El Beato Obispo (finalmente también Cardenal) de Münster Excm°. y Rvm°. Señor Monseñor Clemens August Marqués de Galen, Prelado “ad laterem” de Su Santidad, Doctor “honoris causa” en Sagrada Teología. Sentido y justificación de su Pastoral, tanto la Presbiteral de Cura Párroco en Berlín, cuanto la de Obispo Residencial de la Diócesis de Münster. NO FUE UN ANTINAZI, NI UN POLITICO, NI SE EXCEDIÓ. DESTRUCCION DEL MITO PROPAGANDÍSTICO DE LA MALDITA IZQUIERDA. Artículo en elaboración. Últimas revisión y correcciones: 17-18 de Julio (César), de 2019, Firsta del glorioso Alzamiento Nacional y Cruzada con intervenciön de la Legión Cóndor y de legionarios fascistas itálicos. (Rev. 9-8-2019)


https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/08/17/predigten-hirtenbriefe-usw-vom-hochwurdigsten-herrn-clemens-august-graf-von-galen-i-1934-36

VERDAD HISTÓRICA Y UNICO PLANTEAMIENTO FUNDAMENTAL, INDISPENSABLE PARA UNA COMPRENSIÓN ELEMENTAL  Y UN JUICIO IMPARCIAL, OBJETIVO O NO ERRÓNEO SOBRE LA MENTE Y LABOR, DEL BEATO, TENIDAS CONTRA ACTOS PRIVADOS DE ABUSO DE PODER DE PERSONAS DE IDEARIO ESENCIAL EXTERNO (Y AL MENOS EN PARTE INTERNO) NACIONALSOCIALISTA, ADEMÁS DE FRENTE A  ALGUNAS POLÍTICAS PRACTICAS, Y DOCTRINAS PRIVADAS, A VECES PUBLICADAS EN PERIÓDICOS Y REVISTAS OFICIALES [especialmente TESIS PARTICULARES DE NACIONALSOCIALISTAS heterodoxos como el oriundo judío ROSENBERG] DEL NSDAP, Y DEL ESTADO NACIONALSOCIALISTA, LLEGANDO EL CLERIGO A REPROBAR MEDIDAS DE MIEMBROS DEL  PERSONAL GUBERNATIVO DEL III REICH, Y ALGUNOS  PLANES Y MEDIDAS  CONCRETOS SECRETOS (EUTANASIA) ORA GUBERNATIVOS, ORA EJECUTIVOS DEL ESTADO NACIONALSOCIALISTA ALEMÁN DESDE 1933 A MARZO DE 1945:

LA VERDAD DE LA POSICION CATOLICA GENERAL EPISCOPAL ALEMANA Y DEL BEATO  MARQUÉS DE GALEN, ANTE EL NACIONALSOCIALSOCIALISMO DOCTRINAL PURO Y OFICIAL, ANTE EL ESTADO  NACIONALSOCIALISTA Y EL REICH, ANTE LA POLITICA DE GUERRA DEL REICH Y SUS ALIADOS BÉLICOS (INCLUIDA LA DEPORTACIÓN DE JUDIOS Y SU INTERNAMIENTO EN CAMPOS DE CONCENTRACION PARA ENEMIGOS CONVICTOS, Y ENEMIGOS POTENCIALES (DE GRAN E INMEDIATA POTENCALIDAD DE SOLIDARIZARSE CON EL ENEMIGO ATACANTE BELICO [:militar, gerrilero, y a modo secreto con el letal espionaje] O SEA EL ENEMIGO MORTAL Y  ASESINO CONTRA EL REICH Y LAS VIDAS DEL PUEBLO GERMÁNICO Y EL ASOCIADO AL ESTADO ALEMAN); ACTITID DEL OBISPO TAMBIEN ANTE EL REGIMEN CONCRETO HISTÓRICO NACIONALSOCIALISTA, ANTE POLÍTICAS ESTATALES DEMASIADO ABSOLUTISTAS  (por ej. autoirrogación del derecho a tener todas las escuelas de parvularios y bachillerato y todas las organizaciones juveniles), Y ANTE ATAQUES A LA IGLESIA CATÓLICA Y CATÓLICOS ALEMANES POR PARTE DE FUNCIONARIOS ANTICATOLICOS DEL ESTADO, ASÍ COMO A PERSONAS INOCENTES NO CATOLICAS

( Colección de fuentes: “Akten der deutschen Bischöfe über die Lage der Kirche”, a cargo de Bernhard Stasiewski, Mainz, 1968, 6 volúmenes.

“Clemens August Graf von Galen, Akten, Briefe und Predigten, 1933 – 1945”, a cargo de Peter Löffler, Paderborn, 1996.)

Investigando, en lo poco que se puede no teniendo acceso físico inmediato a determinadas fuentes ubicadas en archivos que se hallan en Alemania, la labor apostólica del beato Clemens August Marqués de Galen respecto de la realidad política en que hubo de actuar, descubro datos discordantes con los tópicos de la propaganda masónica sionista que impera sobre los investigadores alemanes, educados en el programa judeomasón de instrucción pública impuesto a colegios y universidades, y bajo la férrea censura de la fiscalía y espías del Tribunal Constitucional de la BDR, institución “Aliada” y enemiga de la independencia política de Alemania, encargado, entre otras cosas, de aplicar la legislación penal de “desnazificación” y de punición a nacionalsocialistas: a éstos, a los apologetas del Nacionalsocialismo, y  -traspasando la extensión de la pseudoley contraria a la libertad de pensamiento, investigación y expresión, “extensio in malam partem” – también a los meramente afines, en su pensamiento, a la “Weltanschauung” de cualquier nacionalsocialista, incluidas doctrinas tradicionales anteriores, sirgidas en ámbito católico, y asumida por éstos; de modo que los investigadores que lleguen a conclusiones científicas no “políticamente correctas”, sobre todo en materia de ética política y de historia, conclusiones que sean contrarias a la dogmática y mitología embustera judeomasónica imperante, se arriesgan a sufrir penas, algunas de las cuáles les puedan impedir seguir trabajando en su quehacer de investigación, y acarrear represalias en su vida profesional y de supervivencia (sustento).

Por un lado constato a primera vista rápidamente que dos homilías del Beato, la de 1934 contra el particular y falsamente fundamentado neopaganismo anticatólico y agresivamente antieclesíastico del para los judíos judío Alfred Rosenberg (cf. “Encyclopedia Judaica”, de Jerusalem, en inglés, voz “Rosenberg”, signado como judío), y especialmente otra, de 1941, contra la eutanasia practicada contra los idiotas y enfermos terminales por servidores encubiertos del Estado, fueron utilizadas, ya en su época, y desde entonces, para denostar por entero al Régimen Nacionalsocialista, y,  peor aún, para, en aquel entonces, atacar y derrotar a los patriotas alemanes, juzgando bélicopropagandísticamente que el Beato Obispo estuviese “simpliciter” contra dicho Régimen y contra Hitler, “es decir”, a favor de los Aliados, enemigos del Reich, y sobre todo contra las teologías, filosofía, política y Economía antijudeomasónicas de los distintos nacionalsocialistas a quienes, a su Estado, Nación y Reich declararon la guerra Inglaterra y Francia, a las que se sumó Judeoyankilandia, por declaración de guerra de Hitler en fidelidad a su alianza del Eje Berlín-Roma-Tokio.  Por otro lado me salta a la vista que investigadores que han escrito sobre la actividad del antiguo Obispo de Münster lo ponen como adversario activo de “El Nacionalsocialismo”, hasta el punto de calificar, al piadoso Obispo, de sublevado contra Hitler, el Nacionalsocialismo (sin distinción de variedades internas, ni de la pluralidad de sus militantes, incluidos católicos puros y practicantes) y contra el sistema de gobierno derivado del ideario fundamental o puntos políticos programáticos del Movimiento y el Estado oficialmente guiado por ellos éticamente, en foro externo, menos en los abusos denunciados  por sabios clérigos católicos. En los abusos no incluyo el combate a husserlianos/as, “intelligenti pauca”. Afortunadame otros estudiosos afirman, con razón, que de sublevación nada, y que tánto respetó su subordinación a los Poderes Constituidos, como apoyó expresa y oficialmente (en cartas pastorales propias y otras conjuntas con el Episcopado alemán) la guerra contra los enemigos de Alemania, Europa y la Humanidad, la Gran Guerra, tanto contra los Yankis, ingleses y demás demoliberales, cuanto, y muy radical y vehementemente, contra los bolcheviques y la Unión Soviética, Aliados (de Este y Oeste) demoníacos, a los que siguió llamando expresa y constantemente, hasta el piadoso fallecimiento del prócer, o sea, siempre: “El Enemigo“, por tánto también durante la ocupación invasora Aliada sobre el Reich. Sabedor del internamiento masivo de alemanes en campos de concentración Yankis en Alemania y Francia, reprobó tan cruel proceder (correlativo al de Stalin con los prisioneros de guerra, secuestrados en los gulags, de los que poquísimos salieron vivos, muy maltrechos) que entre 1945 y 46, año del fallecimiento del Beato, asesinó alevosa, premeditada, sistemática y cruelmente a millares de germanos, según un plan de exterminio ordenado por Eisenhower inspirado en el plan judío Morgenthau de “desnazificación” inmisericorde con innumerables personas de Bien, como demuestran las investigaciones de Jaque James, un estadounidense honesto, cf.: http://www.freepdf.info/index.php?post/Bacque-James-Der-geplante-Tod

,el prestigioso historiador Thomas Goodrich, ver un video de su libro “Hellsturm:

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/10/15/hellsturm-tormenta-infernal-el-holocausto-aleman-el-exterminio-genocida-sistematico-en-campos-de-concentracion-aliados-finalizada-la-denominada-segunda-guerra-mundial/

Resumen en español:

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/09/30/tormenta-infernal-epilogo/

y : Michael Mcaughling:

mclaughlin-die-ethnische-saeuberung

 

Europäischer Kreutzzug gehen unseren gemeimsamen Feind und Feind der deutschen Bischöfe, auch gegen den Seligen Bischof Graf Von Galen. Unveröffentliche Aufnahme. Wehrmacht, Artillerie. 1941?. Sammlung "Josefina González Valdayo, Armonía". / Cruzada Europea contra nuestro Enemigo común y enemigo de los Obispos germanos, incluido el Beato Obispo Marqués de Galen. Foto inédita, colección "Josefina ...".

Europäischer Kreutzzug gehen unseren gemeimsamen Feind und Feind der deutschen Bischöfe, auch gegen den Seligen Bischof Graf Von Galen. Unveröffentliche Aufnahme. Wehrmacht, Artillerie. 1941?. Sammlung “Josefina González Valdayo, Armonía”. / Cruzada Europea contra nuestro Enemigo común y enemigo de los Obispos germanos, incluido el Beato Obispo Marqués de Galen. Foto inédita, colección “Josefina …”.

Europäischer Kreutzzug gehen unseren gemeimsamen Feind und Feind der deutschen Bischöfe, auch gegen den Seligen Bischof Graf Von Galen. Unveröffentliche Aufnahme. Wehrmacht, Artillerie. 1941?. Sammlung "Josefina González Valdayo, Armonía". / Cruzada Europea contra nuestro Enemigo común y enemigo de los Obispos germanos, incluido el Beato Obispo Marqués de Galen. Foto inédita, colección "Josefina ...".

Son precisamente esos asesinos en masa extrangeros y EL ENEMIGO, es decir ni germánicos, ni aliados del Reich, ni germanófilos como los Tradicionalistas Católicos españoles (Falangistas y Carlistas y miembros de la Falange Española Tradicionalista… “Partido Único” del sistema franquista), los que ensalzan la figura del Beato, ocultando que los que peor se portaron con él, quienes más le amargaron la vida, y lo humillaron y vejsron más qie nadie fueron ellos, los grandes asesinos en masa, y tiranos miserables. El Gobierno Militar yanki de ocupación, tras la invasión Aliada diabólica, del Reich, ningunearon “materialiter” sacrílegamente, con plena planinicada política de ninguneo) al Obispo. Eso es peor que enfrentársele, peor que discutir con él, o llamarle la atención. Para los “nazis” el famoso Obispo de Münster y Marqués era un personaje de peso, lo temían (reverenciaban en el fondo) y respetaban, a regañadientes, o con la alta consideración que le debía cualquier nacionalsocialista católico. Para los tiranos del Gobierno Militar de ocupación fundamentalmente judía, Von Galen “no era nadie”, lo que decía, sus quejas, ruegos, súplicas en favor y misericordia para sus compatriotas oprimidos, torturados, finalmente exterminados por esa gentuza no eran ni tenidas en cuenta, ni contestadas. Eta el absoluto desdén, ninguneo, abandono, silencio administrativo, “muerte social” frente a los soberbios dictadores extrangeros y enemigos criminales despiadados. La población pasaba hambre, el Muy Reverendo Padre holandés Warenfried Van Straaten, O.P., a quien conocí personalmente en Sevilla, a quien saludé, me abraxó y con quien conversé en alemán,  en una visita que hizo a la Parroquia, rica, hispalense de Nuesrra Señora de los Remedios, comenzó su labor ingente de beneficencia recogiendo bíberes para los alemanes que desfallecían de hambre en la inmediata postguerra. Mucho plan Marschall para reconstruir edificios.e infraestructuras “muertas”, y mucho plan judío Morgenthau para aniquilar en gran medida y de mala manera a los seres humanos alemanes. Repito, por si no se quieren enterar los atontados alemanes hodiernos, que gracias a Dios no son todos mis germánicos compatriotas de espíritu, pues sigue habiendo preciados camaradas míos en esa tierra de héroes, sabios, guerreros y Santos: QUIENES PEOR SE PORTARON CON ÉL FUERON LOS ALIADOS DEL DIABLO Y GOBERNADORES MILITARES OCUPADORES DE ALEMANIA Y CRIMINALES DE ANIMO Y ACCION: “EL ENEMIGO”, no “los nazis”. ¡Alemanes, os juro (que excepcionalmente permitiráme Dios jurar esto) que, si no quedara ya un solo alemán vivo, heredaría vuestro deber y nisión de venganza, en cuanto me alcancen mis fuerzas de perrito a los piés de un Santo! Más aún, mis palabras os las regalo como dardos encendidos, para que los dispareis a “El Enemigo”, y os las digo en español, “liebe Waffenbrüder”, para que entendais que un alma que habla español os expresa, en esta lengua ínclita de aguerridos Santos, Conquistadores intrépidos y héroes, un corazón que late por vuestra sagrada Patria, como si fuera la mía propia.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

A la campaña del Este, TODO el Episcopado Alemán la declaró y denominó constantemente “Cruzada“, véase, p. ej. la siguiente Carta Pastoral colectiva del Episcopado alemán:

http://hirt.brief_fulda

[El Presidente de la entonces “Fuldaer Bischofskonferenz” era el Cardenal Adolf Bertram, Arzobispo de la Archidiócesis de Hildesheim y Obispo Príncipe de Breslau, título que pertenece a un mundo ya aniquilado por la modernidad deuda de la Revolución. En nombre propio y del Eñiscopado alemán, el 14 de Enero de 1935, condenó la despenalización del aborto deliberado en el caso de peligro para la vida de la embarazada, de proseguirse el embarazo; pero el Episcopado no deslegitimó al régimen en sí, sino dicho abuso.   Sus Cartas Pastorales son ejemplares ( Cf.  Zusammenfassung-Hirtenbriefe-Bertrand)  .                 A través de su prebendado y encargado Profesor Presbítero MRP. Konrad Algermissen, combatió los errores del oriundo judío Rosenberg y los que predicasen cualesquiera nacionalsocialistas o no. Cf. https://ricardodepereablog.wordpress.com/2019/06/25/hochwurdiger-herr-profesor-foktor-mons-konrad-algermissen-nietsche-und-das-iii-reich-celle-fruher-hannover-1946/ . Sobre la vida y labor del Prelado, también en el período nacionalsocialista salió un libro muy instructivo en 2015:

  ]

En ese documento colectivo del Episcopado alemán  se expresan las lógicas quejas que la propaganda mendaz suele atribuir sólo a Von Galen. Es cierto que ningún otro Obispo germano protestó contra la eutanasia y otros abusos gubernativos, en sermón ante el público católico (1 hubo del Beato, en 1941, enseguida divulgado por el mundo), y esto distingue al Prelado, de los demás Obispos germánicos; sinembargo su homilía contra la “religión” inmanentista de Rosenberg (apellido inconfundiblemente ijudio) y su neopaganismo, que aseveraba que opuestos a la mente y Civilización aias estaban el judaísmo y el Cristianismo como producto puramente humano judío, ni fue la única episcopal, ni la única presbiteral, ni la más analítica, ni la más fuerte. El  tradicionalista, enérgico Obispo Residencial de Rottenburg, Johannes Baptista Sproll,

SER Mons. Sproll. Bild aus dem Stadtsarchiv…

401|520|Unbekannt|Bischof Sproll (1870 – 1949) soll seliggesprochen werden. …

a quien sus críticas doctrinsles costaron el exilio,

(pero no por rebelión ni contra el Estado , ni contra el Régimen político nacionalsocialista al contrario de lo que pretende el autor de ese libro. Una cisa es insumisión expresa a errores o herejías, rechazo de la imposición del sinencio tespecto de ellas y los autores estríctamente individuales de ellas, y otras son sedición y rebelión respectivamente.

y el jesuita  Alfred Delp

El Muy Rvd°. Padre jesuita Alfred Delp, ante el Tribunal estatal “volksgerichtshof”) nacionalsocialista que lo juzgó en Munich, por encubrimiento de los preparativos del atentado contra el Führer, de 20 de Julio de 1944. El Magistrado lo condenó a muerte pir horca, al hallarlo convicto del crimen de alta traición. Se dice que le fue ofrecida luego, por la Gestapo,  la amnistia o libertad, a cambio de que se saliera de la Compañía de Jesús, Orden o congregación de frailes a la que pertenecía, oferta que declinó. Seguramente sus muy anteriores críticas a la parte mala de la doctrina de Rosenberg no sirvieron a favor de su imparcialidad ante el Régimen político nacionalsocialista y su sumisión efectiva a los Poderes Constituidos políticos y militares. Fué ahorcado en Berlín, el 8 de Diciembre de 1944 (Día de la Inmaculada Concepción) en ejecución de la pena impuéstale por el estricto juez Roland Freisler.

