existence of a number of canonical crimes or “delicts” reserved to the exclusive competence of the Sacred Congregation of the Holy Office which, as a tribunal, was governed by its own proper law (cfr. can. 1555 CIC 1917).

A few years after the promulgation of the 1917 Code, the Holy Office issued an Instruction, “Crimen Sollicitationis” (1922), which gave detailed instruction to local dioceses and tribunals on the procedures to be adopted when dealing with the canonical delict of solicitation. This most grave crime concerned the abuse of the sanctity and dignity of the Sacrament of Penance by a Catholic priest who solicited the penitent to sin against the sixth commandment, either with the confessor himself, or with a third party. The norms issued in 1922 were an update, in light of the Code of Canon Law of 1917, of the Apostolic Constitution “Sacramentorum Poenitentiae” promulgated by Pope Benedict XIV in 1741.

A number of concerns had to be addressed, underlining the specificity of the legislation (with implications which are less relevant from the perspective of civil penal law): the respect of the dignity of the sacrament, the inviolable seal of the confessional, the dignity of the penitent and the fact that in most cases the accused priest could not be interrogated fully on what occurred without putting the seal of confession in danger.

This special procedure was based, therefore, on an indirect method of achieving the moral certitude necessary for a definitive decision in the case. This indirect method included investigating the credibility of the person accusing the priest and the life and behaviour of the accused priest. The accusation itself was considered the most serious accusation one could bring against a Roman Catholic priest. Therefore, the procedure took care to ensure that a priest who could be a victim of a false or calumnious accusation would be protected from infamy until proven guilty. This was achieved through a strict code of confidentiality which was meant to protect all persons concerned from undue publicity until the definitive decision of the ecclesiastic tribunal.

The 1922 Instruction included a short section dedicated to another canonical delict: the “crimen pessimum” which dealt with same-sex clerical misconduct. This further section determined that the special procedures for solicitation cases should be used for “crimen pessimum” cases, with those adaptations rendered necessary by the nature of the case. The norms concerning the “crimen pessimum” also extended to the heinous crime of sexual abuse of prepubescent children and to bestiality.

The Instruction “Crimen sollecitationis” was, therefore, never intended to represent the entirety of the policy of the Catholic Church regarding sexual improprieties on the part of the clergy. Rather, its sole purpose was to establish a procedure that responded to the singularly delicate situation that is a sacramental confession, in which the duty of complete confidentiality on the part of the priest corresponds, according to divine law, to the complete openness of the intimate life of the soul on the part of the penitent. Over time and only analogously, these norms were extended to some cases of immoral conduct of priests. The idea that there should be comprehensive legislation that treats the sexual conduct of persons entrusted with the educational responsibility is very recent; therefore, attempting to judge the canonical norms of the past century from this perspective is gravely anachronistic.

The 1922 Instruction was given as needed to bishops who had to deal with particular cases concerning solicitation, clerical homosexuality, sexual abuse of children and bestiality. In 1962, Blessed Pope John XXIII authorised a reprint of the 1922 Instruction, with a small section added regarding the administrative procedures to be used in those cases in which religious clerics were involved. Copies of the 1962 re-print were meant to be given to the Bishops gathering for the Second Vatican Council (1962-1965). A few copies of this re-print were handed out to bishops who, in the meantime, needed to process cases reserved to the Holy Office but, most of the copies were never distributed.

The reforms proposed by the Second Vatican Council required a reform of the 1917 Code of Canon Law and of the Roman Curia. The period between 1965 and 1983 (the year when the new Latin Code of Canon Law appeared) was marked by differing trends in canonical scholarship as to the scope of canonical penal law and the need for a de-centralized approach to cases with emphasis on the authority and discretion of the local bishops. A “pastoral attitude” to misconduct was preferred and canonical processes were thought by some to be anachronistic. A “therapeutic model” often prevailed in dealing with clerical misconduct. The bishop was expected to “heal” rather than “punish”. An over-optimistic idea of the benefits of psychological therapy guided many decisions concerning diocesan or religious personnel, sometimes without adequate regard for the possibility of recidivism.

Cases concerning the dignity of the Sacrament of Penance remained with the Congregation for the Doctrine of the Faith (formerly the Holy Office; its name changed in 1965) after the Council, and the Instruction “Crimen Sollicitationis” was still used for such cases until the new norms established by the motu proprio “Sacramentorum sanctitatis tutela” in 2001.

