Excmº. Sr. D. Juán Vázquez de Mella y Fanjul, judaísmo, masonería, judeomasonería. Carta del Fundador del Sociedalismo, a un Obispo católico.

Publicado el por

Revista “Foro Católico”, 21 de Enero  de 2012.

“La masonería ha sido, desde el siglo XVIII, el gran motor de las revoluciones del XIX y del XX… La logia no es más que la antesala de la sinagoga“.
Exmo. Señor D. Juán Vázquez de Mella y Fanjúl, Aristócrata Carlista, Teólogo, Filósofo, Político, el óptimo Orador en toda la Historia de España, investigador y genio, escritor, Católico, Apostólico y Romano, hispanista, "antoespanchista".

Exmo. Señor D. Juán Vázquez de Mella y Fanjúl, Aristócrata Carlista, Teólogo, Filósofo, Político, el óptimo Orador en toda la Historia de España, investigador y genio, escritor, Católico, Apostólico y Romano, hispanista, “antihispanchista” (esencial y gravísimamente contrario en espíritu e ideas fundamentales, teológicas, filosóficas y políticas al presunto catedrático de la com0lutense, el alias Valmadián y sus inicuos comilitones del degenerado Carlisno, o pseudocarlismo de “El Voraje” ” de 1945″, contra el Carlismo Tradicional y su eterna Camaradería impertérrita a favor del Eje Berlín-Roma-Tokio, y sus benditos Estados y Movimientos tradicionalistas aliados, todos ellos contra la judeomasonería, sin reservas, ni omisiones condescendientes.

A modo de prólogo:

Digo “a nodo”, porque la soguiente carta de mi divo Maestro no ha menester proemio alguno. Pero ¿Quién detendrá mi mano DERECHA, su dedo índice, cuando mi espíritu volcánico erupciona? Si no lo me detiene Dios, Su Providencia dispone infaliblemente que no haya criatura en el Universo, que actúe victoriosa sobre mi mano. ¿Cuántos seres, Infinito,y finitos pueden impedir mi hálito y movimientos corpóreos? Uno “Motor Inmóvil”, e numerables entes croados . ¿Cuántos me estorban, según lo pueden? ¡Ninguno!. Ea pués, escribo que con más terribilidad y crudeza, perfección expresiva, formidable fortaleza, claridad y sublimidad espiritual y desde luego literaria, que lo hace la siguiente epístola, ninguno de mis terroríficos escritos manifiesta mis pensamientos y sentimientos, de verbo antimasónico, antojudeomasónigo, antijidaísta, antisinagóguico, reprobatorio, combativo y desafiante. Aquí el supremo Orador asturiano y español “somos uno”, y él muestra, mejor que yo, lo que pienso y lo que siento, sobre cuanto declama, exhoetando al extremo, el coloso inspirado bardo de la Verdad.

El Canín de Santo Domingo de Gutz-Mann, amigo del Cerbero de Hérkules mi Héroe y Señor desde “el Campo Celeste”.

 

Excelentísimo Señor Don Juan Vázquez de Mella y Fanjul. 

(Carta al Señor Obispo de….. )

(El “Correo  Español” , 14 de Junio de 1899)

Mi ilustre y respetable amigo: ¿Por qué no dice usted en público y con su firma muchas de las cosas que tan gráficamente expone en su carta?    Eso contribuiría a romper la lágrima de hielo de que usted habla.

“Mi báculo no está solo, y aunque no hubiera más que dos, con ellos se puede formar una cruz, y, pendiente de sus brazos, ofrecer a la justicia divina el testimonio del martirio para que se apiade de esta sociedad que se derrumba, de esa Iglesia que se esclaviza, de ese ejército que se hunde y de esa patria que muere”.