El prestigioso juez Roland Freisler, profunda y bastamente denostado por los Aliados y los adeptos a la Revolución y al “Pensamiento Único” impuesto por la masonería judía y sionista. Foto tomada durante el proceso penal contra los acusados en relación al atentado criminal y asesino (costó vidas) de 20 de Julio de 1944, atentado delincuente letal, ensalzado por los Aliados y sus lacayos mentales, quienes ponen de héroes a los traidores, asesinos, criminales, porque para todos ellos “el fin justifica los medios”. Los canallas de la BRD, siervos de El Enemigo, se cebaron cruel y sádicamente contra la pobre viuda del valeroso y leal funcionario. Los mandamases de la siempre humillada Alemania denegaron a la mujer la pensión de viudedad, por la cuál hubo de librar durísimos litigios contenciosos que finalmente fanó, gracias a la rectitud de los supremos magistrados, que no se arrodillaron ante la sala de la pseudojusticia colectiva y antifamiliar judía, por la cuál los “pecados” y responsabilidad derivada de actos (mal) considerados criminales la hereda la familia del que dogmatizan delincuente. Honor y honra a Vos, grandes Jueces libres. Tras la victoria de la viuda, los perversos legisladores dispusieron que, en adelante, de los funcionarios que fuesen convictos de nacionalsocialismo o fascismo germánico, no existiese derecho familiar alguno a reclamar pensionamiento. Maldita vuestra estampa.

(en la revista Chrysologus) hicieron las más agudas, amplias y críticas manifestaciones oficiales contra las tesis doctrinales heterodoxas de Rosenberg, como predicadores Ministros Públicos de la  Iglesia, y el Vicario Catedralicio (“Domvikar” = “Canónigo Decano del cabildo Catedralicio”) de la Archidiócesis de Hildesheim y Profesor en el Seminario Conciliar de allí, el Ilm°. y Rvm°. Sr. Konrad Algermissen, escribió un libro de crítica a “El Mito…” de Rosenberg: “Germanentum und Christentum, …”,  prohibido, según se dice,  por la Gestapo, como algunos otros de sus libros, lo cuál no hay quien, con un poco de seso, se mo crea, porque la obra cuya portada aparece en foto es de la segunda efición, del 39, y aparecen numerosos ejemplares esparcidos por el territorio de los germanoparlantes, lo que demuestra que no hubo intervención drástica y conficatoria policial como es la propia de la eficaz Gestapo. Alhermissen no fue jamás represaliado.

Otros Oispos, como el Marqués de Freysing protestaron contra la eutanasia planificada, de que tuvieron noticia cierta, e intervinieron personalmente ante las instancias políticas pertinentes, optando por un modo inmediato, personal, más posiblemente persuasivo, reservado y discreto de queja, (pero oficial) pensando que ése era el mejor y más eficiente método para obtener alguna satisfacción. No obstante he ahí la Carta Pastoral que demuestra que no guardaron silencio en público, y todos juntos hicieron ese acto oficial y divulgado de reprobación de ALGUNOS injustos procederes estatales o de responsabilidad de funcionarios. Fueron solamente dos sermones los reprobadores de actividades organizadas por el Gobierno, a saber; en 1934 y 1941, el primero contra la anticatolicidad propagandística intelectual y agresiva de Rosenberg (apellido judío)  con su ideario y coherente planificación “educacional” estatal; y el segundo contra la eutanasia sistemática de imbéciles. ¡Dos, sólo dos veces, en los 12 años… de gobierno hitleriano!. El resto del Apostolado del Obispo Marqués fué el mismo que el de sus paisanos episcopales y por los mismos motivos de prudencia y eficiencia, o en evitación de una probable reacción de cólera y por ella represalias precísamente contra las víctimas. Así le aconsejaron que hiciera respecto de los judíos, éstos mísmos y sus rabinos. Parece ser que al Cardebal de Hildesheim y al de Colonia les propuso más directas y abiertas manifestaciones en público (quizá al estilo de sermones ante auditorios populosos) contra los abusos de funcionarios, pero, al negarse ambos purpurados, el beato no se atrevió a hacer él solo las cosas que proponía hicieran varios simultáneamente.]

ghttp://vimeo 143104226 w=640 h=490

Cripta de Santa María en Bethen, Oldenburger, lugar de peregrinación del Beato con Galen. Ahí se hallan grabados en lápidas marmóreas los nombres de los Caídos por Dios y por la Patria Germana de 1914-18 y de 1939-45, del “Landa” Oldenburger; no sé si también alguno de la Legión Cóndor fallecido en combate en la Cruzada de 1936-39 en España.

Reliquia del Beato Cardenal Obispo de Münster Marqués de Galen, en la Cripta Capilla memorial de los Caídos por Dios y por la Patria, de Oldenburg, en la iglesia parroquial de Bethen..

El Beato con Galen no es el único en sufrir las acusaciones de inducción o aprobación respecto de homicidios masivos considerados asesinatos, por los genocidas pasivos pacifistas. He ahí una imagen del Cardenal Mercier frente a los iracundos soldados protestadores germanos.

No sólo no se opuso al Régimen monárquico (un sólo Jefe supremo civil y militar) nacionalsocialista, sino también lo consideraba legítimo como tal , aunque advirtió homiléticamente de la validez de la premisa mayor, de por sí genérica, A LOS GOBERNANTES INDIVIDUALES,  premisa que consistía en que: “Las personas físicas (como los regimenes, oficiales, u oficiosos, obstinados en, por principio, gobernar contra el Derecho Natural, no tenían legitimidad moral, Autoridad, o la perdían”, lo que no implica que no pudiesen recuperarla tras corregir la mala conducta aludida. Dada la actitud episcopal y oficial del Beato ante los funcionarios, interpreto que hacía una advertencia a los gobernantes que obraban contra la Ley Divina Natural, y planeasen hacer el Mal, conminándolos a que rectificasen si no querían permanecer sin Autoridad; es decir, podían recuperarla, si hacían caso a las denuncias de la Iglesia,  en esta materia de Derecho Natural, conocido y predicado por la Iglesia de Cristo. Al mismo tiempo, en su magisterio episcopal ordinario, acorde con el solemne pontificio en declaraciones dogmáticas y Encíclicas (Syllabus, Le Sillon, etc.), retenía absolutamente ilegítimos e insubsanables, o sea, de por sí contra el Derecho Natural, a los regímenes liberales  autodenominados “democráticos”{que de democráticos no tienen nada y eran y son oligárquicos como sostienen fascistas y comunistas [el M.Rvd°. Padre Taparelli D’Azeglio, S.J., los denominaba “ordini rappresentativi“, y los fascistas “regimi plutocratici‘) (incluidos algunos llamados soclalistas y los marxistas)}. Ello a pesar de tener el Beato a un hermano monárquico tradicionalista católico, internado en un campo de concentración, sin que yo conozca protesta del Obispo en ese caso tan íntimo para él. Personalmente, en coherencia con su educación privada  monárquica tradicionalista, el Régimen Nacionalsocialista no sólo le resultaba legítimo, sino también debía retenerlo cual uno de entre los mejores, por su índole monárquica y estríctamente jerárquica.

Sus reclamaciones eran legítimas y dentro del ordenamiento jurídico estatal nacionalsocialista. Su denuncia de actos eutanásicos fue interpuesta ante la Abogacía General del Estado, por tanto respetando especialmente el ordenamiento jurídico del régimen y del Reich, y la máxima instancia del Führer.

1936
Vergleich der täglichen Lebenshaltungskosten für einen Erbkranken und für eine erbgesunde Familie. Es wurde in der NS-Zeit zu Schulungszwecken verbreitet.
Systematik:
Geschichte / Deutschland / 20. Jh. / NS-Zeit / Rassenpolitik / Vererbungslehre

Inhumana propaganda de la política estatal contra la manutención de los subnormales.

En cuanto a las detenciones y presidio de Clérigos de su Diócesis, hizo lo obligatorio para un Obispo Residencial: quejarse de que fueron detenciones sin comunicación –  ora al respectivo Obispo Residencial, ora al Frayle, o monje, Superior canónico pertinente –  de los motivos legales de las mísmas, comunicación que era deber del Estado, merced al Concordato entre el III Reich y la Santa Sede y viceversa, el cuál fue elaborado con participación, no la principal, del propio Obispo y del entonces Nuncio de Su Santidad Pío XI, cabe Alemania, Mons. Eugenio Pacelli, después Pío XII (que ese sí que era o se hizo democristiano, apoyando la campaña electoral a favor de la “Democracia Cristiana“, en Italia, a través del predicador Padre  Giuliani). Fué Eugenio Pacelli, además, cual Cardenal Secretario de Estado de SS. Pío XI, quien varió, endureciéndolos innecesariamente, y poniendo en mayores dificultades a la iglesia alemana, los juicios que de los máximos gobernantes nacionalsocialistas hizo el Cardenal Faulhaber, en un informe substancioso y equilibrado que debía servir de borrador para el texto definitivo de un documento pastoral papal que ni se esperaba que fuese una Encíclica (documento de muy alto rango), ni que fuese la primera en alemán: “Mit brennender Sorge”.

Los Principales del Régimen, en sus postrimerías (y antes también), el propio Hitler, etc. autocriticaron su “proceder de algunos actos de gobierno”, su propia política, advirtiendo “errores” cometidos. Nosotros, los católicos, criticamos a católicos y no católicos, pues, “errare humanum est“, y delitos contra la Ley Natural penal los cometen personas de cualquier religión, e irreligión, sin que por ello deban ser juzgados como crímenes de la sociedad u organización religiosa a que pertenezca el delincuente. La autocrítica es , en cuanto tal, legítima, y a veces indispensable para corregir y mejorar.

Ciertamente detener e internar penalmente a Clérigos, sin notificar, a sus respectivas Autoridades Eclesiásticas competentes, el hecho y los motivos legales de tales acciones contravenía el Concordato y las leyes nacionalsocialistas aplicables en tales casos, así como su ordenamiento jurídico. Es un hecho, no una opinión.

En cuanto a las críticas exegéticas, de Historia, arqueológicas, dogmáticas, teológicas y derivadamente políticas a la ideología del oriundo judío Alfred Rosenberg, fueron publicadas casi simultáneamente por todos los Obispos Residenciales alemanes.

Es una leyenda falsa la que los historiadores alemanes que se ocupan del tema sostienen, sin fundamento, de que el Obispo de Münster fue “el responsable” de la publicación de dichos “Estudios …” . Fué quien la salvó de no llegar a efectuarse, en un determinado momento al menos, lo cuál es muchísimo. Fue el salvador del hecho de la primera publicación oportuna, que facilitó la decisión de cada uno de los restantes Obispos Residenciales alemanes (diocesanos y archidiocesanos) valientes, de publicar cada cuál en su diócesis, o archidiócesis, el texto, o parte de él al estar en proceso de reelaboración, con varias versiones, hasta inclusive 1935, pues el único Obispo que primero asumió la responsabilidad de dar su permiso positivo para la primera publicación de lo hasta entonces listo para publicarse, de dicha obra, fue, parece que espontáneamente, el beato, permiso (actuante a la manera de mandato) para publicar el primer texto ya listo, del libro.  Es cierto pués, y es un hecho relevante, capital, y tal vez indispensable para el éxito de la empresa  mérito del beato, que la primera edición salió como anexo oficial del boletín oficial de la Diócesis de Münster, porque el Arzobispo de Colonia, el Cardenal Schulte, en el último instante retiró su permisión para que se publicara el cuaderno en su Diócesis, pero la edición, que hubo y se hizo por iniciativa oficial del Obispo coloniense, seguía siendo públicamente responsabilidad, de un acto reciente, del Obispo Residencial de Colonia, a través de su Vicariato general, “Domvikar” Josef Teusch, también Director de la “Abwehrstelle gegen antichristliche Propaganda, des Erzbistums Kóln” ( “Oficina Defensora contra la Propaganda anticristiana, del Arzobispado de Colonia”). Bajo el impulso y auspicios del Cardenal Schulte trabajaron secretamente los científicos elaboradores del extenso documento, todos de la Universidad de Bonn, perteneciente, “ratione loci”, a la jurisdicción eclesiástica y territorial de la Archidiócesis de Colonia.

Después de aquella primera publicación, oficial de la Diócesis de Münster, las sucesivas, más completas y más abundantes de ejemplares fueron las expresamente oficiales de la Archidiócesis de Colonia, por cuanto, también de las distintas publicaciones de sendas ediciones (la primera, y las siguientes con contenidos ora continuativos, ora ampliados), en los mismos años 1934 y 1935, fue el Obispo Residencial de la Archidiócesis  de Colonia, el a la sazón Arzobispo de Colonia, Cardenal Schulte, el canónica y civilmente responsable, permitiendo por lo menos “de facto” (con su valor jurídico consentido) que siguiera constando, en dichos libelos, que se publicara que la edición la había hecho el “Vicariato Arzobispal” (“Herausgegeben von dem Erzbischöflichen Generalvikariat“)(sic), sin poner a qué Vicariato General Arzobispal se refería, y haciendo constar, en la portada, en rústica, que se trataba de un “Expositor Eclesiástico para la Archidiócesis de Colonia” y un “anexo oficial” [intrínseco] del mísmo. Aunque no se especificase de qué  Archidiócesis era el Vicariato General arzobispal autor de la edición múltiple, se ha de suponer que fue el de la Archidiócesis de Colonia, porque la imprenta Bachem, que imprimió los sucesivos textos que compusieron los “Estudios”, se hallaba en la “Hohe StraBe” de la ciudad de Colonia, e imprimía los escritos oficiales de ese Arzobispado.Cuando los Obispos Residenciales de sus respectivas Diócesis (no Archidiócesis) ponían en la portada, en rústica,  “Hoja Eclesiástica para la Diócesis de …” (por ejemplo Münster),o bien “Hoja oficial del Obispado …”(por ejemplo Berlín) [“Amtsblatt des bischöflichen Ordinariats Berlin”], a pié de la segunda página aparecía que la publicación era editada por la instancia arzobispal aludida y en la forma que literalmente he citado en alemán. Así que entiendo que fue el Cardenal Arzobispo de Colonia, Su Emcia. Reverendísima el Cardenal  Karl Joseph Schulte, como Obispo Residencial de la diócesis Archidiócesis coloniense  quien se puso rotunda, oficial, pública y expresamente al frente de la edición en todas sus publicaciones, como único (con su Vicario General, “Alter ego” canónico de su Arzobispo) editor, y, por tánto, único responsable oficial, a todos los efectos, de las ediciones modificadas consecutivas, todas publicadas en la mencionada forma. (Cf.  Lucia Schertzberg, Artículo “Katholizismus und völkische Religion”, págs. 300 304, en el libro, de AAVV

El Cardenal Schulte, fallecido de un ataque cardíaco durante el genocida, demoledor de monumentos espléndidos y crudelísimo bombardeo Aliado judeoangloyanki, con bombas de máximos suplicios y aniquilamiento, al fósforo, del 11 de marzo de 1941, contra la población civil y ciudad de Colonia. Príncipe prudentísimo y de aguda inteligencia, parece haber sido de carácter reservado, discreto, preferiblemente silencioso, y más bien retraido, lo que, por ignorancia inducida por los prejuicios que la propaganda judeomasónica ha logrado introducir en la literatura de los historiadores alemanes (al menos la mayoría de ellos), lo hace aparecer como polo opuesto al Beato y a la actitud extrovertida de éste, con sus “galénicos” solemnes reproches al Gobierno Nacionalsocialista dorigidos contra algunas actuaciones contrarias a la Doctrina e Historia favorable, ambas de la Iglesia, y al Concordato. No es así, en cuanto el Cardenal y Arzobispo, Obispo Residencial de colonia, Monseñor Schulte, tras ser el primero en haber escrito y publicado una Carta Pastoral propia el 1 de marzo de 1934, semejante a la posterior del Obispo de Münster de 26 del mismo mes, ambas reprobando el neopaganisno anticristiano y la concepción de la Sangre como ídolo (calificativo enjuiciador magisterial y teológíco católico de la Santa Sede, ya en Febrero de aquel año 1934), quien, de los obispos germanos,  primero predicó en documento público canónico magisterial de alto rango diocesano (Carta pastoral) sobre los postulados de Rosenberg, y fue el Obispo con jurisdicción, puéstose enseguida de haber retirado puntualmente el permiso de publicación, a la cabeza de  toda la edición y su progresivo perfeccionamiento e impresiones en la imprenta coloniense Bachem, al igual que  presidió de hecho moralmente el fenómeno de las publicaciones. salvo en el primer acto de publicación como escrito oficial diocesano (Diócesis de Münster) y a pesar de la retirada coyuntural, y deliberadamente  sin efecto, gracias al susodicho  paso valiente del Beato. La aludida  retirada  del permiso necesariamente se entendía revocada, al publicar el propio Ordinario de la diócesis archidiócesis  de Colonia, el texto, en consecutivas ocasiones o hasta publicarlo también mejorado, ampliado y completado. La crítica, y multidisciplinar, científica, y, en términos absolutos, la de más solemne (:jurídicamente pública canónica diocesana archidiocesana a mano de un Cardenal), la más profunda, extensa, duradera, perpetua, grave, valiente o temeraria y arriesgada, en público que se hizo a la doctrina de un gran jerarca político con mando, de la vanguardia nacionalsocialista y parte esencial y preeminente de la poderosa, marcial y expeditiva cúpula hitleriana, así como a gran parte esencial de su obra intelectual política, la encabezó y desarrolló, en responsabilidad canónica, civil y de prestancia moral, del modo aquí descrito, Su Eminencia Reverendísima Monseñor Schulter, contra una doctrina errada, de metodología errada y deficiente, acientífica, anticristiana y antieclesiástica, o sea, falsa, deficientemente generada en el método (pseudocientífico, ensayístico), y anticatólica, en este caso no contra  la apreciación y conclusiones rosenbergianas (opinables y asumibles por católicos como yo) de  la Raza Arionórdica como LA raza única protagonista, por co-motivos materiales biológicos raciales, única genial en extremo e inspensable para la eficacia del genio único o fundante de todas las Civilizaciones humanas, sino contra la idolización de la Sangre Arionórdica, la negación de toda posibilidad de sobrenaturalidad de la Iglesia, su Fe y sus Sacramentos, y por la identificación de la catolicidad como elemento de base puramente humana judía, y de esencial pastoral fundamental projudía, parcialmente pro cultura humana religiosa judía, y como iglesia católica adoradora de un dios único obscuro, antitético a la luminosa divinidad de culto atribuido a los arionórdicos ancestrales, lo que implicaba una función espiritual y anímicamente judía y esencialmente opuesta a la Civilización, religiosidad y espiritualidad típicamente nórdicas, siendo así que la consecuencia lógica y política de tan falso y atroz postulado “judío” rosenbergiano tenía que ser, por la mísma ley indefectible natural política, social y personal de la lógica, combatir, el Ario honorable, a la Iglesia, para erradicarla del pueblo alemán y nórdico, al igual que a los judíos o retenidos (sin base científica) racialmente (en sentido mendeliano) tales, y resultando que, al argumentar Rosenberg teológica y exegéticamente contra la Iglesia, la puesta de su libro principal, en el pontificio “Indice expurgatorio de libros prohibidos” tenía un “a fortiori” a su favor, en comparación con otros heterodoxos que no escribían directamente contra la Iglesia, ni entraban en exégesis bíblicas de interpretación gravísimamente errada del Cristianismo.