A small number of cases concerning sexual misconduct of clergy with minors was referred to the Congregation for the Doctrine of the Faith after the Second Vatican Council. Some of these cases were linked with the abuse of the sacrament of Penance, while a number may have been referred as requests for dispensations from the obligations of priesthood, including celibacy (sometimes referred to as “laicization”) which were dealt with by the Congregation for the Doctrine of the Faith until 1989 (From 1989 to 2005 the competence in these dispensation cases was transferred to the Congregation for Sacraments and Divine Worship; from 2005 to the present the same cases have been treated by the Congregation for the Clergy).

The Code of Canon Law promulgated by Pope John Paul II in 1983 updated the whole discipline n can, 1395, § 2: “A cleric who in another way has committed an offense against the sixth commandment of the Decalogue, if the delict was committed by force or threats or publicly or with a minor below the age of sixteen years, is to be punished with just penalties, not excluding dismissal from the clerical state if the case so warrants”. According to the 1983 Code of Canon Law canonical trials are held in the dioceses. Appeals from judicial sentences may be presented to the Roman Rota, whereas administrative recourses against penal decrees are presented to the Congregation for the Clergy.

In 1994 the Holy See granted an indult to the Bishops of the United States: the age for the canonical crime of sexual abuse of a minor was raised to 18. At the same time, prescription (canonical term for Statute of Limitations) was extended to a period of 10 years from the 18th birthday of the victim. Bishops were reminded to conduct canonical trials in their dioceses. Appeals were to be heard by the Roman Rota. Administrative Recourses were heard by the Congregation for the Clergy. During this period (1994 – 2001) no reference was made to the previous competence of the Holy Office over such cases.

The 1994 Indult for the US was extended to Ireland in 1996. In the meantime the question of special procedures for sexual abuse cases was under discussion in the Roman Curia. Finally Pope John Paul II decided to include the sexual abuse of a minor under 18 by a cleric, among the new list of canonical delicts reserved to the Congregation for the Doctrine of the Faith. Prescription for these cases was of ten (10) years from the 18th birthday of the victim. This new law was promulgated in themotu proprio “Sacramentorum sanctitatis tutela” on 30 April 2001. A letter signed by Cardinal Joseph Ratzinger and Archbishop Tarcisio Bertone, respectively Prefect and Secretary of the Congregation for the Doctrine of the Faith, was sent to all the Roman Catholic Bishops on 18 May 2001. This letter informed the bishops of the new law and the new procedures which replaced the Instruction “Crimen Sollicitationis“.

The acts that constitute the most grave delicts reserved to the Congregation were specified in this letter, both those against morality and those committed in the celebration of the Sacraments. Also given were special procedural norms to be followed in cases concerning these grave delicts, including those norms regarding the determination and imposition of canonical sanctions.

The delicta graviora reserved to the Congregation for the Doctrine of the Faith were as follows:

1. Delicts against the sanctity of the Most Holy Sacrament and Sacrifice of the Eucharist:

Throwing away, taking or retaining the consecrated species for a sacrilegious purpose, or profaning the consecrated species (CIC can. 1367; CCEO can. 1442).

Attempting the liturgical action of the Eucharistic sacrifice or the simulation thereof (CIC can. 1378 § 2 n. 1, can. 1379; CCEO can. 1443).

Concelebrating the Eucharistic Sacrifice together with ministers of ecclesial communities which do not have Apostolic succession nor recognize the Sacramental dignity of priestly ordination (CIC can. 908, 1365; CCEO can. 792, 1440).

Consecrating one matter without the other in a Eucharistic celebration or both outside of a Eucharistic celebration (cf. CIC can. 927).

Delicts against the sanctity of the Sacrament of Penance:

Absolution of an accomplice in the sin against the sixth commandment of the Decalogue (CIC can. 1378 § 1; CCEO can. 1457).

Solicitation to sin with the confessor against the sixth commandment of the Decalogue, in the act of, context of or pretext of the Sacrament of Penance (CIC can. 1387; CCEO can. 1458).

Direct violation of the Sacramental seal (CIC can. 1388 § 1; CCEO can. 1456).

Delicts against morality:

The violation of the sixth commandment of the Decalogue, committed by a cleric with a minor under the age of 18.

The procedural norms to be followed in these cases were as follows:

– Whenever an Ordinary or Hierarch had at least probable knowledge (notitiam saltem verisimilem habeat) of the commission of one of the reserved grave delicts, after having carried out the preliminary investigation, he was to inform the Congregation for the Doctrine of the Faith which, unless it called the case to itself because of special circumstances, would indicate to the Ordinary or Hierarch how to proceed. The right of appeal against a sentence of the first instance was to be exercised only before the Supreme Tribunal of the Congregation.