Perdóneme usted, Sr. Obispo, si, para realizar su deseo, pongo a la cabeza de esta carta abierta esas magníficas palabras que, a pesar de su amargura, vibran con la elocuencia de un apóstol y traen a esta atmósfera de presidio y pantano en que se asfixian las almas nobles, acentos de Mendoza y de Cisneros.  Usted pertenece a la raza gloriosa de prelados insignes que señalaban con el báculo el sitio donde el guerrero había de clavar, ensanchando las fronteras, la bandera de la patria.  Por eso, usted, como los que vivimos en el pasado para no ahogarnos en el cieno del presente, no puede dirigir la vista en derredor sin pedir al Señor la cruz para ofrecer la vida en ella y alejarse por el camino del martirio, de este mar muerto del honor y de la fe que se llama el Estado español.

Pero yo creo que hoy el martirio consiste en navegar sobre estas ondas, sufrir estos vientos que traen disueltos miasmas del muladar, resistir el abordaje de los bajeles en que combaten los piratas de la impiedad a la nave de la Iglesia, y volar a cañonazos o asaltar con las espadas la nave capitana de estas escuadras enemigas, hasta levantar el altar y el trono sobre los despojos y las ruinas de la Revolución aniquilada.

El triángulo de la masonería judaica aparece ya en las cumbres del Estado como el cuadrante que señala las horas de la ignominia, la sombra que aumenta y el sol que declina y traspone los tristes horizontes de la España de la regencia, como si no quisiese manchar su luz alumbrando la cloaca parlamentaria.

!Y no ha de haber una palabra de santa ira!……  Labios que han perdonado y bendecido tantas veces, ¿no han de maldecir una siquiera?……

“Iglesia que se esclaviza, ejército que se hunde, patria que muere…..”  ,  y  ¿vamos a presenciar la esclavitud, el hundimiento y la muerte, sin que los labios de un apóstol pronuncien el anatema contra los poderes prevaricadores que acumulan blasfemias sobre el santuario y crespones sobre la patria desgarrada?

Sr. Obispo, las Logias han dado la consigna  “abajo los curas”, y, con el nombre de “reacción”, porque la impiedad todavía es hipócrita, gritan “muera la Iglesia”.  Los poderes oficiales autores de la catástrofe, amparadores de la impiedad, dan asiento entre los legisladores al Gran Oriente Español, defendido calurosamente por todos los hermanos durmientes y despiertos que “representan” a la católica España. La Logia hace su entrada solemne en el Parlamento que hasta ahora dirigía en la sombra.

Los traidores del Katipunan maldicen al fraile, que durante tres siglos mantuvo unido a la corona de España el Archipiélago magallánico, que él conquistó y civilizó ; y mientras sostiene enhiesta la bandera nacional en el sublime destacamento de Baler, la masonería ruge furiosa, pidiendo, como el año 34, carne de religiosos para satisfacer los instintos de antropofagia sacrílega que sabe despertar en las muchedumbres envilecidas que acaudilla.  En la cátedra, en la calle, en el Parlamento y en la Prensa se crucifica diariamente a Cristo.  Hiel, vinagre, espinas, lanzadas e injurias recibe todos los días en las grandes ciudades, donde aún resuenan las aclamaciones a Barrabás.

En vano los discípulos que no le niegan y siguen el camino del nuevo Calvario y le levantan del suelo y le ayudan a llevar la Cruz, miran impacientes esperando que con noble arranque rompa las filas de la muchedumbre furiosa y deicida y seque el divino rostro, despreciando las befas y la muerte quien tiene obligación más estrecha de alentar al pueblo fiel para que no desmaye…..

Ríndense al peso de nuestras abominaciones los hombros divinos, palidece con el sudor de la muerte el rostro ensangrentado y….  !el que esperamos no llega!   Cada transacción con los verdugos es una espina más que clavamos en sus sienes.  Levantado sobre el Estado moderno, que es el nuevo Calvario, ya no está el Señor crucificado entre dos ladrones, sino entre millares de ellos.  Las Constituciones modernas son el INRI de su cruz.

Y la turba deicida las comenta regocijada con el antiguo grito blasfemo  :  “Nolumus hunc regnare super nos” :  “No queremos que Cristo reine sobre nosotros” .

¿Y no ha de haber, Sr. Obispo, una mano sagrada que arranque los clavos y el afrentoso letrero, y restañe las heridas que gotean sangre sobre unos partidos que parecen legiones de réprobos?