Nada moderno ¿Verdad? Parece que fuera OTRA Iglesia, pero no, era: LA Iglesia, también allende ese nonbre, lo que no pueden decir con verdad los modernistas e infectos por el pseudohumanismo de la Revolución, que son muchos de los que ahora ni son ni se visten así, pero ocupan tan venerandos cargos eclesiásticos

[Nota intercalada

Permítaseme poner de cierta relevancia un detalle. La denominación de “Kirchlicher Anzeiger” (= “Manifestador Eclesiástico”) no ha vuelto a ser usada para ninguna otra publicación de instancia alguna de la iglesia alemana (salvo en la Archidiócesis de Hildesheim, y todavía no sé si en más; me consta por ahora sólo su existencia para los años de 1951 a 1965), en cambio “Amtsblatt” (=”Hoja oficial”) se usaba y se usa para nombrar lo que en españa llamanos “boletín oficial”. Esta denominación otorga al contenido del escrito publicado bajo ella la máxima oficialidad. No la adoptó el Cardenal Arzobispo de Colonia, como algunos otros, pero sí el de Berlín, Capital del Reich, y el Obispo de Münster.]

Es sabido que el propio Hitler manifestó, en distintas ocasiones, que lo expuesto en “El Mito…” era opinión privada del autor, no doctrina oficial del NSDAP.

Las demás quejas de la Iglesia, y del Papa, se circunscribían a actividades inmorales y a  infracciones civiles del Concordato, las cuáles iban contra el Estado, la Iglesia y derechos naturales de los así injustamente perjudicados. Los procederes censurados eran errados, injustos, perjudiciales para el Régimen, para el Reich y para la Iglesia, o sea, para personas cuyos legítimos derechos fueron vulnerados por actos concretos. Ni Hitler, ni la Iglesia, impugnaron ni el Concordato, ni las leyes estatales nacionalsocialistas, ni mucho menos la doctrina oficial y Régimen político del Partido y del Estado alemán y del Reich, ni criticaron la participación de Alemania en la Guerra, ni la guerra misma contra los demoliberales y los marxistaleninistas (judeobolcheviques). El Beato Obispo Marqués von Galen (luego Cardenal además), así como su familiar el Obispo Marqués von Freysing (también hecho Cardenal, tras la Gran Guerra), y otros, han de ser considerados ni más ni menos que como “críticos constructivos” del Estado Nacionalsocialista, en modo alguno como opositores al NSDAP, al Régimen, ni a sus principales empresas civiles y militares históricas, considerando al Estado y Pueblo alemanes como grandes benefactores de la Humanidad, también y especialmente en su Cruzada bélica contra el Bolchevismo. Más todavía, repito que la legitimidad que todos los Obispos germanos reconocían al Régimen Nacionalsocialista, se la negaban a los regímenes políticos liberales, y a los comunistas, o sea, a los a sí mísmos denominados “democráticos”.

Zwei Völker, ein Krieg! Juden raus! .

https://player.vimeo.com/video/143104226“>http://

Este vídeo me ha sido escamoteado probablemente por influencia de la ADL dependiente de la Logia judía sionista anticristiana, bajo su plan liberticida projudío y antinacionalsocialista, pero sobre todo anticatólico contra el verdadero Catolicismo Contrarreformista. Nosotros les gritamos: <<DER SIEG WIRD UNSER SEIN!>>.

Claro está que el Pensamiento y Pastoración episcopal católicos genuinos de la iglesia auténtica que es Aquélla, no “le entra en la cabeza” a los “aggiornamentisti” protestantizados y discipulos de la mente pseudohumanística chusmista de la Revolución.

En cuanto al Cardenal arzobispo de Munich, Faulhaber, pensador y predicador libre, el personaje episcopal más respetado, reverenciado y temido del Reoch, por todos, las interpretaciones no pueden ser más dispares: los unos lo ponen de ecuánime, crítico en justa y audaz medida, y leal al régimen y al Reich, si bien primero a la Igkesia, “A Dios lo de Dios, al César lo del César”: los otros, entre ellos el judío mentiroso, benedictino, Anselm Reichhold, lo pone de principal bastión eclesiástico contra el Nacionalsocialismo y su régimen. Es un falsario sectario y acientífico, cf. http://www.gavagai.de/Buch/zwk/HHBZW02.htm

Cardinal Faulhaber

El Cardenal Arzpbispo de München Su Eminencia Reverendísima Mpns. Dr. Michael Faulhaber, Tradicionalista Católico Tridentinista. Nada de falsa “Igkesia catókica” denoliberal, de de los rooseveltianos dogmáticos denominados “Zerechos Humanos”, ni ecume ismo en vez de misionerismo de la verdadera Fe Cristiana, la Católica sin las veleidades de un klamado Concilio Vaticano II, que, al declararse estúpidamente disciolinar estricto y esclusivamente tal, es canónicamente abolivle, como todo lo disciplinar fuera de “El Derecho Constante” de la Igkesia. No puede ser juzgado con acierto por los herejes que conservan el huero título de católicos y ocupan, copan la actual fáctica jerarquía o jefaturas eclesiásticas, y son demoliberales o de la también condenada solemnemente por San Pío X “Democracia Cristiana”, Por entonces su fundador presbítero Luiggi Sturzo estaba susoendido “a divinis”, como su precedente francés Lammenais en su etapa final de vida. Ambos heterodoxos eran enenigos de la Igkesia y de los tridentinistas y no protestantizados como lo está casi todo el clero de la infortunada época en que tenenos la desdicha de vivir.

 

 

Carmelita Beato Titus Brandsma, hombre de profunda piedad cristiana, Rector Magnífico de la Universidad de Nijmerga. De él si puede decirse que fuéramos un enemigo acérrimo, insurrecto y opositor al Régimen y leyes de deportación de “judíos” católicos de Holanda. Ni que decir tiene que ante el grito de “¡Que viene el lobo” los judíos judaísta y los incrédulos “se convirtieron” repentinamente y en masa al Catolicismo, usando presumible y externamente a la Iglesia como escudo o parapeto de sus sectas anticristianas, si bien la mayor presunción ha de estar a favor del sospechoso y del reo. Pero se estaba en guerra de los judíos contra el Reich y contra la Civilización cristiana, y la reclusión preventiva de los sospechosos era militar y policialmente prudente, aunque con intervención prioritaria judicial, que en tiempo de guerra era obviada por motivos de urgencia en el desarrollo de la estrategia y tácticas de Seguridad interior y exterior. Conspiró abiertamente contra la libertad y potestad del Reich para publicar en periódicos holandeses escritos a favor de éste. Su condena del Nacionalsocialismo no hizo distinción entre nacionalsocialismo católico o de católicos, como el entonces Coronel de las SS León Degrelle, y los Nacionalsocialismos particulares contrarios a la Ética y a los Derechos fundamentales de la Iglesia católica. Hizo no obstante bién en difundir la Carta Pastoral de los Obispos Residenciales holandeses, expresando su desacuerdo con que los católicos a los que el Régimen, según criterios raciales anticientíficos, consideraba judíos.  E hizo bien con oponerse a que los niños judíos fueran excluidos de las escuelas católicas. Sólo por eso merece la Beatificación. En todo caso se trata de delitos tipificados en la legislación penal naturalmente legítima del Reich, actos constatados por la Autoridad policial como “in flagranti delicto“, y con acusado libremente confeso, lo que en circunstancias de emergencia bélica de subsistencia del Estado y sus súbditos, puede dar lugar a juicios sumarísimos, Consejos de Guerra del mismo tipo (para militares con labor de guerrilla, espionaje, o sabotaje), y a la asunción policial de la función judicial extraordinaria urgente. Los delitos “in flagranti” en el frente de guerra se penan incontinenti. La Gestapo intentó cortésmente (¡Cortés, respeuosa, gentilmente ¡Ni más ni menos que la rigurosa e inflexible gestapo!) en vano persuadirle de lo erróneo de actitud en cuanto a que respetase la jurisdicción del Reich para publicar a favor de su Régimen político y política de guerra, en la prensa holandesa. A pesar de.la parte equivocada de su labor, su posición contra la eutanasia y .contra la deportación de católicos ciertamente no judíos, o de no reciente (y dudosa) conversión justifica lo principal de su evangelización y debería haber hallado clemencia en cuanto a la punición de sus delitos. Por otra parte es un error muy dañino aplicar tormentos espiatorios y la pena capital a hombres eminentes en Humanidades, o Ciencias Empíricas, así como a profesionales de altos y muy útiles oficios, como médicos, ingenieros, etc.. En tal sentido el campo de internamiento y trabajos forzosos, pero adecuados a la especialidad del convicto era lo política, social y humanitariamente adecuado; sinembargo lastimosamente los funcionarios represivos no estuvieron a la altura, máxime si entre ellos se hallaban protestantes, o incrédulos, a menudo anticlericales.

OBSESIONES CONTRAPUESTAS EN ALEMANES QUE SE DEDICAN AL ESTUDIO DE LA ACTITUD DEL BEATO FRENTE AL NACIONALSOCILISMO Y SU ACTUACION ESTATAL Y ACTOS DE ABUSO DE PODER DURANTE EL CORRESPONDIENTE PERIODO: 1) LA OBSESION POR PRESENTAR AL BEATO COMO ADVERSARIO DE HITLER Y DEL REGIMEN NACIONALSOCIALISTA; 2) LA OBSESION POR PRESENTARLO COMO COLABORADOR DEL REGIMEN (Por supuesto que la Iglesia alemana, sus Obispos y abades y Priores, la inmensa mayoría del clero, y de los seglares colaboraron con el Estado, su Régimen político y su actividad en la sociedad, casi toda en parte católica, en parte luterana llamada “Evangélica”, y casi todos formaban un pueblo unido en la tierra por la Patria, la Civilización y contra la Revolución del Mal. Aquella era una Iglesia Tridentina, contrarreformista, la alemana, la Romana y la mundial, y todo juicio moderno antitridentino y democratista de inspiración doctrinal y espiritual judeomasónica es pura podre).

LOS MAYORES ENEMOGOS DE TODOS Y CADA UNO DE LOS MIEMBROS DEL EPISCOPADO, PRESBITERADO, DIACONADO, CLERECIA, ASPIRANTES AL CLERO Y LAICADO CATOLICOS ALEMANES DEL III REICH Y DE LA ALEMANIA INVADIDA Y OCUPADA POR LOS ALIADOS DEL DIABLO: No fueron sólo éstos, coetáneos de sus víctimas, sino también los posteriores y los hodiernos, camaradas religiosopolíticos de aquel “El Enemigo” y que son miembros de las generaciones actuales de “El Enemigo”. A éste pertenecen los alemanes alineados con los miembros extrangeros de “El Enemigo” de Alemania y de toda Germania.  Son “los enemigos internos” de la patria germánica, especialmente “los enemigos internos de la Iglesia” (expresión técnica magisterial semne de San Pío X). A este enemigo actual de aquellos Obispos e Iglesia genuina toda, pertenecen la inmensa mayoría de los historiadores e investigadores alemanes  que versan sus trabajos sobre el III Reich y la Iglesia Católica del Reich. Estos hipócritas [salvo algunos que censuran abiertamente como malos, en cuanto “conservadores” (“Konservativen”, en lenguaje “democratista”), o sea, tridentinistas] elogian a aquellos Obispos y demás católicos germanos, y fundan el elogio en apreciar cualesquiera actos episcopales, prebiterales, clericales, o seglares, contra el Nacionalsocialismo (en realidad Nacionalsocialismos concretados por sus respectivos intérpretes y adeptos); pero ocultan que condenan y desprecian el “Conservadurisno”, es decir, el Tradicionalismo y tridentinismo, de aquellos católicos; odian su latín, sus ceremoniales y rituales, sus vestidos clericales bellísimos, su clasicismo cultural, su disciplina o antiguo Derecho Canónico, su misionerismo esencial y necesariamente opuesto al ecumenismo y “Communiatio in Sscris” condenada por Ssn Pablo y practicada oficial,propagandística y reiterada o habitualmente por Woytila con título de papa. Estos elogiadores de aquéllos, son, en mucha mayor medida y mucho más grave y orofundamente, aborrecedores de la cstolicidad genuina y Tradicionalisno cstólico teórico y práctico de aquellos católicos, sobre todo de los Obispos todos, que vivieron a la sazón. Sus palmeros antinacionalsocialistas son parte integrante de “El Enemigo”, el principal, son esencial y radicalmente enemigos de aquéllos. Si estos malignos, falsos católicos, infiltrados en el aparato externo de la Iglesia, tuvieran bajo su imperio a las personas de aquellos cstólicos que hipócritame encomian, los hostigarían, reprehenderían, aislarían, impedirían su acceso al Clero o integración en éste, les negarían pues, toda candidatura al Sacerdocio Católico y, “a fortiori”, toda promoción en la Iglesia, cualquier jefatura o cargo de jerarquí, todo título y dignidad eclesiásticos, se opondrían a su pastoral, y, lo que es lo peor: A DU SITENTICA CATOLICIDAD. Ningúna de aquellas personas habría sido clérigo, ni obispo, ni cardenal. Pío XII, en la inmediata posguerra nombró Cardenales aVon Galen y Von Freysing, no por su cstolicidad y “conservadurismo”, sino por sus críticas a nacionalsocialistas destacados, para hacer, a aquellos Obispos, símbolos de antinacionalsocialismo, símbolos de una oposición propagandísticamente inflada por los Aliados a que de hecho pertenecía mental y prácticamente Pacelli ya en el solio pontificio y conspirando política, activa y secretame te contra el Eje, secreto que abandonó inmediatamente después de la derrota del Eje, celebrándola en un discurso radiofónico y cada vez que se le brindaba la ocasión a aquel amigo y camarada del judío y judeomasón grado 33 Shalomo Truman. A diferencia del Beato Von Galen, no tuvo ni una palabra contra el externinio sistemático premeditado y alevoso del plan judío More thau contra honestos e indefensos germanos. No tuvo una palabra contra los soviétocos estaninistas internamiento posbélico en gulags y masacre de los alemanes, casi todos jóvenes, militares o de leva, pridioneros de guerra ¡En la posguerra!, vencidos. No tuvo una palabra contra la antijuridicidad, contra el Derecho Natural y de Gentes, de las farsas judiciales varias, como el proceso de Nüremberg, ni siquiera a favor de los reos militares, algunos generales, acusados de planificar militarmente la guerra. Sí la tuvo el católico, entonces de la F.E.T., Almirante Carrero Blanco, q.e.p.d., víctima de “El Enemigo” a que se incorporó Pacelli a título de Papa. A mí no me engañais, hipócritas, anticatólicos, antitradicionalistas, demoliberales y democratistas de toda suerte, repugnantes enemigos activos y dañinos.

 

PRESUPUESTOS FALACES, CRITERIO ENGAÑADOR Y PLANTEAMIENTO SECTARIO DE  INVESTIGADORES ALEMANES DEMOCRATISTAS E INFECTOS POR LA PROPAGANDA-JUDIA-PARA GOIM, QUE ADEMÁS COMPLICAN INAUDITAMENTE EL ESTUDIO, PARA ENREDAR, OBSCURECER Y CONFUNDIR AL PÚBLICO:

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/08/17/predigten-hirtenbriefe-usw-vom-hochwurdigsten-herrn-clemens-august-graf-von-galen-i-1934-36/

Estas son imágenes de las portadas de sendos libros de lectura muy recomendable. El de Grim, sinembargo, adolece de falta de claridad, estilo algo obtuso y complicador; no obstante ofrece una gama muy amplia de útiles reflexiones y afina los criterios.

La distinción múltiple fundamental sobre la que, por estructura real e imperativo de la realidad objetiva, debe basarse gnoseológicamente todo conocimiento y posible crítica respecto de la actitud intelectual, predicación y pastoral del Beato es la siguiente:

I.-NACIONALSOCIALISMO REAL :

I) Doctrinas Nacionalsocialistas:

1: Estatal; A) Legislativa; B) Ejecutiva (a: Civil; b: militar; C) Judicial.