– Criminal action in the cases reserved to the Congregation for the Doctrine of the Faith was extinguished by a prescription of ten years. It was also foreseen that prescription would be computed according to the norms of CIC can. 1362 § 2 and CCEO can. 1152 § 3, with the singular exception of the delict contra sextum cum minore, in which case prescription would begin to run from the day when the minor had completed his eighteenth year of age.

– In tribunals established by Ordinaries of Hierarchs, for the cases of the more grave delicts reserved to the Congregation for the Doctrine of the Faith, the functions of judge, promoter of justice, notary and legal representative could be validly performed only by priests. Furthermore, upon completion of the trial in the tribunal in any manner, the acts of the case were to be transmitted ex officio, as soon as possible, to the Congregation.

It was also established that all of the tribunals of the Latin Church and of all Eastern Catholic Churches were to observe the canons on delicts, penalties and the penal process of both Codes respectively. These were to be followed together with the special norms given by the Congregation for the Doctrine of the Faith.

Nine years after the promulgation of the motu proprio Sacramentorum sanctitatis tutela, the Congregation for the Doctrine of the Faith felt it necessary to propose certain changes to these norms, not modifying the text in its entirety, but rather only in a few areas, in an effort to improve the application of the law.

After a serious and attentive study of the proposed changes, the Cardinals and Bishops Members of the Congregation for the Doctrine of the Faith presented the results of their decisions to the Supreme Pontiff and, on 21 May 2010, Pope Benedict XVI gave his approval and ordered the promulgation of the revised text.

The text of the Norms on delicta graviora currently in force is the text approved by the Holy Father Benedict XVI on 21 May 2010.

[01050-02.01] [Original text: Italian]

[B0461-XX.01]  >>

…………………………………………………………………..

APENDICE 2º:

FONS: http://www.pinknews.co.uk/2015/12/17/another-study-suggests-gay-genes-might-really-exist/Yet another study has suggested that we could be closing in on so-called ‘gay genes’.

The genetic analysis of 409 pairs of gay brothers, which included twins, provides the most compelling evidence so far that people are born gay.

The study strengthens theories that two regions, one on the X chromosome and one on chromosome 8, could be linked to sexual orientation in men.

It is the largest study of its kind by about three times the numbers of the previous record.

The leader of the study, Alan Sanders, of the NorthShore Research Institute in Evanston, Illinois, says the study will counter the idea that sexual orientations can be “cured” or “treated”.

“It erodes the notion that sexual orientation is a choice,” says Sanders.

One of the regions, on the X chromosome, called Xq28, was first identified over two decades ago in 1993, by Dean Hamer of the US National Institutes of Health in Bethesda, Maryland.

Research since then has been mixed, however.

A second region, 8q12, was first noted in 2005.

APENDICE 3º:

Manifeste pour l’Égalité des droits

de Daniel Borrillo et Didier Eribon

[ Fonte: http://www.archiveshomo.info/egalite/40317manifesteEribonBorrillo.htm ]

.

L’agression dont a été victime Sébastien Nouchet, brûlé vif parce qu’homosexuel, a soulevé une vague d’émotion et d’indignation.
Elle a fait prendre conscience de quelle haine les gays, les lesbiennes, les transsexuel (le) s pouvaient faire l’objet en France comme ailleurs.

Il semble qu’un large consensus se dessine aujourd’hui pour organiser la lutte contre l’homophobie (il conviendrait cependant de ne pas oublier la lutte contre la transphobie).
Mais nombre de ceux qui se déclarent prêts à soutenir des projets législatifs visant à pénaliser les injures homophobes ou les incitations à la haine et à la discrimination sont les mêmes qui hier s’opposaient aux avancées de l’égalité des droits et notamment au pacs.

.

Qu’en est-il aujourd’hui ?

Donner une définition restrictive de l’homophobie en ne dénonçant que la haine à l’encontre des homosexuels, et non pas toute politique discriminatoire à leur égard, reviendrait à permettre à nombre d’homophobes de faire part de leur compassion et de s’auto-décerner des brevets de tolérance et de progressisme tout en refusant, comme auparavant, toute avancée vers l’égalité des droits.