Tiene sed como en la tarde de la redención, y para aliviarla, ¿vamos a sostener el brazo que alarga la esponja empapada en hiel y vinagre hasta sus divinos labios?  No murmuran ya el dulce “Perdónales, Padre mío, que no saben lo que hacen” , porque los que le crucifican son apóstatas y saben que es Dios.

!Ah, Sr. Obispo, qué horas éstas de tan penosa pesadumbre para las almas creyentes!  Parecen una pesadilla, y son una realidad….  “Dios lo quiere” , gritan a lo largo de los campos de batalla los cruzados del siglo XIX ; y Godofredo no descubre las huellas de Pedro el Ermitaño, Luis VII no oye la voz de San Bernardo, Ricardo no recibe alientos de Guillermo de Toro…..

Y los cruzados, con su caudillo, siguen combatiendo, y a sus corazones, que no se rinden, llegan a veces palabras tristes de almas enfermas pidiéndoles que arrojen las armas, que dejen a Cristo, alma de España, en poder de los infieles, y hasta que !imiten a Pilatos o acepten a Saladino!

Señor Obispo, esto tendrá nombre en nuestra lengua, pero no lo tiene en nuestra historia. En esta tierra de España, nunca se quedaron atrás de la bandera de la patria, tremolada por el Rey, el guión arzobispal y el pectoral del Obispo, y varias veces fueron delante abriéndole camino.

¿Y podrá hundirse la fe en las simas abiertas por las Logias ; la virtud en las ciudades de Pentápolis, que se agitan bajo el manto de una legalidad sin justicia ; el honor y la bandera y la historia de España en una gran catástrofe que, desde su origen hasta su fin, es una inmensa traición a los derechos e intereses de la víctima para salvar los del verdugo, sin que una voz apostólica, no con los quejidos de Job ni los lamentos de Jeremías, sino con el fuego de las imprecaciones de Ezequiel e Isaías, azote el rostro de los tiranos?

Señor Obispo, más de la mitad del territorio nacional ha pasado del dominio de la fe católica al de Estados herejes.  ¿Y hemos de aplaudir, en nombre de la fe de nuestros padres, a los autores de su derrota?  Pero, ¿a quién se lo pregunto?  ¿Al Prelado insigne, alma de mártir y de apóstol, capaz de ceñir bajo la mitra el casco de Jiménez de Rada o de Cisneros? No, no ;  a usted, Señor Obispo, sólo le repetiré la frase final de la carta a que usted alude :  “El ejército cruzado está ya en Santa Fe, a la vista del “Rey Chico, Boabdil”, y del último baluarte infiel.  Los Reyes Católicos lo acaudillan, pero se echa de menos al Cardenal Don Pedro de Mendoza, que ha de clavar la cruz de plata en el adarve”.

¿Por qué no ocupa ested su puesto?  Con más efusión que nunca, besaría entonces su anillo episcopal.