2: Proestatal:

A: Doctrina nacionalsocialista oficial del Partido. Se compone de contenidos de respectivos varios grados de oficialidad. El mayor es el de los Puntos Programáticos ( https://ricardodepereablog.wordpress.com/2019/01/30/4199/  ) . Le siguen libros y manifestaciones escritas publicadas por Órganos del Partido, de Hitler, y libros que el Partido reconoce como fuentes doctrinales propias, como algunos libros de Gottfried Feder.y

B: Doctrinas privadas nacionalsocialistas: aunque reproduzcan doctrina esencial del Nacionalsocialismo-denominador-común, contienen especialmente opiniones privadas e interpretaciones del Nacionalsocialismo expresadas por individuos particulares. Se subdistinguen: a: Las publicadas por Órganos oficiales nacionalsocialistas, asimilándonse a ellas las de publicación privada, pero resultando, éstas, sancionadas favorablemente por Hitler en acto oficial; y b: Las de publicación privada no autorizada (tampoco repudiada) por Hitler.

2) Actos nacionalsocialistas no doctrinales pero coherentes con los principios del NSDAP:

1: Públicos o estatales;

2: Del Partido;

3: Privados: A) Dentro de actos estatales; B) Dentro de actos oficiales del Partido; C) Fuera de actos oficiales.

EL PRINCIPAL PREJUICIO DE LOS INVESTIGADORES ALEMANES “DEMOCRATISTAS” CONSISTE EN LA POLARIZACION Y CONTRAPOSICIÓN ENTRE CATOLICISMO E IGLESIA CATOLICA (ortodoxa y ortopráctica) Y ESTADO NACIONALSOCIALISTA, REGIMEN HITLERIANO Y NACIONALSOCIALISMO SIMPLE, PURO O DOCTRINAL  ESENCIAL, OFICIAL O NO, EN LA REALIDAD DEL REGIMEN. A MENUDO NO SE HACE DISTINCIÓN ALGUNA ENTRE NACIONALSOCIALISMO PURO, REGIMEN, ESTADO, Y ALGUNOS FUNCIONARIOS PARTICULARES (con la consiguiente responsabilidad individual de sus respectivos actos). ESA POLARIZACION ES ARTIFICIAL, POLÍTOCOIDEOLÓGICA, APRIÓRICA, FALSA, CONTRARIA TAMBIEN A LA HISTORIA, Y CONDICIONA Y CORROMPE O DESVIRTÚA TODO TRABAJO DE INVESTIGACIÓN Y TODAS SUS CONCLUSIONES, SOBRE EL TEMA. ¡Casi todos los católicos alemanes y austríacos eran nacionalsocialistas y a mucha honra!. Que hubiera clérigos y laicos no nacionalsocialistas tampoco les quita nada de su Fe y ser católicos. No hubo, ni puede haber, contradicción, ni contraposición, ni tesis y antítesis entre ser católico y ser nacionalsocialista esencial y prácticamente coherente con ambos idearios católicamente pensados y procesados.

II.- NACIONALSOCIALISMO MERAMENTE APARENTE O IRREAL: FALSO NACIONALSOCIALISMO PRESENTADO MENDAZMENTE COMO AUTENTICO POR LA PROPAGANDA FILOSÓFICA Y POLITICA DE “EL ENEMIGO” :

https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/10/03/we-are-national-socialists-not-nazis/ ]

El convoluto de doctrinas esenciales del Nacionalsocialismo mutiladas, desgajadas de su sistema, combinadas con otras privadas de nacionalsocialistas, cada uno de una corriente particular; todo ello mezclado con datos históricos y otros falsos y radicalmente desvirtuantes de la verdad de los hechos y de su índole, sus razones y su finalidad, … todo ese enmarañado revuelto, inbentado cuidadosa y sectariamente (por “causa eficiens” de sujetos sectarios enemigos cargados de resentimiento, odio y rabia sedienta de venganza cruel y aniquiladora del cuerpo y honesta sustentación de sus victimas) estructurado en un sistema nuevo, artificial, propagandístico, efectista, construido con finalidad sectaria de presentar a un único nacionalsocialismo como el único existido y oficial, y a ése como una ideología y régimen absoluta y supremamente malvaldos, los más asesinos y exterminadores de la Humanidad de todos los tiempo, no ha correspondido  unca a la verdad  ( https://ricardodepereablog.wordpress.com/2018/10/17/wannsee-oder-wahnsinn-der-versuch-der-sionistischen-verfalscher-und-des-protokollenjudentums-feinden-des-deutschen-reiches-und-der-wahrheit-das-wunderschohne-gebaude-am-wannsee-als-lugenhaftes-mus/ ). Cuando lo peor en esa materia lo han inspirado judíos desde Marx, Lenin, Stalin y el enteramente judío Komintern, y lo han ejecutado ellos y sus dicípulos y émulos  surgidos en todo el globo terráqueo, pteside como presupuesto todo trabajo crítico de los investigadores demolibetales, y de los marxistas, así como de los anarcóides y de los sionistas.  A los asesinos en masa Stalin, Mao, Polpot, le siguen Eisenhauer y Truman, judío y masón grado máximo (33), con sus bombas atómicas [Ningun hombre de los goyim ha decidido nunca, a sabiendas de lo que hacía y arrojaba, tirar una bomba atómica sobre una población civil, ni cualesquiera personas. Un judío masón ha tirado 2, excogiendo a Yroshima y Nagadaki, ciudades populosas niponas, las conocidas como de la mayor concentración de ciudadanos católicos japoneses. Todavía empero le rinden homenaje la judería masónica y sus siervos yankis, con los subordinados de su imperio encubierto político internacional. https://ricardodeperea.wordpress.com/2015/09/09/harry-shalomo-truman-judiazo-masonazo-genocida-de-catolicos-y-gentiles-anticristo-y-antipapista-una-su-carta-al-papa/ ], y soslayan o pasan por alto (no lo hizo el Genetal Patton, amigo de los ex SS y aùn Nacionalsocialistas) la contemporización de Roosvelt, Eisenhauer y Trumann con Stalin, todos ellos, como antes los Rockefeller, coartífices de la Unión Soviética staliniana y su imperio marxista leninista de terror. Ya en la Roma imperial se dedicaban los judíos, a través de las magistraturas del Imperio, que tenían copadas,  a condenar a tormentos, esclavitud de trabajos árduos forzados, y pena de muerte (como a San Pablo) a los cristianos, tras haber extorsionado e inducido al Gobernador Pilatos, a que crucificase al inocente y mansísimo Salvador, y amnistiara al bandido Barrabás.  Sobre esa mentira de “lo nazi”, que prejuzga a los Nacionalsocialismos y Nacionalsocialistas históricos, y a los que tuvieron algún contacto con ellos (como los Obispos alemanes de la época), sobre ese presupuesto mendaz construye la judeomasoería (que no es una palabra de delirio de Franco, sino una realidad potentada, de nombre B’rnai B’rith) y sus lacayos un aparato propaandístico mundial carísimo, uno de cuyos efectos es que las patrañas del infundio sirvan de base a las tesis y conclusiones  de los investigadores historiadores  democratistas (liberales y marxistas), acérrimos adeptos a una judería que se presenta toda inocente y pura víctima injusta de una persecución feroz y de plan exterminador sistemático eficaz descomunalmente masivo. Sobre una historia parcial, con un combinado sectario de doctrinas, opiniones, actos oficiales y actos privados de nacionalsocialistas, es decir, sobre una historia falsa, “recreada” en laboratorios ideológicos judeoyankis malvados y de sus epígonos neoalemanes apátridas del régimen de la judía BRD, no puede juzgarse verazmente los comportamientos mentales y actos hIstóricos frente al Nacionalsocialismo plural e histórico verdadero, llevados a cabo por contemporáneos a dicho fenómeno filosófico, político, social y militar. El Nacionalsocialismo simple, absoluto, odiador de las razas no Arias, planificador, organizador y ejecutor de un exterminio físico de dimensión gigantesca sin precedentes, masacre suprema genocida deliberada, programada, ordenada y ejecutada por el propio sistema y sus agentes, simplemente no ha existido. Es un fenómeno inventado, puramente teórico, con propósito propagandístico mendaz y “maniqueo” de presentar a un ideario y régimen como necesariamente causa ideal de genocidio, otros asesinatos y exterminios al estilo judío de arrasamiento genocida de pueblos estigmatizados por Yaveh, o a lo Gengis kahn; al mismo tiempo que se quiere presentar a los Aliados y a su director espiritual y económico (el llamado “El Judío Internacional”) como “Los Buenos” contra “Los Malos”, o sea, los buenos, inocentes, inofensivos,  libertarios, pacíficos, protectores del pueblo, humanizadores y civilizadores, únicos garantes de la prosperidad y progreso los hombres y la Sociedad; se pretenden y dictan que se los reconozca los injustamente agredidos, las víctimas que se defendieron y defienden justamente, los liberadores de la tiranía, los humanitaristas y humanitarios tuteladores del respeto de los ‘Derechos Humanos” excogitados, interpretados y declarados por los judíos de su ONU, con Eleanor Roosevelt como Delegada de Judeoyankilandia y Presidenta del comité redactor de la DUDH, bajo inspiración revolucionaria y prodemoliberal, absolutista de la dictadura encubierta del sistema y régimen demoliberales; los Aliados, a que pertenecía Stalin, se presentan como LOS UNICOS demócratas perfectamente buenos  – por ser democratistas, no por hacer obras de bien (que se las atribuyen todas o las mejores de todos los tiempos)  –  y se declaran militantes opuestos  a toda política genocida de seres humanos nacidos, y a todo plan de exterminio de pueblos (nada más falso, dicho de los exterminadores genocidas Truman, Eisenhauer, Roosevelt, Stalin, el postrer aliado Mao y su mujer, la de “la revolución cultural”, Pol Pot : los mayores y más crueles y despiadados exterminadores genocidas de la Historia de la Humanidad, desde el genocida y asesino en masa de britànicos Oliver Cronwell, y el marica de genitales ulcerosos, el exterminador Robespiérre, llamado “el casto” 🙂 , a los que hay que añadir los regímenes “democratistas” abortistas, propugnadores de exterminios sistemáticos de innumerables (millones) de niños en el vientre de sus respectivas madres, exterminio en progresión actual ( https://ricardodepereablog.wordpress.com/2019/08/06/el-aborto-deliberado-en-el-mundo-el-mayor-genocidio-de-todos-los-tiempos/ ). La derrota de los coaligados contra el Bolchevismo (Alemania, Italia, Japón, Checoslovakia, la Francia colaboracionista, los voluntarios de Noruega, Bélgica, Holanda, Servía, España, Palestina mahometana, etc) no fue simplemente la derrota del Eje, no fue la de Alemania, sin más, sino, como sostiene el antiyanki Sr. D. Joaquín Bochaca, una, la : “Derrota Mundial”, y, paradójicamente, incluso la derrota funesta de Polonia e Inglaterra. Esta última, por imposición judeoyanki, el gran Reino Unido, como parte geográfica y cultural de Europa, perdió su inmenso imperio  que hacía de Gran Bretaña una Potencia Mundial e imperial paragonable a la de la URRSS y antes a la de la Madre Rusia. Ambos imperios hacían de Europa algo muy superior a Judeoyankilandia. La católica Polonia quedó bajo la tiranía terrorífica de Stalin, y, sin libertad política alguna, como satélite de la Unión soviética, padeció el terror homicida e implacable del Comunismo soviético, hasta la caída del muro de Berlín. Y eso que Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania, con el sólo pretexto de permanecer firmes aliados de Polonia, para mantenerle las garantías de la independencia política de ese país y su integridad territorial política, de modo que, ante una agresión bélica, los “garantizadores” habían de declarar la guerra al agresor a Polonia. ¿De verdad? ¿Declarar la guerra a todo agresor bélico contra Polonia? Entonces ¿Por qué no declararon simultáneamente la guerra a Stalin, quien, al mismo tiempo que Hitler, atacaba, invadía y ocupaba ni más ni menos que la mitad oriental de Polonia? ¿Por qué aliarse luego con Stalin y regalarle enteramente a Polonia entera, o sea, al Comunismo de la masacre programada deliberada de “Katyn”, rigurosísimo, cruentísimo, asesino en masa contínuo y sistemático, campoconcentracionario perpetuo o gulagsiano de Stalin, Beria y compañía?. Porque los liberales, democratistas, revolucionarios institucionalizados, y los sin institucionalizar, han sido siempre unos embaucadores hipócritas, colegas de los marxistas que son rama de la Revolución. Todos ellos, todas sus ramas, han  sido y son siempre defensores de sus sistemas revolucionarios y de la libertad y libertades sólo para ellos, con la criminalización nefanda, persecución y punición de sus víctimas adversarias. El Beato Cardenal Marqués von Galen fue, es y será eternamente un radical opositor crítico de esos regímenes Criminales, contrarios al Derecho Natural, al Derecho universal de los inocentes, a la vida, incluso en el vientre de sus progenitoras, y a las libertades fundamentales de todos los súbditos decentes.                                                                              Si, COMO QUERIA EL BEATO OBISPO MARQUES DE GALEN CON TODA SU VOLUNTAD, TODA SU TERMINACION, TODO SU SENTIMIENTO PATRIOTICO, que abarcaba también la causa y caidos alemanes de la llamada 1ª Guerra Mundial y sus caidos por Dios y por la Patria, hubiera triunfado Alemania en la guerra sobre EL ENEMIGO, así calificado siempre por el Beato, por lo pronto la geopolítica sería radicalmente diferente, Hitler no habría permitido la existencia de paises soberanos, no subordinados al Reich, antieuropeos con control de entonces cruciales fuentes de energía como el petróleo. Nada de inmigración masiva de negros, marrones, mahometanos, etc, nada de nacionalizaciones de estos sujetos. El Occidente muere dice un Cardenal de una raza negra, que está contra esa política suicida de Europa y de todo Occidente. Ni la judeomasonería, ni el Islam nos oprimirían amenazando y minando muy gravemente nuestra existencia, y habría mucha más natalidad y pujanza de las estirpes blancas. Se preguntan los adictos a la propaganda Aliada, qué hubiera pasado con la Europa del III Reich y de las naciones con él coaligadas, si hubiera ganado la guerra Alemania.Y se contestan ellos mismos, porque al fascista “le tienen la boca amordazada” y so penas de presidio, multas y confiscaciones, si osa quitársela y responder. Por eso voy a contestar yo, un Sacerfote eterno de nuestro Dios y Señor Jrsucristo, mas yo como el espectro de “un cadáver” de alguien muerto en combate, en las postrimerías de la Gran Guerra, en 1945. Los pseudodemocratistas se responden que el mundo entero hubiese sido un infierno, con los pueblos esclavizados, los individuos privados de libertades fundamentales, y las cámaras de gas y crematorios funcionando a tope contra los onocentísimos y bondadosísimos judíos, como si la vida de los judíos importase a alguien más que a los judíos, al Papa, a Obispos y a alguna “rara avis” como yo. Preguntemos  a los palestinos y a casi todos los musulmanes. Les importa la vida de los judíos, porque les preocupa que vivan, y piensan y sienten que les conviene que no haya judíos. Quien diga lo contrario creo que lo haría por temor a alguna amenaza real de represalia. ¿Qué habría pasado si el Reich alemán y sus coaligados hubiesen ganado la guerra? Nos hubiéramos liberado del “infierno” miserabilísimo, masivamente asesino, dolorosísimo paea infinidad de inocentes, azote fiabólico gigantesco contra los pueblos, u sangriento y liberticida coetcitivo, desvergonzadamente punitivo, tiránico sionista pervertido miserabilizante de los que no nos arrodillamos ante El Enemigo del Mindo, El Enemigo de todas las patrias menos la suya, corruptor de los pueblos, destructor de la Civilización, explotador de los trabajadores, esclavizador de los que se dejan engañar por el aparato judío, y exterminador, u opresor y agresor contra los que no se dejan tiranizar. No puedo decir todo lo que habría pasado, pero sí grandes cosas que hubieran acaecido y enormes infortunios que se hubiesen impedido. Infortunios: una sociedad tiranizada por el peor Sionismo, el imperio inglés desmantelado (un imperio europeo), los negruzcos antieuropeos y los refractarios a nuestra Cultura, procedentes de las antiguas colonias metidos en Inglaterra, infestado Londres y subvirtiendo la homogeneidad social inglesa; los beduinos convertidos en nuevos ricos del petróleo, aliados de los judeoyankis y del peor Sionismo, enemigos también de Palestinos,  schiitas, alahuíes, y rusos; guerras de Vietnam, Corea, Iraq, y Siria; inmigraciones en Europa colosales de mahometanos turcos, argelinos, y de toda procedencia, incluidos terroristas perpetradores luego, de terribles atentados mortales contra europeos; ghetos musulmanes shariásicos, y tremendos disturbios en Francia, como en EEUU, mucho peor, con las hordas vandálicas y asesinos negros, de víctimas blancas e inocentes. Racismo negro y semita imperantes en el mundo; mahometanos antigentiles y anticristianos por toda Europa; provocación universal a los brotes de racismo con odio; absolutismo sectario y judicial, con nuevas herramientas de arbitrariedad y liberticida, con las figuras jurídicas conspirativas de “delito de odio”, “crímenes contra la Humanidad” y “genocidio” ( que abarca mucho más que el genocidio, llegando a incluir cualquier manifestación oral que niegue la existencia de uno: el consabido ‘Shoá‘;  la  OTAN o NATO como maquinaria provocativa, de guerra, contra Rusia, para someterla al poder judeoyanki; hostigamiento sionista contra Irán, Korea y cuantos se resistan a someterse; globalización con explotación esclavista encubierta de países como India, Sri Lanca, etc., fabricantes explotados de botines, ropa y toda suerte de manufacturas para las las multinacionales sin escrúpulos; deslocalización al “tercer mundo” de decenas de miles de empresas europeas; importación masiva de personal y productos chinos hundidores del mercado interno de países europeos, y  destructores del tejido empresarial autóctono; políticas fiscales destructivas de la clase media; hegemonía autónoma, no sometida al poder político, de los Bancos Centrales, gobernados por empleados de la banca judía: bancocracia; fomento de la anticultura corruptora contra el clasicismo, promoción del Rock and Roll, el Pseudoarte antiarmonioso o “Arte Degenerado“, antiformal y cacofónoco, apuritanamiento antidesnudo cohabitador con  la denominada pornografía, especialmente la interracial con negros, etc.; dictadura de la ideología del mestizaje ilimitado; desprecio contra las razas arias y todo orgullo racial ario y permisividad y ensalzamiento de racismos gitanos, negros y marrones; “putrefacción” deliberada de la escenografía operística de clásicos como Wagner; aborto masivo contra la población no nacida europea; eutanasia indiferente a la protesta clerical (empezando por Holanda, todavía de mayoría germánica); fomento del fenómeno gay, transexual, etc., con hostigamiento, persecución, difamación y  penalización de los opositores; abandono de las familias numerosas; desincentivación de la prolíficidad europea, suicidio progresivo demográfico; invasión xenófoba de Europa; enmarronaniento masivo prpgresivo de EEUU; modernismo a lo Schleyermacher; el “aggiornamento” pseudocatólico con Concilio Vaticano II interpretado por demoliberales, nuevo extenso episcopado (no todos los Obispos) subversivo, demoliberal, anticatólico encubierto, antitradicionalista, prosionista, inmigrantista promahometano, hiperecumenista, clero mayoritariamente protestantizado en gran medida y combativo, eliminación del latín como lengua docente o vehicular en Universidades Pontificias y Seminarios, guerra sucia y exclusión de los católicos (magistetialistas, y tradicionales o Antirrevolutionarios y antijudaismistas) de los cargos eclesiásticos importantes, hostiganmiento crininal habitual contra los tradicionalistas adeptos al Rito tridentino, o al reformado por San Pío X y hasta 1954, destrucción del sistema canónico beneficial, reducción del Presbiterado a una situación de servilismo frente a un inusitado absolutismo episcopaldiocesano, sin precedentes de tan sumo arbitrariarismo; …  Queridos lectores, veo que no acabo de acabar, la lista parece infinita, ya seguiré escribiendo otro día.