Il nous semble en effet homophobe et discriminatoire de refuser l’accès des gays et des lesbiennes au droit au mariage et à l’adoption, de refuser l’accès des lesbiennes ou des femmes célibataires à la procréation médicalement assistée.
Nous nous sommes réjouis de l’instauration du pacs et nous sommes très attachés à ce cadre juridique, souple et commode. Mais il n’est qu’un élément dans la reconnaissance des couples de même sexe, qui doivent pouvoir bénéficier, s’ils le désirent, des mêmes droits que les couples hétérosexuels.

Le maire de San Francisco l’a récemment rappelé par un geste spectaculaire : la Constitution de l’État de Californie comme la Constitution américaine interdisent la discrimination et garantissent l’égalité des citoyens.
Au cours des dernières années, les Cours suprêmes de l’Ontario, de la Colombie-Britannique, au Canada, et du Massachusetts, aux États-Unis, ont également statué que l’interdiction du mariage homosexuel violait le principe constitutionnel d’égalité des droits.
Les Parlements de Belgique ou des Pays-Bas ont instauré le droit au mariage pour les couples de même sexe.

.

La Constitution française pose elle aussi le principe fondamental de l’égalité de tous devant la loi.
Ce principe n’est pas appliqué, puisque des droits fondamentaux comme le droit de se marier sont refusés aux gays et aux lesbiennes.

  • Nous demandons donc aux juges français de suivre l’exemple de l’Ontario, de la Colombie-Britannique et du Massachusetts.
  • Nous demandons aux parlementaires de suivre l’exemple des Pays-Bas, de la Belgique.
  • Nous demandons aux maires des communes de France de suivre l’exemple donné par le maire de San Francisco et de célébrer des unions entre personnes du même sexe.


Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en Derecho Natural, Filosofía Moral o Ética, Filosofía Política/Derecho Politico. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La ideología “Gay” es intrínsecamente contraria a la mente, idiosincrasia fundamental y homoerotismo, de la Antigüedad clásica de los pueblos arios, al Derecho Natural, a la libertad de la Iglesia y de los católicos a manifestar nuestra Moral Cristiana, a la libertad de los Tradicionalistas inspirados por el clasicismo grecolatino, o por el Cristianismo, incluido el Nacionalsocialismo cristiano, al fascismo italiano y a la ética socialista de Engels. Artículo en elaboración (Estado al 20-VIII-16).

  1. Norberto R. Colman dijo:

    La homosexualidad no es una “ideología”, no se puede ser tan frívolo. Bueno, francamente sí se puede, pero no se debería. Reducir en cualquier caso la identidad emocional de una persona al acto carnal, es tan primitivo como excluyente. El ser humano es un torbellino de emociones, no exclusivamente un manual de usos y costumbres del kama sutra, demasiado reduccionista

    Me gusta

    • Depende del uso que se dé a los términos. En mi lenguaje no existe la palabra “homosexualidad” por ahora. La sexualidad es mucho más que tipo de tendencia e impulso sexuales de un modo u otro alrededor de la genitalidad y los actos carnales movidos no siempre sólo por el apetito carnal y su particular diferenciación. La sexualidad es una cualidad biológica del ente vivo, es una determinación cromosomática, fisiológica, anatómica, fisonómica, mental (psicológica y espiritual). Que hay ideologías o idearios de homoerotismo es un hecho, o hechos, incontrovertibles. En cuanto a las emociones son una parte y no siempre necesaria, por ende ni siquiera presente o notoriamente advertible por el sujeto agente en todo acto pertinente. No todo placer es emotivo. Ni la emoción es ni puede ser acto carnal, completo, sino, cuando interviene, es una parte e inmaterial, puesto que la carnalidad pura es pura materia y energías, al menos en mi terminología, ni se me ha ocurrido jamás la idea de identificar acto carnal puro, o acto o movimiento de la sola carne, con alguna emoción, ni con instinto alguno.
      En realidad me dedico a la filosofía moral o ética sobre objetos, comportamientos y motivos, cuya naturaleza he de conocer y procuro estudiar y saberla lo mejor que me sea posible, sabiendo que toda la realidad que conocemos es una parte ínfima de un todo inconmensurable y cuyo transfondo fundamental sigue siendo un misterio.
      Analizo, sintetizo o descubro síntesis, no reduzco ni, que yo sepa, confundo.
      Creo que todavía he escrito demasiado poco como para poder dejar suficientemente claro mi pensamiento y mi particular terminología que pretendo científica en el ámbito de las Humanidades.

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s