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito del Señor Don Ricardo de Perea y López, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de la Señora Doña Armonía y Josefina González y Valdayo, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de muy temprana (desde niña) y entusiata vocación. Desafortunadamente la infortunada mujer dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato de seres humanos, el dibujo y pintura artísticos realistas y clásicos fueron su ardiente pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de su Santo favorito, San Antonio de Padua, pintura de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi amado padre, de la Piedad de Crespi. Habiéndose encomendado diariamente a nuestro Dios y Señor Jesucristo durante mrses, con su creada jaculatoria de "¡Ay mi Cristo, no me abandones", y con un Cricifijo al slcance de su vista, colocado, oor su voluntad, constantenenre delante de su lecho, fué recogido su espíritu por Nuestro Dios y Señor, en litúrgico de San José, su patrón, al que veneraba muy especialmente. Su amadísimo y amantísimo primogénito, a quien ha dejado en un mar de lágrimas, fue seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Rvmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal, a la sazón Cardenal, Obispo Residencial Arzobispo Hispalense. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico)(S. cum laude). Ordenado de Menores por el Obispo Diocesano de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, Don José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por este verdaderamente excelentísimo y reverendísimo Prelado, de feliz Memoria, el 20 de Marzo de 1982. Delegado para España, de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., como Superior General de la Obra Pía "Pro Fratribus". Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne Doctor y Obispo católico Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, por Oposición ganada, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la XVIII° Promoción de Oficiales de Ejército del Aire. Destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid). Luego de un año le fue impuesta la baja del Cuerpo, pero no del Ejército del Aire, como también recibió la misma baja el nº 2 de la promoción, el Rvd°. Padre Teófilo, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa Llaurens, hijo de un expresidiario marxista, muerto a tiros, en plena calle, por un falangista, delante de dicho hijo, según contaba el finalmente Coronel del Cuerpo Castrense del Ejército de Tierra, Rvdo.Padre Lic. Blanco Yenes, penado una vez y así postergado por dicho obispo, futuro cardenal con residencia en Roma, Prefecto, durante un tiempo, de la Congregación para el Clero. Al Padre Blanco, según contó al Padre de Perea, Estepa lo penó achacándole un romance carnal con la esposa del Capitán General de la Segunda Región Militar de España. El Presbítero que esto redacta fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco Personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana, natal del insuperable Beethoven, cuya casa visitó con profundo deleite) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor crítico del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, cultivador ardiente de la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de Aristóteles; éste es el primer filósofo absoluto y a la vez científico universal habido en la Humanidad, y es el mayor Maestro del Sacerdote en cuestión; Aristóteles, denominado por los Escolásticos, justamente: "El Filósofo", que lo es por antonomasia; siguen Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino (O.P.), San Juán de Ssnto Tomás, Billuart, más sún los Supremos colosalísimos Teólogos Carmelitas conocidos como "Los Salmanticenses", los dominicos Fray Domingo Báñez, el Ferrariense, Fray Domingo de Soto, Goudin, Vitoria, muy especialmente Fray Norberto del Prado y el inconmensurable Fray Santiago Ramírez, O.P. , los Eminentísimos, sapientísimos y Reverendísimos Cardenales dominicos Tommaso De Vio (de sobrenombre "Cayetano"), Zigliara, y González (Arzobispo de Toledo, Primado de España, y luego Arzobispo de la entonces más extensa Archidiócesis hispalense) ; además su profunamente admirado Fray Cornelio Fabro, el M.Rvd°. Padre Doctor Don Jaime Balmes y Urpiá; Fray Magín Ferrer, los Ilustrísimos y distinguidísimos Señores Don Ramón Nocedal y Romea, Don Juán Vázquez de Mella, Don Enrique Gil Robles, Victor Pradera, Aparisi y Guijarro, el Excelentísimo Señor Marqués de Valdegamas Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio, S.J.; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las Waffen SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, subversivos, de la judeoleninista ETA, y de la CIA del judío sionista perverso Henri Kissinger), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad, autor de, entre otros libros: "Qué es el Carlismo", y "Curso de Filosofía Elemental", libro de texto para el 6° Curso de Bachillerato, durante el Caudillaje), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola (con reservas) y el Doctor Usía Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, Hans F.K. Günther, Gottfried Feder, Walter Gross, el grandioso y maravillosa fuente de grandes y geniales inspiraciones Friedrich Nietsche, entre otros formidables pensadores; etc. . En Derecho Canónico admira especialmente al Consejero de la Suprema de la Santa Inquisición española, el M.R.P. Dr. Don Manuel González Téllez, así como al excelso Fray Juán Escobar del Corro, O.P., Inquisidor de Llerena; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "populista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que le dé la gana, el cuál - sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra la Iglesia Católica y Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista) - ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas honestos, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas, ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial y Cruzada Universal (1914-18 [1936-39 en España] y 1939-45), ora Caídos en combate o a resultas. Se sabe y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista). También acepta el frente común con nietschanos y protestantes tolerantes, del siglo XX y XXI, en cuanto camaradas "de las mismas trincheras de la Gran Guerra", que continuamos sólo con las armas espirituales.
Esta entrada fue publicada en Filosofía Política/Derecho Politico, Teología de la Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s