Publicado en Filosofía Moral o Ética, Filosofía Política/Derecho Politico, Historia | Deja un comentario

La Cristiana marcial Pía Unión de San Pablo Apóstol, católica, Apostólica, Romana, y legítimamente Arianista excelsa, Aristocrática, fundada por Su Católica Grandeza el Excelentísimo Ilustrísimo y Reverendísimo Obispo Duque Imperial Romanogermánico, Marqués y Conde Palatino de Neuburg, Conde Palatino de Rojas, de ínclita labor católica, apostólica, Romana, hispana, noble y espiritualmente guerrera. Borrador particular privado. Versión de 25 de Noviembre de 2019. – RicardodepereaSacerdote

https://pablorojasobispocatolico.wordpress.com/2019/11/14/la-santa-cristiana-y-marcialmente-antihereje-y-anticismatica-pia-union-de-san-pablo-apostol-catolica-apostolica-romana-y-privada-y-legitimamente-arianista-excelsa-y-aristocratica-fundada-por-su-ex/

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

La Iglesia católica ante la cuestión racial, “L’Eglise Catholique davant la question raciale”, PDFs en francés, español e inglés, del teólogo pseudocatólico Ives Congar. Sus tesis: 1. LA iglesia condena todo racismo; 2. Las razas humanas son de igual valor cualitativo natural; : MENTIRA. Refutación que en un par de palabras hace el Padre Ricardo de Perea y González, de la falacia congariana. – RicardodepereaSacerdote

https://pablorojasobispocatolico.wordpress.com/2019/11/19/la-iglesia-catolica-ante-la-cuestion-racial-leglise-catholique-davant-la-question-racial-pdfs-en-frances-espanol-e-ingles-del-teologo-pddidocatolico-ives-congar-refutacion-que-en-un-par-de/

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mons. de Rojas – www.obispopabloderojas.com

https://www.obispopabloderojas.com/

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Anexo documental a mi Apología doctrinal del Sr. Don Pedro Varela y Geiss, tomado de un apéndice a un artículo mío en otro de mis Blogs.

Extracto de la última parte de mi opúsculo en : https://ricardodepereaygonzalez.wordpress.com/2016/04/28/adolf-hitler-kurt-heinrich-himmler-la-ahnenerbe-las-cuevas-de-hercules-y-el-tesoro-espiritual-buscado-por-ellos-en-hesperia-espana/

 

 

El ideario fundamental político de Hitler y su espíritu, en cuanto a lo idéntico o concordante con la Fe Católica, y sanamente asimilado y asimilable por el Führer, entroncaban con la Tradición que profesaba el último Rey godo de Hispania. Además, como Jefe de Estado, o Rey (de monarquía no hereditaria, análoga a la visigoda) de Alemania y Emperador (sin tal nombre oficial) del Reich, llegó a ser el monarca más poderoso del mundo. Ambas cosas lo hicieron idóneo para recibir la noticia de la misión específica de la misión que el Barón de Évola llamaba “antimistica” grialiana. “Antimística” significa no: puramente mística, contemplativa, pasiva, monacal, o anacorética, enteramente retirada del “mundo”, sino mística reveladora de una misión ascética, combativa, activa, inserta en el “mundo”, el de la integral y militante política (en sentido integral de política estricta y vida social … ) con compromiso y fidelidad de lucha directa, dentro del entramado de la sociedad no monástica, en las pruebas místicoascéticas de promoción espiritual y terrenal para la superación de las mísmas encaminada a la conquista el Poder Regio o Jefatura Política Integral, con la firme voluntad, resolución y actitud diligente y laboriosa de la Restauración o recreación del Reyno Primordial de la Edad de Oro, o “Satyayuga”, a la que se remontaría desde una nueva Edad Heroica, de héroes espirituales “antimísticos”, como los que padecieron más consciente y gloriosamente la pérdida de la vida de sus cuerpos en la Gran Guerra, especialmente en su última etapa (1939-45).

Adolfo Hitler fue informado, por delegados de la Orden del Grial (la cuál tiene nombre propio distinto al que aquí se usa), de la existencia, en España, de la “Cueva de Hércules”, si bien no le fue revelado el enclave de la caverna, ni siquiera aproximado dentro de la península ibérica. Se le habló del cometido de Hércules, vivo allende el mundo de los viadores, y actuante sobre éste último. La Orden no ha permitido nunca, a sus miembros, dar información semejante a gente no perteneciente a esa sociedad secreta, católica tradicional y antimasónica; salvo raras excepciones, ora a personajes con gran capacidad para la reinstauración del Reyno de España adecuado a los principios fundamentales de la mente del Rey Roderich, ora a intermediarios, mensajeros de quienes se había tenido la previsión subjetiva de que comunicarían oportunamente, al destinatario elegido, el mensaje. En este último caso había de constar una razón para no transmitir la información directamente a la persona que más interesaba fuese informada. La restauración del reyno de Hispania es una de las pruebas de fruto misticoascético que han de ser aprobadas o superadas con éxito por el candidato legítimo a la conquista de la recepción pacífica del Grial.  No fue revelada al NSDAP la ubicación del enclave hispalense, y las desviaciones de la atención de Himmler y su Ahnenerbe hacia Monsegur y, por extensión, a Montserrat, se debieron a la pestígera labor pseudocientífica, procátara, antihistófica y radicalmente anticatólica del judío colado en las SS y Ahnenerbe, Otto Rahn, finalmente separado de la organización ns y hecho desaparecer.

El nacionalsocialismo alemán no era un ideario anticristiano, sino fundacional y programáticamente cristiano, cf. Punto 24 de los fundamentales o “Programa” del NSDAP ( = Wir fordern die Freiheit aller religiösen Bekenntnisse im Staat, soweit sie nicht dessen Bestand gefährden oder gegen das Sittlichkeits- und Moralgefühl der germanischen Rasse verstoßen. Die Partei als solche vertritt den Standpunkt eines positiven Christentums, ohne sich konfessionell an ein bestimmtes Bekenntnis zu binden. Sie bekämpft den jüdisch-materialistischen Geist in und außer uns und ist überzeugt, daß eine dauernde Genesung unseres Volkes nur erfolgen kann von innen heraus auf der Grundlage: Gemeinnutz vor Eigennutz. = “Pretendemos la libertad de todas las confesiones religiosas dentro del Estado, en tanto en cuanto no pongan en peligro la consistencia de éste, o no atenten contra el sentimiento consuetudinario y moral de la raza alemana.” El Partido como tal sostiene el criterio de un  cristianismo positivo, sin atarse confesionalmente a una determinada confesión [religiosa]. Combate el espíritu judeomaterialista existente en y fuera de nosotros, y está convencido de que una sanación persistente de nuestro pueblo solo puede triunfar endógenamente basandose sobre el fundamento: Interés Común [“Bien Común”] por delante de Interés Particular. )

Programa_de_los_25_puntos_del_NSDAP

El “Cristianismo Positivo” era esencial en la ideología del Movimiento. Esa expresión se refería al Cristianismo en lo que enseñaba Derecho Natural, con toda probabilidad pensándose en lo que tenían en común Católicos y Protestantes clásicos (Lutero, Calvino), que no es lo mismo que “clasicistas”. Otra cosa es que el oriundo judío Alfred Rosenberg fuese anticristiano, Martin Bormann y otros no creyeran en el Cristianismo, y que no obstante fuesen miembros del partido. A pesar del anticristianismo notorio de Rosenberg, su Ministerio de Educación no adoctrinó a los alumnos en anticristianismo alguno, y el Estado del Reich se vinculó, por Concordato (20-VII-1933), con la Santa Sede, así como mantuvo muy buena relación con los protestantes alemanes. “El Episcopado Alemán” , bajo el nombre ya de “Bischofskonferenz”, institución semejante a la “Conferencia Episcopal “(figura jurídica posterior) aprobó, el 8 de Junio de 1933, en común Carta Pastoral, solemnemente al régimen ( Hirtenbrief-8-6-33  ) , y el Papado no lo condenó, si bien se quejó de injusticias prácticas contra los derechos eclesiásticos de católicos en Alemania (Pío XII, Encíclica “Mit brennender Sorge”, 14, Julio, 1937, hf_p-xi_enc_14031937_mit-brennender-sorge ); pero injusticias grandes, como la expulsión de los probos jesuitas, del reino de las Españas, por el oficialmente católico Carlos III y su ministro masón Floridablanca, o como las sacrílegas desamortizaciones (=latrocinios), se cometieron dentro de regímenes oficialmente católicos, confesionales, y presididos por gobernantes como el susodicho, o monarcas débiles como Isabel II.  Hermann Goering, de Raza Nórdica, dijo en Viena, el 26 de Marzo de 1938: “Se afirma: ahora es exterminada la religión, ahora es eliminada la fe! Pues entonces que se me enseñe la iglesia que, como ha ocurrido en España, haya sido destruída o incendiada. Que se me muestre a los sacerdotes que hayan sido torturados o desollados. Que se me enseñe una iglesia que haya sido cerrada y en la cual los fieles no pueden rezar. Que se me muestre a un sacerdote al que se le haya impedido dedicarse a sus funciones sacerdotales o que haya sido arrastrado por las calles, después de haber sido decapitado, como hicieron los comunistas en España. Si fue detenido un sacerdote, esto no ocurrió por dedicarse a sus misiones sacerdotales, sino porque se hizo demasiado mundano. Sólo queremos que se efectue una clara separación. La Iglesia tiene sus funciones determinadas, muy importantes y muy necesarias y el Estado y el Movimiento tienen otras misiones igualmente importantes y decisivas. Si hubiesemos sido antirreligiosos o anticreyentes, ¿habría estado con nuestro movimiento la bendición del Todopoderoso? Hemos empleado toda la fuerza de nuestro sentimiento religioso para poder mantenernos firmes en la terrible lucha! ¿Creen que esto habría sido posible sin nuestra más profunda fe en Dios, en el Todopoderoso?”.
ALGO EN QUE HA DE REPARARSE MUCHISIMO ES QUE EL IDEARIO Y REGIMEN DE HITLER APARECE MUCHISIMO MAS CRISTIANO, O ABISMALMENTE MENOS INADECUADO AL CRISTIANISMO VERDADERO, UNA VEZ COMPARADO EL REGIMEN HISTORICO NACIONALSOCIALISTA, CON LOS ACTUALES DE LAS MAL LLAMADAS DEMOCRACIAS (CON SUS LEYES DE ABORTO, DIVORCIO, TRANSEXUALISMO, ADULTERACION DEL CONCEPTO JURIDICO NATURAL DE MATRIMONIO, DISOLUCION DE PATRIAS Y NACIONES (A TRAVES  DE LA DESTRUCCION DE LA UNIDAD RELIGIOSA NACIONAL POR MEDIO DE LA LEGALIZACION E IGUALACION JURIDICA DE SECTAS, MASIVA Y “ALIENIGENA” (en latín) INVASION PROGRAMADA DE MUSULMANES SO CAPA DE INMIGRACION Y ACOGIDA DE “REFUGIADOS”, “NACIONALIZACIONES” DE ENEMIGOS Y EXÓGENOS O ALIENÍGENAS ANTIAUTÓCTONOS, O PARÁSITOS, ciudadanos meramente de lugar de nacimiento, y otros peores, no obstante “ciudadanos de [meros] papeles”, como los terroristas de Niza y Munich [München]; PROMOCION DE CRITERIOS INMORALES, DEL ROCK AN ROLL Y DODO TIPO DE PSEUDOARTE ANTINATURAL Y ANTICLASICO DEGENERADOR DEL SENTIDO ESTETICO ARIO Y DE LOS FRUTOS ESPIRITUALES DEL ARTE EXCELSO ELEVADOR Y ENNOBLECEDOR DEL HOMBRE; ESTABLECIMIENTO DE LA DICTADURA ENCUBIERTA DE LA BANCOCRACIA JUDIA, DE LA ESPECULACION FINANCIERA Y DEL SAQUEO SISTEMATICO DE LA ECONOMIA DEL PUEBLO; GLOBALIZACION EXPLOTADORA DE LOS PAISES POBRES Y DESINDUSTRIALIZADORA DEL OCCIDENTE BLANCO; ROBOTIZACION EGOISTA Y CONSECUENTE “OBSOLETIZACION” DE CADA VEZ MAS CANTIDAD DE INDIVIDUOS DE LA POBLACION BLANCA; MISERABILIZACION, ENDEUDAMIENTO FORZADO Y ESCLAVIZACION SISTEMATICA ARTIFICIAL E INJUSTA DE LOS PUEBLOS; ETC.), Y NO DIGAMOS SI LO COMPARAMOS CON LOS REGIMENES BOLCHEVIQUES O DE INSPIRACION MARXISTA LENINISTA.

“Es difícil formarse idea exacta de los detalles espantosos que llegan hasta nosotros relativos a ejecuciones de sacerdotes y atentados vergonzosos contra religiosos, por parte de anarquistas y comunistas – dijo el Ministro de Propaganda, Dr. Joseph Goebbels, en el Congreso del NSDAP, “Reichsparteitag”, en Septiembre de 1936 en Nürenberg – . Este es el verdadero aspecto del ateísmo bolchevique, que todavía se atreve, en algunos países, a colaborar con las Iglesias. Pero los cadáveres de las religiosas sacadas de sus ataúdes constituyen un exponente de lo que es capaz el bolchevismo”.
La gran mayoría de los católicos viven engañados por la pérfida judería, intoxicados por la pseudohistoria oficial que sobre el Nacionalsocialismo, el ideario y espíritu de éste, y su auténtica historia proyectan los pseudodemocratistas, entre ellos los “democristianos” (condenados por San Pío X) y secuaces de la Revolución, presidida por la judería sionista perversa, la cuál proscribe, persigue, vilipendia, represalia y condena y pena a través de los tribunales de los Estados siervos del Sionismo perverso, y de la moderna Congregación para la Doctrina de la Fe, a los hombres de mente sana, libre y, por tanto, anti-antinazi, entre ellos y muy especialmente a los católicos nacionalsocialistas como el Señor Don Pedro Varela, que Dios guarde.

CONTINUARÁ.

The National Socialist
Stand on Christianity
Article from The Barnes Review, Nov./Dec. 1999, p. 55-57.
The Barnes Review, 645 Pennsylvania Ave SE, Suite 100, Washington D.C. 20003, USA.
By Rev. Thomas D. Schwartz.
Published here with kind permission from TBR.
This digitized version © 2002 by The Scriptorium.

Little remembered today is the Kapp putsch of March 1920. The photograph above shows mounted royalists in Berlin, led by Dr. Wolfgang Kapp. In an attempt to end Germany’s communist- and leftist-created turmoil, the royalists succeeded in forcing the government to abandon Berlin for Stuttgart. But workers led by these elements converged against the royalists, and the coup failed after a few days. Most of these royalists were substantial and religious people, and large numbers of them would later move pragmatically into the anti-Bolshevik camp of Adolf Hitler. These practicing Christians were a mostly unrecognized factor in Hitler’s rise to power. Within the positive side of Hitler’s character was loyalty to those who had joined him in early struggles, and he didn’t forget this Christian support.

The Nazis are sometimes portrayed as ardent foes of Christianity. What were the true facts in this controversial matter?

An oft-repeated canard suggests the German National Socialists were hostile to Christianity. Entire books, such as John S. Conway’s The Nazi Persecution of the Churches, 1933-1946,1 have been written to explicate this myth. However, nothing could be further from the truth. Adolf Hitler and many of his supporters were friendly to the Christian churches and their cause.

The National Socialist Party program, officially published in February 1920, included a section on Christianity. Point 24 of the 25-point program stated:

We demand freedom for all religious denominations in the State so far as they are not a danger to it and do not militate against the customs and morality of the German Volk. The Party as such stands for Positive Christianity, but does not bind itself in the matter of creed to any particular denomination. It fights the spirit of Jewish materialism within and outside of our ranks and is convinced our nation can achieve permanent health from within only on the principle: “Common welfare comes before individual welfare.”2

The statement was carefully crafted, reflecting the general National Socialist principle of non-interference in church matters. While refusing to endorse any particular Christian denomination or doctrinal perspective, it clearly endorsed “Positive Christianity” and religious freedom. Churches in a National Socialist-dominated German state would be free to fulfill their missions, as long as they did not threaten civil order or national security, or advance beliefs and causes that violated historic German ethics and morals.

Certainly not all National Socialists shared this view. Within the party were two powerful forces. One, represented by men like Alfred Rosenberg (who later became Reichsminister for the Occupied Eastern Regions), wanted to see Germany become an atheistic state. The other, represented by men like Hanns Kerrl (who later became Reichsminister for Church Affairs), endorsed Christianity. But it was Kerrl, not Rosenberg, who was in the majority. In recognition of the party’s partnership with churches in its effort to remake Germany, storm troopers were required to attend worship services in their uniforms.

Although Hitler made no profession of faith, he refused to identify himself with the anti-Christian views of some of his associates, such as Rosenberg. In addition, he frequently made mention of “the Almighty” and ‘Providence” in his speeches, as well as attacking two of Christianity’s opposites: Marxism and atheism.

The National Socialists showed no direct interest in either theological matters nor those issues they considered relevant only to the internal life of the church. In 1938, therefore, the National Socialists rightfully could boast that they had not interfered in the religious life of the churches:

The irrevocable truth is that religious life in Germany, under the protection of the National Socialist state, unfolds more freely and undisturbed. No form of Godlessness or blasphemy is tolerated and the churches as well as their religious affairs are secure, undisturbed, and free of problems in a way that is unprecedented in history and almost unknown in any other country on earth.3

In 1935, an article in a National Socialist publication made clear the distinction between what was “political”, and what was “religious”. According to the author:

Political is everything which in the earthly forms of organization, word, picture and demeanor, appears for the benefit of the Volk, even if it has the least meaning. Religious is everything which in earthly form is incomprehensible, like belief in heaven, eternity, and longing for things which are beyond the visible world.4

Because of their commitment to a strict separation of church and state, the National Socialists insisted that churches should play no active part in the political developments of the Reich. As long as the churches confined themselves to religious matters, their freedom was guaranteed.

text

Berlin’s centrally located Kaiser Wilhelm Memorial Church, as photographed in 1932. Like so much of Europe’s grand and impossible-to-replicate architecture (overwhelmingly replaced by the mundane and the vulgar), it was a casualty of World War II saturation bombing raids, its burned hulk preserved as a reminder of war’s devastation. Throughout the war, in common with the Western Allies and in total contrast to the National Socialists’ mortal enemy, the Soviet Union, Catholic and Protestant chaplains served with units throughout the Wehrmacht.

If tension erupted between the churches and the National Socialist state, it was because the churches had overstepped their religious boundaries and entered into the world of politics, the National Socialists argued.5

To the majority of the Protestant clergy and laity, the National Socialist call for the separation of religion and politics was neither new nor unwelcome. It was something that was basic to the Lutheran tradition of “the Separate Kingdoms” – one earthly, and the other heavenly.6 Jesus’s call to “render to Caesar what is Caesar’s and to God what is God’s” historically had been interpreted as meaning a separation between politics (Caesar) and religion (God). At the beginning of 1932, there were 28 provincial Protestant churches in Germany, all with similar patterns of organization. They were all headed either by bishops or superintendents with synods serving as their governing bodies. They were all independent of political government control.

Vinnitsa

In contrast to the situation in National Socialist Germany, churches and Christians suffered terribly under Josef Stalin and his Soviet communists. In May 1943 units of the German army were stationed in the Ukrainian city of Vinnitsa, a community of 100,000. Officials in Vinnitsa told the Germans that five years earlier the Soviet secret police had buried the bodies of a number of executed political prisoners in a city park. The Germans investigated, and within a month they had dug up 9,439 civilian corpses in the park and a nearby orchard (mostly farmers or workers). The men all had their hands tied behind their backs. The bodies of a number of young women were naked. All the victims had been shot in the back of the neck with a .22 caliber pistol, the trademark of the NKVD executioners. Authorities estimated that in addition to the bodies exhumed, there were another 3,000 still in unopened mass graves in the same area. These were just a few of the approximately 60 [sixty] million Christians wiped out by the Reds. In 1933 and 1934, 7 million Ukrainians were systematically killed by starvation. Why is it that we hear so much about Auschwitz but we never hear about Vinnitsa? Above, a German WWII period poster of the tragedy.

Later that year, a group of pastors and lay people within the Protestant churches formed the Bewegung Deutscher Christen(Movement of German Christians) with Pastor Joachim Hossenfelder as their leader. Their stated aim was to revitalize Protestant Christianity by transforming the church into a German Volkskirche (Folk-church). Control of this church would rest with pastors and the laity, rather than with the bishops and superintendents.7 TheDeutsche Christen espoused “Positive Christianity” – a term used by the National Socialists in their program.8 In a speech in the Berlin Sports Palace on November 13, 1933, Dr. Reinhold Krause argued that God was fulfilling His plan for Germany through the advent of Hitler:

That which a thousand years of German history could not accomplish, which Bismarck could not attain, has been realized by God through the strength of our leader, Adolf Hitler… When it comes to the question of governing, we need only one power – the authority of Adolf Hitler and his advisers.9

Disillusioned by the economic crisis of the Great Depression, many Germans left the church, especially between 1930 and 1933. With Hitler’s rise to power, however, this trend was reversed. National Socialist encouragement for and friendliness toward Christian faith found ready and receptive ears in German communities, leading to revival in the churches.10 The presence of leading National Socialist members at church services and Hitler’s attacks on “godless Marxism”, “Jewish materialism,” and decaying morality, together with the government’s call for the exercise of authority and leadership and the renewal of morals, provided clear evidence to average Germans that the National Socialists were pro-Christian – so much so, in fact, that the year 1933 became known as “The Year of the Church.”11

Notes:

1John S. Conway, The Nazi Persecution of the Churches, 1933-1945 (London: Weidenfeld and Nicolson, 1968). …back…

2Alfred Rosenberg, editor, Das Parteiprogramm: Wesen, Grundsätze und Ziele der NSDAP, 21. Aufl. (Munich: Parteidruckerei, 1941), p. 15. …back…

3Walther Hofer, Nationalsozialismus. Dokumente, 1933-1945 (Frankfurt/Main: Fischer Taschenbuch, 1961), p. 133. …back…

4“Positives Christentum,” Wille und Macht (April 15, 1935). …back…

5Hofer, op.cit. (Note 3), p. 136. …back…

6For a thorough discussion of Martin Luther’s theology, including this aspect, see Alister E. McGrath, Christian Theology: An Introduction (Oxford: Blackwell, 1994), pp. 55-75. …back…

7Martin Broszat, Der Staat Hitlers (Munich: Deutscher Taschenbuch-Verlag, 1969), p. 285.…back…

8A. J. Ryder, Twentieth-Century Germany: From Bismarck to Brandt (New York: Columbia UP, 1973), p. 281. …back…

9Quoted in: Paul F. Douglas, God Among the Germans (Philadelphia: U Pennsylvania P., 1935), pp. 81-82. …back…

10Broszat, op.cit. (Note 7), p. 286. …back…

11Friedrich Zipfel, Kirchenkampf in Deutschland, 1933-1945: Statistiken für Berlin (Berlin: Walter de Gruyter, 1965), p. 18. …back…

About the Author:
The Rev. Dr. Thomas D. Schwartz served as pastor of Central Christian Church (Disciples of Christ) in Fairview, Oklahoma, from January 1997 to September 2004. He is now employed in private industry in Tulsa, Oklahoma. Dr. Schwartz is an honors graduate of El Reno Junior College (A.A., history, magna cum laude); Southwestern Oklahoma State University (B.A., history, cum laude; M.Ed., social sciences, magna cum laude); Phillips Theological Seminary (M.Div., magna cum laude); American Christian College and Seminary (D.Min., Christian counseling, highest honors); Northwestern Oklahoma State University (M.C.P., counseling psychology, summa cum laude), and Luther Rice Seminary and Bible College (M.A., biblical and theological studies, cum laude). His latest article, “The History of Race Science,” appeared in the January/February 2006 issue of TBR.

Supplement by The Scriptorium:

Hitler and the ChurchAdolf Hitler’s Speech of January 30, 1939

Excerpt from: Max Domarus, Hitler – Reden und Proklamationen 1932-1945, p. 1058.
Translated by Heather Clary-Smith; translation © 2002, The Scriptorium.

“The accusations which the so-called democratic nations raise against Germany also include the allegation that National Socialist Germany is a state that is hostile to religion. To this charge I wish to declare solemnly, before the entire German people:

1. In Germany no-one has been persecuted for his religious convictions to date, nor will anyone be persecuted for them.

2. Since January 30, 1933 the National Socialist state, acting through its official organs, has put the following public tax revenue at the disposal of the two Churches:

    • during fiscal year 1933: 130 million RM,
    • during fiscal year 1934: 170 million RM,
    • during fiscal year 1935: 250 million RM,
    • during fiscal year 1936: 320 million RM,
    • during fiscal year 1937: 400 million RM,
    during fiscal year 1938: 500 million RM.

Added to this are an annual 85 million Reichsmark from Land [i.e. state or provincial, trans.] tax revenues and some 7 million Reichsmark from the local tax revenues from municipalities and municipal associations.

Mutter Maria (Mother Mary), painting by Adolf Hitler, oil on canvas, 1913

“Mutter Maria” (“Mother Mary”), oil painting
Created in 1913 by… Adolf Hitler.
This is not exactly the kind of artwork one would expect from an “enemy of religion”!

From the book “Adolf Hitler als Maler und Zeichner. Ein Werkkatalog der Ölgemälde, Aquarelle, Zeichnungen und Architekturskizzen”, pub. Billy F. Price, Amber-Verlag, 1983, p. 65.

Aside from that, the Churches are the nation’s largest land-owners second only to the state. The value of their agricultural and forestry land holdings exceeds the sum of 10 billion Reichsmark. The income from these land holdings is estimated at more than 300 million annually.

Added to this are the countless donations, testamentary transferences and, most of all, the revenues from Church collections. What is more, in the National Socialist state the Churches enjoy various tax concessions, and where donations, bequests etc. are concerned they are entirely exempt from taxation.

It is therefore the height of impertinence – to put it mildly – that politicians, especially from abroad, presume to allege that the Third Reich is hostile to religion.

If the German churches should really regard this situation as intolerable, then the National Socialist state is ready and willing at any time to institute a clear division of Church and state, such as is the case in France, America and other countries.

I would like to ask: what sums from public revenues have the administrations of France, England or the United States put at the disposal of their churches during the same period of time?

Gott schütze Adolf Hitler! God save Adolf Hitler!

There were good reasons for this kind of display even by ethnic German churches outside the Reich proper.
Banner on a church in the Sudetenland, 1938:
“Gott schütze Adolf Hitler”!
(“God save Adolf Hitler”!)

Photo credit: Federal Archives, Koblenz

3. The National Socialist state has neither closed a church nor obstructed any religious service, nor influenced the form in which a religious service was held. It has not influenced the teachings, nor the creed, of any denomination whatsoever. In the National Socialist state everyone is free to find his salvation in whichever way he chooses.

However: clergy who believe that they see their mission not in being the servants of God but rather in slandering our present state, its institutions or its leaders, will find themselves sternly reminded by the National Socialist state that a destruction of this state will be tolerated by no-one, and that if they step outside the bounds of the law, members of the clergy will be held just as accountable for their actions under the law as any other German citizen.

It is necessary here to stress that there are tens of thousands of clergymen of all Christian denominations who, without ever coming into conflict with the laws of the state, do equal or perhaps even better justice to their ecclesiastical duties than do those of their brethren who act as political agitators. The state regards it as its duty to extend its protection to the former; its duty is the eradication of enemies of the state.

4. The National Socialist state is neither prudish nor dishonest. But there are certain moral principles, adherence to which is in the interest of the biological health of a people and which we therefore will not permit to be undercut. Pederasty and crimes against children are punished as criminal offenses in this state, regardless who commits these crimes.

Five years ago, when some leading figures in the National Socialist Party committed these crimes, they were executed. When other public or private individuals, or clergymen, commit the same offenses, they are punished with jail or prison terms. We take no interest in clergymen’s transgressions against their other vows of chastity etc., and our media has never published anything on this subject.

In other respects, this state has intervened in the internal order of the Churches only once, namely in 1933, when I myself attempted to unite the weak and divided Protestant Land churches in Germany into one large and powerful Protestant national Church. This attempt failed due to the resistance of individual Landbishops. And accordingly, the attempt was then abandoned; for after all it is not our task to forcibly defend the Protestant Church against its own representatives, or to strengthen it against its will.

Now, if foreign countries and particularly certain democratic statesmen speak up so strongly for individual German priests, the reason can only be a political one. For these same statesmen remained silent when hundreds of thousands of clergy were massacred or burned in Russia; and they remained silent when tens of thousands of priests and nuns were brutally butchered or burned alive in Spain.

They could not deny these facts, but they remained and continue to remain silent, while – and I cannot but point this out to the democratic statesmen – these massacres prompted numerous National Socialists and Fascists to put themselves voluntarily at General Franco’s disposal in order to help prevent this Bolshevist blood frenzy from being spread further across Europe and thus from being visited upon the majority of civilized humankind. […]

It was the concern for European culture and for true civilization that prompted Germany to side with nationalist Spain in its battle against its Bolshevist destroyers. It is a sad indicator of the mentality prevailing in various countries, that taking action for such unselfish motives seems to be inconceivable there. But National Socialist Germany participated in General Franco’s revolt solely with the sincere wish that he might succeed in saving his country from a danger which Germany herself once almost succumbed to.

Therefore, sympathy or pity for persecuted servants of God cannot be what prompted the democratic citizens’ interest in individual clergymen who have come into conflict with the law in Germany. Rather, it is the interest in the enemy of the German state.

In this regard, it is important to note: the German priest acting as servant of God enjoys our protection, but the priest acting as political enemy of the German Reich will be rooted out.

We believe that this is the best way to prevent a development which – as experience has shown in the case of Spain – may otherwise necessitate countermeasures of unforeseeable extent in the future.

In this context I wish to state as a matter of principle:

Certain circles abroad seem to believe that the especially vociferous declaration of sympathy for elements which have come into conflict with the law in Germany could effect a relief of their situation. There is perhaps the expectation that certain journalistic measures in this regard may serve to exert a terrorist influence on the German state leadership. This belief is founded on a capital error.

To us, the support which circles abroad lend to certain efforts directed against the German state is the final proof of their treasonous nature! For mere opposition to a regime has never yet drawn sympathy from these foreign democracies, and neither has the prosecution or punishment of a political offender. When has Germany ever had a stronger political opposition than the National Socialist one? Never has a political opposition been suppressed, persecuted and incited against with baser means than the National Socialist Party was. It is to our credit that we can say that we have never enjoyed the pity, much less the support, of such a foreign power for such a reason.

Therefore, this kind of support seems to be reserved for those whose aim it is to destroy the German Reich. And for this reason, each and every instance of it only serves as one more compelling reason for us to tighten our measures […].”

The National Socialist Stand on Christianity
&
Hitler and the Church

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Wie die Nationalsozialisten
zum Christentum standen
Artikel aus The Barnes Review, Nov./Dez. 1999, S. 55-57.
The Barnes Review, 645 Pennsylvania Ave SE, Suite 100, Washington D.C. 20003, USA.
Von Rev. Thomas D. Schwartz.
Übersetzt von Martin Freiburg mit freundlicher Genehmigung von TBR.
Übersetzung © 2002 by The Scriptorium.

Wenige erinnern sich heute an den Kapp-Putsch im März 1920. Das obige Bild zeigt berittene Kaisertreue in Berlin, geführt von Dr. Wolfgang Kapp. Bei einem Versuch, den Aufruhr zu beenden, der in Deutschland von Kommunisten und Linken verursacht wurde, waren die Kaisertreuen erfolgreich und zwangen die Regierung von Berlin nach Stuttgart umzuziehen. Aber Arbeiter, die von diesen Elementen geführt wurden, rotteten sich gegen die Royalisten zusammen und der Coup brach nach wenigen Tagen zusammen. Die meisten dieser Kaisertreuen waren vermögende und religiöse Leute und eine große Zahl von ihnen schloß sich später pragmatisch dem antibolschewistischen Lager Adolf Hitlers an. Diese praktizierenden Christen bildeten einen meist nicht anerkannten Faktor im Aufstieg Hitlers zur Macht. Auf der positiven Seite in Hitlers Charakter war die Treue jenen gegenüber, die ihn in den frühen Auseinandersetzungen unterstützt hatten, und er vergaß diese christliche Unterstützung nicht.

Die Nazis werden manchmal als eifrige Gegner des Christentums hingestellt. Doch was war der wirkliche Sachverhalt in dieser kontroversen Angelegenheit?

Eine oft wiederholte Zeitungsente behauptet, daß die Nationalsozialisten gegenüber dem Christentum feindselig eingestellt waren. Ganze Bücher, wie z. B. John S. Conways The Nazi Persecution of the Churches, 1933-1945,1wurden geschrieben, um diesen Mythos zu entwickeln. Nichts könnte jedoch weiter von der Wahrheit entfernt sein. Adolf Hitler und viele, die ihn unterstützten, waren den christlichen Kirchen und ihrer Sache gegenüber freundlich gesinnt.

Das Programm der Nationalsozialistischen Partei, das offiziell im Februar 1920 der Öffentlichkeit vorgestellt wurde, schloß einen Paragraphen über das Christentum ein. Punkt 24 der 25 Punkte des Programms besagte:

Wir verlangen Freiheit für alle religiösen Bekenntnisse im Staat, solange sie keine Gefahr für ihn darstellen und nicht gegen Sitten und Moral des deutschen Volkes sprechen. Die Partei als solche steht für ein positives Christentum ein, fühlt sich aber nicht an irgendeine besondere Glaubensrichtung gebunden. Sie bekämpft den Geist des jüdischen Materialismus innerhalb und außerhalb unserer Reihen und ist davon überzeugt, daß unsere Nation dauerhafte Gesundheit nur schöpfen kann aus dem Prinzip: “Allgemeinwohl geht vor Eigennutz.”2Die Feststellung war sorgfältig ausgearbeitet und reflektierte das allgemeine nationalsozialistische Prinzip der Nichteinmischung in kirchliche Angelegenheiten. Während sie ablehnte, irgend eine besondere christliche Glaubensrichtung oder lehrmäßige Perspektive gutzuheißen, hieß sie in klarer Sprache “Positives Christentum” und religiöse Freiheit gut. Die Kirchen in einem nationalsozialistisch beherrschten deutschen Staat würden die Freiheit haben, ihre Aufgaben zu erfüllen, solange sie nicht die öffentliche Ordnung oder nationale Sicherheit bedrohen, oder Ansichten und Tätigkeiten förderten, die historische deutsche Sitten und Moral verletzten.

Sicher teilten nicht alle Nationalsozialisten diese Ansicht. Es gab innerhalb der Partei zwei mächtige Strömungen. Eine, die von Männern wie Alfred Rosenberg (dem spätereen Reichsminister für die besetzten Ostgebiete) repräsentiert wurde, wollte Deutschland zu einem atheistischen Staat machen. Die andere, von Männern wie Hanns Kerrl (dem späteren Reichsminister für Kirchenangelegenheiten) repräsentiert, trat für das Christentum ein. Aber es war Hanns Kerrl und nicht Rosenberg, der die Mehrheit hinter sich hatte. In Anerkennung der Zusammenarbeit der Partei mit den Kirchen in ihrer Anstrengung, Deutschland zu reformieren, wurden die Angehörigen der Sturmtruppen [SA, SS] angehalten, an Gottesdiensten in ihren Uniformen teilzunehmen.

Obwohl Hitler kein Glaubensbekenntnis abgab, weigerte er sich, sich mit den antichristlichen Ansichten einiger seiner Genossen wie Rosenberg zu identifizieren. Zudem erwähnte er in seinen Reden wiederholt “den Allmächtigen” und “[die] Vorsehung”, wie er auch die zwei Gegensätze des Christentums angriff, den Marxismus und den Atheismus.

Die Nationalsozialisten zeigten kein direktes Interesse an theologischen Angelegenheiten, wie auch nicht an solchen Dingen, die nur für die inneren Gegebenheiten der Kirche von Bedeutung waren. Deshalb konnten sich die Nationalsozialisten im Jahre 1938 zu Recht rühmen, daß sie sich nicht in das religiöse Leben der Kirchen eingemischt hatten:

Die unabänderliche Wahrheit ist, daß sich das religiöse Leben in Deutschland unter dem Schutz des nationalsozialistischen Staates freier und ungestörter entfalten kann. Keine Art von Gottlosigkeit oder Gotteslästerung wird geduldet und die Kirchen wie auch ihre religiösen Angelegenheiten sind sicher, ungestört und ohne Probleme auf eine Weise, die beispiellos in der Geschichte und nahezu unbekannt in irgendeinem anderen Land auf der Erde ist.3Im Jahre 1935 stellte ein Artikel in einer nationalsozialistischen Bekanntmachung klar, was der Unterschied zwischen “politisch” und “religiös” sei. Laut seinem Verfasser:

Politisch ist alles, was in irdischer Form von Organisation, Wort, Bild und Verhalten dem Volk zuträglich ist, sogar wenn es von geringster Bedeutung ist. Religiös ist alles, das in irdischer Form unbegreiflich ist, wie der Glaube an Himmel, Ewigkeit und das Sehnen nach Dingen, die jenseits der sichtbaren Welt liegen.4Wegen ihrem Engagement für eine strenge Trennung von Kirche und Staat bestanden die Nationalsozialisten darauf, daß die Kirchen keinen aktiven Teil in der politischen Entwicklung des Dritten Reiches spielen sollten. Solange sich die Kirchen auf religiöse Dinge beschränkten, war ihre Freiheit garantiert.

Kaiser Wilhelm Gedächtniskirche, Berlin, 1932

Berlins in zentraler Lage gelegene Kaiser Wilhelm Gedächtniskirche, wie sie 1932 aussah. Wie so vieles von Europas großartiger und unmöglich nachzubildender Architektur (immer mehr ersetzt durch das Weltliche und Vulgäre), wurde sie ein Opfer der Terrorbombardierungen des Zweiten Weltkrieges; ihre ausgebrannte Ruine wurde als Erinnerung an die Zerstörungen des Krieges bewahrt. Während des ganzen Krieges, wie auch bei den westlichen Alliierten und in totalem Gegensatz zu dem Todfeind der Nationalsozialisten, der Sowjetunion, dienten katholische und protestantische Geistliche in den Einheiten der Wehrmacht.

Wenn Spannungen zwischen den Kirchen und den Nationalsozialisten entstanden, war die Ursache dafür, daß die Kirchen ihre religiösen Grenzen überschritten hatten und in die Welt der Politik eintraten. Die Spannung würde erst enden, wenn die Kirchen damit aufhörten, sich in die Politik einzumischen, argumentierten die Nationalsozialisten.5Der Mehrheit der protestantischen Geistlichkeit und Laien war das nationalsozialistische Bestehen auf Trennung zwischen Religion und Politik weder neu noch unwillkommen. Es war etwas, das grundlegend für die lutherische Tradition “der getrennten Königreiche” war – eines irdisch und das andere himmlisch.6 Die Forderung von Jesus, “dem Kaiser zu geben, was des Kaisers ist und Gott, was Gottes ist”, wurde historisch als die Trennung zwischen Politik (Kaiser) und Religion (Gott) ausgelegt. Anfang 1932 gab es 28 protestantische Landeskirchen in Deutschland, die alle [sich] ähnliche Organisationsformen hatten. Ihnen allen standen entweder Bischöfe oder Oberaufseher mit Synoden vor, die als ihre regierenden Organe dienten. Sie alle waren unabhängig von politischer Kontrolle durch die Regierung.

Vinnitsa

Im Gegensatz zu der Lage im nationalsozialistischen Deutschland, litten Kirchen und Christen schrecklich unter Josef Stalin und seinen sowjetischen Kommunisten. Im Mai 1943 waren Einheiten der deutschen Armee in der ukrainischen Stadt Vinnitsa stationiert, einer Stadt mit 100.000 Einwohnern. Beamte in Vinnitsa erzählten den Deutschen, daß fünf Jahre vorher die sowjetische Geheimpolizei die Leichen einer Anzahl erschossener politischer Gefangener in einem Stadtpark vergraben hatte. Die Deutschen forschten nach und innerhalb eines Monats hatten sie 9.439 Leichen von Zivilisten in dem Park und einem in der Nähe gelegenen Baumgarten ausgegraben (meistens Bauern und Arbeiter). Die Männer hatten alle ihre Hände hinter dem Rücken gefesselt. Die Leichen einer Anzahl von jungen Frauen waren nackt. Alle Opfer waren durch einen Schuß in den Hinterkopf mit einer Kleinkaliberpistole erschossen worden, die Handelsmarke der NKWD-Scharfrichter. Die Autoritäten schätzten, daß zusätzlich zu den exhumierten Leichen noch weitere 3.000 in ungeöffneten Massengräbern in der gleichen Gegend liegen. Diese waren nur wenige der ungefähr 60 Millionen Christen, die von den Roten ausgelöscht wurden. 1933 und 1934 wurden systematisch 7 Millionen Ukrainer durch Verhungernlassen umgebracht. Wie kommt es, daß wir so viel über Auschwitz hören, aber nie etwas über Vinnitsa? Oben, ein deutsches Plakat aus dem Zweiten Weltkrieg über diese Tragödie.

Später in jenem Jahr formte eine Gruppe von Pastoren und Laien innerhalb der protestantischen Kirchen die Bewegung Deutscher Christen mit Pastor Joachim Hossenfelder als ihrem Leiter. Ihr erklärtes Ziel war es, die protestantische Christenheit neu zu beleben, indem die Kirche in eine deutsche Volkskirche umgewandelt würde. Kontrolliert würde diese Kirche von Pastoren und Laien, anstatt durch Bischöfe und Oberaufseher.7Die Deutschen Christen traten für eine “positive Christenheit” ein – ein Begriff, der von den Nationalsozialisten in ihrem Programm benutzt wurde.8 In einer Rede im Berliner Sportpalast am 13. November 1933 führte Dr. Reinhold Krause aus, daß Gott seinen Plan für Deutschland durch das Aufkommen Hitlers erfüllte:Was tausend Jahre deutscher Geschichte nicht erreichen konnten, was Bismarck nicht erreichen konnte, wurde von Gott durch die Stärke unseres Führers Adolf Hitler erreicht…. Wenn es zur Frage des Regierens kommt, benötigen wir nur eine Macht – die Autorität Adolf Hitlers und seiner Berater.9Ernüchtert durch die ökonomische Krise der Großen Depression, verließen viele Deutsche die Kirche, besonders zwischen 1930 und 1933. Jedoch mit Hitlers Aufstieg zur Macht kehrte sich diese Tendenz um. Die nationalsozialistische Ermutigung und Freundschaft gegenüber dem christlichen Glauben stieß auf geneigte und empfängliche Ohren in den deutschen Gemeinden, was zu einem Wiederaufleben in den Kirchen führte.10Die Anwesenheit führender nationalsozialistischer Mitglieder und Hitlers Angriffe auf den “gottlosen Marxismus”, “jüdischen Materialismus” und die zersetzende Moralität, zusammen mit der Forderung der Regierung nach dem Ausüben von Autorität und Führung und dem Beleben der Moral, gab dem durchschnittlichen Deutschen einen klaren Beweis, daß die Nationalsozialisten prochristlich waren, in der Tat so sehr, daß das Jahr 1933 als “das Jahr der Kirche” bekannt wurde.11

Anmerkungen:

1John S. Conway, The Nazi Persecution of the Churches, 1933-1945 (London: Weidenfeld and Nicolson, 1968). …zurück…

2Alfred Rosenberg, Hg., Das Parteiprogramm: Wesen, Grundsätze und Ziele der NSDAP, 21. Aufl. (München: Parteidruckerei, 1941), S. 15. …zurück…

3Walther Hofer, Nationalsozialismus. Dokumente, 1933-1945 (Frankfurt/Main: Fischer Taschenbuch, 1961), S. 133. …zurück…

4“Positives Christentum”, Wille und Macht (15. April 1935). …zurück…

5Hofer, op.cit. (Anm. 3), S. 136. …zurück…

6Eine gründliche Diskussion über Martin Luthers Theologie erschien in Alister E. McGrathsChristian Theology: An Introduction (Oxford: Blackwell, 1994), S. 55-75. …zurück…

7Martin Broszat, Der Staat Hitlers (München: Deutscher Taschenbuch-Verlag, 1969), S. 285.…zurück…

8A. J. Ryder, Twentieth-Century Germany: From Bismarck to Brandt (New York: Columbia UP, 1973), S. 281. …zurück…

9Zit. in: Paul F. Douglas, God Among the Germans (Philadelphia: U Pennsylvania P., 1935), S. 81-82. …zurück…

10Broszat, op.cit. (Anm. 7), S. 286. …zurück…

11Friedrich Zipfel, Kirchenkampf in Deutschland, 1933-1945: Statistiken für Berlin (Berlin: Walter de Gruyter, 1965), S. 18. …zurück…

Über den Verfasser:
Der Rev. [Pfarrer] Thomas D. Schwartz war von Januar 1997 bis September 2004 Pastor der Central Christian Church (Jünger von Christus) in Fairview, Oklahoma. Gegenwärtig ist er in Tulsa, Oklahoma privat angestellt. Dr. Schwartz ist ein “honors graduate” des El Reno Junior College (A.A., Geschichte, magna cum laude); Southwestern Oklahoma State University (B.A., Geschichte, cum laude; M.Ed., Sozialwissenschaften, magna cum laude); Phillips Theological Seminary (M.Div., magna cum laude); American Christian College and Seminary (D.Min., Christian counseling, höchste Auszeichnung); Northwestern Oklahoma State University (M.C.P., Counseling Psychology, summa cum laude), und Luther Rice Seminary and Bible College (M.A., Bibel- und Theologiestudium, cum laude). Sein jüngster Artikel, “The History of Race Science,” erschien in der Januar-Februar 2006 Ausgabe von TBR.

Nachtrag vom Scriptorium:

Hitler und die KirchenRede Adolf Hitlers vom 30. Januar 1939

Auszug aus: Max Domarus, Hitler – Reden und Proklamationen 1932-1945, S. 1058.

“Zu den Vorwürfen, die in den sogenannten Demokratien gegen Deutschland erhoben werden, gehört auch der, das nationalsozialistische Deutschland sei ein religionsfeindlicher Staat. Ich möchte dazu vor dem ganzen deutschen Volk folgende feierliche Erklärung abgeben:

1. In Deutschland ist niemand wegen seiner religiösen Einstellung bisher verfolgt worden, noch wird deshalb jemand verfolgt werden.

2. Der nationalsozialistische Staat hat seit dem 30. Januar 1933 an öffentlichen Steuererträgnissen durch seine Staatsorgane folgende Summen den beiden Kirchen zur Verfügung gestellt:

    • im Rechnungsjahr 1933: 130 Millionen RM,
    • im Rechnungsjahr 1934: 170 Millionen RM,
    • im Rechnungsjahr 1935: 250 Millionen RM,
    • im Rechnungsjahr 1936: 320 Millionen RM,
    • im Rechnungsjahr 1937: 400 Millionen RM,
    im Rechnungsjahr 1938: 500 Millionen RM.

Dazu noch jährlich rund 85 Millionen Reichsmark aus Zuschüssen der Länder und rund 7 Millionen Reichsmark aus Zuschüssen der Gemeinden und Gemeindeverbände.

Mutter Maria, Gemälde von Adolf Hitler, Öl/Leinwand, 1913

“Mutter Maria”, Ölgemälde
1913 geschaffen von… Adolf Hitler.
Dies ist nicht gerade die Art Kunstwerk, die man von einem “Feind der Religion” erwarten würde!

Entnommen dem Buch “Adolf Hitler als Maler und Zeichner. Ein Werkkatalog der Ölgemälde, Aquarelle, Zeichnungen und Architekturskizzen”, Hg. Billy F. Price, Amber-Verlag, 1983, S. 65.

Abgesehen davon sind die Kirchen der größte Grundeigentümer nach dem Staate. Der Wert ihres land- und forstwirtschaftlichen Besitzes übersteigt einen Betrag von rund 10 Milliarden Reichsmark. Die Einkünfte aus diesem Grundbesitz sind auf über 300 Millionen jährlich zu schätzen.Dazu kommen noch die zahllosen Schenkungen, testamentarischen Übereignungen und vor allem die Ergebnisse ihrer Kirchensammlungen. Ebenso ist die Kirche im nationalsozialistischen Staat auf verschiedenen Gebieten steuerbegünstigt und besitzt für Schenkungen, Vermächtnisse usw. die Steuerfreiheit.

Es ist daher – gelinde gesagt – eine Unverschämtheit, wenn besonders ausländische Politiker sich unterstehen, von Religionsfeindlichkeit im Dritten Reich zu reden.

Wenn aber wirklich die deutschen Kirchen diese Lage für sie als unerträglich ansehen sollten, dann ist der nationalsozialistische Staat jederzeit bereit, eine klare Trennung von Kirche und Staat vorzunehmen, wie dies in Frankreich, Amerika und anderen Ländern der Fall ist.

Ich möchte mir nun die Frage erlauben: Welche Beträge haben im selben Zeitraum Frankreich, England oder [die] USA an ihre Kirchen durch den Staat aus öffentlichen Mitteln abgeliefert?

Gott schütze Adolf Hitler!

Für diese Art Bekenntnis auch der volksdeutschen Kirchen gab es gute Gründe.
Banner an einer Kirche im Sudetenland, 1938:
“Gott schütze Adolf Hitler”!
Foto: Bundesarchiv Koblenz

3. Der nationalsozialistische Staat hat weder eine Kirche geschlossen, noch einen Gottesdienst verhindert, noch je einen Einfluß auf die Gestalt eines Gottesdienstes genommen. Er hat weder auf die Lehre noch auf das Bekenntnis irgendeiner Konfession eingewirkt. Im nationalsozialistischen Staat kann jeder nach seiner Fasson selig werden.Allerdings: Der nationalsozialistische Staat wird aber Priestern, die, statt Diener Gottes zu sein, ihre Mission in der Beschimpfung unseres heutigen Reiches, seiner Einrichtungen oder seiner führenden Köpfe sehen wollen, unnachsichtig zum Bewußtsein bringen, daß eine Zerstörung dieses Staates von niemandem geduldet wird, und daß Priester, sobald sie sich außerhalb des Gesetzes stellen, vom Gesetz genau so zur Rechenschaft gezogen werden wie jeder andere deutsche Staatsbürger auch.

Es muß aber hier festgestellt werden, daß es zehntausende und zehntausende Priester aller christlichen Konfessionen gibt, die ihren kirchlichen Pflichten genau so oder wahrscheinlich besser genügen als die politischen Hetzer, ohne daß sie jemals mit den staatlichen Gesetzen in einen Konflikt geraten sind. Diese zu schützen, sieht der Staat als seine Aufgabe an. Die Staatsfeinde zu vernichten, ist seine Pflicht.

4. Der nationalsozialistische Staat ist weder prüde noch verlogen. Allein es gibt bestimmte Moralgrundsätze, deren Einhaltung im Interesse der biologischen Gesundheit eines Volkes liegt, an denen wir daher auch nicht rütteln lassen. Päderastie oder Verfehlungen an Kindern werden in diesem Staate gesetzlich bestraft, ganz gleich, wer diese Verbrechen begeht.

Als sich vor fünf Jahren führende Köpfe der nationalsozialistischen Partei dieser Verbrechen schuldig machten, wurden sie erschossen. Wenn andere Personen des öffentlichen oder privaten Lebens oder auch Priester die gleichen Delikte begehen, werden sie nach dem Gesetz mit Gefängnis oder Zuchthaus bestraft. Verfehlungen von Priestern gegen ihre sonstigen Gelübde der Keuschheit usw. interessieren uns gar nicht. Es ist auch noch nie ein Wort in unserer Presse darüber erschienen.

Im übrigen hat dieser Staat nur einmal in die innere Ordnung der Kirchen eingegriffen, nämlich, als ich selbst es versuchte, 1933 die ohnmächtig zersplitterten protestantischen Landeskirchen in Deutschland zu einer großen und machtvollen evangelischen Reichskirche zusammenzufassen. Dies scheiterte am Widerstand einzelner Landesbischöfe. Damit ist dieser Versuch auch aufgegeben worden; denn es ist ja letzten Endes nicht unsere Aufgabe, die evangelische Kirche mit Gewalt gegen ihre eigenen Träger zu verteidigen oder gar zu stärken.

Wenn nun das Ausland und insonderheit gewisse demokratische Staatsmänner so sehr für einzelne deutsche Priester eintreten, dann kann dies nur einen politischen Grund besitzen. Denn dieselben Staatsmänner schwiegen still, als in Rußland Hunderttausende von Priestern niedergemetzelt oder verbrannt worden waren. Sie schwiegen still, als in Spanien Zehntausende von Priestern und Nonnen in viehischster Weise abgeschlachtet oder bei lebendem Leibe dem Feuer übergeben wurden.

Sie konnten diese Tatsachen nicht bestreiten, aber sie schwiegen und schweigen still, während – ich muß dies den demokratischen Staatsmännern vorhalten – auf diese Metzeleien hin sich zahlreiche nationalsozialistische und faschistische Freiwillige dem General Franco zur Verfügung stellten, um eine weitere Ausdehnung dieses bolschewistischen Blutrausches über Europa und damit über den Großteil der gesitteten Menschheit verhindern zu helfen. […]

Denn die Sorge um die europäische Kultur und um die wirkliche Zivilisation war es, die Deutschland Partei ergreifen ließ in diesem Kampfe des nationalen Spaniens gegen seine bolschewistischen Zerstörer. Es ist ein trauriges Zeichen für die Mentalität in verschiedenen Ländern, daß man sich dort ein Handeln aus so uneigennützigen Beweggründen überhaupt nicht vorstellen kann. Allein, das nationalsozialistische Deutschland hat an der Erhebung des General Franco nur aus dem heißen Wunsch heraus teilgenommen, daß es ihm gelingen möge, sein Land von einer Gefahr zu erretten, der Deutschland selbst einmal beinahe erlegen wäre.

Die Sympathie oder das Mitleid für verfolgte Gottesdiener kann es also nicht sein, was das Interesse der demokratischen Staatsbürger an einzelnen in Deutschland mit dem Gesetz in Konflikt geratenen Priestern mobilisiert, sondern es ist das Interesse am deutschen Staatsfeind.

Hier aber mag man eines zur Kenntnis nehmen: Den deutschen Priester als Diener Gottes werden wir beschützen, den Priester als politischen Feind des Deutschen Reiches werden wir vernichten.

Wir glauben damit am ehesten einer Entwicklung vorzubeugen, die – wie die Erfahrung in Spanien zeigt – ansonst nur zu leicht einmal zu einer Abwehr von unabsehbarem Ausmaß führen müßte.

Ich möchte dazu noch grundsätzlich folgendes erklären:

Es scheint im Ausland in gewissen Kreisen die Meinung zu bestehen, daß die besonders laute Bekundung einer Sympathie für Elemente, die in Deutschland mit dem Gesetz in Konflikt geraten sind, eine Erleichterung ihrer Situation mit sich bringen könnte. Vielleicht hat man die Hoffnung, durch gewisse publizistische Methoden auf die deutsche Staatsführung in diesem Sinne einen terroristischen Einfluß ausüben zu können. Die Meinung beruht auf einem kapitalen Irrtum.

In der Unterstützung gewisser gegen den Staat gerichteter Unternehmen durch das Ausland ersehen wir die letzte Bestätigung ihres hochverräterischen Charakters!

Denn die bloße Opposition gegen ein Regime hat diesem demokratischen Ausland noch nie Sympathie abgenötigt. Auch nicht die Verfolgung oder Bestrafung eines solchen politischen Übeltäters. Denn wann gab es in Deutschland eine stärkere Opposition als die nationalsozialistische? Nie wurde eine Opposition mit gemeineren Mitteln unterdrückt, verfolgt und gehetzt als die der nationalsozialistischen Partei. Allein zu unserer Ehre dürfen wir feststellen, daß wir deshalb noch niemals des Mitleids oder gar der Unterstützung einer solchen ausländischen Macht teilhaftig geworden sind.

Diese Unterstützung scheint also nur für jene bestimmt zu sein, die das Deutsche Reich zu zerstören beabsichtigen. Wir werden aus diesem Grund in ihr in jedem einzelnen Fall nur den zwingenden Anlaß zu einer Verschärfung unserer Maßnahmen sehen […].”

 

Publicado en DEUTSCHE AUFSÄTZE UND UNTERLAGEN, NSDAP wie sie es war., POLITICA, Protokollenjudentum, Sin categoría, SIONISMO PERVERTIDO, Teología de la Política, Tradicionalismo Católico | Deja un comentario

ETA y la OTAN: Estrategia de la tensión contra España — Tribulaciones Metapolíticas

La ETA y la OTAN: Estrategia de la tensión contra España En éste audio sumamente interesante, el youtuber malagueño conocido como “el Arconte” realiza un muy completo repaso a las circunstancias que rodearon el magnicidio de Carrero Blanco, presidente del gobierno de España en los últimos tiempos del franquismo. En lugar de limitarse a la […]

ETA y la OTAN: Estrategia de la tensión contra España — Tribulaciones Metapolíticas
Publicado en ALMIRANTE CARRERO BLANCO | Deja un comentario

Die Macht der Ultrafaschistischen Politik unter der jüdischfreimaurerischen Herrschaft für die amtliche Strafverfolgung zu Aufrechterhaltung des Zwangsrundfunksbeitrages steht am Ende? Fassung vom 29. 10. 2019.

https://ekerylar.wordpress.com/2019/10/13/die-macht-der-ultrafaschistischen-politik-unter-der-judischfreimaurerischen-herrschaft-fur-die-amtliche-strafverfolgung-zu-aufrechterhaltung-des-zwangsrundfunksbeitrages-steht-am-ende/

Publicado en DEUTSCHE AUFSÄTZE UND UNTERLAGEN | Deja un comentario

MENTIRA: … el fascismo, es totalmente opuesto al Carlismo… “[Versión del 2 de Noviembre de 2019. Última corrección, el 11-11-2019.]

 

EN PALABRAS SENCILLAS, PARA LA GENTE DE A PIE

Acabo de ver de nuevo esa frase, de que el fascismo es totalmente opuesto al Carlismo, en un blog carlista.

Exponer todas las doctrinas de todos los fascistas ortodoxos es escribir una enciclopedia de muchos volúmenes , que en el espacio limitado de un blog no cabe formular. Tendremos que conformarnos por ahora con este artículo que exponga la tesis esencial.

El fascismo italiano, que es el modelo, más o menos, pero siempre el principal, de todos los Fascismos histórios europeos, es el de la gran mayoría de los italianos, que era católica, y necesariamente católico es el Carlismo. En Catolicismo es tan denso, profundo y amplio, y tiene una aplicación fundamental tan grande en política, economía, derecho, vida social, etc., que, si son católicos por lo menos la mayoría de los fascistas de verdad, y sin católicos los Carlistas de verdad, ni el Fascismo y el Carlismo son totalmente distintos, ni pueden ser opuestos en lo que tienen de más fundamental.

Los “curas modernos” piensan que los antiguos Papas, Concilios, la antigua Iglesia y mucha de su Doctrina y Moral están anticuadas, son obsoletas, están superadas por el Concilio Vaticano II y las novedades que le siguen. Creen que lo antiguo no está en vigor y la Iglesia antigua era o de gente mala y bárbara, o de gente cuya doctrina y moral no valen hoy, de modo que los documentos y declaraciones antiguos de la Iglesia son como piezas de museo, tienen valor solamente histórico, excepción hecha de algunos cristianos primitivos, miserables y fanáticos, enemigos del clasicismo y de la gran Roma y su Grecia antigua. En realidad estos modernos chusmistas, dignos también del juicio inmediato, reprobación y patíbulo de Nietsche, no son católicos y creo muchos de ellos no lo saben. Son seguidores convencidos de la Revolución y de pensamientos anticatólicos encubiertos.

Los llamados Tradicionalistas son sobre todo católicos verdaderos y tienen a la Iglesia antigua, los documentos oficiales importantes de la Iglesia verdadera de todos los tiempos, como documentos que forman todo un cuerpo, todo un organismo, que ha ido acumulándose, progresando pero por ir añadiéndose nuevos documentos a los anteriores, o nuevas conquistas de pensamientos coherentemente integrados en un mismo cuerpo lógico y doctrinal, que es el católico de siempre y que siempre debe progresar sin contradecirse. Recientes y actuales documentos católicos aportan un tanto más de saber a los anteriores, y apoyándose en los anteriores, no yendo contra las verdades fundamentales expresadas en los anteriores, ni diciendo  que lo reciente quita valor a lo anterior de gran valor, es como un edificio al que se va añadiendo plantas, un edificio que aumenta, crece, siendo siempre el mismo. Los pisos altos no se oponen a los pisos bajos, o primeros y más antiguos, sino que se apoyan el ellos, se añaden a ellos y todos forman un edificio, contra el que, desde mediados de siglo pasado combate destructivamente un clero seguidor de los principios de la Revolución, un clero degenerado, anticatólico, que mentirosamente se quiere hacer pasar por católico moderno y con mucho más progreso que el Clero verdaderamente católico. Esos modernos no creen que haya ese edificio, ni ese cuerpo homogéneo, ni ese organismo, sino un cuerpo antiguo, pieza de museo, y que no vale como algo católico vigente, y además creen que el catolicismo verdadero y único válido es el cuerpo revolucionario moderno que llaman [indebidamente] eclesiástico e “iglesia de hoy”. A esta peste pertenecen algunos que se dicen carlistas, y, claro está, son opuestos al Fascismo contrario a la Revolución. El caso es que no son auténticos carlistas, porque los auténticos siguen a una Iglesia, la Católica, y los falsos carlistas a “la otra”, o pseudo iglesia impostors y radicalmente corrompida. Por eso los falsos deberían decir que su Carlismo falso es opuesto al Fascismo y viceversa.

 

EN LENGUAJE COMPLEJO

En primer lugar no hay un solo fascismo, y el fascismo originario y patrón de los demás es el italiano oficial de il Duce.

Nos limitamos aquí a consideraciones sobre el mussoliniano estatal oficial, en relación a las esencias del Carlismo.

La más básics esencia del Carlismo no es el llamado legitimismo monárquico entendido según las leyes de sucesión monárquistas anteriores a las Cortes de Cádiz y el régimen político y Gobierno liberales que los masones liberales instituyeron contra Fernando VII Rey Absoluto, al que secuestraron, y al que presumimos legitimidad, (un tanto dudosa, dadas las circunstancias de abdicación, parece que bajo extorsión) de Carlos IV.   Puesto que Carlos IV no reivindicó la corona, aunque estuviese amenazado, hemos de optar por la predunción aludida.

La esencia básica del Carlismo es la catolicidad auténtica, que yo, tomando un documento papal fuerte, como clave y representativo del Magisterio Solemne, dogmático y de verdades teológicas de la Iglesia, la llamo : “La Iglesia del <<Syllabus>>. Dado que los enemigos internos de la Iglesia a menudo no tienen empacho en aceptar los dogmas conciliares, y los “políticamente inócuos”, el Syllabus, con su conjunto “De Pascendi”, “Le Sillon”, etc., no constituyen disciplinarmente un obstáculo sinceramente insalvable para los neoprotestantizados clérigos de la gran apostasía de los que se adhirieron y adhieren la la eclesialmente condenada “Democracia Cristiana” del “nuevo tardío Lammenais”, de nombre Luiggi Sturzo, Sacerdote, suspendido a divinis por su herejía y cuya suspensión fue más tarde levantada, por rehabilitación licenciosa de su pestilente doctrina sobre el Catolicismo en su relación con la política. Esos cléricos ya infectos son los que luego tuvieron y los que tienen conciencia de haber entendido los documentos del concilio vaticano II, como coherentes con el liberalismo. Es curioso que, en efecto, son éstos los que lo han entendido, sumándose a ese entendimiento, pero no evolucionista de contradicción con el Magisterio anterior y Tradicionalista, Mons. Marcel Lefévbre y su escuela, a la que se añaden, con algunas diferencias de históricamente más estable rigor lógico, los mal llamados sedevacantistas.

Quienes han entendido correctamente los documentos del concilio montiniano, y aquellos que lo entendieron con cierta ligereza, optando por interpretar jerarquizadamente esos documentos como inferiores a los anteriores solemnes de los Romanos Pontífices hasta SS Pío XI, como S.E.R. Mons. Guerra Campos, no niegan la validez doctrinal de la enseñanza solemne de estos romanos pontífices; pero hay una diferencia radical en el concepto de esa negación, según la hacen los clérigos protestantizados vsticanodegundistas, y según la hacen otros que subjetivamente siguen siendo católicos. Los primeros consideran válidos para su época los Romanos Pontífices y du pensamiento antiguos, anteriores al concilio y tradicionalistas (o sea: católicos, no siéndolo los antitradicionalistas, pues nos referimos a lo más esencial de la Tradición, o sea: dogma y moral), y juzgan que son reliquias del pasado, o personajes, doctrina y moral, que han sido después fundamentalmente superados por el Vaticano II que, por tanto, pretenden que es magisterio evoluvionado respecto del anterior, de modo que éste último quedaría subordinado a las contrarias novedades del concilio montiniano. Los SEGUNDOS, o clérigos tradicionalistas esencialistas, o sea, verdaderos católicos entendemos que dicha superación, en temas capitales, no ha existido jamás, nada de evolución con novedades contrarias al Catolicismo real existente antes del Concilio Vaticano II, nada de progreso en todo y en conjunto, sino Revolución y negación encubierta del auténtico Cstolicismo, el cuál, “natura sua”, es contradictorio a la Revolución y a su aplicación a la Iglesia.

La esencia del Carlismo es la Catolicidad plena, no superada por ninguna tesis doctrinal contraria del último Pìo XII, y sucesores, del concilio montiniano y del magisterio conciliovaticanosegundista ampliado coherentemente por los denominados papas ulteriores, salvo Juánpablo I, probablemente asesinado, que se quedó en la intención frustrada de continuar el juanpablismo, o roncallimontinismo.

Pilar del Carlismo es la Confesionalidad Católica del Estado y de su régimen político, como el Fascismo original.

Pilar carlista es la monarquía(en sentido estrictísimo) , que el Fascismo declaraba programáticamente no tener inconveniente en aceptar, si ésta era de confesión política fascista. Y de hecho monárquico fue el Fascismo, hasta la traición de Victorio Enmanuel III, y monárquico es el Carlismo.

La ética y moral fascistas eran oficialmente las católicas, como las del Carlismo.

Los más eminentes y representativos Carlistas, o la mayoría de ellos, en sus distintas ramas, p.ej. los de El Siglo Futuro y, sobre todo, el diario La Unión, que fueron apologetas y amigos de fascistas, nacionaldocialistas procatólicos y joseantonianos (Víctor Pradera).

El Fascismo italiano apoya, en la práctica gubernacional, salvo excepciones individuales y personales, a los tomistas y Escolásticos católicos. El fascismo trató muy bien privilegiadamente,  a los Sacerdotes superdotados Cornelio Fabro y Gemelli, y a todos los Escolásticos, como el Carlismo aprecia y protege, y en mucho sigue, a esos teólogos y filósofos.

Lo fundamental sintética y resumidamente está dicho.

Me fastidia repetir, pero parece necesario, que TODO REGIMEN ES TOTALITARISTA, y el más radical, de un totalitarismo ora aconfesional, ora laicista, muy vacío, destructivo, abajante (igualitarista), hipervalorstivo de la gente baja y chusma (numerosa en casi todos los pueblos) [a la que atribuye derecho civil a voto en “Elecciones…”], relativista, excepticista de las verdades fundamentales del Cristianismo y de la filosofía, cuando no abiertamente en contra (v.gr. Vargas Vila, Ortega y Gasset a medias), es el liberalismo o pseudodemocratismo. Y hay que reiterar que el concepto de Estado en el fascismo oficial, no significa el aparato polìtico público de las distintas instituciones y personas gobernandes, funcionarios civiles y militares de la cúpula gubernacional del psís, sino el pueblo nación fascista o no antifascista en los principios fundamentales del fascismo que son metafísicos y de matriz clásica y tradición católica que es racista blanquista no “sub dogma”, Catolicismo verdadero, o sea, antiRevolución francesa y derivados.

Así que de totalmente distinto o contrario, o adversario, y mucho menos : enemigo, NADA DE NADA.

Ricardo de Perea y González, Pbro. .

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario